Kymco Agility City 125

Agility City 125
Alt. Asiento -
Cilindrada 0 cc
Potencia 0 CV
Segmento
Carnet
Precio 0

Uno de los scooter mejor vendidos en España, el KYMCO Agility City es un rueda alta básico, económico y fiable que ha sabido encontrar el difícil equilibrio entre utilidad, equipamiento y economía que conduce al éxito en el mercado de los scooters de 125 cc. En 2017 vivió su primera renovación en profundidad aprovechando la necesidad de someterse a la Euro 4 y se convirtió en un scooter aún más eficaz y mejor equipado, al tiempo que actualizó sus líneas y acabados. Adoptó entonces frenada combinada, un nuevo motor de inyección electrónica y diferente planteamiento de llantas. Desde entonces está dotado con una trasera de 14 e incluso un hueco bajo el asiento más alargado, al haber desplazado el depósito de gasolina hasta la zona del suelo. El precio se incorporó respecto a la versión anterior, algo que ha sucedido con muchos de los scooters básicos de este segmento al adaptarse a la Euro 4. No obstante, en KYMCO compensaron ese incremento de precio con un nivel de equipamiento superior, lo que lo ha convertido en un scooter aún más atractivo que antes.

En 2020 llegaron retoques a un scooter que ha sido líder de ventas en España en 2015, 2016, 2019 y 2020, y segundo en el ranking en 2017 y 2018. Más de 60.000 unidades entregadas desde 2009 certifican lo acertado de este scooter que ahora se convierte en una opción tan lógica como siempre, pero más atractivo y elegante. Además, siguiendo la estela de otros modelos actuales de la gama de KYMCO, el nuevo Agility City 125 es exclusivo del mercado español: las novedades introducidas han sido decididas aquí, en KYMCO España, ajustando el scooter al gusto español en su configuración aún estando fabricado en la nueva factoría de Changzhou, la más avanzada del grupo taiwanés.

Sigue empleando el chasis desarrollado para la versión Euro 4, con el depósito de gasolina bajo el suelo plano y con la boca en el contraescudo, y mantiene la versión de inyección del motor de aire que estrenó aquella edición y que ahora es uno de los motores más difundidos de la marca, presente en varios modelos. Por precisar más, el propulsor lleva culata de dos válvulas y emplea la inyección electrónica Synerject, siendo de carrera larga (más carrera que diámetro del pistón para un rendimiento superior en bajos y medios) y es capaz de entregar 9 CV a 7.500 rpm, con un par motor de 9 Nm a 6.000 rpm. Se define como un motor duro y fiable, suficiente en un scooter que declara 131 kilos de peso y con bajo mantenimiento requerido.

Tampoco hay novedades importantes en el bastidor o en la parte ciclo. Exhibe un chasis en tubo de acero, dos amortiguadores regulables traseros, horquilla de 33 mm de diámetro y dos discos de freno, de 260 mm y 240 mm, con frenada combinada, potentes y dosificases. Se mantiene la rueda delantera de 16″ y la trasera de 14″, pero esta vez llevan una nueva decoración en dos colores que consigue, junto con el resto de elementos estéticos, darle un aspecto menos básico y más cercano a los scooters de gama alta.

Un apartado especial es que su rediseño se ha efectuado aquí en España y se le ha dado un aire más Premium. Se presentan tres nuevas combinaciones de colores: nuevos marrón y tonos de blanco y negro, un atractivo asiento bitono y diferentes logotipos. El cuadro de instrumentos, similar al anterior, también cambia de decoración para conseguir un aspecto más elegante. Por otro lado se ha trabajado, como ya había ocurrido con otros scooters de la marca, en un tarado de suspensiones específico para el mercado español,  punto en el que el KYMCO Agility City 125 ha mejorado considerablemente.

En su equipamiento incluye luz LED para las de posición delantera e incorpora un reloj horario en el cuadro e indicador de mantenimiento. A la hora de aparcarlo cuenta con un equilibrado y fácil caballete central y una menos fiable pata lateral con muelle y sin desconexión que no convence demasiado. El plegado automático en cuanto levantas la moto hace que, en el momento en que el suelo no esté perfectamente plano o haya riesgo de que alguien roce la moto, sea fácil acabar con él en el suelo.

Un hueco bajo el asiento con apertura con la misma llave pero con cerradura en el lateral, resulta suficiente para un casco jet. Añade una pequeña guantera con llave en el contraescudo para completar una capacidad de carga que se ha visto disminuida con respecto a sus predecesores que incorporaban el baúl trasero de serie. Si lo necesitas deberás comprarlo aparte. Ahora bien, visualmente las líneas han ganado mucho sin ese baúl. Además, el gancho en el contraescudo en combinación con el suelo plano puede ser suficiente para llevar bolsas o paquetes cuando sea necesario.

Información y pruebas

MED1162

16 pulgadas de éxito

Por ello, en muchos casos se recurre a un baúl o top case trasero que en ocasiones incorporan de serie. La parte positiva es que aportan más estabilidad en marcha y un buen comportamiento en curva similar al de una moto. Además, se desenvuelven mejor en calzadas empedradas o con baches. A pesar de su