Museo «Moto Dei Miti» de Genesio Bevilacqua: una parrilla legendaria

54 Museo «Moto Dei Miti» de Genesio Bevilacqua: una parrilla legendaria
Museo «Moto Dei Miti» de Genesio Bevilacqua
Alan Cathcart
Alan Cathcart
Esta es la fascinante historia de un museo, "Moto dei Miti", obra de Genesio Bevilacquia, santo y seña del afamado equipo Althea.

El museo «Moto dei Miti» es oba de Genesio Bevilacqua. Sin duda resulta difícil creer que la historia de este empresario italiano de 62 años y motero acérrimo sea auténtica, pero ten por seguro que realmente lo es. Su equipo de carreras de propiedad privada Team Althea lleva el nombre de su fábrica de cerámica Cerámica Althea, ubicada a una hora al norte de Roma en Civita Castellana. En su momento, completó un difícilmente predecible doble durante la temporada 2011 en el Mundial de Superbikes y en World Superstock 1000, gracias a  la otrora estrella española de MotoGP Carlos Checa y al joven piloto local Davide Giugliano, ambos a bordo de Ducati 1098R desmo V-twin.

Pero si bien lograr dos títulos mundiales en la misma temporada en categorías bastante separadas, compitiendo contra los cuatro fabricantes japoneses, así como contra los colosales equipos de fábrica BMW y Aprilia es lo suficientemente impresionante, lo cierto es que el título de Checa se logró muy en contra de las probabilidades a bordo de la supuestamente obsoleta 1098R; de hecho, fue la última vez que una bicilíndrica ganaría el Mundial de las motos de serie. También fue la última victoria del campeonato de WSBK lograda por un equipo privado, con el propio Bevilacqua como gerente de equipo responsable de guiar a sus dos pilotos hacia el cetro mundial, en lugar de figurar «solo» como un patrocinador rico dedicado a firmar los cheques. Sin embargo, había un inconveniente al obrar de este modo: «El hecho de estar totalmente comprometido con WSBK aquella temporada significó que tuve que renunciar a las carreras clásicas durante un año con mi ex Paolo Pileri 500 desmo Ducati monocilíndrica», dice Genesio con una mueca, «y solo conseguí rodar dos días durante en todo el año en mi circuito local, Vallelunga, durante las vacaciones de verano,  cuando hacía demasiado calor para disfrutar realmente de la moto… ¡pero ganar ambos títulos hizo que todo valiera la pena!».

Pero no todo quedó ahí, porque después de que la relación de Bevilacqua con la fábrica Ducati de propiedad alemana bajo el Grupo VW se agriara más tarde, el equipo Althea obtuvo una respuesta memorable al repetir su victoria en el título World Superstock durante la temporada 2016, esta vez con el napolitano Raffaelle de Rosa de Nápoles, un piloto como el dueño del equipo del sur profundo de Italia a los mandos de una S1000RR fabricada por el rival de VW, ¡BMW! Una vez logrado el hito, Bevilacqua dirigió su atención a reorganizar su ya impresionante colección privada de alrededor de 140 motocicletas, predominantemente de carreras de velocidad, en una magnífica exhibición conocida como «Moto dei Miti» (“Motos de las leyendas”), inaugurada durante el mes de noviembre de 2017 en los terrenos de la fábrica Ceramica Althea. Más tarde se construyó un segundo pabellón, con un resultado final que quedaba abierto al público incluso de manera virtual a través de un su sitio web www.motodeimiti.com.

Moto dei Miti pabellon 2 interior

Todo lo relacionado con la moto clásica

Empresario, piloto, coleccionista…

Nacido en 1959 en Calabria, entonces la provincia más pobre del sur de Italia, en la punta de su bota, a los seis años Genesio Bevilacqua siguió a su padre hacia el norte, a Civita Castellana, en busca de trabajo, donde creció mostrando un talento artístico junto con un interés en la ingeniería que le llevó a establecer lo que más tarde se convirtió en la compañía Althea en 1979, inmediatamente después de graduarse en el Instituto de Arte local, donde había desarrollado una nueva fórmula cerámica innovadora a través de la química experimental. Hoy día Althea emplea a más de 200 personas, y sus productos se venden en más de 50 países con un énfasis particular en los artículos de baño, cuyos beneficios han ayudado a financiar las actividades en gran medida exitosas de su equipo de carreras homónimo en el pasado. Nada menos que dos décadas ha invertido en promocionar sus productos a nivel mundial a través del deporte de la moto.

Genesio Bevilacqua comenzó a competir a la edad de 12 años a bordo de un ciclomotor Benelli de 3 velocidades y 50 cc de su hermano mayor, ganando “carreras cortas” improvisadas contra otros muchachos por las calles del pueblo, lo que lo llevó a competir en eventos debidamente organizados sobre pistas locales a finales de la década de 1970. Algunos destellos de éxito junto con caídas ocasionales le hicieron darse cuenta de que tenía el talento para hacerlo bien, «pero claro, esto significaba gastar dinero y no tenía mucho precisamente», recuerda, «así que decidí concentrarme en construir un negocio y establecerme adecuadamente para luego regresar a las carreras, lo que hice a los 20 años, pero con el incalculable apoyo de mi maestro, el difunto y gran Paolo Pileri, mi tutor».

Pileri apareció en la cercana Terni, a 50 km de la ciudad natal de Bevilacqua, y fue un héroe local que cumplió con los sueños de toda una generación al ganar el Mundial de 125 en 1975 con una Morbidelli de válvula rotativa, después de alzarse con siete carreras consecutivas en una temporada dominante, para anotar el primer Mundial de Giancarlo Morbidelli ganado por las bicicletas construidas en su fábrica de maquinaria de carpintería en Pesaro. «Cuando era joven Paolo era mi ídolo, tanto como campeón mundial como persona», dice Genesio. «Lo conocí en nuestro club motero local y comenzamos una estrecha relación que se convirtió en amistad». Tras retirarse de las carreras, Pileri y su hermano menor Francesco fundaron el equipo AGV Racing para luego ayudar a  Loris Capirossi a convertirse en el campeón del Mundo más joven de la historia en 1989, en 125, defendiendo el título con éxito un año después por delante de un compañero de equipo recién reclutado, el difunto Fausto Gresini. «Paolo me enseñó muchas cosas», dice Genesio. “Conocerlo fue fundamental para mí en términos de crecer como persona y motociclista, pero también para entender la organización de un equipo”.

La muerte de Paolo Pileri de un ataque al corazón en 2007 a los 62 años, llevó directamente a la creación de la exposición exquisitamente presentada «Moto dei Miti» de Genesio. «Quería crear un santuario a la memoria de este hombre extraordinario que fue una gran inspiración para mí, así que fui a buscar las motos con las que corrió, así como todos los recuerdos personales que rodean a su carrera para exhibirlos en el Rincón Pileri del museo”. El resultado es típico de la filosofía de coleccionismo de Bevilacqua, con una de las dos Morbidelli 125 bicilíndricas ganadoras del título de Pileri exhibidas, rodeada de toda la colección de trofeos y certificados del Mundial de Paolo confiados por la familia Pileri, además de su casco, monos de cuero, archivos y papeleo. Es realmente una exhibición conmovedora.

Justo al lado se encuentra la primera parte de la Colección Honda de «Moto dei Miti», que comprende las dos monocilíndricas Pileri Team AGV RS125 sobre las que Loris Capirossi  ganó los títulos mundiales de 125 en 1989 y 1990, el primero como hemos dicho siendo el campeón del mundo más joven de la historia con solo 17 años, 5 meses y 13 días.  A Pileri también se le atribuye haber dado a Valentino Rossi su primera oportunidad de competir en velocidad, cuando se unió a equipo AGV a la edad de 14 años. Otras motos de carreras de Paolo Pileri mostradas en la colección incluyen la Motobi 250 Sei Tiranti de 1966, en la que comenzó a competir en carretera en 1971 después de una exitosa trayectoria en motocross, así como la “mono” 500 cc NCR Ducati desmo 500 cc con la que Genesio ha competido en las carreras clásicas italianas durante las últimas dos décadas. También se exhibe la exclusiva MBA 250 V-twin a 52º con la que Pileri corrió en 1985, justo antes de retirarse.

«La muestra Tritubo a Paolo Pileri Tribute desembocó efectivamente en ‘Moto dei Miti’«, dice Genesio. «Ya he acumulado una colección bastante importante de motos, aunque sin ninguna temática en particular. La muestra de Pileri me enseñó que mi mayor interés era hacer coincidir las obras de arte mecánicas que representan las motos con las leyendas que las hicieron correr, no necesariamente con gran éxito, sino que simplemente les dieron vida en la pista durante las carreras.  Un buen ejemplo de eso es la C81 Cagiva 500 Cinghiale (“banda elástica” en traducción literal) que representa la primera motocicleta Cagiva 500GP pilotada por Virginio Ferrari en 1981, justo en el comienzo de la participación de los hermanos Castiglioni en las carreras. No logró grandes resultados y a menudo tuvo problemas para clasificarse, pero el motor de cuatro cilindros en línea con válvulas rotativas accionadas por correa es único en el mundo, y fue el primer paso de una historia maravillosa. Además de la primera Gagiva 500GP, también tengo la última, la V4 1994 que pilotara John Kocinski. Ambos motores fueron diseñados por Ezio Mascheroni, que también se conmemora aquí. Quería tener la versión de 1994 porque supuso la máxima expresión de las habilidades de Cagiva, pero también tengo la primera, que ilustra el compromiso inicial de la familia Castiglioni para hacer una moto 100% italiana para el Mundial de 500 que, finalmente y 12 años después… ¡consiguió ganar! Otras máquinas menos conocidas de Cagiva participantes en el Mundial durante la década de 1980 exhibidas, incluyen una 125 monocilíndrica y una 250 de dos cilindros.

moto dei miti tributo Paolo Pileri interior

Una exposición emocionante

La visita se divide en varias secciones, con una inicial dedicada a Ducati bajo el título «Cuore Desmodromico», el “corazón desmo”. Incluye una Ducati 60 cc Milano-Taranto gloriosamente conservada, sin restaurar, de 1953 completa sobre la que se situaba el piloto durante las largas horas que pasa a sus mandos, tumbado sobre en el tanque de combustible para maximizar hasta la última fracción de velocidad en las carreteras de largas rectas que se dirigían hacia el sur. Cerca de ella encontramos la última monocilíndrica de Ducati, una de las 67 Supermonos de 4 válvulas e inyección electrónica construidas entre 1993 y 1995 y, junto a ella, las 600TT2 y 750TT1 V-twins con las que el propio Genesio corrió durante varios años en la década de 1980. Justo delante encontramos una F750 Imola de 1972, y detrás de ellas la primera perteneciente a uno de los 18 pilotos de Ducati SBK presentes en Moto dei Miti, una 888 Raymond Roche de 1990 por delante de la campeona italiana 916 de Cristiano Migliorati.  En un espacio separado se encuentra una rara Ducati 916 Senna de calle, junto a la 125 Gran Sport en  la que Giuliano Maoggi ganó el Motogiro de 1956.

Esto conduce a un segundo espacio con la más conmovedora de todas las exhibiciones a la vista: un homenaje conjunto a Renzo Pasolini y Jarno Saarinen. «Tenía solo 13 años cuando ambos murieron en ese trágico día de mayo de 1973», dice Genesio con rictus serio. «Jarno Saarinen fue una verdadera inspiración para mí incluso cuando era niño, compitiendo contra gigantes como Agostini y Phil Read, apenas con la compañía de su esposa cuidando de todo, incluido el trabajo en la moto, el cambio de neumáticos… Ella sola en los boxes durante las carreras dando señales o asistiendo en los repostajes durante las carreras más largas, lo que sea. Sin duda marcó la diferencia porque rodó con sus motos de una manera extraordinaria que nunca olvidaré, y desde que murió ese triste día de mayo, he llevado este sentido de pérdida dentro de mí». Su homenaje incluye una genuina tiwn Aermacchi H-D 350 cc de Pasolini (hay una versión 250 cc en otra parte de la colección)  y una réplica de la Yamaha 350 cc de Jarno, con la forma correcta del manillar inclinado obtenido gracias a los amigos británicos de Genesio, Steve Carthy y John Hackett. «Aunque sea la única réplica que tengo en la colección, en realidad quería rendir homenaje al héroe de mi juventud con esta exhibición».

Pasolini Saarinen tributo espacio

Más adelante encontramos una colección más moderna de máquinas de GP, encabezada por la campeona del Mundo de MotoGP en 2007 de Casey Stoner, así como la Ducati GP07 y GP08 con la que intentó sin éxito defender su título. Ambas motos se obtuvieron directamente de la fábrica italiana. También hay una Desmosedici RR 800 que se muestra en un espacio separado y próximo a una GP05 990 cc ex Loris Capirossi 2005.  «Siempre he comprado las motos más importantes de la collection directamente en las fábricas», indica Genesio. «Supongo que habrá tres o cuatro personas en el mundo que tenemos la posibilidad de comprar este tipo de joyas con contenido técnico significativo en su interior que, a menudo, es secreto. Es por esta razón que Ducati no vende sus motos de carreras ya retiradas a solo una persona, porque además necesariamente debe haber una relación de confianza. Además, me gusta tener un motor desmontado siempre que sea posible para que podamos apreciar el corazón de la motocicleta y lo que le hace ir tan rápido. Debo decir que todas las motos en ‘Moto dei Miti’ están en condiciones de rodar. De hecho, un grupo de nosotros a menudo vamos a circuitos cercanos como Magione o Vallelunga con una media docena de motos que ves aquí para disfrutar reviviéndolas”.

Hay una exhibición contigua de motos de GP italianas bajo el título “Genio Italiano” que se explica por sí misma. Incluye una Paton 500 V4 de 1994, una Sanvenero 500 de cuatro cuadrados en cuadro de 1982 con mono de cuero y casco del fallecido ganador del GP de Francia Michel Frutschi, una Bimota SB1 500 de 1975 diseñada por Tamburini con motor Suzuki XR05 de doble cilindro paralelo con refrigeración líquida y varias motos de menor cilindrada, incluida la Aermacchi 125 Ala d’Oro monocilíndrica de dos tiempos pilotada en 1967 por Alberto Pagani. También se exhibe allí la moto que ganó el Mundial de 500 cc en 1981, gracias a la intervención de los ingenieros del Team Gallina que la reconstruyeron, la Suzuki RG500 de Marco Lucchinelli comprada directamente a Roberto Gallina; o dicho con otras palabras, la moto más cercana a la auténtica, no una de las aproximadamente media docena de réplicas de este tipo en circulación que pueden verse por ahí y que aseguran ser la verdadera moto de “Lucchi”.

Compartiendo este mismo espacio vemos la gama de motos del equipo Althea SBK que no pertenecieron a la estructura, que van desde una primera serie 851, pasando por una ex Falappa 888 de 1992, una ex Fogarty 888 1993 con motor 926 cc, hasta una ex Xaus F07 999 de 2007 y un cuarteto de motos ex Troy Bayliss, tres de ellas ganadoras del WSBK. Incluyen dos 999, su  campeona del Mundo de F06 de 2006 flanqueando la F07 con la que intentó defender el título sin éxito, y un par de ganadoras del título mundial de F08 1098 de 2008, las dos motos que usó en la última ronda de su trayectoria como piloto de fábrica en Portimao, exactamente tal y como terminaron las carreras, según Genesio. «¡Troy ha estado aquí para visitar la colección y divertirse en sus motos!», dice.

Genesio Bevilacqua Checa 2011 campeona Ducati 1098R WSBK espacio

La inspiración de Genesio Bevilacqua

Esta alineación actúa como telón de fondo de la pieza central de la colección, la variedad de motos ganadoras del Team Althea en un área separada que representa un tributo a los talentos inspiradores y organizativos de Genesio Bevilacqua. Vale la pena mencionar que varios miembros de su equipo de carreras ahora trabajan a tiempo completo haciendo restauraciones en el taller contiguo a la colección. En el momento de esta visita estaban completando la reconstrucción de una más que rara Segale Kawasaki TT1 de 1981, con diseño de chasis compuesto y amortiguadores de aire, que proporcionó la inspiración para la MV Agusta modular de Massimo Tamburini, diseño de marcó la F4. Al otro lado de la pared del taller pueden verse un total de ocho Ducati 1098R/198R 2011/1198R Superbikes y Superstock 1000  V-twins de color rojo brillante, frente a un área separada en blanco y negro que contiene las cuatro BMW S1000R con las que el equipo Althea hizo campaña en 2016. En una pared adyacente se encuentra la Ducati que el campeón británico del BSB Shakey Byrne empleó con Althea en 2010 junto a Carlos Checa, en el primer año del cambio del equipo de Honda a Ducati; luego una moto KTM Moto3 pilotada por Kevin Zannoni en el GP de San Marino 2017 en Misano durante la corta estancia reciente de Genesio en el paddock de MotoGP. Entre los muchos títulos fascinantes del área del Team Althea se encuentra una exhibición de artículos de un motor desarmado, registrando el desastroso viaje transatlántico del equipo a Miller Raceway en Utah en su año de campeonato 2011, cuando Carlos Checa no pudo terminar ambas carreras, mientras que en la segunda, durante la última vuelta, una válvula cayó mientras gozaba de una ventaja significativa para la victoria. «Realmente pensé que ese era el final de nuestras esperanzas en competición», dice Genesio con ironía. «¡Fue el peor día en toda mi historia de carreras! Pero gracias a Dios, todo salió bien al final».

El recientemente terminado Pabellón 2 se encuentra a 75 metros del edificio principal y contiene una mezcla de motos de serie y de carreras, así como lo más importante: un bar con varios sillones para relajarse y un pequeño cine con una sección a modo de pista de carreras en la que varias motos se colocan como si estuvieran en acción. Algunas de las motos de carretera son rarezas valiosas, incluyendo una Honda SP-02 2002 propulsada por un motor Mondial Piega V-twin, o una de las pocas Galllina TGA Quattro 750 Superbikes construidas en 1990 con su propio motor de cuatro cilindros en línea dedicado por Roberto Gallina para un cliente japonés. El Pabellón albergará una importante subasta de Bonhams a finales de este año, el 1 y 2 de octubre, cuando se ofrecerán a la venta más de 100 motocicletas de  coleccionista, incluida una selección de 27 máquinas Moto dei Miti. «Quiero deshacerme de algunos de los muchos duplicados que ahora tengo y hacer espacio para sumar más motos a la colección», dice Genesio. «Hay muchas motos en mi lista que ciertamente no voy a revelar, ya que los precios subirán, excepto una que ya es cara: una genuina Harley-Davidson XR750-TT de 1972 con las que Renzo Pasolini corrió con tanto éxito, aunque brevemente. Aparte de eso, no diré más».

Moto dei Miti pabellon 2 exterior

De acuerdo, pero solo una pregunta más obligada, Genesio: ¿cuál es tu moto favorita en esta magnífica colección? «Eso es difícil de elegir, así que tal vez la pregunta debería ser con cuál me emociono más… La que realmente me conmueve es la Morbidelli de Paolo  Pileri porque le vi a él, a mi amigo, correr con ella hacia la victoria, pero esta es una respuesta más romántica o emocional. Por el contenido técnico y por las grandes emociones que dieron a millones de personas, la elección es complicada entre la Ducati campeona del Mundo de MotoGP 2007 con Casey Stoner y la Cagiva 500 de John Kocinski de 1994. Ambas están llenas de mecánica y fascinación histórica, y ambas lograron victorias sensacionales; una porque un joven llamado Casey Stoner derrotó a Honda, quizá la sorpresa más increíble en carreras de los últimos 40 años lograda por un niño en el que nadie creía. Y luego la otra porque la familia Castiglioni se atrevió a desafiar a los leviatanes japoneses de las carreras de Grand Prix con la que, en mi opinión, es la moto más bella jamás fabricada. Cagiva es tal vez la más importante para mí porque conozco a Ezio Mascheroni, sé la historia de cómo surgió esta moto y lo que se necesitó para lograr esas victorias en los Grandes Premios. Eso sí, luego llegó Ducati haciendo una moto extraordinariamente rápida que nadie podía pilotar como merecía… hasta que se sube a ella Casey Stoner y el resto es historia”.

 

0 Comentarios