Prueba Yamaha R7: ¿cuánto hacía que no te diveRtías?

18 Prueba Yamaha R7: ¿cuánto hacía que no te diveRtías?
Prueba de la Yamaha R7
Ramón López
Ramón López
Con la Yamaha R7 se revive una forma especial de entender las motos deportivas que antaño gozaron de su propio espacio. Su regreso apuesta por la diversión pura, no solo para pilotos expertos, y con una lógica aplastante sin perder un miligramo de sensaciones. 

Con el lanzamiento de la Yamaha R7 se reedita la figura de aquellas motos deportivas que te ofrecían toneladas de diversión sin recurrir a centenares de CV. La vorágine por las prestaciones siderales puso el foco de atención únicamente en las superbikes, con unas supersport que siempre les iban a la zaga en esta filosofía extrema. Trasladar ese concepto a las carreteras abiertas se hizo cada vez más anti-social, y el resultado ha sido la práctica desaparición de los modelos sport entre las protagonistas de las matriculaciones del mercado desde finales de los 2000 en favor de versiones naked y trail. ¿De qué descenso estamos hablando? Nada menos que casi un 80%. 

Para disfrutar sobre una deportiva, la fórmula de cientos de CV no es la única vía. Cuando un modelo de este tipo se diseña con el objetivo de una elevada agilidad, combinada con una parte ciclo de calidad, el ingrediente de la potencia máxima se puede sustituir perfectamente por el de una entrega de par y potencia para maximizar esas dotes de manejabilidad y alcanzar unas sensaciones extraordinarias. En otras palabras, que te lo pases en grande sin miedo a que la moto te exija por encima de tus posibilidades. Y ello engloba a todo tipo de amantes de las deportivas, desde el hombre o mujer que se acaba de sacar el carnet A2 hasta el más veterano que no desea ser esclavo de la exigencia extrema de una extrema RR.

Yamaha R7 11

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODAS LAS YAMAHA del mercado

Ahí incide la nueva Yamaha R7. Sigue la pauta de diseño de la familia R superbike (R1) y supersport (R6) de la marca, claramente más radical en esta filosofía que en las básicas R 125 y R3. Mantiene el patrón de válida para el carné A2 de esta última, y ocupa el lugar de la ya exclusiva para los circuitos R6 como escalón previo a la cima R1. En realidad, la exquisitez electrónica de las actuales “1000” y su suavidad de respuesta, han hecho que no tengan mucho sentido las hasta ahora populares “600”. Han engullido su espacio vital, y con el plus de unas prestaciones impensables para las supersport. Ahí radica la razón de su decadencia, pero con la Yamaha R7 se presenta una nueva alternativa

El punto de partida de la Yamaha R7 no es una RR, sino la naked MT-07, de la que, no obstante, se distingue en tantos apartados que más bien habría que hablar de referencia lejana. De esta manera se da pie a una nueva saga de deportivas que bien podría tener continuidad en una futura Yamaha R9 siguiendo el mismo esquema respecto a la MT-09. El hecho es que Yamaha ha reinventado el panorama sport con una propuesta realmente original, porque lo obvio es que amantes de las deportivas siempre los ha habido y los habrá. Solo faltaba una herramienta acorde a los nuevos tiempos. La Yamaha R7 lo es.

Yamaha R7 10

Además la Yamaha R7 viene a completar un elenco de modelos sobre la misma base motriz que no tiene parangón con ninguna otra marca del mercado. Con el prestigio de su motor CP2 de dos cilindros en línea, dotado de la tecnología “cross plane” desarrollada en MotoGP, Yamaha ofrece ahora series naked (MT-07), trail asfáltico (Tracer 7), trail off road (Ténéré 700), retro (XSR 700) y ahora sport (R7). De este modo se apunta en el centro de la diana del segmento más en boga de la actualidad, el del carnet A2 con variantes útiles para el carné A tras desinstalar el kit de limitación. Y el enorme éxito de muchas de estas alternativas dan fe del acierto de los japoneses.

Yamaha R7: precios y rivales

Si observamos las alternativas que nos ofrece el mercado actual de deportivas hasta los 700 cc, concluimos que la Yamaha R7, con esta filosofía muy sport y un precio de 9.399 € (9.799 € en color especial 60 Aniversario en homenaje a los modelos más históricos de GP de la marca), disfruta de un terreno propio. La Kawasaki Ninja 600 (8.199 €) también se mira estéticamente en la mítica serie RR de la marca, pero con una propuesta deportiva en cuanto a ergonomía y parte ciclo menos radical que en el caso de la Yamaha. Algo similar ocurre con la Honda CBR 650 R (9.250 €), la única tetracilíndrica de este sector, como la Kawasaki, más sport-turismo que únicamente sport. Sí entra de lleno en esta última visión la Aprilia RS 660 (11.350 €), pero con una propuesta electrónica y de prestaciones máximas, una vez deslimitada, que quedan fuera del radio de acción de la R7.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODOS LOS MODELOS SPORT PARA EL CARNET A2 del mercado

Todo este planteamiento se sumerge en una completa estrategia de Yamaha para este nuevo segmento. La marca organizará una gira europea para que se pueda probar la Yamaha R7 en muchas ciudades, además de cursos en circuito e incluso copas de promoción nacionales con una gran final continental. De nuevo hay que hablar de reinventar el segmento de las deportivas con un objetivo para todo tipo de usuarios, sobre todo los que se quieren iniciar en estas lides  hasta ahora estaban limitados tanto por concepto como por precio.

CÓMO ES LA YAMAHA R7

La denominación Yamaha R7 recuerda a las superbikes de la marca en la época en la que estos modelos de cuatro cilindros tenían el techo en los 750 cc para las cuatro cilindros. Los amantes del Mundial SBK recordarán las gestas de todo un icono como el japonés Noriyuki Haga. Pero la nueva Yamaha R7 y aquella YZF-R7 OW-02 no comparten ningún aspecto en común.

Yamaha R7 8

La nueva Yamaha R7 emplea el mismo motor que la naked Yamaha MT-07, modificando detalles como el radiador o los conductos de entrada de aire, la programación de la centralita y el diseño del escape para adaptarse a un uso más agresivo con el puño del gas. No hay acelerador electrónico, pero se ha diseñado un sistema más directo entre su accionamiento y el de las mariposas de la inyección. También se ha reducido un diente la corona para modificar la relación final del cambio y obtener velocidades máxima superiores. 

La batería es más pequeña, 1,1 kg más liviana. Se añade un cambio A&S antibloqueo que no está presente en la naked, para permitir tanto una mejor gestión de las retenciones como una superior facilidad de accionamiento de la palanca de embrague, ya que reduce la fuerza necesaria para su funcionamiento en un 30%. Como extra se suma un cambio semiautomático “quickshifter” (alrededor de 170 €) útil para subir marchas para el que la ECU ya tiene una pre-programación específica. 

Yamaha R7 9

En esta misma línea más sport se descubren numerosos cambios en su parte ciclo. El ángulo de lanzamiento 24,8º a 23,7º) y distancia entre ejes (de 1400 mm a 1.395 mm) se reducen respecto a la Yamaha MT07. El chasis sigue el mismo diseño tubular, pero con refuerzos en puntos estratégicos para mayor rigidez y una tija triple de dirección para acomodar asimismo un semimanillar que hará las delicias de los amantes más “racing”. También el reparto de pesos se ha desviado más hacia delante, una máxima para obtener sensaciones realmente sport. Aunque es más pesada que la MT-07 en los datos en la práctica, resulta más rápida de manejar en marcha. 

En este materia encontramos algunas de las evoluciones que nos hablan de un modelo de corte realmente deportivo. La horquilla delantera es una invertida con regulación en todos los parámetros, acompañado por un amortiguador (ambos ejes Kayaba) con reglaje de precarga y extensión. Con dicha horquilla se han acoplado pinzas frontales monobloque en disposición radial dignas de toda una Yamaha R6, además dotadas de bomba Brembo también radial. Y sin olvidar sus llantas de aleación de diez palos, con sabor 100% sport. Este paquete queda a años luz en cuanto a diseño deportivo respecto a la referencia naked y anuncia unas intenciones más extremas no solo en carretera, sino también en circuito.

Yamaha R7 12

Como escaparate de toda esta evolución, las fibras de la Yamaha R7 remiten directamente a sus parientes R1 y R6. Logran incrementar su velocidad máxima un 8% respecto a la naked MT-07. La atención al detalle en cada pieza es extrema, desde un carenado que estrecha su figura aún por debajo de la menor Yamaha R3 hasta un colín con las oquedades presentes en las ultradeportivas de competición de la marca. Se combina a la perfección con una ergonomía solo un poco menos extremo que en la R6, pero de contenido sumamente sport derivado del citado semimanillar por debajo de la tija y unas estriberas elevadas para un triángulo ergonómico más radical que en sus rivales directas japonesas. 

En su equipamiento, la Yamaha R7 equipa neumáticos Bridgestone Battlax Hyperspot S22 de gran contenido sport, y su instrumentación es 100% digital con una pantalla LED sobre fondo negro. Su información es completa y accesible desde el manillar. Toda la iluminación es LED. El faro delantero está incrustado en el “airbox” y se añaden dos líneas en los extremos que le otorgan una identidad única. Se comercializará en colores negro o azul, con la variante 60 Aniversario como edición especial.

Yamaha R7 13

Continuando la política de paquetes especiales de otras series de la firma, la Yamaha R7 ofrece dos opciones Adrenaline y Style con componentes del catálogo oficial de accesorios que la personalizarán a tu gusto. Estos componentes también se dividen en categorías Convenience (maletas, etc), Style y Sport. También se añade una versión GYTR que acoge todos los elementos de competición desarrollados por este departamento específico de Yamaha para convertirla en una moto de carreras.

Yamaha R7 1

CÓMO VA LA YAMAHA R7

En Iwata han diseñado la Yamaha R7 con genes sport válidos tanto para carretera como para circuito. En los dos medios hemos tenido la ocasión de probarla, y en ambos casos demuestra la idoneidad del concepto de moto deportiva adaptada a los nuevos tiempos. Vamos paso a paso. 

De entrada, tu primer encuentro visual con ella resulta sorprendente. Ni las mejores fotos hacen honor a su enorme presencia en directo. Se muestra como un modelo 100% deportivo, tanto que en la lejanía es difícil distinguirla de sus hermanas mayores R1 y R6.

Yamaha R7 3

Estás deseando subirte a ella y cuando lo haces descubres que sí, que lo que parece es. Toda una deportiva, con las manos ahí abajo, los piés ahí arriba y un asiento más un depósito con forma y espacio para moverte a tu gusto cuando empiece a fluir tu adrenalina. Con el asiento situado a 830 mm de altura y lo estrecho que es su asiento por delante, llegar con los pies al suelo no es misión imposible a no ser que tu estatura esté muy por debajo de la media. El radio de giro no es su mejor arma, ya que debes tener en cuenta su espíritu más deportivo

Ello no es obstáculo para que en ciudad se maniobre con agrado. Es tan ligera y todos sus mandos responden con tanta suavidad que no está fuera de lugar en absoluto. El embrague es una delicia y el tacto y entrega de su motor ya es legendario en cualquiera de sus versiones. La visión de los retrovisores es suficiente tratándose de una moto de su carácter y las suspensiones resultan cómodas en los resaltes e irregularidades habituales. Tan solo la visión de su instrumentación a plena luz del día es mejorable. El contraste no es suficiente para tener la información que deseas al primer vistazo. En conjunto es una moto correcta para el día a día en la ciudad si tu mente ha sido programada para pensar siempre en clave R. Imagen y sentimiento sin dejar de lado un funcionamiento eficaz.

Yamaha R7 4

Cuando enfilas los primeros tramos de carretera, las sensaciones sport se consolidan sin exigirte nunca en exceso. Claro que notarás el paso del tiempo y los kilómetros sobre tus muñecas, pero nunca en extremos como las RR al uso. Se ha logrado un compromiso excelente en este sentido. La primera impresión que te atrae es lo liviana que resulta y lo fácil que es moverla de un lado a otro o ponerla justo en el lugar que deseas del asfalto. Jugar con su manillar y con el peso sobre las estriberas significa un nivel de respuesta tanto en agilidad como en estabilidad sobresaliente. El secreto radica en un tren delantero muy sólido. Parece atornillado al asfalto, en recta o en curva, da igual lentas o rápidas. El trabajo realizado sobre la horquilla es excepcional. Con un elevado porcentaje del peso total cargando ese tren delantero, las sensaciones deportivas te llegan al instante. 

Tal es su identidad sport en esta línea que sus frenos delanteros parecen dignos de competición. Resultan hasta demasiado bruscos en principio, solo hasta que te acostumbras a su respuesta y entonces descubres unas posibilidades infinitas, tanto de potencia como de regulación. Detrás sirve de complemento perfecto, con una entrada de ABS en ambos cuando realmente lo requieres en una conducción deportiva, nunca antes.

Yamaha R7 2

La sucesión de kilómetros no lastra un ápice tus ganas de continuar la marcha. Antes lo hará su autonomía, con un depósito de 13 l. que te obligará a estar atento antes de alcanzar los 200 km de recorrido. Las medias de consumo no son elevadas porque se trata de un motor que te invita a aprovechar sus medios y bajos antes que la parte alta del cuentavuletas.

Así se convierte en un arma dócil para conducción deportiva de iniciación como para pasos por curva elevado si ya tienes más experiencia. Una deportiva accesible. El nuevo embrague antibloqueo realiza su función a la perfección, ayudándote en las reducciones con plena suavidad. Segunda y tercera se quedan cortas cuando quieres pilotar estirando al estilo clásico alto de vueltas, pero mejor aprovechar marchas superiores y confiar en el empuje de su bicilíndrico. Con su contenido peso y agilidad, más el agarre excelente de sus neumáticos y la respuesta de su horquilla, hilar fino es una técnica a desarrollar que da frutos excelentes. En configuración de serie, el amortiguador parece reglado un tanto blando para las posibilidades del resto de la parte ciclo, pero para eso dispone de regulación de muelle e hidráulico (extensión) y que lo pongas a tu gusto. uentavueltas, con corte nada más superar las 10.000 rpm. La mantienes por encima de las 3.000 rpm y siempre hay empuje, además, sin atisbo de vibraciones a ningún régimen. Es un placer abrir en cualquier marcha y tener la respuesta que necesitas para salir de ese ángulo sin sobresaltos. 

Yamaha R7 5

Es indudable que las carreteras reviradas son su mejor radio de acción. Si debes enfrentarte a largas rectas, la protección de su pantalla es sobresaliente sin necesidad de exigirte posturas de carreras. Como luego descubriremos en circuito, es capaz de superar con soltura los 200 km/h de velocidad punta según marcador. ¿Realmente necesitas más? 

Es evidente que no solo es una moto para adentrarte en la conducción deportiva con el carnet A2, sino también con recursos para disfrutar y divertirte sin necesidad de un motor capaz de superar los 100 CV una vez deslimitada. Es un punto intermedio ideal para cubrir el hueco que tradicionalmente ha estado virgen entre las Yamaha R3 y R6. El tiempo lo dirá, pero estrena un territorio objetivo por condiciones y precio que puede volver a poner en el punto de mira del mercado al segmento de las deportivas.

Yamaha R7 17

La Yamaha R7 en circuito

Como buena Yamaha R, las intenciones de la nueva R7 también tienen en su radio de acción su uso en circuito. Y como en el caso de la carretera, con una doble visión. Por un lado es una de las mejores motos hoy día para estrenarse en esta actividad. Por respuesta de motor y facilidad de conducción, gracias a su peso y posición a sus mandos, te invita a poner unos cimientos en tu aprendizaje que más tarde te serán muy útiles si deseas profundizar en este camino “racing”. Y no estoy hablando únicamente de competición, sino más bien de tandas e incursiones en circuito que siempre te harán comprender mejor tu moto y tu conducción, consiguiendo mayores cotas de seguridad también en carretera abierta. 

Este perfil es esencial para entender la propuesta de la nueva Yamaha R7. Pero, sobre todo, la diversión. Tras una primera parte del día en carretera abierta, una segunda en circuito puso la guinda final a una jornada en la que se refrendan las condiciones básicas de este modelo. Para adaptarse a este medio, las unidades contaban con cambio “quickshifter” para subir marchas, neumáticos Bridgestone Battlax Racing R11 con superiores condiciones sport y reglajes específicos de suspensiones. Nada que no puedas tener a tu alcance como usuario de una Yamaha R7 estándar. El resultado, como en carretera, te hace replantearte muchas ideas preconcebidas.

Yamaha R7 16

De nuevo volvemos al papel de base de la Yamaha R7 y que tan huérfano había quedado en el mercado actual. Sin embargo, también hace que explores una conducción deportiva más accesible y menos exigente que cuando ruedas con motos de potencias descomunales, aunque sin perder sensaciones inolvidables. Aprovechar la agilidad de su conjunto para hacer cambios de dirección instantáneos y dibujar esa trazada precisa con una velocidad y seguridad increíbles es toda una experiencia. Los ángulos de inclinación son de auténtica deportiva, inalcanzables en modelos como la Kawasaki Ninja 650 u Honda CBR 650 R en un circuito, los más próximos por precio a R7. 

Es cuando ya descubres al máximo el rendnimiento de unas suspensiones creadas para su espíritu más R, al igual que ocurre con su conjunto de freno delantero. No puedes creerte que estás sobre una moto que no supera los 10.000 €. Y aunque leas que en su ficha técnica no declara más de 75 CV, lo que cunden te hará olvidar prejuicios infundados. Con la forma como te ayuda en la conducción, a base de unos medios en los que siempre puedes confiar, la sonrisa dentro del casco no dejará de estar presente desde la primera vuelta hasta la última, y sin necesidad de ser ni Toprak Razatogliu ni Fabio Quartararo.

Yamaha R7 6

No podemos más que aconsejarte, si vas a iniciarte en el mundo deportivo con una Yamaha R7, que inviertas en un mono de cuero y no dejes de meterte en un circuito en unas tandas guiadas sin necesidad de ir a buscar tiempos ni nada de este estilo, solo aprender y disfrutar. No te puedes imaginar cuánto merecerá la pena. 

Lo mejor

-Agilidad

-Equilibrio deportivo y práctico 

-Respuesta de motor

-Suspensiones y frenos

-Diseño supersport

Mejoraría

-Visibilidad de instrumentación

-Cambio “quickshifter” no válido para bajar marchas

Yamaha R7 7

ASÍ VEMOS LA YAMAHA R7

-Ciudad: 3

-Carretera: 5

Autovía: 3

-Circuito: 5

-Confort: 4

Equipamiento: 3

-Pasajero: 1

(Puntuación de 1 a 5)

La nueva Yamaha R7 es un concepto único hoy día. Es una deportiva asequible y accesible que intenta redefinir la moto deportiva con un perfil estético de verdadera RR y una dinámica apta para mayorías. Su motor es todo docilidad sin perjuicio de unas prestaciones más que destacables, sin duda, por encima de lo necesario en carretera abierta. En equipamiento no incorpora ni acelerador electrónico, ni modos de respuesta de motor o pantalla TFT que siempre serían bien acogidos, aunque si ello significa un aumento de precio, con lo presente te garantizo que estás más que servido. 

Divertida, fácil y bonita, si lo tuyo son las deportivas y estás quieres comenzar desde el lado más deportivo del mercado, la Yamaha R7 responde a tus sueños. Y si ya has pasado por los modelos repletos de CV y de tecnología, y deseas regresar a un concepto menos extremo pero con un dinamismo adictivo, también. 

Yamaha R7 14

Más información de la Yamaha R7

 

0 Comentarios