BMW C 400: Urbanidad BMW

apertura grande
BMW C 400: Urbanidad BMW
Formulamoto
Formulamoto
Urbanidad hace referencia a lo urbano, a la ciudad. Pero también significa cortesía, educación. En cualquiera de sus dos acepciones le viene a la perfección a los scooters 400 de BMW: C 400 X y C 400 GT.


BMW se ha convertido claramente en una marca global en los últimos años. Los alemanes no parecían tener mucho interés en salir de «su zona de confort» y durante gran parte de su historia se centraron en fabricar las clásicas motos grandes, pensadas para la fiabilidad y polivalencia. Incluso aquellas 250 monocilíndricas cuyo ejemplar más conocido es la R27 eran motos que buscaban esa polivalencia más que resultar motos «urbanas».

Pero en lo que llevamos de siglo la transformación de la marca ha sido bestial: de ofrecer prácticamente solo aquellas R y K de gran cilindrada, hemos pasado a una completa gama que va desde monocilíndricas de 300 cc de carretera o trail, pasando por las F de cilindradas medias en todos los estilos hasta las increíbles S 1000 en versiones naked, trail asfáltica o súper deportiva. Y en esta transformación se puso también la mirada en los scooters con la saga BMW C 600-650/400.

BMW C 400 X

No eran los primeros scooters de la marca. Todos recordamos aquel C1 que, en cilindradas de 125 y 200, la marca vendió a finales del siglo pasado y principios de este. Esos scooters con techo, diseñados para ser usados sin casco y en los que premiaba la seguridad del conductor, fueron una incursión en la movilidad urbana que, si bien no tuvo el éxito que la marca esperaba, hoy en día en el mercado de segunda mano son un bien muy preciado. Pero tampoco ese es el primer scooter de la marca. En los años 60, en plena edad de oro de los scooters europeos, BMW diseñó el suyo, el prototipo R10, aunque nunca llegó a comercializarlo.

Con los C 600 y C 650, años después de los C1, BMW regresó por la puerta grande de mercado de los scooters. Se convirtió en uno de los principales rivales del todopoderoso Yamaha TMAX. Poir supuesto tenían un componente ciudadano, pero con 60 CV, motor central y más de 200 kilos de peso no son precisamente scooters pensados para uso intensivo en ciudad. Su pariente eléctrico, el C-Evolution si ofrecía un más enfoque urbano, pero desde luego tampoco estaba pensado con un perfil para todos los públicos.

El nacimiento de la gama BMW C 400

BMW C 400 X

Cuando BMW presentó aquellos maxiscooters bicilíndricos de 650 cc ya se pensaba en entrar en el segmento de la movilidad urbana extendiéndose hacia más cilindradas. El BMW C 400 X se convirtió, en el Salón de Milán de 2017, en la opción más ciudadana fabricada por BMW desde aquel C1.

La versión X fue el primer integrante de la serie C 400. Exhibe un diseño original, con recursos estilísticos que recordaban a la gama trail, con un equipamiento elevado combinado con paquetes opcionales y una arquitectura de chasis y motor convencional. El motor, totalmente nuevo, alcanza los 350 cc, pero que por potencia y par se inserta en la lucha de los 400, con una potencia máxima de 34 CV a 7.500 rpm y un par máximo de 35 Nm a 6.000 rpm. Cuenta con cilindro horizontal, balancines sobre rodamientos, eje de equilibrado, transmisión por variador y control de tracción ASC de serie, lo que configura un propulsor muy moderno y potente, que destaca por sus buenas aceleraciones y su suavidad de marcha.

BMW C 400 X

El pico delantero sobre el guardabarros, el faro al más puro estilo GS, su parabrisas e incluso esas líneas cuadriculadas y rectas dan cierto estilo trail. Pero su objetivo era resultar un buen scooter urbano, con gran capacidad de moverse fuera de ella, un «commuter», que dirían los ingleses, pensado para ir y volver de las afueras al centro de las ciudades.

Compacto, atractivo de líneas y muy cómodo, el BMW puede equiparse con numerosas opciones y accesorios, entre los cuales destaca sobre todo el paquete de conectividad con el móvil para ver en la pantalla TFT información de llamadas y escuchar música, si conectas también el casco. Más útil es el sistema de navegación que permite informaciones en pantalla en forma de flechas de hacia dónde tienes que girar e incluso instrucciones de voz si llevas audio en el casco.

BMW C 400 GT: Más comodidad dentro y fuera de la ciudad

BMW C 400 GT

No hubo que esperar mucho tiempo para conocer el segundo derivado de la nueva plataforma BMW C 400. La versión GT equipa, sobre la misma mecánica, una carrocería más grande, pero también más tradicional. Su aspecto es muy diferente. Si el X se inspiraba en las GS de la marca, el GT recuerda el diseño de algunos de sus coches de alta gama.

Incorpora rueda delantera de 15″, llave de proximidad, iluminación «full LED» y, compartido con el X, el hueco para el casco con sistema Flexcase (cabe un integral y un jet en los dos scooters) y el control de tracción ASC. Con todas estas premisas, el GT se erige como el 400 más equipado de la saga C 400. Como su hermano, también recurre al sistema de paquetes de accesorios y opciones para poder configurarse como el 400 más equipado del mercado, además, con las ventajas que siempre ofrecen los planes de financiación BMW Motorrad Select para adentrarse en este universo de scooters Premium.

 

 

BMW C 400 GT