Prueba Ray 7.7: Efectivamente eléctrico

29 Prueba Ray 7.7: Efectivamente eléctrico
Prueba del Ray 7.7
Daniel Navarro
Daniel Navarro
El Ray 7.7, efectivamente, es eléctrico. Pero permíteme el juego de palabras porque, además de emplear ese adjetivo para resaltar su “combustible”, me refiero a que es un scooter utilizable y de los primeros que puede ser una alternativa efectiva. Y es español.

¿Cómo y para qué usas el scooter? Salvo algún caso muy especial, es una herramienta de transporte. Casi todo el mundo hace una utilización muy similar de estos vehículos y en no pocos casos ello pasa por ir todos los días al trabajo, hacer gestiones y de vuelta a casa. Aprovechando que está en el garaje, lógicamente también lo empleas en el tiempo libre para acercarte a la compra, al cine o cualquier otra actividad parecida. Y siendo sensatos, rara vez se usan como motocicleta de ocio puro. No es tan frecuente (haberlos, haylos) encontrarte con usuarios que los usan para salir a hacer curvas y excursiones. También los he visto en alguna rodada en un circuito. Pero no es lo normal.

Lógicamente, con ese uso genérico, necesitas una determinada autonomía, unas ciertas prestaciones y una forma de uso muy concreta. Eso determina el éxito de algunos modelos: los que andan bien y son fáciles y cómodos, se venden mejor. Si hablamos de eléctricos, ese factor de autonomía se convierte en crítico. Pero, ¿cuántos kilómetros son suficientes? Tras preguntar a un elevado número de personas con la que me he cruzado durante esta prueba, la opinión generalizada es que esa cifra ronda los 100 kilómetros.

Ray7.7

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODOS LOS MODELOS DE MOTOS Y SCOOTERS del mercado

Daremos por buena esa cifra. Los estudios de movilidad reflejan que no es así y que el desplazamiento medio en scooter oscila alrededor de los 10 kilómetros por uso. Al final una media es algo estadístico, ya sabes, yo me como dos pollos, tú ninguno y la media es que nos hemos comido uno cada uno. Así que viendo -y esto es “la cuenta de la vieja”- que las ciudades que rodean grandes centros de población suelen estar en un anillo entre 15 y 30 kilómetros del centro de las ciudades y que ese es justo el ambiente y uso en que el scooter es más lógico (pensando en esta necesidad de autonomía y obviando los que no salen del centro), se antoja que esos 100 kilómetros parecen lo razonable. Tirando por arriba, hasta 30 para entrar, otros 30 que te muevas por el centro y otros 30 kilómetros para regresar al punto de partida. Tienes margen.

Vamos con el resto de criterios que debe cumplir un scooter. Tiene que ser fácil de usar, con un equipamiento que te facilite la vida y no que te la complique. En este sentido, no solo el equipamiento es importante. La fiabilidad, su recarga y que sea fácil de entender los cuidados que necesita y las formas como se debe hacer. Y, por supuesto, que todo esto sea «me subo, arranco y me voy». Además, cuando salgo a la carretera -y esto es algo que se suele apreciar mucho en los 125– que sea capaz de ir, como mínimo, a la velocidad del tráfico que tienes alrededor.

Si hablamos de scooters de gasolina, muchos 125 cumplen esos criterios de sobra. Si lo hacemos de scooters más grandes, sobre todo entorno a 300 cc, todos. Pero si hablamos de scooters eléctricos, no muchos. El Ray 7.7 sí lo logra. Cumple con todos los criterios expuestos. Por tanto,  como scooter de uso normal es efectivo.

RAY 7 4

CÓMO ES EL RAY 7.7

Ya os hicimos un profundo repaso de los detalles técnicos del Ray 7.7 tras su presentación oficial. Es un producto totalmente español, diseñado por completo aquí y fabricado en Barcelona en una factoría nueva. Más del 80% de las piezas que lo componen las suministran proveedores españoles. El concepto es el de un scooter de motor central (no en la llanta trasera) para alcanzar mayor potencia y mantener mejor estabilidad, con un pack de baterías y electrónica construido en un «powerblock» de diseño propio y montado alrededor del tren trasero sobre un subchasis, ocupando el espacio que en scooters de gasolina usualmente se emplea para el cárter de transmisión, caja del filtro y escape. 

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODOS LOS MODELOS ELÉCTRICOS del mercado

La denominación 7.7 hace referencia a la capacidad de carga (7.7 kWh) y con ella es capaz de hacer unos 150 kilómetros reales, con velocidades máximas de 125 km/h (unos 130 km/h de marcador). El motor entrega 14 CV en todo momento, pero alcanza puntas de 23 CV cuando le exiges, lo cual da como resultado un scooter que puedes conducir con carné B de coche, con la mayor velocidad máxima entre los 125 cc de gasolina y, además, con aceleraciones muy superiores incluso a las de los 300 cc. Alcanza los 100 km/h desde salida parada en unos 7,7 segundos, un poco más rápido que, por ejemplo, un Yamaha TMAX.

RAY 7 2

La electrónica, baterías y muchos de los componentes principales han sido desarrollados por la propia Ray. Esto asegura un funcionamiento ideal, ya que no se han adaptado componentes genéricos o de uso en coches o bicis. Esos detalles se aprecian en cómo va el scooter. Se han diseñado tres modos de uso y un original caballete que emplea la marcha atrás que lleva en un gatillo para subirse él solo, sin ningún esfuerzo por tu parte. Añade también un original asiento capaz de regularse en altura, en tres posiciones, entre 770 y 800 mm, de modo que resulte cómodo para todas las estaturas.

PRECIOS Y RIVALES DE LA RAY 7.7

Al precio inicial de 7.500 € que se ha fijado para el Ray 7.7 se le pueden descontar las ayudas a vehículos eléctricos que, incluyendo achatarramiento de algún vehículo viejo y en función de cada Comunidad Autónoma, puede reducirse sustancialmente. Se puede llegar a los 1.300 € de ahorro, lo que lo deja en unos más razonables 6.200 €. El Ray 7.7 es la actual referencia del sector. BMW comenzará en 2022 la comercialización de su nuevo CE 04, un scooter con un equipamiento Premium y con una estética rompedora. Entrega hasta 42 CV, con una capacidad de carga mayor de 8,9 kWh, y también se ofrece en una versión de 15 CV, con picos de hasta 32 CV. Así, seguramente será hasta más rápido que el Ray. El precio del alemán se ha establecido en 12.050 € en ambas versiones, siendo accesibles a las ayudas oficiales..

RAY 7 6

Dentro de los que ya se comercializan, el Super Soco CPX es el que más se acerca al Ray 7.7. Es un scooter que, con la opción de dos baterías, anuncia 140 km de autonomía (a una media de 45 km/h)  y sale por 5.489 € (4.289 € con plan Moves III). Es cómodo salvo por una cúpula que deforma la visión y es capaz de acercarse a los 100 km/h. Nos gustó más y parecía hasta más versátil su hermana con forma de moto denominado Super Soco TC-Max. Con una potencia máxima de 3,9 kW y un peso de solo 101 kg, se aproxima a los 100 km/h, acercándose, si usas bien los modos de conducción y no abusas del gas, a los 100 km de autonomía. De este modo se encuentra dentro de esos criterios que decíamos antes y cuesta 4.649 €, 3.549 € con las ayudas. 

Pero si abrimos el melón a las motos no scooters eléctricas, quizá una de las rivales más duras del Ray 7.7 son, por supuesto, las Zero, las «Tesla» de las dos ruedas. De ellas solo cogeremos la FXE, una moto capaz de rodar a 132 km/h durante unos 160 km en cuidad  con datos declarados por la marca y estética de supermotard. Eso sí, nos vamos a los 13.880 €.

RAY 7 3

Siguiendo con los scooters más similares al Ray hay que hablar de los «gemelos» Silence y Seat. El modelo S01 de Silence y el Seat Mó son el mismo scooter, con distinta decoración y algunos detalles, ambos fabricados por Silence. Es un scooter básico, con motor de 9 kW, capaz de alcanzar esos 100 km/h con una autonomía real de unos 100 km, como en otros casos, jugando con la utilización de los modos y con un uso del acelerador razonable. Tiene la ventaja de la batería extraíble y con ello la marca jugará la carta de los puntos de intercambio de baterías en breve plazo. Son bastante más baratos que el Ray: el precio oficial del S01 Basic es de 5.300 € que con la promoción actual de la marca (hasta finales de Noviembre 2021) más ayudas se puede quedar en solo 3.600 €. El Seat se queda con descuentos en 5.450 €.

Tienes otras opciones como el Niu NQi GT, el modelo más próximo al Ray de la firma china, con una velocidad máxima entorno a los 70 km/h y una autonomía de 140 km (3.699 €), el Rieju Nuuk (6.985 €) o Qooder Oxygen(4.799 €), que además comparte base con uno de los pioneros del segmento, el Torrot Muvi (4.420 €) , todos ellos alternativas interesantes si buscas la vertiente más ciudadana. Ofrecen prestaciones inferiores al Ray y autonomías más limitadas, alcanzando con dificultad los 100 km reales.

RAY 7 7

El Ray no es comparable, en prestaciones, a ningún 125 cc convencional y tiene la ventaja, sin embargo, que puedes llevarlo con el mismo carnet que estos, el B de coche. Un Honda Forza 125, por ejemplo, es el más rápido de los 125 actuales y flirtea con los 120 km/h de velocidad máxima. Por supuesto, no acelera ni de lejos como el eléctrico. A su favor, el equipamiento es muy superior, con pantalla regulable eléctricamente, llave de proximidad, sistema de parada al ralentí e infinidad de detalles de calidad. Y cuesta 5.175 €. Si miramos más arriba, por precios, los 6.200 € que como muy barato te va a salir el Ray, te da para comprarte, por ejemplo, un Honda Forza 350 (5.950 €). En este caso tienes un scooter que corre mucho más que el Ray, que acelera poco menos que el eléctrico y más equipado. O también, por ejemplo, un KYMCO Xciting 400 S TCS (6.499 €). Pero claro, estos si necesitan carnet de moto A2. Otros scooters de más de 125 que puedes llevar con carné de coche son los tres ruedas y de estos, el más barato es el MP3 300 de Piaggio, que sale por 6.799 €.

RAY 7 10

CÓMO VA EL RAY 7.7

Como experimenté en su presentación oficial, a un ritmo elevado y deportivo, por encima de lo que será el uso normal, el Ray recorre casi 70 kilómetros y te queda prácticamente la mitad de la batería con unos 60 kilómetros más de autonomía. Pero había que hacer una prueba en condiciones reales y aquí está. Comenzando por el final, ya te digo la conclusión: sigue convenciendo.

Lo he usado durante toda una semana. En uso normal, de diario, ni siquiera lo he cargado todos los días. Además, llegas a casa, programas la recarga para que empiece a la hora que te interese y así puede cargar lentamente para que tanto la batería como la instalación de casa sufran lo menos posible. Al día siguiente sales de casa con el porcentaje de batería que has fijado como «carga objetivo». Ray te permite cargar al 100%, cosa que normalmente no es así, ya que si tienes la carga completa no puedes emplear freno regenerativo. En el caso de este scooter, esa frenada empieza a funcionar cuando la batería baja del 95% de carga, por lo que si no vas a gastar todo te interesa cargar entorno al 90%.

RAY 7 12

Cuenta con buenas suspensiones, un chasis muy rígido para ser abierto (suelo plano) por abajo y neumáticos de calidad firmados por Michelin. Las suspensiones son cómodas pero no blandas, de forma que tienes mucha confianza a la hora de inclinarla. Se nota que el peso está abajo. En cuanto al tren delantero, está algo sobredimensionado. Es necesario para compensar un poco el exceso de carga trasero que la arquitectura de la moto tiene. 

Pero además contribuye a darle parte de ese buen tacto en curvas. Para comenzar sales en modo City, con el que acelera lo suficiente y retiene bastante, aunque tienes que acostumbrarte un poco al tacto del acelerador. Cuando cortas del todo, retiene mucho, mientras que si lo sujetas un poco abierto retiene menos. De esta forma puedes conducirlo casi únicamente con el acelerador. Por debajo de 30 km/h tiende a pararse si cierras el gas del todo; 6 o 7 km/h más y se suelta ese freno. Al final te haces a ello. 

Si tienes prisa o ganas de juerga, pon modo sport. Las aceleraciones ya no son buenas, sino fantásticas, pero la autonomía baja considerablemente. Tienes un tercer modo, «Flow», que no retiene nada. Es el que menos he usado, puesto que si cierras el acelerador hasta el punto «cero» (indicado en el cuadro en un intuitivo marcador que muestra potencia empleada y frenada regenerativa), tienes el mismo efecto o muy similar. Cuando conduces en modo Sport usarás más los frenos, y estos actúan bien. Lleva un sistema combinado (la maneta izquierda interviene en los dos trenes) con buen tacto, pero este es un punto mejor solucionado en otros eléctricos. Recuerdo, por ejemplo, el BMW C-Evolution, hoy día fuera de fabricación. Cuando tirabas de las manetas de freno primero empleaba el regenerativo. Si seguías necesitando más frenada, entonces tiraba de los discos. Este sistema permite regenerar más, ya que con el Ray, al final, acabas empleando los frenos casi siempre «sí o sí».

RAY 7 9

Con estas propiedades, el Ray 7.7 en la ciudad resulta cómodo. No es alto y su configuración física es la de un scooter sport o ciudadano más que la de un GT. Pesa poco más de 160 kg, situados muy abajo gracias a su suelo plano, ofreciendo una posición de conducción cómoda y razonable. 

Sobre todo incluye tres «gadgets» muy interesantes. Este es el único scooter del mercado con asiento regulable en altura. Puedes dejarlo a 770, 785 u 800 mm simplemente tirando del asa de su base y llevándolo al punto que desees. En 770 mm resulta muy accesible para cualquiera y ayuda a hacerlo fácil en ciudad. Segundo, lleva (y esto sí es muy típico en motos eléctricas) marcha atrás. Mediante un gatillo en la piña izquierda, tiras de él, aceleras y se mueve hacia atrás a poca velocidad, lo que ayuda mucho a maniobrar. El tercero está relacionado con esta marcha atrás: el caballete central está montado delante, con el pedal para accionarlo asomando por la plataforma. Lo presionas contra el suelo, das marcha atrás y se sube él solo al caballete. Para salir, con tan solo acelerar se quita y sales andando. Muy cómodo y hasta divertido. Así moverse por la urbe es sencillo y agradable, no echas de menos la pata lateral y el scooter, rápido saliendo de los semáforos, ágil y muy maniobrable, se convierte en una opción realmente buena en este entorno.

Con una parte ciclo bien diseñada y un motor potente, una aceleración superior a la de un 300 cc y mayor velocidad máxima que cualquier 125 cc, en la carretera es francamente divertido. Llegas a tocar, en tumbadas decididas, con la parte baja del subchasis del “powerblock” (va protegido), lo que da idea del ritmo que puedes llegar a llevar, aunque no está hecho para eso. Dotado de buenos frenos y suspensión bien puesta a punto, la intención del Ray 7.7 no es la de ser un deportivo, pero desde luego por capacidad está muy cerca de serlo, más que cualquier rival de 125 cc.

RAY 7 13

Como siempre, la parte más crítica de un scooter eléctrico es la autonomía real. Antes hemos adelantado algo de estas pruebas. Una más: la más exigente a la que lo hemos sometido es una trayecto en el prácticamente dimos la vuelta a Madrid por las vías de circunvalación la M40 y M30. Aguantó 82 kilómetros reales y a mayor ritmo de lo que cualquier 125 cc hubiese podido hacer. Además, reconozco que me equivoqué la noche anterior y no cambié los parámetros de recarga, así que comencé con un 90% de batería. Si hubiese ido con el 100%, seguro que habría podido llegar más lejos.

LO MEJOR

-Scooter eléctrico práctico, utilizable y suficiente

-Soluciones originales y útiles

-Comportamiento y aceleración

MEJORARÍA CON

-Freno regenerativo en las manetas

-Mando de modo se confunde con la intermitencia

ASÍ VEMOS LA RAY 7.7

En carretera: 5

En ciudad: 5

Pasajero: 4

Confort: 4

Equipamiento: 5

Autovía: 3

(Puntuación entre 1 y 5)

Muy pocas motos eléctricas están a este nivel y, desde luego, ninguna a este precio. Muy bien hecho, muy bien pensado y con capacidades reales para sustituir a un scooter de gasolina, a pesar de un precio por encima de 7.500 €. Es divertido de llevar, tiene un equipamiento muy interesante y resulta cómodo tanto en carretera como en la ciudad. Nuestra unidad llevaba montada un parabrisas opcional que en nuestra opinión puede ser útil en días de mal tiempo, pero le hace perder algo de velocidad punta. Aún así es suficientemente rápido. Bien definido en sus mandos y en la calidad general, el único problema que encontramos es que el interruptor de cambio de modo está muy cerca de los intermitentes y actúa en la misma dirección horizontal que este, por lo que a veces se confunden los dos si no miras lo que estás tocando.

RAY 7 14

Más información de la RAY 7.7

 

0 Comentarios