Qué hacer si tu moto o scooter no arranca

Comentar Publicado el miércoles 29 de noviembre de 2017
Qué hacer si tu moto o scooter no arranca

Lo último que deseas a la hora de subirte en tu moto es que no arranque. Te damos una serie de consejos para cuando pierdes las llaves, te quedas sin bateria o sin pedal de arranque.

El día a día nos hace tener demasiadas cosas en la cabeza. Esta rutina, que suele estresar a muchos, hace que no nos acordemos de cómo está la bateria de nuestra moto, perdamos las llaves de casa etc. En este artículo te ayudamos a solucionar los problemas para arrancar tu moto o scooter con una serie de casos prácticos.
SIN BATERIA...Y SIN PEDAL DE ARRANQUE

No es un problema grave en una moto: arrancas a capón y ya está. Tampoco lo es en scooter cuya batería está más o menos accesible bajo el asiento o en la guantera tras una tapa, siempre y cuando encuentres un paisano caritativo y unos cables para hacer un puente. Pero puede ser más complejo en un scooter en el que hayan dejado bien escondida la batería: un TMAX o un Kymco SuperDink requieren un rato de desmontaje de piezas para llegar a la batería, lo que obliga a llamar a la grúa en estos casos.

No hay solución, si no has sido previsor. Pero si lo eres, puedes hacer una «instalación eléctrica de emergencia» para estos casos, tirando un cable desde el positivo de la batería hasta algún lugar accesible. Este cable debe tener suficiente calibre como para soportar el arranque, por tanto, debe ser al menos del mismo diámetro que el cable rojo de la batería. Por supuesto, debe estar completamente aislado y protegido del agua y otras inclemencias y bien sujeto para que por rozamiento no haga un mal contacto. En caso de quedarte sin batería, con ese paisano con cables para el puente sacarás ese nuevo borne positivo que has fabricado, con el negativo conectado al chasis (un buen sitio son los soportes de escape), tendrás la posibilidad de hacer un puente sin desarmar medio scooter.

LLAVES DE PROXIMIDAD

Una de esas "gracias" que han traído los nuevos tiempos son las llaves de proximidad; ya sabes, no hay cerradura y con que te aproximes a la moto con el mando en el bolsillo, puedes poner el contacto, arrancar y marcharte. Son cómodas, porque evitan tener que rebuscar en los bolsillos o que te la dejes puesta. Pero tienen un inconveniente: si aparcas cerca de un inhibidor de frecuencias, lo llevas claro para volver a ponerla en marcha.

Los inhibidores se emplean en edificios y coches oficiales. Impiden que funcionen los mandos a distancia interfiriendo en su señal y son, por tanto, medidas de seguridad que evitan atentados, etc. Pero también interfieren en la señal de esa llave a distancia de tu moto y poco, salvo empujarla hasta estar a una distancia prudencial, puedes hacer. Algunas motos ya «saben» que esto puede pasar y tienen métodos alternativos, como introducir con los mandos un código predefinido, pero otras no.

Si este es tu caso, recurre a lo siguiente. A veces, si es un coche oficial, el asunto es más fácil. A mí me ha pasado en casa, y si son gente «enrollada» y no hay peligro de atentado inminente (si lo hay, ponte a correr) puedes pedirles que lo desconecten un momento. Y si el asunto es más complicado, siempre puedes probar una última solución: entérate de dónde está el captador de señal del mando y pégalo ahí con la mano mientras pulsas el arranque. Con un poco de suerte tendrá señal suficiente para reconocerlo y arrancará.

PERDER LAS LLAVES

 
En riguroso cumplimiento de la famosa «ley de Murphy», esto suele ocurrir sólo en dos casos: el día que más prisa tienes o el día que más lejos has llegado de tu casa. Y lo peor es que poca solución tiene, salvo forzar el bloqueo de dirección y hacer un puente..., cosa que supone un "facturón" de taller de importancia. Eso si tu moto no lleva llave codificada, porque en ese caso, ¡ni por esas!

No hay solución cómoda o rápida para esto. Te queda el volver a casa o llamar a ver si alguien te puede llevar ese segundo juego de llaves que debes tener. Pero sí hay una solución, si eres precavido y sabes que esto puede pasar. Más fácil en un scooter por la mayor carrocería, en la moto también es factible hacerlo. Coge el segundo juego de llaves (y mejor si te haces con un tercero, por si acaso), envuélvelo en cinta aislante, en una funda ajustada y bien cerrada, bolsa o similar, y busca en los pasos de rueda, en el carenado o en sitios de tu moto que sólo tú conozcas, siendo accesibles desde fuera, y sujeta ahí ese paquete que has hecho. Asegúrate de que no se van a caer en un bache o similar y que no se ve de ninguna manera si no es buscando. Con un poco de previsión, «marrón» solucionado.

Otras noticias que te pueden interesar


 
0