Prueba SEAT Mó e-Scooter 125: El primero de su nombre

50
Fotos: Prueba SEAT Mó e-Scooter 125
Daniel Navarro
Daniel Navarro
Habrás visto, me imagino, la famosa Juego de Tronos. Si recuerdas, ahí, a los reyes los acompañan con este título a su nombre habitualmente. También podríamos hacerlo con este SEAT Mó e-Scooter 125, la primera moto de la marca de coches.

Claro que no sé yo si habrá espacio suficiente donde quieras poner el nombre -ya de por sí bastante largo- si lo acompañas de tan regio título. Además, ¿no es demasiado considerarle ya todo un rey? Aunque, desde luego, posibilidades de coronarse como líder del mercado de eléctricos, tiene: va bien, emplea la base del actual líder y lo comercializa una marca y una red de concesionarios muy potente, con herramientas financieras y capacidades al alcance de muy pocas marcas de motos.

Tiene, como te decía antes, la particularidad de ser la primera moto de la famosa marca de coches. SEAT, nacida en los 50 con el 1400, convertida en líder con el 600 y en parte del grupo VAG (Volkswagen-Audi) con el Ibiza, jamás se había interesado en esta parte del negocio. ¿Por qué ahora sí? Bueno, esto es un proyecto de imagen, de futuro.

Todas las grandes marcas de coches quieren convertirse en «proveedores de movilidad» ya que, está claro, a estas alturas, que el negocio de fabricar y vender coches por millones a sus usuarios finales parece complejo en el futuro. Cualquier analista te dirá que el futuro, con las fórmulas de movilidad compartida (sharing), con la llegada dentro de unos años de la conducción autónoma, harán que eso de comprarte un coche pase a ser bastante poco útil para gran parte de los usuarios. Al final, si fabricas coches, tienes que ir pensando en ampliar el negocio y vender solo el uso de tus vehículos y no la propiedad del mismo. Lógicamente, eso pasa entonces por darle a tus clientes todas las posibilidades de movilidad que puedas. Eso está haciendo la marca con este e-Scooter.

Pero aquí y ahora, independientemente de lo que el futuro nos depare a los usuarios o a las marcas, esta situación ha hecho que los usuarios actuales de scooters tengan esta nueva opción en el mercado. Y como te decía antes, resulta interesante: para este proyecto, SEAT se ha aliado con Scutum, fabricantes del Silence. Esta marca tiene dos modelos ahora en fabricación, S01 y S02. El primero es el elegido como base de este SEAT Mó e-Scooter 125, y el segundo es el que conoces de ver por las ciudades pintado de rojo y blanco, los colores de Acciona Movilidad.

A su vez, Acciona, líder del negocio de motosharing, ha tomado el control de Scutum, asegurando así el porvenir de la empresa española de scooters, al ser precisamente su principal cliente -y por supuesto capaces de vender ese uso del scooter y rentabilizar el proyecto-, dándole una solidez de futuro de la que otros rivales carecen. Si a eso le sumas que la posventa parece asegurada, con una red de concesionarios tan potente como la de SEAT, la capacidad de hacerte ofertas super interesantes de su financiera y la de la propia casa matriz –SEAT– para montar (que ya lo han hecho en Barcelona) otras formas de vender este scooter, parece probable que este SEAT Mó e-Scooter 125, el primero de su nombre, sea precisamente eso: el primero de una larga historia.

Cómo es el SEAT Mó e-Scooter 125

¿Podría SEAT haber diseñado, construido y fabricado su propia moto en vez de recurrir a Silence? Obviamente sí. Te recuerdo que es una marca de grupo VAG y este tiene su propia marca de motos: Ducati. O sea, que la capacidad de diseñar y construir motos en el seno del grupo está bastante probada. De hecho, incluso podrían emplear toda una serie de nombres históricos para dar lugar a una «renacida» marca de motos, con todas las posibilidades que eso originaría: por si no lo sabes el grupo es dueño de marcas tan importantes en la historia de la moto como NSU o DKW, entre otras. Pero el asunto, como hemos visto, no va por ahi.

El proyecto SEAT Mó es simplemente comercial: empezar a ofrecer soluciones de movilidad bajo el nombre de la marca. De ahí que bajo este nombre de esté este e-Scooter 125 y dos patinetes eléctricos y no una gama de motos. Y para ello, qué mejor que emplear de base un scooter que ya era líder de mercado y, además, español como la propia marca.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODOS LOS SEAT del mercado

Técnicamente, el Mó e-Scooter 125 es un Silence S01. Es igual en un 99%, hay alguna diferencia que ya veremos. Y como el Silence, lleva un chasis abierto, con suelo plano, en tubo de acero, con el hueco en medio para la batería. Es un scooter largo para su tamaño general; mide entre ejes 1.450 mm y no es pesado: 111 kg sin batería. Esta lleva un mecanismo que, cuando lo sacas del scooter (soltándola con un tirador dentro del cofre), despliega unas ruedas y un asa para que la puedas llevar rodando hasta el enchufe que quieras.

El cargador está en el mismo pack, por lo que un simple cable de corriente será suficiente para enchufarla. Puedes, si quieres, cargar sin sacar la batería también: es una de las diferencias con el Silence, en este caso, peor resuelta: en aquél, el enchufe en el scooter está dentro del cofre. En este, en un lado, en el exterior, de forma que el cable enchufado se queda expuesto a que un «gracioso» lo desenchufe e incluso se lo lleve. La capacidad nominal de la batería es de 5,6 kWh y en un enchufe normal tardará entre 6 y 8 horas en una carga completa para una autonomía de 137 km en modo Eco, 104 en City y 82 en Sport.

Siguiendo con la parte ciclo, destaca las llantas de 15″ delante y 14″ detrás, con una horquilla estándar y detrás un solo amortiguador en el lado derecho. Para frenar monta dos discos, uno en cada rueda, con un sistema de frenada combinada y un freno regenerativo que se activa cuando desaceleras, de diferente forma en cada uno de los tres mapas de funcionamiento que tiene o cuando tiras de las manetas de freno.

El motor es sin escobillas, moderno, montado en el centro de la rueda trasera. Alcanza los 7.000 w pero es capaz de llegar a los 9kW de potencia en pico. Su velocidad máxima está limitada para garantizar cierta autonomía: en modo Eco alcanza los 70 km/h, en modo City 85 km/h y en modo Sport llega hasta los 100 km/h. Cada uno de esos modelos implica también diferente grado de aceleración, así como distinto modo de «retención de motor», es decir, de su sistema de freno regenerativo.

La decoración y colores están mejor conseguidos que en el Silence. Lleva ese mismo círculo luminoso en el lateral que sirve de indicador exterior del nivel de carga: le das un golpe en el centro (con el puño, o si eres poco «fino» incluso una patada) y se ilumina con una luz que da varias vueltas y se para encendiendo una parte del circulo que indica la cantidad de carga disponible. En este lo hace en rojo, mientras que en el Silence lo hace en verde, más acorde con la idea de lo que queda; en este parece «descarga» al ser en rojo. Suelo plano, faro LED, gancho portabolsas, asiento… todo es igual que en el Silence, si bien la decoración con la palabra en el morro o el asiento, con SEAT Mó grabado, lo diferencian.

Lleva dos enchufes USB, iluminación full LED, con luz de día, cortas y largas. Bajo el asiento tienes capacidad para guardar hasta dos cascos integrales. Para levantar el asiento puedes hacerlo con la llave desde el contacto o con el mismo curioso sistema que en el Silence: si tienes contacto dado y pata de cabra extendida, tirando de las dos manetas de freno se abre. Lleva pata de cabra lateral y caballete central, con mucha palanca, con el que la moto sube con facilidad. Un cuadro digital, igual que el del Silence excepto en la leyenda «SEAT Mó«, bastante completo y, por supuesto, también tiene conectividad al móvil para varias funciones.

Cómo va el SEAT Mó e-Scooter 125

Lo primero que conviene precisar es cómo te puedes «subir» a un SEAT Mó e-Scooter 125: como decíamos, tener detrás de la comercialización de este e-Scooter una marca tan importante tiene sus ventajas. Lógicamente, te lo puedes comprar: vale 6.250€ menos las ayudas correspondientes a un vehículo eléctrico. De esta manera, ahora mismo te puede salir en unos 4.850€. A los primeros 500 en comprarlo les regalan además un pack con antirrobo, soporte para el móvil, casco y alguna cosa más. Puedes también financiarlo con una entrada de algo más de 1.100€ y 91€ al mes. Y puedes (y esto es más original) alquilarlo. Esta opción está disponible por ahora solo en Barcelona y lo llaman «suscripción»: 70€ por semana, 150€ al mes, sin entrada ni otros costes, para cogerlo cuando te interese y soltarlo cuando quieras. Incluye hasta el casco. Y por supuesto, ya han puesto en marcha -también solo en Barcelona por ahora- un servicio de motosharing, aunque este está funcionando con el otro modelo de Silence, el S02, el mismo que emplea Acciona.

El SEAT es cómodo. Como el Silence, tiene suelo plano y una altura de asiento de 805 mm y funciona como cualquier otro scooter: lo bajas del caballete, tocas el botón «Mode» y en el cuadro te aparece la palabra «Ready«. Los tres modos de funcionamiento, Eco, City y Sport son bastante diferentes en aceleración y retención: en modo Eco es hasta un poco lento en salidas. El modo City es el más utilizable con más aceleración, más que cualquier 125 de gasolina, y buenas prestaciones. En Sport es hasta divertido.

El sistema de regeneración también varía en intensidad en función del modo, siendo el Sport el que más retiene si cortas gas. En cualquiera de ellos, si tiras de manetas de freno, esta regeneración se acentúa antes de que actúen los frenos normales. Tiene un botón de marcha atrás en la parte delantera de la piña izquierda que te ayuda a moverlo en maniobras, por ejemplo, saliendo de un aparcamiento con algo de cuesta. Pulsas el botón y aceleras y va hacia atrás a 3 o 4 km/h.

Frenos con buen tacto y suficiente potencia gracias, entre otras cosas, a las manetas regulables en distancia. Un punto claramente mejorable son las suspensiones: suficientes a ritmos normales con un solo ocupante, en el momento que subes a un pasajero vas haciendo topes de atrás con facilidad, y no puedes regular precarga ni ningún parámetro, lo que se suma a un chasis con facilidad a flexar si frenas fuerte o sobre esos baches. Cosas de los chasis abiertos. Eso sí, las ruedas, de buen tamaño -en este caso, con buenos neumáticos Pirelli Angel Scooter-, dan confianza y agarre. A diferencia del Silence, sin embargo, la pata de cabra ha cambiado y ahora no es tan fácil rascarla contra el suelo.

En carretera, en esos desplazamientos diarios mixtos con algo de carretera y ciudad, sobre el asunto quizá más importante con un eléctrico, tienes suficiente autonomía: si sabes (y se aprende con facilidad) gestionar los modos de funcionamiento y el sistema regenerativo, es fácil conseguir unos 100 km de autonomía.

Lo mejor:

-Ahorro en consumos y mantenimiento

-Agradable y «diferente» de llevar

-Buena capacidad de carga

Mejoraría con:

-Suspensiones mejorables

-Calidad de mandos de intermitencia

Así vemos el SEAT Mó e-Scooter 125

En carretera: 2

En ciudad: 4

Pasajero: 2

Confort: 3

Equipamiento: 3

Autovía: 2

(Puntuación de 1 a 5)

SEAT añade ventajas al Silence: posventa y sistemas de compra son una ventaja importante para este SEAT Mó con respecto a us hermano y rival. Porque en marcha, en el fondo, son iguales. En la carretera es un scooter agradable, muy silencioso y suave, ventajas a las que en la ciudad se añaden agilidad y maniobrabilidad. Si vas con pasajero tendrás que tener especial cuidado con los baches: ese amortiguador único se queda muy blando e ir haciendo topes de atrás no es cómodo ni divertido. Pero sí es suficientemente cómodo si vas solo. Un nivel de equipamiento correcto, con piñas de mandos con buena colocación pero de calidad mejorable -los intermitentes de corredera dan apariencia y tacto de moto barata-, en la autovía es igualmente cómodo, pero le ves bajar la autonomía muy rápido si lo llevas a sus 100 km/h de tope continuamente.

Más información del SEAT Mó e-Scooter 125

 

SEAT Mó e-Scooter 125

0 Comentarios