El placer de ir en moto

El placer de ir en moto
Formulamoto
Formulamoto


Desde el inicio industrial de la motocicleta fue apreciada por muchos como vehiculo ideal por sencillez mecánica para transporte independiente, después ampliado a la pareja, con dos asientos o uno prolongado.

Muchos individuos, novios y matrimonios han encontrado, a lo largo de los años, un artefacto amigo, insustituible en la ida y vuelta al trabajo o en el trabajo mismo, una mascota útil para cuidar y mimar como compañera de sencillas aventuras de viajes domingueros y tema de reunión diaria en clubs formalizados o improvisados en bares de las afueras.

La moto es inagotable tema de conversación por sus caracteres socializadores, turísticos y deportivos. Con el tiempo, han proliferado multitud de ofertas para concentraciones, prácticas en círculos cerrados, cursillos de seguridad en el pilotaje. Y, por encima de todo, la amistad bien compenetrada por la afición común.

Si a todas las cualidades reseñadas se añade la actual amplia oferta del mercado para hacerse con últimos modelos o acceder a maquinas de ensueño por la vía de la ocasión, podemos calificar el momento como muy dulce para la clientela. Y, en muchos países, también para el comercio y la industria. Veamos el futuro con creciente optimismo para todos, extensivo a la seguridad y adecuadas protecciones en las carreteras.

Motoristas -o moteros- en activo y en el recuerdo, por regla general tienen mucho a contar de sus singladuras y experiencias. Les invito a referir sus -batallas- en nuestro blog Motor de Arranque.

La comunicación cuenta, hoy por hoy, con esta ventaja del Internet cada vez con más amplitud. Desde aquí invito a todos nuestros lectores a referir sus historias como homenaje a la moto y sus ventajas y también a comentarlas con la amplitud dedicada por cada cual.

Todo menos el silencio, sobre todo cuando la moto está necesitada de comentarios positivos.