El fallecimiento de Marco Simoncelli durante la disputa del GP de Malasia nos vuelve a golpear con el significado más cruel de los -deportes de riesgo-. La seguridad es lo primero, y en el caso de Simoncelli hay indicios que pueden indicar que esta premisa no se ha cumplido.

¿Se pudo haber evitado la muerte de Marco Simoncelli?

marco simoncelli01
¿Se pudo haber evitado la muerte de Marco Simoncelli?
Formulamoto
Formulamoto


Simoncelli_0No podía creer lo que estaba viendo en televisión. Aunque hayas pasado antes por la experiencia de ver un accidente mortal en directo por la pequeña pantalla (Iván Palazzese, Craig Jones, Shoya Tomizawa…), nunca logras sobreponerte a esa sensación de impotencia que te invade cuando piensas que el destino no es justo con un ser humano. Y con Marco Simoncelli no lo ha sido nunca, ni en su vida ni en su muerte.

El as italiano, campeón del mundo de 250 cc en 2008, ha sido elevado a los altares de la valentía por sus seguidores y a los infiernos de la mezquindad por su comportamiento en pista por sus detractores. Unos y otros lograron hacer de él un ídolo en un deporte muy necesitado de figuras de referencia. Para muchos, la decadencia de la imagen de Valentino Rossi sólo podría ser superada de la mano de su compatriota de 24 años, pero el fatal desenlace en el circuito de Sepang ha truncado una sólida carrera como lo fue en su momento la desaparición de Daijiro Katoh en 2003.

El deporte del motociclismo es peligroso por definición. Con los adelantos en temas de seguridad de los últimos tiempos, afortunadamente estas noticias son cada vez más escasas. Pero siempre las ha habido, y siempre las habrá. De lo que no debemos jamás de aprender es de posibles errores, y en el caso de Simoncelli quizá puedan sacarse algunas lecciones. La más evidente: ¿es seguro un casco cuando un [email protected] tiene tanta cantidad de pelo como en el caso de Marco? Si el italiano portaba un casco con una talla -especial- por este motivo, podría ir en detrimento de su seguridad. Los cascos con sistema de doble hebilla son muy seguros, los más seguros. Pero de poco sirven si la talla de casco no es la adecuada.

Por supuesto habrá que esperar una investigación oficial. Si recuerdas el accidente de Franco Uncini en Assen en 1983, cuando fue golpeado por Wayne Gardner al contactar con su moto de pleno con el casco, las circunstancias fueron similares, pero el italiano superó las secuelas y en la actualidad es el máximo responsable de la seguridad en los GP de Velocidad. En cualquier caso, hay que seguir desarrollando sistemas de seguridad activas, como protectores de cervicales adecuados a motos de velocidad, airbag en la indumentaria como los que ya evolucionan Dainese y Alpinestar… Aunque sabemos que nunca se podrá garantizar al 100% la integridad de un piloto en un accidente de tan extrema gravedad, porque el motociclismo está en la primera línea de los –deportes de riesgo-. Y el motociclismo de carretera nunca podrá desvincularse tampoco de la lacra de los accidentes mortales, como tampoco pueden los automóviles, los autocares o los aviones. Lo que nunca podemos hacer es haber dejado el más mínimo ápice de falta de  seguridad en nuestra conducción. NUNCA.