Estas fechas son siempre muy propicias para hacer balance del año que finaliza y proponer nuestros mejores deseos para el siguiente.

Un 2011 más seguro

Un 2011 más seguro
Formulamoto
Formulamoto


Entre los primeros, la temporada que hemos vivido en el Mundial de Velocidad ha sido inmejorable, diría que irrepetible. Tres títulos y tres subcampeonatos es un nivel que ningún otro país del mundo está en condiciones de igualar ni ha estado jamás en condiciones de conseguir en el pasado. Pero la moto es mucho más que competición. Hay otros éxitos y otros fracasos que te tocan personalmente, con nombres y apellidos. Y aquí cabe destacar la constante reducción de accidentes mortales que se está logrando año a año y que significa la mejor noticia y la más favorable publicidad del mundo de la moto de la que podemos vanagloriarnos.

Así quiero llegar al turno de los propósitos para 2011, manteniendo el mismo argumento en aras de la seguridad. Por encima de intereses económicos o de políticas de cualquier tipo, un empujón definitivo que podíamos dar entre todos para profundizar en esta tendencia anual de reducción de accidentes sería relacionar cuotas de seguros y cursillos de conducción. El razonamiento es muy simple. Si un conductor realiza un curso de perfeccionamiento, conseguiría una disminución de la cuota de su seguro. No están los tiempos para exigir partidas presupuestarias especiales para cualquier fin. En este caso, se podría plantear su financiación por el propio conductor, pero lo que habría que evidenciar es que, con el paso de pocos años, el desembolso que implica la realización de un cursillo quedaría sobradamente amortizado. El resultado sería disfrutar de conductores más preparados, lo que redundaría, sin duda, en menores accidentes, un objetivo que jamás debe quedar ensombrecido ni por las más duras condiciones económicas con las que nos toque enfrentarnos.

¿Cuál es tu deseo para mejorar la seguridad en 2011? Quizá que tanto los conductores de coche como los de moto pensemos más los unos en los otros cuando compartimos asfalto, que todos utilicemos los intermitentes que para algo están… ¡Hay tantos! Feliz, y más seguro, 2011.