Prueba BMW R18 B y Transcontinental: ¿quieres ser estrella de «road movie»?

19 Prueba BMW R18 B y Transcontinental: ¿quieres ser estrella de «road movie»?
Fotos: Prueba BMW R18 B y Transcontinental
Ramón López
Ramón López
La reciente generación BMW R18 de modelos de corte custom recibe una nueva serie R18 B y Transcontinental con filosofía “tragamillas” para completar la oferta más amplia del mercado de motos para súper ruteros, esta vez con un inglés de acento alemán. 

Hay motos que te hacen perder tus referencias habituales. Te pones a sus mandos y no sabes ni dónde estás, ni cuánto tiempo llevas en marcha, ni hacia dónde vas, ni… Ni te importa. Lo esencial es sentir cada kilómetro de asfalto como si fuera una experiencia única y acumular esas sensaciones hasta el infinito. Las grandes Gran Turismo de genes americanos, también llamadas Grand America, son fiel reflejo de esta realidad paralela. Ahora BMW entra en esta escena con dos modelos, BMW R18 B y BMW R18 Transcontinental, con todas las cartas para colmar las expectativas más extremas. 

El regreso de BMW al mundo custom tuvo lugar en 2020 de la mano de la BMW R18, que inmediatamente fue acompañada por una versión de carácter más rutero BMW R18 Classic. En 2021 los alemanes aprovechan esta base para encarar un universo que solo exploraron de forma marginal con una de las ediciones de la mítica R 1200 C. En 2002 se presentó la BMW R 1200 CL sobre el diseño de aquella primera custom bávara, estando dotada de carenado, baúl y maletas para convertirla en una “touring” de lujo con acento estadounidense. Ahora este concepto se eleva a la máxima expresión con las BMW R18 B y Transcontinental, dos modelos que hablan de tú a tú con los modelos más icónicos de este segmento.

BMW R18 B Transcontinental 1

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODOS LOS MODELOS BMW del mercado

Si en los años recientes este sector de motos de largo recorrido y estética masiva al gusto más norteamericano ha sido propiedad de Harley-Davidson (series Ultra Limited, Road Glide, Street Glide, Electra Glide y Road King) e Indian (Chieftain y Roadmaster), con el añadido de la Honda Gold Wing GL 1800, el desembarco de las nuevas BMW R18 B y Transcontinental se añade un toque europeo para completar un panorama inédito hasta el momento. 

Ambos modelos significan una muy valiente apuesta por parte de BMW, ya que se enfrenta en un territorio que le es ajeno pero que cuenta con referencias más que consolidadas. Por otro lado, también es evidente que, de este modo, la marca alemana cuenta con el elenco más extenso y profundo de modalidades Touring hoy día. Tanto la BMW R 1250 RT como las diferentes versiones K 1600 han convertido a la firma en el estandarte de las ruteras en su concepto más atemporal. Este respaldo es decisivo para afrontar una nueva vía con sus dos nuevas R18.

BMW R18 B Transcontinental 2

Sendas BMW R18 B y Transcontinental están ya disponibles en los concesionarios oficiales de la marca a un precio de 29.900 € y 31.400 €, respectivamente. 

CÓMO SON LAS BMW R18 B Y TRANSCONTINENTAL

BMW R18 B y Transcontinental van mucho más allá de meras ediciones BMW R18 con componentes accesorios. No se trata de instalar un semicarenado, maletas o baúl a la versión estándar, sino que se introducen cambios técnicos de mucho calado para adaptarse a su nueva perspectiva.

Para comenzar, hay que distinguir las diferentes propuestas de ambos nuevos modelos. La BMW R18 B es una “bagger” dirigida a los que aman la estética más tradicional de este tipo de modelos con “barras y estrellas”. El diseño de su parte trasera y la cúpula corta son de una pureza exquisita, con un sentido más individualista que su hermana Transcontinental. Esta, por su lado, añade baúl a las maletas de la R18 B, además de una pantalla de superior altura en la que se incluyen luces LED auxiliares y alerones aerodinámicos, añadiéndose barras protectoras para el motor. El sistema de control de crucero adaptativo que estrenó la BMW R 1250 RT denominado ACC es opcional en ambas, añadiendo la Transcontinental asiento calefactable (los puños son de serie en ambas), y además se desmarca con un motor decorado en gris anodizado frente al acabado negro de la R18 B. En todo el resto de facetas, ambas son idénticas. 

BMW R18 B y Transcontinental 4
R18, R18 Classic, R18 B y R18 Transcontinental

Con el exclusivo bóxer en todas sus características idénticas a las BMW R18 y Classic, incluyendo la exclusividad de su cardan con el eje rotando a la vista, la principal novedad la encontramos en su parte ciclo. El chasis recibe un nuevo diseño en las vigas superiores, sustituyendo la construcción tubular en la zona bajo el depósito por otra de chapa para aumentar las necesidades de superior peso de los nuevos modelos. Además se combina con unas cotas de dirección diferentes, con menor ángulo de lanzamiento (27,3º frente a 32,7º) y un nuevo calaje de la tija para ofrecer mayor avance (150 mm frente a 183,5 mm). Si te das cuenta, una combinación entre más agilidad y superior estabilidad.

Las dos BMW R18 B y Transcontinental montan llantas de aleación frente a las de radios de R18 y Classic. Estriberas de piloto y pasajero son más anchas y se unen a un asiento de nueva factura para aumentar exponencialmente la comodidad. En honor a su ADN más rutero, sus depósitos aumentan su capacidad de 16 l. a 24 l., y su imagen se refuerza con guardabarros de mayor tamaño y escapes redondos.

BMW R18

Te he dejado para el final uno de los secretos mejor guardados de las BMW R18 B y Transcontinental. Disponen de un sistema de precarga electrónica derivado del ESA presente en otros modelos del catálogo de la marca, que hace que la altura de la moto permanezca invariable aunque sobre la moto vaya el piloto solo o con pasajero, y con independencia de la carga. Esto tiene un reflejo inmediato en la conducción, y te la explicamos a continuación. 

CÓMO VAN LAS BMW R18 B Y TRANSCONTINENTAL

Exceso y hasta lujuria son términos que definen a la perfección las BMW R18 B y Transcontinental. Sus imponentes moles, con la segunda alcanzado los 427 kg de peso, ya dan pie a su perfil más “USA”. Sus enormes horquillas cumplen su papel más ortodoxo frente a un Telelever como el que utilizaron las primigenias R 1200 C, lo que contribuye a su papel más en línea con lo presente en el mercado. 

Lo que es evidente que no va en esa línea es su motor bóxer. Es su máxima singularidad y, como indicamos en la prueba de la BMW R18, su protagonista principal. Pero antes de pulsar el motor de arranque, déjame que me detenga en los detalles de su instrumentación.

BMW R18 B y Transcontinental 6

La BMW R 1250 RT fue la primera moto de la marca en acoger la pantalla de 10,25” que más tarde veremos en el nuevo scooter eléctrico BMW CE-04. Las nuevas BMW R18 de concepto “Grand America” se suman a este evolución pionera, aunque conjugándola de una forma inédita con sabores del pasado. Sobre esta pantalla encontramos cuatro esferas analógicas para nivel de combustible, velocímetro, tacómetro y un asombroso indicador “power reserve” que te dice con cuánta potencia más cuentas en porcentaje en cada momento sobre la marcha. Es un dispositivo que hasta ahora solo se encontraba en los coches Rolls Royce y resulta curioso. Cuando subes una cuesta en sexta, vas a un ritmo dado y la aguja te muestra un dato próximo al 0%, ya sabes que por más que rosques el puño derecho no vas a tener más prestaciones. Tocará bajar una marcha, lo que tú ya sabes por experiencia, pero ahora refrendado por este indicador. 

Así son los alerones de la BMW R18 Transcontinental y su indicador POWER RESERVE

Y otro detalle sublime es que dichas esferas se encuadran en coronas que, reflejadas en la tapa cromada sobre el depósito, asemejan las tomas de admisión de un cuatro cilindros en línea visto a través de un depósito transparente. Así son las sensaciones que colman tu mente antes de ponerte a los mandos de las BMW R18 B y Transcontinental.

BMW R18 B Transcontinental 9

La posición de conducción es muy cómoda y natural, con un asiento ancho pero nada excesivo (tampoco en altura), un asiento acogedor de altura recatada y las rodillas en posición normal para los estándares custom. Las nuevas plataformas quedan centradas y no adelantadas, para mis raíces europeas, perfectas. Solo la posición de la palanca “puntera-tacón” queda un poco escondida, dificultando el accionamiento de tu pie izquierdo. Una vez acostumbrado o regulada la palanca a tu gusto, ningún problema.

Ahora sí toca pulsar el botón de arranque. Mandos y cambio funcionan con una suavidad encomiable. Debes estar preparado para dos momentos clave. Primero la sacudida de saludo inicial hacia la izquierda derivada de su construcción bóxer, y segundo que el peso es un detalle siempre a tener en consideración. Por ejemplo, al poner la moto vertical al quitar la pata de cabra, esta de gran longitud y muy eficaz. Requiere tanto maña como esfuerzo, pero esta moto no es para recién llegados del carné A2.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODAS LAS MOTOS DE TURISMO del mercado

Y en cuanto insertas primera y sueltas el embrague, se obra el milagro. Comenzamos ruta con la BMW R18 B, y rápidamente descubres que las nuevas geometrías diluyen el efecto del carenado sobre la dirección. Es fácil de llevar tanto a paso de peatón como a ritmo ciudadano y después en carretera. En estas nuevas versiones R18 se incluye amortiguador de dirección, lo que es un indicio de que el trabajo realizado con las nuevas geometrías ha sido radical. En cualquier caso, el efecto en tus manos es sobresaliente, y la manejabilidad más notable que en la edición R18 original.

BMW R18 B Transcontinental 5

Y otro efecto que agradeces al instante: el roce de sus estriberas en inclinación se ha reducido sobremanera. Ya no es una constante como ocurría con la BMW R18 en su versión original, cuando al más mínimo ángulo de inclinación se produce el desagradable encuentro entre estriberas y asfalto. En los nuevos modelos queda más atenuado y requiere un ritmo más elevado o inclinaciones poco habituales para producir el mismo efecto. Claro que te verás alguna vez con el sonido que anuncia que te estás pasando con tus tumbadas, pero ahora no es algo que te condicione si ruedas en glorietas o curvas al ritmo normal de una Touring de este porte. Entonces es cuando das las gracias al nuevo sistema de precarga automática presente en las dos nuevas R18, que mantienen la altura de la moto constante en toda circunstancia. También está interconectada con la altura del faro delantero, de modo que nunca deslumbrarás al tráfico que viene de frente porque la carga sea elevada. Buen trabajo. Un detalle más de última generación: como opción se ofrecen luces adaptativas para iluminar el asfalto con la moto inclinada.

BMW R18 B Transcontinental 8

Con un motor capaz de salir solícito desde las cavernas a 1.250 rpm, y con un rendimiento óptimo entre 2.000-3.000 rpm (con ya 150 Nm de par en este primer rango y unos 130 km/h de marcador en este último punto), la vida pasa a ritmo de “country” y sin miedo a los radares. Pistonada va y pistonada viene, explorar otros límites deja de tener sentido por el incremento de las vibraciones, primero en las estriberas, luego en los puños y más tarde en el asiento. Pero que no te engañe, no son las vibraciones propias de un “monocilíndrico” de 4T económico, sino una forma de entablar conversación contigo y decirte: “que sepas que estoy vivo”. Porque vitalidad es lo que le sobra al bóxer de 1.802 cc, con un empuje extraordinario en cualquier marcha y a cualquier régimen. Pocas veces te verás en la tesitura de necesitar bajar una o dos marchas para adelantar en carretera. Si lo haces, te abre las puertas de los infiernos y llegas al punto exacto que querías en un santiamén. Por cierto, la pantalla mínima protege de maravilla hasta los 160 km/h, curiosamente, 100 millas/hora. ¿Un detalle de su “doble nacionalidad”? 

Si lo haces habitualmente, estás olvidando qué te está proponiendo BMW con sus sendas nuevas R18. Con la BMW R18 Transcontinental todos tus parámetros preconcebidos se subliman. Parece que la secuencia espacio-temporal se mide en otros registros. Olvídate de kilómetros y piensa en millas, por su lado más americano y porque al significar mayor distancia, mejor porque así estás más tiempo sobre ella. Ambas ediciones cuentan con esfera analógica para el nivel de combustible y chivato en la pantalla digital, así que ya no dependes solo del chivato que se enciende en reserva en las originales BMW R18 y Classic.

BMW R18 B Transcontinental 7

Las suspensiones están diseñadas para elevar a la máxima potencia tu comodidad en ruta. Su pantalla te protege al 100% de forma perfecta, con el único punto en contra, con mi 1,80 m, de encontrar su límite justo en el medio de la línea de mi mirada. Lástima que no incluya un sistema eléctrico, lo que eliminaría este efecto. También aumentaría el peso del conjunto, pero ya que estamos cerca de la media tonelada, poco debería importar. Lo que sí es de la máxima puntuación es el sistema de alerones móviles independiente que se encuentran en su parte inferior y que te permiten su regulación para hacerte llegar el flujo de viento si lo deseas. Funciona mucho mejor que los equivalentes en la K 1600 y es todo un descubrimiento. 

BMW R18 B y Transcontinental 1

Las maletas, de serie en ambos modelos, ofrecen una capacidad de 27 l. pero con una forma interior que te obliga a pensar mucho lo que vas a transportar en su interior. El añadido del baúl de 48 l., este sí de capacidad sobresaliente, no parece trastocar su manejabilidad excesivamente respecto a su hermana R18 B. Con un peso tal, en ambas es preferible accionar maneta y pedal de freno al unísono, estando ambos ejes interconectados. Solo cuando pisas con fuerza excesiva el pedal se aprecia un brusco descenso del caudal disponible en la maneta, detalle que no significa reducir la eficacia de su frenada. La potencia es la adecuada, y el tacto está también a buena altura, siempre que planifiques su accionamiento con antelación. Lo que siempre se ha conocido como “hacer bien los deberes”.

Siempre desearás más ruta a sus mandos. En su instrumentación nunca querrás ver el final cuando utilizas su sistema de navegación, o seguir sumando canciones en esa “playlist” que te ha pedido tu acompañante. En este punto llegamos a las posibilidades de personalización de las BMW R18 B y Transcontinental. En sus opciones se incluye una luz DRL que identifica su imagen frontal de inmediato frente a cualquier otra BMW o rival de otra marca, sin olvidar la marcha atrás. Se realiza mediante un pulsador situado sobre el cilindro derecho y es, como en las primeras R18 y K1600, de accionamiento eléctrico con el botón de arranque, una ayuda sin la que podrás vivir después de probarla. En su decoración se añaden versiones especiales First Edition con franjas blancas pintadas a mano y paquete “Cromo” y una opción 719 que cambia de tonalidad en función de la luz ambiente.

BMW R18 B Transcontinental 6

Hay un componente de su equipamiento que reclama tu máxima atención: su sistema de altavoces Marshall. La mítica firma especializada en sonido ha puesto a disposición de BMW tres evoluciones que hacen de esta experiencia una exclusividad al mismo nivel que las sensaciones acústicas que solo puede ofrecer un bóxer de casi 2.000 cc. Con los altavoces opcionales instalados en sus tres maletas (los dos delanteros son de serie), la pérdida de capacidad es de solo 0,5 l. Entonces es cuando ya las líneas blancas de las carreteras de nuestra Península Ibérica se convierten en amarillas como en las carreteras estadounidenses y te ves a ti mismo atravesando el país de costa a costa en una de sus famosas “rutas sesentayalgo”. Emoción a flor de piel.

LO MEJOR

  • Comodidad en marcha
  • Exclusividad motor bóxer
  • Manejabilidad en movimiento para su porte
  • Respuesta de motor
  • Tecnología

MEJORARÍA

  • Pantalla regulable en altura (Transcontinental)
  • Disposición hueco de maletas
  • Posición pedal izquierdo
BMW R18 B Transcontinental 11

ASÍ VEMOS LAS BMW R18 B Y TRANSCONTINENTAL

En carretera: 4

En ciudad: 2

En autovía: 5

Pasajero: 2 (B) / 5 (Transcontinental)

Confort: 4

Equipamiento: 4

Personalidad americana a raudales, eso transmiten las dos nuevas BMW R18. Estamos inmersos de lleno en la globalización de nuestro planeta y estas dos BMW R18 B y Transcontinental son un perfecto ejemplo. Se sacan pasaporte norteamericano del mismo modo que la Harley-Davidson 1250 Pan America hace lo propio en el segmento trail con una definición claramente europea. Por cierto, ambas entran de lleno en el territorio más emblemático de su rival. Y en esta lucha, los amantes de la moto somos los que realmente salimos ganando. 

BMW R18 B Transcontinental 3

 

BMW R 18

0 Comentarios