Ducati Monster 696

Ergonomía y posición de conducción radical

591
Ducati Monster 696
Formulamoto
Formulamoto


Ducati Monster 696

La anchura y altura del asiento (770 mm) son impecables: se alcanza el suelo con ambos pies bien apoyados al suelo, rara virtud en las motos actuales.

De todas formas, el triángulo ergonómico asiento-estriberas-manillar es un aspecto a mejorar. El manillar es el punto discordante; demasiado bajo, adelantado y ancho respecto a los otros dos vértices del triángulo, obliga a una posición forzada y radical.

El peso del cuerpo recae fatigosamente en las muñecas y se hace insostenible en tramos sinuosos con muchas frenadas, resta maniobrabilidad y soltura, sobre todo en ciudad.

Además, estampa el -paquete nupcial- contra el depósito, llegando a resultar doloroso para las -partes nobles-.

El triángulo ergonómico asiento-estribera-manillar es un aspecto a mejorar.

Es el tributo al diseño.

Un manillar algo más elevado, como el de las primeras Monster, sería muy bien recibido; incluso se podría ofrecer en opción el que monta la confortable Ducati 1000 GT. A todo ello, el ángulo de giro resulta escaso, restando agilidad ciudadana.

En Ducati justifican que este manillar forma parte de la filosofía Monster. En mi opinión, considero que es el punto negro de una ergonomía muy elaborada, acertada y cercana a la perfección. Es el tributo al diseño.

El escape del cilindro trasero ha de efectuar un tortuoso recorrido hasta más abajo del motor para igualar la longitud del delantero y obtener el mejor rendimiento del motor.

Ducati Monster 696

El chasis reticular multitubular es la mínima expresión de los bastidores. El motor forma parte rígida del conjunto y el eje del basculante (fundición de aluminio) discurre a través de la parte trasera del cárter.

El subchasis posterior, también de fundición de aluminio, se sujeta en las mismas uniones del chasis con el motor. El monoamortiguador Sachs carece de bieletas.Ducati Monster 696

Leer más sobre Ducati Monster 696