Conducir en moto con frío intenso: consejos para hacerlo más llevadero

conduccion frio cierre
Conducir en moto con frío intenso: consejos para hacerlo más llevadero
Santiago Herrero
Santiago Herrero
Conducir una moto con frío intenso lo complica todo… o no tanto. Sigue estos consejos para protegerte bien equipado y no pares de usar la moto a pesar de los rigores invernales.

Las ventajas de desplazarnos en moto a todas partes resulta evidente, más todavía para los que lo hacemos de manera habitual. Pero hay quien no lo ve del mismo modo cuando el frío aprieta de verdad, momento que se suele elegir para dejar la moto aparcada y comenzar a sufrir atascos en coche o apreturas en el transporte público.

Siendo objetivos, debemos reconocer que la movilidad en hora punta dentro de las capitales más pobladas de nuestro país se convierte en un asunto delicado, incluso en moto. A los días que arrecia la lluvia se le suman los que, por caprichos de la Madre Naturaleza, bajan las temperaturas de manera casi repentina y considerablemente, lo que “destroza” nuestro cuerpo afectando a todo: reflejos, atención, tacto, temperatura corporal, sensaciones a los mandos de la moto, etc.

conducir moto frio gsr invierno

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODOS LOS MODELOS DE MOTOS Y SCOOTERS del mercado

De la cabeza a los pies

¿Qué partes de nuestro cuerpo pueden llegar a verse más afectadas por un frío helador? Dicen que las más alejadas del torso o del corazón. Si tomáramos esto como base, las extremidades quedarían seriamente dañadas. Y efectivamente así es. De hecho, las primeras muestras de congelación las sufriremos en manos y pies, por lo que el mero hecho de dejar de lado estas zonas ya implica que te importa poco tu estado físico; teniendo en cuenta que ruedas en moto y que comenzarás a pasar de perder tacto a un progresivo, y difícilmente regresivo estado de congelación sin sufrir posteriores daños, en cuestión de momentos, deberías prestar un mínimo de atención al asunto. Esta en juego tu salud.

Una vez tenemos claro qué no debemos descuidar, vamos a analizar el resto de detalles que no deberíamos pasar por alto, acompañado por consejos que te serán de ayuda y supondrán cierto grado de dosis extra de seguridad o confort a los mandos que, en situaciones tan críticas como las del azote de temperaturas heladoras, nunca sobran. Hagamos un compendio repasando el cuerpo de la cabeza a los pies.

conduccion frio casco tomas de aire

Contra el frío intenso: problemas y soluciones

-Presta atención al estado de tu casco. Desde la pantalla, pasando por el acolchado interior o las tomas de aire, todo debe estar en correcto estado. En el caso de la pantalla (que no visera, eso es otra pieza), mantenla lo más limpia posible y evita que el vaho se apodere de tu campo de visión. La mayoría de cascos mínimamente fiables disponen de Pinlock interior para eliminarlo. Cuando llegues a tu destino y te lo quites, no dejes el interior húmedo. Procura limpiarlo para tenerlo listo en la siguiente puesta. Lo mismo reza para las correas y el enganche. Por lo que se refiere a las tomas de aire, aunque las mantengas cerradas, es probable que se cuele el aire helado cual cuchillo vengador. Coge un rollo de cinta americana y tápalas. Queda feo, sí, pero mantendrá una barrera sumada al propio cierre de cada ventilación. Los cascos cerrados compuestos por más de una pieza (mentón abatible) dan pie a que se cuele el aire a través de las uniones. Un integral de calidad anula el riesgo.

conducir frio chaqueta berlin 4 estaciones invierno

-La chaqueta, siempre bien abrochada y ajustada. Cualquier resquicio que encuentre el aire para colarse, allí lo tendrás. De nada sirve disponer de muchas cremalleras de ventilación o ajuste si no se cierran bien primero, y segundo si no se protege el recorrido de las mismas mediante solapas, tiras de goma, etc. Como con el casco, se da por hecho que las cierras todas bien, pero si en tu chaqueta queda un espacio entre el final de la cremallera y el tirador… mal asunto. Del mismo modo, si los clips se abren con cierta facilidad o el velcro se despega casi con solo mirarlo, es el momento de que te hagas con los servicios de otra prenda con menos batallas y, ¡aprovecha!, mejor equipada. Recuerda: una buena inversión siempre te será más útil y longeva. Y mucha atención al cuello y las mangas: ajusta todo lo que puedas (sin ahogarte, claro, combinando un cubrecuello o pasamontañas térmico) en la zona alta de la chaqueta y en los brazos procura hacer lo mismo, haciéndote valer de las cañas de tus guantes invernales para colocarlas por dentro. Evita aquí que la propia manga no sea una toma de aire más de las que usas en verano…

conduccion frio guante calefactable 1

-Las manos son el termómetro de tu cuerpo. Una buena pareja de guantes invernales de caña larga será vital para combatir el aire congelado que llega a tus dedos en plena marcha. Adáptate al tacto a los mandos, no es tan complicado. Si con esto no es suficiente, busca un par calefactable, aunque deberás tener en cuenta que su eficacia dependerá de la carga y estado de sus baterías autónomas (si es que no disponen de conexión directa a una toma de corriente o a la batería de tu moto). Y si además buscas un extra, tal vez porque la lluvia no cesa o incluso cae en forma de nieve, piensa en lo bien que te vendría instalar un juego de manoplas en el manillar. Hay marcas que lo tienen muy bien resuelto, tanto el tamaño como la instalación o el propio uso, interfiriendo lo mínimo durante la conducción. Realmente merece la pena en condiciones extremas.

conducir moto frio alpinestars road pro gtx invierno

-Las piernas quedan tan expuestas al frío como las manos. Fíjate en la posición de las rodillas sobre cualquier moto sin carenado. Los años de juventud no son eternos y si castigas el cuerpo durante muchos inviernos, los daños colaterales aparecerán tarde o temprano. Algo que notarás de manera especial en las piernas, donde casualmente nunca habías notado el frío o, al menos, lo aguantabas mejor… Si te desplazas con pantalones tejanos equipado con protecciones, busca una capa más, ya que el frío insistente acabará penetrando el tejido y las protecciones para llegar a los huesos de manera imparable. La opción más “light” es ponerte un pantalón de un conjunto preparado para lluvia: cortará el frío de manera eficaz pero, a cambio, no transpirará; bueno para trayectos cortos y no tanto para hacer kilómetros. La variante más “heavy” la supone el enfundarte unos pantalones de moto textiles de invierno que sumarán fuerzas junto a tus tejanos de moto; más “engorroso” pero sin duda con un plus vital en protección. Por supuesto, cierra todas las cremalleras y ajusta de manera conveniente cada clip, velcro o hebilla, por las mismas razones que hemos visto en la chaqueta. Tómate tu tiempo que merecerá la pena.

conducir moto frio gaerne Helium invierno 1

-No ruedes en moto con cualquier calzado. Además de arruinarte los pies en caso de accidente, sufrirás el frío como nadie yendo en moto con zapatillas de deporte o zapatos convencionales. Una buena bota invernal frenará la acción del aire congelado, algo menos a los mandos de un scooter con los pies tras el escudo, pero pon mucha atención a esto. Cuidado con “equiparte” con doble par de calcetines: todo lo que sea tener “embutidos” los pies en tu calzado habitual provocará todavía más frío, por el mero hecho de impedir el correcto riego sanguíneo en esta zona. Y recuerda que cuanto más alta sea la caña de tu bota de moto invernal, más y mejor cortará en viento.

conducir moto frio Termoscud invierno

Como es lógico, aquellos que hayan elegido un scooter para moverse dentro o fuera de la ciudad, dispondrá de algunas ventajas en esta particular lucha, como es el propio escudo frontal o la pantalla del carenado. Sea como fuere, si le añades la manta térmica al juego de manoplas para las manos, dispondrás prácticamente de una “coraza medieval” frente al frío más helador. Recuerda también vestirte, como primera capa interior, con un conjunto térmico “potente” para frío extremo. Las principales marcas disponen de equipos diseñados para tal fin y suelen aguantar mucha «tralla» y muchos lavados.

En cualquier caso, no requieres más que un poco de tiempo y ciertos cuidados en el equipamiento habitual para intentar pasar de puntillas por los días más duros del año a los mandos de tu moto.

 

0 Comentarios