Sinónimo de diversión, playa y gente joven, el BW-s o Big Wheels llega ahora en versión 125 gracias a la mecánica de inyección heredada del Cygnus. Su atractivo es innegable y ofrece lo necesario para sentirte un auténtico aventurero.

Yamaha BW’S 125: Perdura el mito

7V1O8158
Yamaha BW’S 125: Perdura el mito
Formulamoto
Formulamoto


7V1O7983

Uno de los principales objetivos por los que nació el BW-S a finales de los años 90 fue para acceder al público más joven y atrevido, ofreciendo un producto con el que se pudieran sentir libres y, por supuesto, en el que las zonas menos adherentes no fueran un impedimento para un completo uso.  Por eso, sus -grandes ruedas- mixtas permitían aventurarse incluso por playas y caminos sin excesivos problemas.

3-4

Ahora le ha llegado el turno de un cambio estético, más bien una gran evolución, con esta versión inédita de 125 cc. Tras sus inicios con una única motorización de 50 cc (en algunos países hubo incluso la de 100 cc), en 2010 se presenta el más grande de todos.  Si bien sus ruedas son ahora más – naturales-, el BW-S no pierde un ápice de su origen en cuanto a su utilización, es más, las prestaciones permiten desplazamientos más aventureros si cabe gracias al nuevo propulsor.

En un primer acercamiento, estamos ante un scooter con una calidad de terminación y materiales propia de Yamaha (está fabricado en Taiwán), unas dimensiones muy compactas y un atractivo compendio de soluciones estéticas: el chasis y manillar al aire y, por supuesto, un frontal con gran atractivo visual. En marcha se siente suave, la potencia desde parado es contundente y estira con facilidad hasta la velocidad de crucero. Sorprende lo rápido que permite girar, maniobrar e incluso rodar por carretera. No obstante, el espacio para las piernas es escaso.

7V1O7854

Algo similar ocurre con los brazos, quedan un poco encogidos debido a que el manillar se encuentra bastante cerca del cuerpo. Pero esto son minucias si lo comparamos con lo divertida que es su conducción. Además, tiene un gran hueco debajo del asiento, llantas en negro, doble amortiguador trasero y un detalle más deportivo aún: la pinza de freno delantera en rojo. Ahora viene lo más duro, el precio. Eso sí, si miramos lo que ofrece, seguramente no sea del todo alto. El problema es que se sitúa en unas cifras lejos de lo que pueden pagar los más jóvenes, a no ser que tengan un buen padrino que se lo regale…

7V1O7882

Sus contenidas dimensiones son sinónimo de manejabilidad y agilidad, pero también de espacio reducido sobre todo para el pasajero. Además, los reposapiés no quedan en una posición del todo cómoda.

7V1O8037

Instrumentación algo escasa, aunque de fácil lectura, la instrumentación combina testigos luminosos con un velocímetro analógico. No incluye reloj horario.

7V1O8131

El doble faro en paralelo, característico de este modelo, ha dejado paso en esta nueva versión a dos ópticas superpuestas de diferente tamaño. Las luces traseras son de moderno diseño  y simulan dos pequeños escapes.

7V1O8128

Delante dispone de un freno de disco, mientras que detrás mantiene su habitual freno de tambor.

7V1O8158

La mecánica  prodece de otro modelo ya conocido en Yamaha, el Cygnus. Es de inyección y muestra una excelente entrega de potencia desde parado. Además, consume muy poco.

7V1O8162

Debajo del asiento dispone de un amplio hueco donde alojar un casco integral sin grandes problemas.

7V1O8123

A falta de guantera, este práctico gancho permite colgar alguna bolsa pequeña.

7V1O8136

La boca de llenado del depósito se encuentra en una posición bastante cómoda para no tener que bajarnos.Algo escasa, aunque de fácil lectura, combina testigos luminosos con un velocímetro analógico. No incluye reloj horario.

7V1O8138

Ver ficha técnica del Yamaha BW’S 125