Honda SH 125i

SH 125i
Alt. Asiento -
Cilindrada 125 cc
Potencia 13 CV
Segmento Scooter
Carnet A1/B
Precio 3.850

Fue en 1984, al poco de la llegada de Honda a nuestro país, cuando el mundo del scooter asistió al lanzamiento de un vehículo que con los años llegaría convertirse en toda una leyenda sobre ruedas. Honda presentaba un scooter con carrocería de plástico, sobre un chasis tubular de acero y cambio automático por variador. Pero era el empleo de llantas grandes de 16 lo que le daban su peculiar estilo. Era el SH, conocido en España como Scoopy, y aportaba a la limpieza y facilidad de un scooter convencional una mayor estabilidad.Nació dotado de motor de 80 cc, pasó a unos más lógicos 75 cc (por la reglamentación de entonces) y hubo versiones de 50 cc y 100 cc. Con la llegada de los propulsores de ciclo 4T se presentaron las variantes de 125 cc, 150 cc y 300 cc. Ahora, casi 35 años después y tras siete reencarnaciones, aquel scooter que inventó el concepto de los rueda alta sigue siendo el referente absoluto en scooters de este estilo, aunando facilidad y estabilidad con tecnología, calidad, equipamiento e imagen.

La última versión data de 2020. Un nuevo chasis en tubo de acero permite el suelo plano y un hueco bajo el asiento más grande que en el anterior. Admite 10 litros más de carga, pasando el depósito de gasolina a situarse bajo el suelo. Es 10 mm más largo, 400 gramos más ligero que el anterior y con geometrías similares a las que ya disponía la versión precedente. Se han modificado el ángulo de la articulación del anclaje del motor y el de la suspensión trasera para mejorar el control y el confort sobre la moto. Se mantienen los discos de 240 mm delante y detrás, así como el ABS de serie en ambos trenes y, cómo no, las llantas de 16″.

El motor también es nuevo y, por primera vez, un cuatro válvulas. Se ha denominado «eSP+», (enhanced Smart Power Plus) y su diseño ha comportado retoques en casi todas las áreas. Exhibe nuevas cotas de cilindro, ahora con un pistón de mayor diámetro, sin perder esa carrera larga (53,5×55,4 mm) que le otorga mejor respuesta en bajos y medios que los motores de mayor diámetro que carrera y se ha aumentado la compresión en 0,5 puntos: de 11:1 a 11,5:1.

Por supuesto, cuenta con un amplio despliegue tecnológico de última generación destinada a aumentar la eficiencia. Así descubrimos un cilindro estriado para un bajo consumo de aceite y mejor refrigeración, posición descentrada de ese cilindro que reduce las pérdidas por fricción y, desde luego, los ya conocidos sistemas de detención del motor al ralentí (Idle Stop) y radiador lateral integrado en el propio bloque. Este segundo sistema implica menor peso y menores pérdidas al requerir menos fuerza necesaria para mover el agua. El primero, como es lógico, consigue desperdiciar menos gasolina al pararse cuando te detienes, además de ahorrar piezas en el motor. El propio generador de corriente, el alternador, invierte el giro para convertirse en arranque, en lugar de encargar estas dos funciones a dos piezas separadas. Es decir, no lleva un motor de arranque clásico.

También el equipamiento presenta muchas novedades. La más visible es la nueva posición del faro, que pasa a estar en el escudo en lugar del manillar. Un nuevo cuadro LCD en negativo (fondo oscuro) le otorga un aire más elegante, además de ser muy legible. Incorpora ahora un enchufe USB en el cajón, un nuevo sistema de apertura de la tapa de la gasolina, que se desplaza hacia afuera y hacia un lado cuando pulsas el botón de apertura, al lado del pomo de contacto. Mantiene toda la iluminación de LED y el sistema de llave de proximidad Smart Key, pero es la inclusión, por primera vez en los SH del sistema de control de acción desconectable HSTC, la verdadera estrella de este capítulo.

Todo ello se inscribe en una nueva carrocería, muy atractiva y de estilo innegablemente Premium. En el innovador hueco bajo el asiento de 28 litros cabe sobradamente un casco integral y más objetos, por ejemplo el casco jet del catálogo oficial de Honda que puedes incorporar bajo el asiento del Integra 750, a lo que hay que sumar el baúl de serie, que en opción puede pedirse, como ya hemos comentado, con el sistema de desbloqueo automático conectado a la llave de proximidad. Además, el hueco bajo el asiento tiene dos zonas diferenciadas, dejando una zona trasera muy cómoda para pequeños objetos, un pequeño bolsillo en la zona principal y un hueco específico para las herramientas bajo el propio asiento. No se puede pedir más. Suficiente carga, desde luego, pero se han olvidado de una guantera en el escudo, de forma que puedas llevar a mano pequeñas cosas como el mando de la puerta, gafas o guantes.

Información y pruebas

No hay alternativas disponibles en este momento.