Equipamiento de moto para verano: cómo cuidarlo para mantenerlo siempre listo

equipamiento moto verano cuidados apertura
Equipamiento de moto para verano: cómo cuidarlo para mantenerlo siempre listo
Santiago Herrero
Santiago Herrero
El equipamiento de moto es imprescindible no solo en verano, sino para el resto del año, aunque nos cueste más usarlo ahora, durante los meses más cálidos. Aprende a cuidarlo y mantenerlo siempre listo para la acción.

El equipamiento de moto para verano se compone de las prendas habituales que usamos durante todo el año, si bien la adaptación de cada prenda al clima que “sufrimos” durante el período más cálido de la temporada es, inevitablemente, una necesidad para mantener el confort a los mandos de una moto. Casco, guantes, chaqueta, pantalones y botas cumplen su función también en los días en los que usamos la moto a más de 25 grados de temperatura ambiente y, precisamente por esto, porque necesitamos cada uno de esos componentes haciéndonos valer de sus capacidades de protección en un momento tan delicado como el que actualmente vivimos, requerirán unos cuidados mínimos pero importantes a la hora de rentabilizar la inversión que hicimos en el momento de su compra.

Una vez tenemos claro que el hecho de movernos en moto implica el hecho de hacerlo equipados de manera conveniente, y tras decidir qué comprar en función del tipo de moto, uso que le vamos a dar o ámbito en el que será empleado, solo queda cuidar al máximo nuestras prendas para que nos duren temporada tras temporada. Deberemos tener en cuenta la máxima que todo lo explica: en un porcentaje cercano al cien por cien, lo barato suele salirnos caro, ofertas y promociones de productos de calidad contrastada aparte. Se trata de una máxima que aparecerá de vez en cuando con el único ánimo de justificar situaciones y circunstancias con las que nos toparemos, usando según qué tipo de equipamiento.

casco interior verano cuidados

Todas las noticias, novedades y consejos útiles de USUARIO para mantenerte informado

Equipamiento de moto de verano: el calor que todo lo puede

Calor, mucho calor, desproporcionado. Eso es lo que sentimos en los lugares donde aprieta el sol sin compasión, zonas donde no encontramos ventilación y lugares donde el milagroso aire acondicionado no es capaz de llegar. Como bien sabrás, esto que acabas de leer describe con fidelidad al usuario de la moto en plena acción: rodamos bajo un sol de justicia que consigue aumentar la temperatura proveniente del exterior, la ambiente que, unida al fuego que emana del interior del motor, provoca una situación de estrés absoluto en nuestro cuerpo.

Ya que el calor todo lo puede, no nos queda otra que pelear contra él… pero no sin las armas adecuadas porque, sencillamente, resultará una empresa baldía. Y como hablamos de desplazarnos bajo el sol, algo inevitable, al menos sí podremos pelearnos contra el asunto de hacerlo encerrados en prendas “sin aire acondicionado”, o con mínima e incluso nula ventilación. Encontrarás en el mercado cascos con un sistema de ventilación funcional, más allá de atractivas tomas de aire y protuberantes alerones posteriores, en tu casco integral; de acuerdo, podrías usar un modelo abierto con pantalla protectora hasta la barbilla, pero no esperes el mismo resultado si sufres un accidente.

casco initerior verano limpieza cuidados

¿Cómo mantengo el casco en perfecto orden de revista, teniendo en cuenta que atrapa todo el calor que genera nuestra cabeza, la cara y el cuello? Lo primero, has de saber que los materiales interiores antialérgicos no siempre reaccionan del mismo modo en un integral muy económico que en otro modelo de reconocido prestigio y mayor inversión requerida en la compra. No reaccionan del mismo modo ante la generación de sudor por nuestro cuerpo que, por cierto y como bien sabrás, es la forma natural que tiene nuestro cuerpo para autorregular su temperatura de “funcionamiento”. ¿Qué sucederá en un casco “mono y sorprendentemente barato” un día tras rodar en moto con mucho calor? Irá acumulando las partículas más nocivas en su interior y, como la ventilación probablemente tampoco sea su fuerte, lo hará con mayor rapidez, transformándose todo ello en la aparición de malos olores e incluso de granos u otras reacciones cutáneas. ¿Y si te preocupas de limpiarlo a menudo? Hombre, digamos que tardará algo más en “delatarse” pero, ya que nos hacemos esta pregunta, no está de menos incidir en este particular: si dispones de tiempo para realizar una limpieza al interior del casco al finalizar el día, sería perfecto. Existen soluciones específicas para aplicar a modo de spray e incluso toallitas de un solo uso diseñadas para tal fin. Ojo, porque mientras limpian también funcionan como aplicación antiparásita, lo que consigue matar dos pájaros de un tiro. Recuerda que, tras realizar la limpieza, deberás dejar el casco con la pantalla abierta y, si es posible, descansando de lado en un soporte blando para no arañar la superficie lateral de la calota exterior, obteniendo la mayor capacidad de ventilación posible en estático.

dainese dexplorer2 verano cuidados

Guantes de verano: ¡con el calor que hace!

Sí, el calor nos puede ganar la batalla emocional y correr el riesgo de dejarlos en casa, o bajo el asiento del scooter donde, dicho sea de paso, también se calentarán… y mucho. Sin embargo, su correcto ajuste en nuestras manos es absoluta y totalmente necesario. Por cierto, y ya que hemos hablado del cuidado del casco, algunos usuarios parecen como si vieran en el interior del mismo el alojamiento perfecto para dejar los guantes una vez estacionan en el destino. Gran error. Toda la suciedad que se va acumulando en la superficie exterior del guante se verá entremezclada con las bacterias acumuladas producto de la sudoración interior de nuestra cabeza. El resultado, si lo contempláramos “a vista de microscopio”, provocaría tal rechazo que dejaríamos de obrar de este modo.

¿Y qué hacemos con los guantes? En este caso, tal vez lo más complicado sea decidir qué podremos hacer en, por ejemplo, nuestro lugar de trabajo, ya que teniendo en cuenta que lo ideal es dejar que se ventilen lo mejor posible, desgraciadamente a nuestro jefe no le gustará demasiado encontrarse con un par de “guantes moteros” ahí, encima de la mesa, o cerca de la ventana, o… En fin, ya sabes. Si sufres a un superior tan maniático con el orden y la presencia, tendrás que buscar una zona en tu cartera o mochila para dejar los guantes lo más abiertos y abombados posible, esto es, con el hueco de entrada de la mano tan abierto como puedas, y nunca en contacto con otras pertenencias si no quieres compartir ácaros y demás “bichejos” de los que te desprenderás no antes de regresar a casa, donde aquí sí se vuelve imprescindible un lugar con ventilación, a ser posible, para dejarlos secar de la guisa que te comento. Sepáralos uno de otro y déjalos abiertos al máximo, no solo a la altura de la caña, sino también cada uno de los dedos. Y si decides mantenerlos casi, casi como el primer día, recuerda que los colores claros serán los que más sufran pero el remedio es sencillo: las toallitas de las que hablábamos para el interior del casco o los limpiadores antibacterianos salvarán el lustre exterior. No suele ser caro y solo requiere unos minutos de tu tiempo al finalizar la jornada.

chaqueta ducati ventilada verano cuidados

Toda la información que necesitas de EQUIPAMIENTO para estar al día

Chaqueta y pantalones de moto: sin protecciones no hacemos nada

Una vez hemos llegado a este punto y tras analizar los cuidados de tu casco y guantes, los mismos procedimientos son compatibles con el resto del equipamiento motociclista. Como ya sabemos, solo las chaquetas de moto nos ofrecerán la protección requerida en caso de necesitarla, por lo que las “americanas” del traje o las finas chaquetas de piel de vestir que algunas chicas emplean moviéndose en scooter por la ciudad, camino del trabajo, garantizan una larga estancia hospitalaria al enfrentarse a un imprevisto accidente.

Como no podía ser de otro modo, las chaquetas ventilada hacen furor entre los motoristas más habituados a rodar soportando ambientes muy cálidos. Atención aquí a las variaciones de temperatura que, durante cualquier mañana de rodaje antes de que el sol haga acto de presencia, podría castigarnos con una amplitud térmica que nos congele en las primeras horas del día, para lo cual las chaquetas ventiladas con finos forros interiores desmontables se presentan como la solución perfecta; un forro que, como supondrás, deberás retirar en cuanto la temperatura lo requiera y siempre antes de causar mayor calor al cuerpo y, con ello, una dosis extra de sudor que quedará acumulada en las paredes del forro en cuestión. Si llegaras “tarde” a su desmontaje, recuerda sacarlo de donde lo hayas guardado y ventilarlo antes de volver a usarlo. ¿Y por qué no lavarlo antes de nada? Es justo lo que deberías hacer con la chaqueta en cuestión. Su paso por la lavadora, después de haber desmontado cada una de las protecciones instaladas en su interior y con un programa de lavado a temperatura mínima, nunca estará de más, sobre todo teniendo en cuenta lo que le exiges cada vez que sales ahí fuera con ella y tu moto. ¿Podrías emplear las toallitas de las que hemos hablado antes? Sí, pero como mal menor. Lo lógico es que “tires de lavadora” a poco que le hayas dado un uso continuado. Y ya sabes: al llegar a tu destino, intenta dejarla colgada de una percha en un lugar con ventilación, lo más abierta posible; abre los ajustes si fuera necesario porque, en realidad, tampoco es tan grave volver a dejarlos en su lugar cuando vuelvas a salir con la moto…

racered vaqueros moto verano cuidados 1

Todo ello también es aplicable a los pantalones de moto, especialmente los tejanos cuyo tejido no siempre se lleva bien con el calor, incluyendo un secado más o menos rápido, pero no rechazan entrar a la lavadora llegado el momento. No tanto en scooter, pero rodando a los mandos de una moto convencional, los calores generados por el motor y la suciedad que acumulan nos obligan a meterlos en la lavadora, al menos, una vez por semana si los usas casi a diario. El procedimiento una vez termina la jornada es el mismo que con la chaqueta: cuélgalos bien abiertos mediante una percha para que reciban la mayor ventilación posible.

botas verano cana media verano cuidados

Calzado de moto: más suele ser mejor

Con el calzado para rodar en moto sucede como con las calidades del equipamiento en general: cuanto más alta sea su caña y más protección ofrezcan, mejor para mantener nuestras extremidades inferiores con la salud que nos gustaría disfrutar. El problema aquí es que difícilmente encontraremos un par con la ventilación necesaria para que no suframos temperaturas de escándalo en el interior; algo difícil de resolver en una bota de caña alta. En realidad, no suele ser mala idea dar prioridad a la protección frente al calor en plena marcha. Pero en cualquier caso, los productos estandarizados de limpieza y desinfección para interior de calzado suelen ser la mejor ayuda para mantener nuestros pies siempre frescos y lo más libre posible de los duros efectos del calor.

Al acabar el día, deja la bota con la máxima ventilación posible y, en caso de ser de caña alta, con las cremalleras y velcros abiertos impidiendo que la propia caña quede doblada, reduciendo la entrada de aire al interior. En caso de una bota baja, por ejemplo con cordones, ábrelos al máximo y aplica el producto de limpieza interior al poco tiempo de quitártela. Por el exterior, en función del material (piel natural o sintética) así será el cuidado que debas aplicar, siempre evitando apretar mientras limpias y dejando de lado elevadas cantidades del producto elegido que “empapen” la superficie.

Ya sabes: evita malos olores y condiciones insalubres en tu equipamiento motorista veraniego, independientemente de las calidades del mismo aunque, como ya sabrás, de ello también dependerá que la prenda te dure más de una temporada y su conservación en un correcto estado de uso y disfrute.