Prueba Orcal SK 03 300: ¡MúsicA2, maestro!

48 Prueba Orcal SK 03 300: ¡MúsicA2, maestro!
Fotos: Prueba Orcal SK 03 300
Formulamoto
Formulamoto

No hace un mes que nos subíamos a la SK01, la naked 125 de la marca francesa, una moto original con muchas virtudes, pero también con equipo de audio de serie. Ahora toca probar su hermana de 300cc. También con música. Pero para carnet A2.


Hermanas prácticamente gemelas, ya que, como te decíamos en la prueba de la SK01, comparten completamente chasis y carrocería, diferenciándose nada más que en el motor y, lógicamente, en la potencia y prestaciones. De hecho, hasta el color de su decoración es el mismo, de manera que, a cierta distancia, o tienes buena vista para ver el mínimo anagrama en la placa lateral que indica si es «01» o «03,» o para diferenciar las similares formas de sus motores monocilíndricos, o te costará distinguirlas si las pones al lado.

Como ya comentamos en aquella ocasión con la 125, Orcal es una marca francesa creada por el grupo DIP que comercializa en Francia varias marcas, entre otras, Keeway y Benelli. Con el surgimiento y éxito de las neo retro de 125, hace ya algún tiempo decidieron crear su propia marca, siguiendo la conocida fórmula de diseñar en casa y ordenar la fabricación a China. Ahora, tras haber asentado esa gama en gran parte de Europa, entran en el mercado de las naked y, también por primera vez, se salen de esas 125 para vender una A2. En España sí se han visto ya (e incluso probado) alguna de esas neo retro de Orcal, como la Astor. Pero ahora se ha cambiado de importador y, me imagino que, por el contacto, al ser distribuidores de la misma marca, será Keeway/Benelli España el nuevo importador que comercializa ya estas SK a través de su red de concesionarios, bastante más extensa que la anterior.

Orcal SK 03 300

 

Al igual que la 125, la SK03 es una moto interesante. Pero si la pequeña tiene una vena «sport» clara, aunque solo sea por su motor puntero, cercano a los 15 CV máximos de la categoría, la 03 debe acercarse más a una filosofía utilitaria: el motor anda muy bien y tiene buena respuesta, así como una parte ciclo adecuada, pero lógicamente se separa de las cifras de prestaciones de las más punteras de las sport del A2.

Buen par, buena respuesta, una posición de conducción cómoda, en una moto muy ligera y ágil (hechuras de 125, claro) que invita a un uso divertido, muy dinámico, convirtiéndola en una herramienta de transporte ciudadano y de entrada y salida de la ciudad muy conveniente. Tiene el mismo equipamiento que su hermana pequeña, incluyendo ese equipo de audio sobre el depósito que no es habitual y que seguro que hay a quien le encante la idea. Llega, eso sí, a un segmento del mercado bastante poblado y con ofertas de precio y prestaciones similares: incluso en la propia marca que la va a vender tienen competencia: Benelli Leoncino 250, con un estilo más original y retro, similar en potencia y más económica, o la mas potente y poco más cara Benelli 302C, de dos cilindros. Eso sí, esta es la única con música, si eso es un argumento de compra interesante para ti.

Cómo es la Orcal SK 03

Orcal SK 03 300

Como te decía, no es fácil diferenciarla de la 125: básicamente es la misma moto con un motor más grande. Así, se mantiene ese chasis multitubular en acero, con el basculante siguiendo las mismas formas y en el mismo material. Monta en las suspensiones un monoamortiguador en posición central, sin bieletas, y delante, una horquilla invertida de 37 mm de diámetro. En la 125 se mostraban firmes, sin incomodidades, y en la 300 no se aprecia que se hayan variado tarados, por lo que se siente similar. Para frenar, los mismos discos, de 300 mm el delantero y de 240 el trasero, ambos lobulados, para parar los 163 kg declarados, solo 14 kilos más que su hermana pequeña. Sí que se diferencian en el sistema de seguridad de los mismos: la 125 lleva sistema CBS de frenada combinada, una opción que permite ahorrar costes, pero la 300, obligada por ley, sustituye este sistema por un ABS, lo cual, como es lógico, modifica, y mucho, el comportamiento de los frenos.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODAS LAS ORCAL del mercado

El motor es similar en su estructura al 125, pero tiene poco que ver: aquel es el que deriva del diseñado hace unos años por el grupo Piaggio y que llevaron, por ejemplo, las Derbi 125 de 15 CV. Este 300 no tiene ese paralelismo, aunque sigue siendo un monocilíndrico de 292 cc, con culatas multiválvulas y doble árbol de levas, de carrera corta, inyección firmada por Bosch, y caja de cambios de seis velocidades. Declara 27,5 CV a 8.750 rpm con un par de 25 Nm a 7.200 rpm.

Orcal SK 03 300

La moto trae iluminación full led. El cuadro es una pantalla LCD con fondo claro, de buena lectura y diseño correcto, bastante completo, aunque se echa de menos un reloj. Lleva solo una pata lateral, sin caballete central, y detrás, unas asas que permiten maniobrar con ella o que un posible invitado se agarre. Desde un punto de vista estético tiene más detalles interesantes: el asiento tapizado en ese marrón claro, la quilla bajo el motor o la doble salida de escape le dan cierto aire de moto exclusiva y cara, aunque mantiene un precio razonable de 3.799€. Y sí, el equipo de audio merece atención: lleva radio FM, con seis memorias, conexión Bluetooth y enchufe USB bajo el asiento donde meter música en un «pincho». Los altavoces, por cierto, van dentro de esas abultadas tomas de aire (no son reales) a los lados del depósito.

Cómo va la Orcal SK 03

Orcal SK 03 300

No sé si habrás leído ya la prueba de la 125 (si te interesan las dos motos) o no. El caso es que, efectivamente, la prueba de la 125 se hizo antes que la de esta 300. Pero para nosotros fueron muy seguidas: devolvimos la 125 el mismo día que cogimos la 300. Las diferencias, lógicamente, son evidentes en su forma de andar.

Nada más subirte notas la moto exactamente igual. Tienes 14 kilos de diferencia de peso, más o menos lo mismo que la diferencia entre llevar el depósito lleno de gasolina o vacío. Pero además, seguramente gran parte de esa diferencia está muy abajo en la moto: el cigüeñal, el embrague, ejes del cambio son más grandes y pesados. Después, en orden de importancia, culata, cilindro y pistón también aportarán alguno de esos 14 kilos. Estando abajo, esa diferencia de peso se nota muy poco.

La posición de conducción es la misma: pies centrados, algo atrasados. Manos abiertas, a altura natural, y un asiento cómodo, no muy alto. Es cómoda en una utilización normal. Los mandos tienen buen tacto y buena posición. Arrancas, tras encontrar la cerradura de la llave, que va bastante «escondida» a tu vista, por la parte delantera del cuadro. Emite un sonido grave y discreto, y no hay vibraciones. Metes primera, con un embrague suave y un cambio suficientemente preciso y sales. Es una moto, como la 125, agradable. Pero hay mucho más par y potencia: sales rápido si quieres, con una primera algo corta.

Orcal SK 03 300

Con una posición cómoda, buen tacto de mandos y más par y potencia, en la ciudad es ideal. No gira mal, y en el fondo tienes el tamaño de una 125, por lo que resulta fácil en el entorno urbano. Las suspensiones, como te decía antes, parecen firmes, pero pasan bien las pequeñas irregularidades del suelo. Notas un agarre suficiente y buen tacto en el tren delantero. No el de una deportiva de alto nivel, pero sí suficiente para mantener un ritmo elevado. Los frenos sí han cambiado mucho: esos 14 kilos más, junto con las mayores prestaciones, parecen dejar algo justo el esquema que se emplea en la 125. Además, el tacto de la pequeña, con los frenos combinados, hace que, si frenas correctamente, primero con el trasero y después con el delantero, tengas buen tacto en la maneta al mandar presión de frenado con el pie al tren delantero. Ahora ya no es así: detrás se maneja con el pedal y delante solo con la maneta. Resultado: tienes sensación de una ligera falta de mordiente delante.

El motor corre bastante. Es una moto que se mantiene a velocidades de crucero cercanas a los 120 sin muchos problemas. Pero el motor tampoco es como el 125: muy agradable a bajo y medio régimen, aunque arriba sí aparecen vibraciones. No llegan a ser graves o a resultar muy incómodas, pero ahí están. Esto limita un poco tus ganas de llevarla siempre arriba, pero la verdad es que aguanta bien el tipo si te pones a ello, con buen agarre, buena estabilidad y nobleza de reacciones para llevarla deprisa.

Por último, ¿qué tal suena el equipo de música? Bueno, en parado es curioso. Y a baja velocidad, hasta 50 o 60 km/h escuchas la radio (aunque vas dando un poco «la nota», nunca mejor dicho). Por encima de esa velocidad y hasta los 80 o 90 sabes que llevas el equipo encendido, pero no escuchas ya lo que suena. Por encima de esa velocidad suena más el viento y el motor que la radio. Normal.

Lo mejor:

– Líneas elegantes
– Respuesta en bajos del motor
– ¿Música de serie?

Mejoraría con:

– Reloj horario en el cuadro
– Vibraciones
– Tacto de frenos

Así vemos la Orcal SK 03

En carretera: 3
En ciudad: 3
Pasajero: 3
Confort: 4
Equipamiento: 4
Autovía: 3

(Puntuación de 1 a 5)

Una moto con música. Un planteamiento original, seguramente gracioso para los mas jóvenes, pero quizá un poco menos interesante en una A2, pero con una estética de moto «premium» muy acertada. Una moto básica en su planteamiento dinámico (cómo anda) pero con un equipamiento superior a otras rivales básicas, con los discos lobulados, la horquilla invertida, las luces LED o ese escape de doble salida. Anda bien en ciudad y carretera, siendo suficiente también en la autovía de entrada o salida a la ciudad, seguramente el uso más lógico de la SK 03.

Orcal SK 03 300

Más información de la Orcal SK 03 300