Neo-retro, naked, trail… Tres por uno para el carné A2

36 Neo-retro, naked, trail… Tres por uno para el carné A2
Prueba de la Benelli Leoncino 500
Daniel Navarro
Daniel Navarro
Parece evidente que Leoncino quiere decir "leoncito" en italiano. No es un capricho, hay razones históricas para ello. Es un nombre recuperado para esta atractiva moto retro A2 de 500 cc bicilíndrica que, en su versión Euro 5, ha afilado las uñas para resultar más juguetona.

Supongo que sabes que Benelli se fundó en Italia, concretamente en 1911. Es una de las marcas vivas más antiguas del mundo. Algunos menos sabrán que fue en la ciudad de Pésaro donde nacieron y se construyeron durante muchos años, y quizá todavía menos que en el escudo de la marca, desde los años 30, solían figurar (no siempre, porque en los ‘60 desapareció temporalmente) un león que representa fuerza, potencia y agilidad.

En 1951, en pleno éxito de la marca que acaba de ganar el mundial de 250 cc justo un año antes, Benelli lanza una pequeña deportiva de 125 cc bajo el nombre de Leoncino, en referencia a ese felino de su logo. Querían representar con ello que, a pesar de atacar las cilindradas bajas, esas características de agilidad y potencia, sin embargo, se mantendrían. Era, en definitiva, un pequeño león que venía representado en una pequeña figura sobre la aleta delantera. Pronto ganará buena reputación: anda bien, es sólida y será uno de los grandes éxitos de la historia de marca llegando, con varias versiones y modificaciones, hasta los años 70.

Benelli Leoncino 500 1

Desde finales de los 70 hasta bien entrado el siglo XXI, Benelli no pasará los mejores momentos de su historia con cierres, cambios de propietario, crisis, fallos técnicos en modelos clave… de todo. Hasta que en 2005 es el grupo chino Qianjiang quien se hace con la marca. Se creó un nuevo centro de diseño I+D, otra vez en Pésaro, y de allí llega una nueva época, si no dorada, al menos luminosa, en la historia de la marca con el motor 502. Un bicilíndrico de 500 cc cuyo «2» del final proviene de la forma de los años 70 de nombrar los modelos de la marca. Recordemos las 500 o 650 «quattro» (504 o 654 pone en la moto) o las famosas 750 y 900 «Sei» y que ha supuesto que la marca vuelva a figurar en algunas de las listas de las motos mejor vendidas. En este caso, con la Benelli TRK 502, una trail exitosa, diseñada para atacar directamente el segmento de las motos para el carné A2.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODOS LOS MODELOS BENELLI del mercado

Este último éxito llega porque el motor alcanza buena nota y está montado en una moto que se comporta bien. Con la TRK perfectamente asentada en el mercado, Benelli decidió embarcarse en otros proyectos con idéntico propulsor, recuperando esa denominación de Leoncino que en Italia suena a deportiva, a historia, y con este motor se diseñó la moto que hoy nos ocupa. Una naked de estilo retro y comportamiento sport acertado y divertido, fácil de llevar en ciudad y bien terminada. Ahora ha recibido algunos retoques para la versión 2022 que la han convertido en una moto todavía más atractiva, más divertida y efectiva.

Cómo es la Benelli Leoncino 500

No hay grandes novedades en la Benelli Leoncino 500. Es la misma moto que conocemos con ligeros retoques para mejorarla, además de superar ya la norma Euro 5. Antes era una moto ágil, no muy alta, compacta y con muchos componentes sobredimensionados para ser una 500 cc de 47 CV y resultar estéticamente más atractiva.

Benelli Leoncino 500 8

Así, sigue llevando el chasis multitubular en acero que estrenó en su primera versión. No hay modificaciones en un elemento que desde el primer día demostró su validez en todos los sentidos. El motor tampoco ha sido renovado en profundidad. Es un propulsor de desarrollo propio, de dos cilindros con culata de cuatro válvulas mandadas por dos árboles de levas en cabeza y una cilindrada real de 499 cc. En planteamiento es similar al de una Honda CB 500, pero con una diferencia básica: el calado del cigüeñal es a 360º, algo muy clásico pero hoy día muy poco empleado. Eso le da buenos bajos y un sonido claramente más grave y un tacto más personal, con más «picante» que otros bicilíndricos parecidos. Para evitar vibraciones emplea un eje de equilibrado, algo que hoy día es casi una obligación en un motor moderno, y con la adecuación a Euro 5 no ha implicado pérdida de potencia ni respuesta con cifras de 46,7 CV a 8.500 rpm y 46 Nm a 6.000 rpm, esto es, calculado para el carné A2.

Y entramos en las «sobredimensiones» con una enorme horquilla invertida de 50 mm de diámetro, dos discos de 320 mm delante y pinzas radiales, todo de fabricación propia y con un funcionamiento más que correcto, que le dan una apariencia delantera brutal de moto grande. Y curiosamente no se hace pesada de delante ni siquiera al maniobrar. En este apartado solo el ABS es de proveedores exteriores (Bosch). Detrás lleva un amortiguador montado sobre un sistema Cantilever regulable en precarga, mediante un pomo que queda bastante a mano en el lado derecho de la moto. El basculante es en tubo de acero doble, con formas originales, con el portamatrículas por el lado izquierdo, abajo, saliendo del centro de la rueda. Acertado estéticamente.

Tampoco hay mucho más equipamiento para reseñar. La llave es de tipo «navaja», lleva un cuadro digital LCD en blanco y negro un tanto escueto pero de buena lectura, un manillar y mandos de calidad con buen tacto y posición correcta, y una pata lateral “sola”, sin caballete central. Monta intermitentes LED con un faro principal de diseño muy bonito, con formas complejas, una línea LED y la marca de la moto en el centro. Y lo más llamativo: el pequeño león sobre la aleta delantera que ha cambiado de color en esta versión, ya que antes era plata y ahora es negro.

Benelli Leoncino 500 3

Precios y rivales de la Benelli Leoncino 500

Hace varias temporadas, cuando Benelli presentó su primera Leoncino 500, fue prácticamente la primera «neo-retro» de dos cilindros para el carné A2. Ahora las cosas han cambiado y hay donde elegir. Además, será interesante poner en la lista alguna de las naked sport de la cilindrada, de precio y prestaciones similares, para comparar.

La Benelli Leoncino 500 sale en 6.199 € en su versión normal (la probada) aunque hay también una versión «Trail» al mismo precio, con llantas de radios. Entre las rivales más claras, la primera que salta en la lista es la Brixton Crossfire 500 a 6.199 € para una reinterpretación original del concepto retro, con líneas rectas y afiladas, con una parte delantera también musculosa y el motor de dos cilindros de inspiración Honda que emplean muchas de las motos que vamos a ver aquí. Bien equipada, es una moto todavía poco vista y similar en prestaciones a la Benelli.

La marca española Macbor ha presentado no hace mucho su nueva gama retro Eight Mile 500. De ellas la más parecida a esta Leoncino es la STR, de llantas de palos y un enfoque más asfáltico que la SCR, de llantas de radios entre otros detalles. Cuesta 6.299 €, entrega 47 CV, emplea el mismo motor basado en el CB pero fabricado en China que ya conocemos de la Macbor XR5 Montana, y los acabados de alto nivel que la marca ya alcanzaba con la trail.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODOS LOS MODELOS RETRO PARA EL CARNET A2 del mercado

La Voge 500 AC es la versión de estilo retro de la marca internacional de Loncin y es la tercera de esta lista con ese motor de dos cilindros parecido al Honda. Sale en 6.289 € y también es similar tanto en potencia como en equipamiento. Por supuesto hay que mencionar a la original, aunque hasta la fecha no haya una versión retro: una Honda CB 500 F, en su última versión, sale en 6.350 €, poco más cara que estas, con no mucho menos equipamiento, un funcionamiento perfectamente afinado con los años, impecable e irreprochable, pero con una línea algo más anodina.

Benelli Leoncino 500 2

Saliéndose un poco de este estilo, cabe mencionar la Husqvarna Vitpilen 401 por 5.849 € para una monocilíndrica de menos cilindrada, más ligera y compacta, que con 44 CV se acerca en prestaciones a las bicilíndricas, pero con una posición de conducción que hay que pensarse, vamos, que es muy bonita pero no muy cómoda. Con el mismo motor y chasis, sin estilo retro sino todo lo contrario, la efectiva y divertida KTM Duke 390 cuesta, en su última versión, 6.099 €, siendo más cara que la original y especial Husqvarna. Así es la ley de la oferta y la demanda.

Otra moto que se sale de los rivales directos, pero de la que hay que hablar, es de la Royal Enfield 650. De las dos versiones disponibles, hemos elegido la Interceptor de estilo más turismo, con motor de dos cilindros y misma potencia pero mejor respuesta en medios y bajos, gracias a su mayor cilindrada. Sale algo más cara, 6.789 euros, pero es para planteártelo en una moto cuyo comportamiento sport sorprende cuando llevas neumáticos de calidad.

Cómo va la Benelli Leoncino 500

De todas las cosas que se pueden decir de lo que es la Benelli Leoncino 500, hay una que me resuena más fuerte dentro de la cabeza: agradable. Es una moto realmente agradable en general. Cuando la ves te das cuenta de ello. Es bonita, algo agresiva y algo retro, no muy grande y entra por los ojos, sacándote una sonrisa cuando ves el «leoncino» en la aleta delantera. Es también atractiva de acabados con el manillar en negro mate y una escala para ayudarte a colocarlo centrado, el faro con el nombre «Benelli» dentro, las formas del depósito o el asiento. Y después, es agradable cuando la pones en marcha, con una posición cómoda, un sonido ronco atractivo, sin vibraciones molestas o ruidos mecánicos. En ciudad, en carretera… siempre es, cuando menos, una moto agradable de llevar.

Benelli Leoncino 500 9

Mide 815 mm de altura de asiento y pesa, en orden de marcha, 207 kg. No son cifras de moto precisamente pequeña, sino más bien lo contrario aunque no lo parezca, ni a la vista (quizá también sea sensación mía porque ha compartido garaje estos días con una Ducati Multistrada V2) ni en marcha. Yo, con mi 1,65 m, llego relativamente bien al suelo con un pie y la punta del otro. Es fácil moverse sobre el asiento y tienes una posición de conducción bastante neutra, tirando hacia lo sport, con los pies algo más atrás y las manos abiertas y un poco altas.

No se notan los kilos ni a la hora de levantarla de la pata de cabra ni a la hora de maniobrar. Gira bastante, algo que a la vista, con esa gigantesca horquilla de 50 mm, no parecía fácil. De suspensiones va bastante bien ya que no se siente dura, pero sí sujeta al suelo sobre buen asfalto. Y en cuanto a los frenos, parecido, con buen tacto delante y detrás y un poder de detención más que suficiente gracias a esos pedazo de discos y pinzas radiales.

Así la moto, como te decía, resulta siempre agradable. En ciudad se mueve mejor de lo que parece. Es cómoda de asiento y a pesar del manillar algo ancho, pasa bien entre coches. En esta versión Euro 5 se ha modificado el desarrollo de transmisión y se ha hecho más corto. Ahora acelera mejor y puedes aprovechar bien los bajos del motor. En ciudad no es difícil circular en 5ª a bajas vueltas, sin tirones y con buena capacidad de acelerar. Por comparar, el motor tiene unas prestaciones similares a cualquiera de sus rivales bicilíndricas y quizá no sea tan suave y «eléctrico» como el Honda, pero sí tiene más «viveza», más carácter y personalidad.

Benelli Leoncino 500 13

Si sales de la ciudad en las circunvalaciones o vías rápidas, también apreciarás esos nuevos desarrollos de cambio más cortos. A velocidad legal, a 120 km/h, vas a medio gas. Si la dejas bajar a 90 km/h, gira el motor a 4.000 rpm con todavía muy buena capacidad de recuperación. Si te metes en un circuito o te da por cruzar Alemania por las Autobahn, llegas a verle rozar los 180 km/h por debajo incluso subiendo, pero vas al límite. Por cierto, un fallo que sí hemos observado es que el cuentavueltas tiene marcado como zona límite (no está en rojo) por encima de las 10.000 rpm, pero cuando te metes en las 9.000 rpm, en la zona todavía «permitida» del cuentavueltas, llegas al corte de encendido.

Entre curvas es muy divertida de llevar. A pesar de la gigantesca horquilla, los Pirelli Angel GT que monta nuestra unidad demuestran un agarre fantástico y lo transmite bien a través del manillar. Gira rápido y también es capaz de cambiar de inclinación con velocidad y precisión. Con frenos sobrados y buena palanca de manillar, es divertida de llevar deprisa y te hace llegar muy buena sensación. También aquí ayuda ese nuevo desarrollo corto, que permite acelerar casi en cualquier marcha y subir otra rápido para continuar acelerando hasta la siguiente frenada. Un gatito juguetón, que te divertirá sea cual sea tu nivel.

Benelli Leoncino 500 14

LO MEJOR

  • Ágil en ciudad, divertida en carretera
  • Comportamiento sano
  • Moto poco vista y original


MEJORARÍA

  • Falta caballete central
  • Cuentavueltas «engaña»

Así vemos la Benelli Leoncino 500

  • En carretera: 4
  • En ciudad: 4
  • Pasajero: 4
  • Confort: 4
  • Equipamiento: 3
  • Autovía: 3


La Benelli Leoncino 500 está pensada para la ciudad y salidas esporádicas a carretera. No es una moto especialmente pensada para viajar, para eso está la TRK, pero no lo haría mal a una velocidad tranquila y sin mucho equipaje. El desarrollo corto la penaliza manteniendo una velocidad de crucero elevada en una autopista, pero le da buena respuesta en esos escenarios para los que sí ha sido pensada.

Ahí, en la ciudad, es una gran opción y en carretera es más divertida que esa hermana TRK, con mejor comportamiento, más juguetona y ágil. El pasajero tiene buen espacio, pero no excesivo. Y el equipamiento es el justo, sin llegar en ningún caso a lo lujoso. Qué gran idea sería montarle un “quickshifter” a una moto así…

Benelli Leoncino 500 11

Más información de la Benelli Leoncino 500

 

Benelli Leoncino

0 Comentarios