Prueba Brixton Crossfire XS 125: Decir divertida es poco

32 Prueba Brixton Crossfire XS 125: Decir divertida es poco
Fotos: Prueba de la Brixton Crossfire XS 125
Daniel Navarro
Daniel Navarro
No debe ser ningún juego, ni mucho menos, una situación real de fuego cruzado, pero sí es el nombre, en inglés, de algunos de los modelos de Brixton. La marca especializada en motos retro produce, en varias cilindradas, su Crossfire. Esta pequeña Brixton Crossfire XS 125 es la más juguetona.

Brixton tiene en su catálogo un buen número de modelos de 125 cc. Todas disfrutan de un estilo retro y se encuentran disponibles en distintas gamas, alguna poco vista aún, como es la espectacular Rayburn. Incluso encontramos también una 250 y, más arriba, la 500 de la que nuestra protagonista toma el nombre y ciertas líneas, Crossfire, en versión estándar, X y XC, todo ello a la espera de una próxima Cromwell 1200. Pero hoy, en nuestra prueba, le toca el turno a una moto muy especial. Sí, pertenece a la gama Crossfire, pero esta lleva por apellido «XS», haciendo referencia a su reducido tamaño, con ruedas de 12″ que le dan ese aspecto y tamaño de «pit bike», solo que en este caso es una moto perfectamente utilizable por la calle

Es, de hecho, un segmento de motos en boga. Fue Honda, hace ya unos años, quien inició este crecimiento con su MSX. Era una moto de rueda pequeña, rápida y ágil. Benelli trajo entonces su TNT 125, con estética agresiva para ser una pequeña «pit bike» matriculable, similar en planteamiento a la japonesa pero a un precio más reducido. Desde entonces varias marcas han entrado en este mercado. Macbor dispone de la Fun 125 y Mitt de su PK 125 que, además, tiene el plus de parecerse a una Ducati Monster de hace unos años, a escala. Por cierto, no podemos dejar de lado la Honda Monkey 125, que podría clasificarse como una moto de este estilo pero con más equipamiento y, sobre todo, con un estilo muy llamativo que quiere recordar a aquellas Monkey infantiles de los años 70.

Brixton Crossfire XS 125 9

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODOS LOS MODELOS BRIXTON del mercado

Es un segmento que si bien en las grandes ciudades no parece terminar de cuajar (cuando tendría todo el sentido del mundo), en la costa y, sobre todo, en las islas, ha sido un auténtico boom, reforzado por las ventas para las empresas de alquiler. Se ve que eso del aspecto desenfadado que las ruedas de 12″ dan a estas motos se vincula subconscientemente a ese estilo playero, y parece que en el centro de Madrid o Barcelona «no pega». Sin embargo, cuando pruebas esta y sus rivales te das cuenta de lo que nos estamos perdiendo

Si necesitas una moto para la ciudad, no descartes la Brixton Crossfire XS 125: aparca en cualquier sitio, pasa por todos lados, corre más que suficiente y es tan estable como necesitas. De hecho, a malas, la metes en el ascensor y te la subes a casa. Eso sí, si te pillan, no ha sido idea mía. Eso en cuanto a ventajas, digamos, objetivas, porque además es muy divertida de llevar. Cualquiera sentado en su asiento llega sobradamente al suelo. El tacto de mandos es bueno y la moto acelera bien; no es ningún avión, claro, pero suficiente para su tamaño. Con buenos frenos y unas suspensiones que trabajan mejor de lo que te esperas, puedes llevarla deprisa en curvas, tirarla y levantarla con facilidad… hasta tocar con las estriberas. Muy divertida.

Brixton Crossfire XS 125 5

CÓMO ES LA BRIXTON CROSSFIRE XS 125

La Brixton Crossfire XS 125 es pequeña pero no una moto «menor», en el sentido de que vayas a echar en falta nada de lo que suele llevar cualquier 125 ciudadana. De hecho, si le miras de lado lo único que verás y echarás en falta es el enorme espacio vacío que los chasis normales de 125 suelen dejar alrededor del motor. Pues bien, en este caso va todo «relleno». Es un chasis bastante normal pero a medida, con tubos de acero, la parte de abajo atornillada directamente al motor y un práctico cubrecárter que evitará suciedad y golpes en esta parte del motor si te metes en el campo, cosa que como veremos no hace nada mal. En la parte ciclo hay cosas curiosas, encontrando una horquilla invertida y un monoamortiguador central detrás; muchas 125 de este precio no alcanzan ese nivel. Los frenos son combinados (cuando tocas el pedal del trasero frena también delante) y están encomendados a dos discos, de 220 y 190 mm respectivamente. Con respecto a los neumáticos, monta unos CST 120/70-12 y 130/70-12 que a la vista parecen iguales, con algo de taco, al estilo trail.

Brixton Crossfire XS 125 6

El motor también puede clasificarse como un clásico entre los 125 cc básicos actuales, siendo un monocilíndrico de 4T refrigerado por aire con culata de dos válvulas y cambio de cinco marchas. Alcanza los 11 CV a 8.500 rpm, con un par de 9,6 Nm a 6.500 rpm, más que suficientes en una moto así, que además declara un peso de sólo 111 kg en orden de marcha

El equipamiento tampoco está mal en una moto de su precio. El faro lleva un aro LED, los intermitentes también son de esta tecnología y además de última generación, de los que se encienden de forma progresiva hacia el exterior, y el piloto trasero también lo es. Lleva una llave personalizada con la «X» de Brixton El cuadro es muy simple: un cuentavueltas ocupa casi toda la superficie, con una pequeña pantalla LCD abajo donde encontramos kilometraje, nivel de gasolina y velocidad. Es algo pequeño (no puede ser de otra forma, claro) y va un poco bajo y escondido por la propia barra central del manillar, lo que te obliga a moverte hacia delante si quieres leer algo. A la hora de aparcar, la pata lateral dispone de desconexión del motor, por lo que no puedes dejarla aparcada en punto muerto sin que se pare.

Brixton Crossfire XS 125 2

PRECIOS Y RIVALES DE LA BRIXTON CROSSFIRE XS 125

Como te decía antes, se trata de un segmento que se ha ido expandiendo gracias al éxito en costas e islas de este tipo de motos. No es el sector de las 125 que más vende, desde luego, pero sí debe haber un número interesante de ventas puesto que cada día entran más marcas en juego. 

Honda es prácticamente la marca que ha recuperado este particular segmento en tiempos modernos. Lo hizo con una preciosa y original MSX que sigue en el catálogo. La actual, de líneas muy cuadradas y algo futuristas, es muy atractiva y llamativa. Entrega 10 CV para 102 kg con cambio de cinco marchas. Con sus 3.850 euros, no es ni tan llamativa ni tan cara como la preciosa y divertida Honda Monkey 125 por 4.125 euros, una moto que se ha dibujado teniendo en mente las Monkey 50Z de los años 70, la infantil que es casi un icono de aquella época. Lleva la misma mecánica, pero en este caso se declaran 9 CV para 107 kg con las mismas ruedas de 12″ y mayor equipamiento, como ABS de un solo canal a la rueda delantera. 

Brixton Crossfire XS 125 7

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODOS LOS MODELOS DE 125 cc del mercado

Benelli es de las que más éxito han tenido hasta ahora con estas motos. La Tornado Naked T 125 (TNT 125) dibuja líneas de naked sport a escala. Se permite un asiento trasero sobre un colín afilado, el escape elevado o la horquilla invertida. Entrega 12 CV y pesa 121 kg pero tiene un precio más accesible, 2.399 euros. Al mismo precio se vende la Macbor Fun Plus, una moto divertida, con una moldura lateral que imita un chasis multitubular y un escape de tres salidas. Con las pinzas pintadas en rojo, es una pequeña naked deportiva con ínfulas de MV Agusta. 

Mitt tiene una «mini Monster» en su PK 125, con 9 CV para 102 kg. Con el mismo truco del chasis falso simulando un multitubular y horquilla invertida, es también una moto simpática y divertida. Cuesta 2.095 euros. Y la más barata del segmento actualmente es otra moto curiosa, la Sumco Dingo 125, una réplica de las Honda Dax de los años 70 con el mismo tipo de chasis en chapa estampada formando una «T», cilindro horizontal y manillar plegable. Es también la más pequeña de todas ellas, pesando solo 76 kg para 9 CV y ruedas de 10″ en vez de las típicas de 12″ de todas sus rivales. Cuesta 2.089 euros.

CÓMO VA LA BRIXTON CROSSFIRE XS 125

No sé si has probado alguna de estas pequeñas motos de ruedas de 12″. Si es así, nada de esto te sorprenderá. Si no las has probado, estás tardando, porque son realmente sorprendentes. Yo creo que he tenido la suerte de haber probado todas, menos la Sumco, y sigo sorprendiéndome. Me imagino que cuando ves una cosa tan pequeña tienes la sensación mental de que va a ser poco estable, que el manillar va a tener tendencia a cerrarse cuando quiera, o que cuando llegas a un bache va a pegar un bote terrorífico debido a unas suspensiones que enseguida hacen tope. Nada de eso ocurre.

Brixton Crossfire XS 125 1

Subirte (o bajarte, no sé cómo sería más correcto) es muy fácil, como es lógico. Una vez sobre el asiento es cómoda, algo duro de mullido, pero se supone que no vas a cruzar países con ella. Los mandos están en una posición perfecta y tienes buen tacto, aunque está hecha para adultos: ni vas encogido ni nada parecido. Arrancas y ya no puedes poner la pata, porque se parará. Tiene un sonido ronco, de 4T grande. El embrague ofrece un recorrido de maneta muy corto para mi gusto, pero mantienes un tacto correcto. Metes primera, sueltas y andando. El motor sube bien de vueltas y la moto no acelera nada mal. Viendo datos de potencia y peso, o que en recta le cuesta alcanzar 100 km/h, podemos concluir que se ha montado un desarrollo más bien corto que beneficia aceleraciones y recuperaciones. Los frenos disponen de buen tacto, permitiendo usar sólo el pedal o también la maneta y unas suspensiones que sorprenden por su buen funcionamiento, a pesar de no poder tener un recorrido largo. 

Brixton Crossfire XS 125 12

En la ciudad es divertida de llevar. El radio de giro no es su punto fuerte, pero a base de maniobrar sin problemas acabas metiéndote por donde te dé la gana. Tiene además más altura de cárter de lo que parece, pero eso no quita para que subir y bajar bordillos requiera cierto cuidado. En curvas y esquinas tienes bastante agarre en seco, aunque poca sensación de ello en el manillar. Eso sí, con su tamaño te llega la sensación de que si pasa algo puedes ponerte de pie y se va ella sola entre tus piernas. Al final, rodar rápido es divertido y llegar a tocar con los estribos no es tan fácil como al principio puedas pensar.

Brixton Crossfire XS 125 14

La carretera no es su hábitat natural. A tope, en 5ª (y este motor estaba apenas rodado) consigue pasar por muy poco de los 100 km/h. El chasis aguanta de sobra, pero tienes la sensación de llevarla muy forzada en todo momento. Su caminar normal debe estar entre los 85 y 90 km/h, suficiente en pequeños desplazamientos y de sobra en ciudad, pero en las autovías de entrada y salida y circunvalaciones vas muy justo. Para compensarlo, nos ha sorprendido en el campo: se agarra bien con el suelo en su punto justo de humedad, traccionando de manera correcta con una primera corta y la posibilidad de remar con los pies cuanto quieras para subir unas «trialeras» que, con otras 125, lo pasarías mal. Sin duda es divertida de llevar por aquí o para pasear por caminos. Una faceta que no esperábamos.

Brixton Crossfire XS 125 13

LO MEJOR

-Estética 

-Facilidad y agilidad 

-Equipamiento 

MEJORARÍA CON

-Embrague corto de recorrido

-Pata lateral con desconexión del motor en punto muerto 

-Cuadro poco visible 

ASÍ VEMOS LA BRIXTON CROSSFIRE XS 125

En carretera:

En ciudad:

Pasajero:

Confort:

Equipamiento:

Autovía: 1

(Puntuación entre 1 y 5)

La pequeña Brixton Crossfire XS 125 es una gran moto urbana, una manera divertida de pasear por el campo y, sobre todo, una moto agradable y fácil para cualquier persona. En la carretera o en autovía se queda algo justa por prestaciones, pero tampoco se ha pensado para ese entorno. En ciudad es muy ágil y va tan bien como cualquier 125 grande, e incluso mejor que algunas de ellas. Es cómoda para hacer pequeños desplazamientos, permite llevar de cuando en cuando a alguien detrás y tiene un equipamiento acertado, aunque mejorable en aspectos como el cuadro o la pata de cabra.

Brixton Crossfire XS 125 8

Más información de la Brixton Crossfire XS 125

 

0 Comentarios