Prueba Italjet Dragster 2022: regreso al pasado

70 Prueba Italjet Dragster 2022: regreso al pasado
Prueba del Italjet Dragster
Nicolás Merino
Nicolás Merino
El Italjet Dragster está de vuelta en 2022 y lo hace heredando la fórmula de su antecesor presentado en la década de los 90. Un scooter urbano muy radical y vanguardista con el que incluso te puedes divertir en circuito.

A quien le pilló la juventud en la década de 1990 seguro que le sonará (y mucho) el Italjet Dragster. Incluso a mí, que me pilló muy pequeño, me sorprendió y enamoró este scooter urbano de diseño agresivo. Por aquel entonces montaba un motor 2T en versiones de 49cc, 125cc y 180cc, este último un auténtico misil. Quien tenía un Dragster podría estar seguro de que atraería todas la miradas y sería el centro de atención fuese donde fuese.

Casi 30 años después, Italjet ha decidido recuperar este modelo, mantener su esencia radical y adaptarla a los tiempos que corren. El resultado, como puedes ver en las imágenes que acompañan a este artículo, está al nivel del primer modelo. Te podrá gustar o no, pero si ves uno por la calle te pararás a verlo y admirarlo; y es que no todos los días se ven scooters como este. Como nos dijeron en la presentación, es un producto pensado para un público muy selecto: aquellos que ya disfrutaron del Dragster original, o bien, quienes quieran un scooter urbano que se salga de lo establecido. No en vano, según nos confirmó la marca durante la presentación, se han marcado un objetivo de ventas de unas 400/500 unidades para este 2022.

Cómo es el Italjet Dragster 2022

prueba-itlajet-dragster-2022

Como en el original, no hay nada en el mercado con lo que se pueda comparar el nuevo Italjet Dragster. Se trata de un scooter urbano de diseño muy deportivo. Este carácter queda reflejado en unos carenados con muchas aristas y perfectamente integrados con el chasis a la vista. Sin duda, una técnica que se emplea en competición para mejorar la aerodinámica. También hereda del mundo de las carreras las protecciones en las manetas.

En la vertiente mecánica, el nuevo Italjet Dragster está disponible en dos versiones, 125 y 200cc. Los dos motores son de origen Piaggio, en concreto del Scarabeo, y se ensamblan en las instalaciones del fabricante chino Jincheng. La versión de 125 desarrolla una potencia de 12,5 CV a 9.500 rpm y un par máximo de 10,5 Nm, mientras que la variante de 200cc eleva dichas cifras hasta los 17,5 CV a 8.000 rpm y los 15,5 Nm, respectivamente. Esto se completa con una inyección electrónica Magnetti Marelli, refrigeración líquida a través de dos radiadores y un variador con embrague centrífugo en seco.

Italjet Dragster 075

La parte ciclo es la característica que hace especial al Dragster, empleando un bastidor multitubular en acero al cromo-molibdeno totalmente visible. Además, su distancia entre ejes, de 1.350 mm, permite un equilibrio entre estabilidad y comodidad en marcha. Por su parte, el tren delantero equipa una suspensión denominada ISS. Consiste en un monobrazo de aluminio al que se le ha agregado un amortiguador que independiza la dirección de la función de amortiguación, por lo que las irregularidades no se transmiten directamente al manillar. Detrás, sí que recurre a un esquema tradicional de monoamortiguador. Ambos son de la marca Fast Ace y son totalmente regulables.

Precios y ofertas de todos los modelos Italjet

En cuanto el equipo de frenos, el Dragster confía en unas pinzas Brembo de doble pistón delante y atrás, con discos de 200 y 190 mm, respectivamente. También está equipado con ABS Bosch específico para este modelo. Las llantas de 12 pulgadas delante y 13 detrás, están calzadas con unos neumáticos Pirelli Angel en medidas 120/70R12 y 140/60R13. Además, sus 770 mm de altura de asiento y sus 140 kg de peso con todos los llenados hechos permiten a este scooter ser válido para un amplio espectro de moteros.

prueba-itlajet-dragster-2022

El equipamiento del Italjet Dagster también está a la altura de las circunstancia: semimanillares en fundición de aluminio, cuadro de instrumentos con pantalla LCD, iluminación LED, un hueco bajo el asiento con capacidad para guardar la documentación y pequeños objetos. Para quienes quieran personalizar aún más el aspecto y el rendimiento del Dragster, Italjet se ha asociado con los mejores marcas. Por ejemplo, podemos montar un escape Akrapovic legal para carretera y otra versión para circuito, con el que se aumenta la potencia en 1 y 3 CV, respectivamente. Malossi también ofrece un kit de embrague para los modelos de 125 y 200cc, Brembo suministra manetas y bombas de freno, mientras la asociación entre Öhlins y e Italjet permite instalar un kit de amortiguación delantero y trasero específico preparado por Andreani.

prueba-itlajet-dragster-2022

El nuevo Italjet Dragste ya se encuentra a la venta, en los colores rojo, amarillo y negro, a un precio de 5.589 euros para el 125 y de 5.989 euros para el 200.

Cómo va el Italjet Dragster 2022 en circuito

prueba-itlajet-dragster-2022

Esta prueba ha sido muy especial para mí, ya que en su momento no pude tener un Dragster. Por fin he tenido la oportunidad de probarlo, aunque sea la nueva versión, tanto en circuito como en carretera. Primero fue en el circuito DR7, ubicado en Tarancón, Cuenca. El primer vistazo ‘en vivo’ ya impresiona. El scooter se ve muy compacto y atractivo y ese chasis multitubular al descubierto en rojo o amarillo según versiones, enamora.

Con mi 1,70 m de estatura, es sencillo acceder a la posición de pilotaje, aunque hay que tener cuidado de no dar con la bota en el monoamortiguador delantero. En este sentido, no existe un piso uniforme, sino que la suspensión ISS y el chasis dividen la plataforma en dos, con dos pequeñas zonas designadas para poner los pies. Aun así, es espacio suficiente. Lo que sí hemos echado en falta es una instrumentación acorde al conjunto. La pantalla LCD, pese a contener toda la información necesaria (velocidad, autonomía, kilómetros…) se siente algo pequeña.

prueba-itlajet-dragster-2022

Los 770 mm de altura de asiento son perfectos. Planto los dos pies en el suelo en una postura cómoda, lo que aporta un plus de seguridad para cuando estamos parados. Es hora de entrar a pista y desde la marca nos advierten que el funcionamiento del tren delantero requiere de un cierto aprendizaje a la hora de entrar a las curvas. Sin embargo, los primeros metros en esta pista de karting son para aclimatarse. El funcionamiento del motor, en especial del variador, permite salir cómodamente desde bajas vueltas. He decidido salir con el 125cc, para acumular algo de experiencia, y salir luego ‘a tope’ con el 200.

Aunque en pista el Italjet Dragster 125 se queda algo corto, sirve perfectamente para hacerte a la moto. Sí, el basculante monobrazo delantero requiere de un procedimiento totalmente diferente a como lo haríamos en una moto con una horquilla convencional. No vale entrar frenando hasta el ápice con la moto inclinada, sino que hay que emplear la técnica stop&go: frenamos con la moto recta y, una vez estemos entrando en la curva, acompañamos sólo con el freno trasero. De lo contrario no podremos entrar e incluso nos dará algún que otro susto. Además, como este sistema independiza la dirección de la suspensión, la hemos notado algo imprecisa. Una sensación, tenemos que decir, que sólo hemos experimentado en circuito, no en carretera.

Una vez le hemos cogido el truco, podemos hacer frenadas bestiales. El mordiente es muy bueno y el ABS, en circuito, no salta a menos que tires de la maneta de una forma muy agresiva. Por el contrario, el freno trasero sí que tiene un tacto algo más sensible y, si apretamos con decisión la maneta, saltará el ABS rápidamente.

Nico Italjet Dragster 011

Con los deberes hechos, cogemos el 200 que, como diferencia, también emplea el silencioso Akrapovic. La nota que aporta es perfecta, ya que no es especialmente intrusiva como sí pasa en otros scooters. La diferencia de potencia es notable y eso lo convierte en la estrella para entrar en el circuito. Con las trazadas memorizadas, conseguimos sacarle todo el jugo al bloque proveniente del Scarabeo. La aceleraciones, las recuperaciones, la punta… todo es mejor en el 200. Hay que adelantar las frenadas porque venimos con más velocidad, pero como te digo, cuando le has cogido el truco, se puede frenar muy fuerte sin experimentar problemas en el tren delantero. Los Pirelli Angel se comportaron a la perfección en pista. Ni un solo susto en frenadas, que es donde demuestran su rendimiento, ya que los 17,5 CV del Dragster más potente, no son suficientes para hacer deslizar a la rueda trasera en condiciones de seco.

Además de probar este scooter en un escenario para el que no ha sido pensado en un primer momento, pudimos hablar con la gente de Itlajet para confirmar que hay planes de hacer una copa monomarca con el Dragster. Pensada por el momento para Italia, si tiene los suficientes apoyos también podría llegar a nuestro país.

Y en carretera

Nico Italjet Dragster 006

Hora de ponerse el equipamiento de calle para probarla en su hábitat natural. Su distancia entre ejes hace que sea cómoda a la vez que estable. Además, el asiento cuenta con un respaldo que ayuda a colocarse en la posición adecuada. Olvídate de las sensaciones de circuito, en la carretera se comporta de forma totalmente diferente.

Esa función que separa dirección y suspensión en el tren delantero elimina muchas vibraciones en el manillar, al tiempo que filtra mucho mejor las irregularidades del asfalto. Esto se traduce en un confort de marcha superior al que tendríamos en un scooter convencional. Eso sí, las suspensiones las noté algo duras para mi peso por que nunca llegué a notar el balanceo en las transiciones entre acelerar o frenar. Esto tiene solución gracias a que ambos muelles son totalmente regulables. Lo de entrar frenando en las rotondas tampoco vale. Requiere de un poco de práctica, pero tras unos pocos kilómetros te acostumbras. Por su parte, los Pirelli Angel demostraron un gran rendimiento. Tienen un perfil bastante redondeado, por lo que se puede inclinar sin problema y ofrecen un buen agarre.

Nico Italjet Dragster 003

Tanto en ciudad como en carretera, el desempeño de los dos motores es bueno, logrando una punta de velocidad de 107 km/h en el 125 y de 129 en el 200 llegando al corte de encendido, que está a unas 10.000 rpm. Esto hace que el motor más potente sea la opción adecuada para quien quiere hacer algo más que circular por la urbe. Con acompañante, suponemos que la cosa será distinta. A velocidades de crucero, sorprende el trabajo aerodinámico; y es que el diseño del escudo elimina gran parte de las turbulencias provocadas por el aire.

Entre el tráfico se nota que es una moto ágil, con la puedes moverte como cualquier otro scooter. Si el rendimiento de los frenos en circuito era bueno, en condiciones de tráfico es todavía mejor. Su mordiente nos permite reaccionar ante situaciones peligrosas con rapidez y eficacia, aunque echamos de menos un mayor rango del freno trasero antes de que entre el ABS. No cuenta con pata de cabra, sólo con caballete central.

LO MEJOR

  • Diseño deportivo, atractivo y agresivo
  • Ágil y cómoda
  • Equipamiento de primera calidad

MEJORARÍA CON

  • Una pantalla de instrumentos de mayor calidad
  • Un freno trasero con mayor rango antes de entrar el ABS

Así vemos el Italjet Dragster

  • En carretera: 3
  • En ciudad: 5
  • Pasajero: 2
  • Equipamiento: 5
  • Autovía:

(Puntuación del 1 al 5)

prueba-itlajet-dragster-2022

El Italjet Dragster es denominado por la propia marca transalpina como Urban Superbike y algo de razón no les falta. Fíjate en la forma del colín y la luz trasera, ¿no te suena a una superbike italiana? Para nosotros es más aproximado el término de ‘rompecuellos’, y es que allá donde vayas acapararás todas las miradas. El diseño deportivo y sus componentes de primer nivel son el principal reclamo, que luego está acompañado con un buen desempeño en carretera. Tiene sus particularidades, pero es el precio a pagar por ser el centro de atención. En definitiva, es todo aquello con lo que sueñan los poseedores del Dragster original y quienes se quedaron con las ganas de tener uno, que ahora vuelven a tener una oportunidad.

Más información del Italjet Dragster