Prueba Moto Guzzi V85 TT Travel: Viajar con clase

40 Prueba Moto Guzzi V85 TT Travel: Viajar con clase
Fotos: Prueba Moto Guzzi V85 TT Travel
Daniel Navarro
Daniel Navarro
La Moto Guzzi V85 TT, la trail de la centenaria firma italiana, recibe un apellido Travel que implica reforzar su capacidad rutera. Sigue siendo una trail diferente, atractiva y original, ahora, además, ideal para irte tan lejos como quieras y por cualquier tipo de superficie.

Con la Moto Guzzi V85 TT Travel resulta curiosa la percepción que tiene mucha gente de las diferentes marcas de motos y sus modelos. El otro día, al lado de esta Moto Guzzi V85 TT me comentaba un conocido «que para ser la primera trail de Guzzi, estaba muy bien». Efectivamente, muchos de vosotros habríais contestado lo que yo: «es que no es la primera«. Ni mucho menos. Depende como quieras contarlas, pero es por lo menos la cuarta o la quinta. 

Esta historia comienza con la V65 TT. Allá por mediados de los 80, en plena efervescencia trail, Moto Guzzi, con su motor de 650 cc y chasis de tubo de acero, suspensiones algo más largas y pocas cosas más, construye aquella moto. No fue precisamente un éxito, aunque como todas aquellas se puso a prueba en el París Dakar de la época. Algunos años después dio paso a la NTX, una 750 más potente y grande que tampoco tuvo un éxito importante. Estuvo en fabricación hasta mediados de los 90, cuando la marca no pasaba su mejor momento.

En 2004 Piaggio compra Moto Guzzi. Uno de sus primeros proyectos, tras la reaparición de la V7 es precisamente una gran trail: la Stelvio 1200. La idea (no hay más que ver la moto para darse cuenta) es ir a quitar algo de ventas a la BMW R 1200 GS, tarea nada fácil. Era una moto grande, potente (105 CV), con un enorme depósito de gasolina que aseguraba más de 400 km de autonomía.

Moto Guzzi V85 TT Travel

Ahora le ha tocado el turno a la Moto Guzzi V85 TT. Es una moto que recupera la denominación más antigua de esta historia, y en esa versión blanca y amarilla, con chasis rojo, exhibe la decoración con la que participó en los Dakar de mediados de los 90. Se trata de un modelo que, según sus propios creadores, quiere recrear la estética de las «classic enduro» y que, desde luego, es entre las trail de Moto Guzzi la que, al menos, más ha llamado la atención y, me atrevería a decir sin tener datos, la que comercialmente ha tenido más éxito. 

Y es lógico. Aquellas primeras V65 TT lo tuvieron difícil. Era una Moto Guzzi, técnica y financieramente no estaba en su mejor momento en los 80 y 90, y eso se reflejaba en motos incapaces de plantar cara a aquellas japonesas de última generación, de uno o de dos cilindros. La Stelvio era una gran moto, pero no cabe duda de que si buscabas una gran trail rutera, del estilo de una BMW, lo tenías difícil para vender algo similar, a precio similar y sin el renombre de la original. Ahora el planteamiento es diferente. No hay ninguna trail en el mercado comparable realmente a esta «classic enduro» de nombre Moto Guzzi V85 TT. Y no solo por ese planteamiento de cierto estilo retro, ya que no se obsesiona con la potencia, pero sí tiene una respuesta en medios importante. No se olvida de la tecnología y añade suficiente para contentar a casi cualquiera. Y exhibe una forma de andar que realmente convence si buscas una gran trail amigable, agradable, viajera, cómoda y original.

Cómo es la Moto Guzzi V85 TT Travel

Moto Guzzi V85 TT Travel

La Moto Guzzi V85 TT que ves en esta prueba es una versión Travel. Y también es ya una Euro 5, lo que también supone algunos cambios sobre la versión precedente. Incorpora nuevas llantas, como antes de radios, pero ahora de las que llevan las cabecillas al exterior del aro para poder montar neumáticos sin cámara. Y nuevos mapas de motor, junto con la ya consabida revisión de la mecánica, que ha conseguido este paso a la Euro 5 con mejor cifra de par y con una mínima pérdida de potencia. Esa otra condición, la de ser una versión Travel, implica un mayor nivel de equipamiento que en la versión estándar.

El motor es básicamente el mismo que antes, con esos retoques para Euro 5. Es un V2-Twin a 90º, de cigüeñal longitudinal, como se espera en una Moto Guzzi actual. Es de carrera corta, equipa un bloque derivado de la familia de los pequeños y es un motor desarrollado en Noale, con la colaboración de la otra marca de motos grandes del grupo, Aprilia. Equipa lubricación por cárter semi seco, se utilizan solo dos válvulas por cilindro, con las de admisión en titanio, junto con pistones, bielas y cigüeñal más ligero, buscando mejor respuesta arriba que en los motores empleados en el resto de la gama de «bloques pequeños» (V7 y V9). Se monta un único cuerpo de inyección para los dos cilindros, acelerador electrónico y un cambio de seis velocidades con un embrague de un solo disco. 

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODAS LAS MOTO GUZZI del mercado

Alcanza ahora los 76 CV a 7.500 rpm, con un par de 82 Nm a 5.000 rpm. Esto son 4 CV menos que antes, pero la potencia se alcanza antes, pero se han ganado 2 Nm a las mismas vueltas. Sigue siendo un motor que funciona mejor a base de par que de CV. No en vano, el 90% del par se entrega antes de las 3.750 rpm.

El chasis es un multitubular con basculante en aluminio, con una de las patas formando la funda del cardan de transmisión. Lleva un solo amortiguador trasero, justo en esa pata, con reglaje de precarga y extensión, de marca Kayaba. Delante la horquilla, de la misma marca, es una invertida regulable en precarga y rebote. Se han modificado las llantas, como te decía antes, que ahora permiten neumáticos sin cámara, en las mismas medidas: 19″ delante y 17″ detrás. Para frenar lleva dos discos delante de 320 mm de diámetro con pinzas radiales y un trasero de 260 mm. Suficientes y con buen tacto, ayudados por un ABS de Continental, desconectable en el tren trasero. 

Moto Guzzi V85 TT Travel

La parte electrónica también ha mejorado. De tres mapas anteriores pasamos a cinco: Sport, Street, Rain, Off Road y Custom, que significa que lo programas tú como quieres. Implica el funcionamiento del ABS, del control de tracción, de varios niveles y la forma de entregar la potencia. Todo ello se gestiona de forma muy intuitiva a través de la pantalla TFT a color y los mandos en la piñas. Estas son originales, diferentes y específicas para esta moto, pero su posición y función son las clásicas. 

El resto del equipamiento sigue a buen nivel, con iluminación full LED, un faro principal doble de precioso diseño, con el águila con las alas extendidas en el centro, control de crucero, cubre manos y cubre cárter de aluminio. En esta versión Travel se incluyen además los puños calefactables, las maletas laterales (en una de ellas cabe un casco integral sin problemas), el parabrisas largo, la plataforma de conexión multimedia Moto Guzzi MIA y las luces auxiliares. Todo esto son accesorios opcionales en la versión normal. Buen equipamiento, desde luego, pero no quita para que no eches de menos un caballete central -que se puede equipar como accesorio- y, sobre todo, un “quickshifter”. Este último ni siquiera está previsto como opción. Con todo el equipamiento, la Travel pesa 243 kg en orden de marcha, 13 kg más que la versión estándar. Se comercializa en color único Sabbia Namib de profundo contenido desértico a un precio de 12.590 €.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de todos los modelos TRAIL VÁLIDOS PARA EL CARNÉ A2 del mercado

Cómo va la Moto Guzzi V85 TT Travel

Moto Guzzi V85 TT Travel

Puedes clasificar todas las trail del mercado por un montón de criterios: cilindrada, número de cilindros, si es más asfáltica o más campera, por precios, etc. Incluso por las que te gustan y las que no. Pero en cualquier caso, la Moto Guzzi V85 TT es única. No hay nada comparable. Las verdaderas trail medias están por debajo o por encima en potencia, en equipamiento y en precio. Además, y en eso estaremos todos de acuerdo, su estética es muy original y particular. 

Aparentemente es muy grande. Cuando te subes a ella no lo es tanto. El asiento está a 830 mm del suelo y su peso declarado pasa los 240 kg para esta versión. Aún así, con mi 1,65 m, llego al suelo con cierta comodidad, con un pie. Me permite moverme de un lado a otro con sensación de control y, sobre todo, algo que no siempre es así, poner y quitar la pata lateral con toda comodidad. Pones contacto, se ilumina la pantalla mostrando el águila de la marca y después toda la información disponible. Pulsas el arranque, se pone en marcha y emite un sonido grave muy atractivo, diferente también a otras Moto Guzzi o a otras bicilíndricas. Por cierto, apenas hay «cabezazos», ya sabes, esos meneos laterales clásicos de las motos de motor longitudinal. Están casi eliminados en este motor. Muy curioso.

La posición de conducción es cómoda, con manos altas y anchas en un manillar acabado en «cepillado», también muy curioso, y con los pies centrados y mucho espacio en general. Los cilindros están cerca de las rodillas y en la carretera no suponen ningún problema. En verano, circulando en ciudad sí notas que están ahí, pero no llega a ser incómodo. Los mandos quedan en buena posición y con un tacto ideal. Coges embrague y metes primera con precisión y un «clonc» suave y preciso, agradable, que te indica que la primera ha entrado. Sueltas y sale andando con total suavidad. Es, ante todo, una moto agradable. Vas metiendo marchas, sin ruido, con precisión, con los mandos suaves. Muy cómoda.

Moto Guzzi V85 TT Travel

En carretera sigues notando ante todo esa suavidad. El motor hace gala de su mejor cara precisamente en esa zona del cuentavueltas que va desde el inicio hasta la mitad. Han hecho buen trabajo entre Noale y Mandello del Lario, pero no pueden ocultar su origen Moto Guzzi. Sube bien de vueltas, si quieres, pero aparecen algunas vibraciones y no consigues nada que no logres subiendo una marcha y aprovechando esa sensación de par total. Se lleva mejor ahí. Cuando llegas a las curvas, no cambies tu estilo: simplemente frena lo que debas y mete la moto en la curva, tumbando, sin miedo, ni en la frenada, ni en el ápice ni saliendo. Nobleza total, facilidad y sensación de ligereza. 

Los neumáticos Michelin que trae son fantásticos transmitiendo seguridad y agarre. Frena muy bien y el ABS más el control de tracción se ocupan de que todo siga igual. Dinámicamente, desde luego, es divertida de llevar. Algo blanda de suspensiones, quizá, pero es regulable y, desde luego, una vez que te has acostumbrado a ese primer recorrido de amortiguación un tanto «trail», permite ir rápido. Me gusta especialmente el modo Sport, con una respuesta algo más viva que el modo Street, que deja el motor excesivamente suave al abrir gas.

En la autovía es muy cómoda. El control de crucero permite programar la velocidad a la que quieres circular, la pantalla elevada quita mucho aire y el asiento te deja estar sobre ella todo lo que quieras. La pantalla no se regula en altura, pero sí, con herramientas, en inclinación, lo que varía la altura unos centímetros. No hay vibraciones ni movimientos extraños por rápidas que sean las curvas. Ahora bien, a muy alta velocidad sí puede llegar a moverse algo: el guardabarros alto nunca ha sido muy amigo de la alta velocidad. Y lo cierto es que la Moto Guzzi, que es capaz de correr bastante, es una moto que se disfruta más a velocidades más moderadas. Hasta muy por encima de lo legal, no notarás ningún inconveniente.

Moto Guzzi V85 TT Travel

En la ciudad también es agradable, aunque las maletas laterales siempre imponen sensación de anchura. Lo cierto es que no sobresalen excesivamente, se llega bien al suelo y no gira mal. A pesar de ello, llevas una moto de 240 kg y eso se nota. Y si sales al campo los neumáticos de trail de última generación tienen mejor agarre del que se espera, sobre todo traccionando. Las suspensiones también ayudan, más ese modo off road. Es una buena moto si tienes que salir por pistas, pero como siempre, con este tamaño y peso tampoco es aconsejable, si no tienes un nivel muy alto de off road, que te compliques la vida con trialeras para motos de enduro.

Por último, si vas a viajar, la Moto Guzzi V85 TT Travel es una buena opción, cómoda, amplia y las maletas son capaces y fácilmente desmontables. Van con llave y aunque las de serie son de plástico están bien acabadas y se integran bien en la moto. En marcha ni las notarás.

Lo mejor

-Estética

-Comportamiento agradable

-Buen nivel de equipamiento 

Mejoraría con:

-Quickshifter

-Caballete central de serie

Así vemos la Moto Guzzi V85 TT Travel

En carretera: 4

En ciudad: 3

Pasajero: 4

Confort: 5

Equipamiento: 3

Autovía: 4

(Puntuación de 1 a 5)

La Moto Guzzi V85 TT Travel es una moto diferente y original y eso, hoy día es un valor importante. Estéticamente bien conseguida, con buen nivel de equipamiento, pretende ser una moto agradable y polivalente, y eso lo consigue bien. Divertida en la carretera, muy cómoda en la autovía y en la ciudad, es una moto ideal para usar a diario, en salidas esporádicas o en viajes. Sí echarás de menos un caballete central a la hora del mantenimiento -aunque no necesitas tensar la cadena, lo más frecuente- u otros detalles de equipamiento. Cómoda también para viajar con pasajero, la equipación Travel está bien pensada para ese desempeño.

Moto Guzzzi V85 TT Travel

Más información de la Moto Guzzi V85 TT Travel

 

Moto Guzzi V85

0 Comentarios