Cara y cruz del motociclismo como deporte inteligente y sacrificado El deporte, en toda su extensión, no es producto de improvisación de sus protagonistas, sino de preparación escalonada, continua atención y superación de lo normal, en continua conquista de récords. Estar entre los mejores, con posibilidad de ser el mejor de todos en las competiciones como vencedor individual o formar parte del equipo ganador son las apetencias deportivas de quienes llegan a conquistar un lugar entre los elegidos.

DEPORTISTAS SUPERHOMBRES

DEPORTISTAS SUPERHOMBRES
Formulamoto
Formulamoto


Las aptitudes de superpersonas entre hombres y mujeres se ven interrumpidas inesperadamente por desgraciadas eventualidades, normalmente sorteadas por la improvisación del genio y la habilidad.

El motociclismo, en todas sus facetas, juega con la superación del riesgo, y a ello contribuye la técnica en los componentes de los vehículos, previsiones en los equipamientos de los pilotos y precauciones de los organizadores en las zonas de escape y en la asistencia inmediata y eficaz.

Esfuerzos aprovechables y aprovechados por los fabricantes de motos, empresas de equipamiento y ejemplos, en muchas ocasiones, para los responsables de la seguridad en carretera.

Cualquier sacrificio humano en los deportes merece el cordial agradecimiento de sus entusiastas porque puede ser un hecho a prevenir con medios o reglamentos futuros. El peligro es uno de los elementos de la emoción y enaltece la valentía de los participantes y la decisión acertada de sus reacciones. Efectivamente, el motociclismo es un deporte con el valor, la técnica y el trabajo como principales condimentos.

Por eso es un honor pleno la sucesión de victorias y la posición para campeones mundiales de nuestros pilotos en todas las especialidades de Grandes Premios de Velocidad, MotoCross, Trial y hasta en exhibiciones de CrosIndoor. Pero junto a la satisfacción por la gloria de nuestros pilotos, no olvidemos nunca a quienes vieron cortada la ilusión de su carrera y ofrecieron el sacrificio de su vida. Descansen en paz.