Prueba Zontes T2-310: Primer relevo

Publicado el miércoles 27 de noviembre de 2019

Ocho meses han pasado desde la presentación de la sorprendente Zontes T-310 y apenas uno desde que la marca china apareció por primera vez en nuestro país. Poco han tardado en tener preparada una segunda edición Zontes T2 310 que mejora detalles de la anterior.

No sé si recordarás lo que decíamos cuando probamos, en el mes de febrero, la Zontes T-310. Como todas las Zontes, nos sorprendió gratamente, una moto bien hecha, que anda bien y con un equipamiento de muy alto nivel. Y a un precio más que interesante. Poco más se podía pedir. El cuadro no era muy bueno, con un diseño poco acertado en una enorme pantalla LCD donde se desaprovechaba bastante el espacio, pero pocos más peros se le podían poner.

El potencial de una marca como esta, de una fábrica tan grande como son las chinas que recientemente han desembarcado en el mercado español como CF Moto, Voge o Zontes, es enorme, sin olvidar otras ya asentadas desde hace años como Keeway, propietaria de Benelli. En el caso de Zontes, pocos meses de su llegada al mercado ya han tenido preparada una segunda versión de su trail para el carné A2. De hecho, la moto ya está disponible en su red de tiendas. Pero no es -al menos, por ahora- la sustituta de la anterior, sino un complemento de gama. Desde este momento puedes escoger entre las dos, siendo la T2 algo más cara que la normal. Las diferencias hay que pagarlas, claro está.




En cualquier caso, empecemos por el principio, por si no conoces Zontes todavía. Es una marca china, creada ex-profeso para los mercados occidentales por la casa matriz Tayo Motorcycle Technology Co. Ltd, una compañía con más de 600 ingenieros en nómina y una capacidad de producción de más de un millón de motores al año (su trabajo principal son los motores) que hace unos tres años decidió que venderían motos en Europa. Por calidad y diseño, quieren ser el Huawei de las motos.

En apenas dos años ya cuentan con cuatro familias en el catálogo y el avance de nuevos modelos, desde 125 cc hasta 1.000 cc en los próximos años, también algunos scooters que estamos deseando conocer, a pesar de que esas previsiones no se han cumplido: en febrero nos decían que las 125 estarían aquí este verano y en estas fechas veríamos los scooters. No obstante, ya hemos conocido de primera mano la naked sport R-310, la sport turismo X-310 y la custom V-310, todas con la misma plataforma de motor, chasis muy similares y parecido equipamiento, y que, insisto, sorprenden.

Ahora probamos la nueva versión de la trail. Aporta unas nuevas llantas que constituyen básicamente la razón de ser del nuevo modelo, que además incorpora un cuadro de instrumentos diferente. En los demás es la misma moto que ya probamos, por lo que las conclusiones no serán muy diferentes.



CÓMO ES LA ZONTES T2-310

La Zontes T2-310 exhibe un estilo futurista, un tamaño bien estudiado que hace que parezca más grande de lo que es, y muchos detalles de gran trail, todos ellos de serie, como pantalla regulable, barras de protección del motor, cubre cárter o parrilla portabultos. En conjunto, la Zontes es una moto llamativa. Ya lo era la estándar T-310 en azul y la T2, en naranja, lo es aún más.

La moto es original en todos sus planteamientos y el resultado es positivo. El chasis es una estructura en acero abierta por abajo (es el motor el que hace la parte resistente por abajo), en tubo de acero de aspecto muy sólido. El tubo frontal del chasis, el que baja de la pipa al propulsor, es el depósito del aceite del motor en un esquema de cárter seco, y sirve también de enfriador del propio aceite. El basculante ha sido fabricado en fundición de aluminio de una sola pieza con los refuerzos hacia afuera, una moda que inició KTM. El amortiguador trasero, en posición central, va anclado directamente, sin bieletas, al basculante, y delante monta una horquilla invertida. Las ruedas, de 17", llevan nuevas llantas de radios, de anclaje al aro por el exterior del mismo estilo que se monta en las BMW, con neumáticos mixtos CST. Para frenar aporta dos discos y un ABS formado por Bosch.



El motor es un monocilíndrico de arquitectura y tecnología muy moderna. Con carrera corta, cuatro válvulas en culata con dos árboles de levas y, por supuesto, refrigerado por agua, añade dos radiadores, eje de equilibrado para eliminar vibraciones y dos bombas de aceite. Presume Zontes de incorporar un selector del cambio -de seis marchas- de alta precisión, cosa que puedes certificar en cuanto pruebas la moto. Lleva dos mapas de inyección (Eco y Sport) y alcanza los 35,4 CV a 9.500 rpm, con un par de 30 Nm a 7.500 rpm.



La moto, como veremos después, sabe aprovechar bien esos 35 CV, pero aún siendo las prestaciones uno de las mejores aspectos de esta moto, la verdadera estrella es el equipamiento. Asombran detalles como la cúpula regulable en dos alturas de forma eléctrica, iluminación full LED, llave de proximidad, tapón de gasolina y apertura del asiento electrónicos desde la piña derecha, batería de litio con sistema de reserva (cuando baja de cierto nivel desconecta sistemas y se guarda una reserva para arrancar), piñas retro iluminadas en rijo, tomas de corriente de 12V USB, parrilla portabultos, herrajes de protección del carenado y cubre cárter, ¡todo de serie! Con respecto a la Zontes T-310 también cambia la instrumentación. El digital LCD deja paso a un TFT en color con cuatro visualizaciones, bastante más acertado, si bien es cierto que Zontes no da su brazo a torcer y una de las cuatro pantalla que tienes ahora replica aquella de LCD con las dos barras oblicuas para el cuentavueltas.



Todo ello va recubierto por una carrocería muy actual, incluso algo futurista. De hecho para algunos es hasta demasiado "manga", ya sabes, la estética típica del cómic japonés. Es evidente que tiene detalles que, también para mi gusto, son excesivos, como esa denominación en los gráficos laterales de "T310 super motorcycle". Eso sí, el doble escape o el soporte para candado de disco incorporado en la propia moto son todos detalles que vas descubriendo en esta moto y que agradeces.

Todas las trail del mercado

CÓMO VA LA ZONTES T2-310

Con una moto con una estética tan controvertida como esta ha sido una decisión, cuando menos valiente, haber elegido este color naranja. En mi opinión le sienta bien. Y es llamativa por sus formas e intentar ocultarlo pintándola de azul o negro no cambia lo que es. El naranja, al menos, resalta aún más ese estilo "manga" tan distintivo. Otro tanto pasa con las llantas de radios, con aro negro, que le dan mayor planta trail, de moto de más categoría. Pero ya la hemos visto y ahora toca subirse.

El asiento está a 830 mm del suelo. Es alta, pero se llega bien con poco más de 1,60 m, al menos con un pie. Es estrecha en la zona del asiento y la moto no pesa demasiado, lo que permite mover la moto con seguridad. Puedes ajustar las dos manetas a tu gusto (por cierto, otro detalle de calidad, porque las manetas son de estilo Premium y regulables), colocar la pantalla a la altura que te guste y una de las cuatro visualizaciones del cuadro.



Para arrancarla pones el contacto con el botón con un candado grabado: en cuanto le quitas el contacto oyes cómo actúa el bloqueo de dirección. No es de los mejores detalles que tiene la moto, puesto que no puedes dejarla sin bloquear una vez apagada. Con el contacto dado, con el embrague cogido, tocas el arranque y la tienes en marcha. Tiene un sonido potente. En parado el motor ya se nota muy sport. Tiene facilidad para subir de vueltas y no hay vibraciones incómodas ni ruidos mecánicos o de ajustes.

Embrague, cambio, frenos y demás tienen buen tacto. El pedal del trasero de esta unidad que nosotros hemos probado se iba muy abajo al principio, pero a lo largo de la prueba fue mejorando, lo que seguramente se debe a aire en el circuito y nada que no se remedie con un sangrado de frenos. Sí hay que resaltar el tacto del cambio, especialmente bueno y logrado, con gran precisión y el sonido justo al cambiar.




En carretera la moto es sorprendente. Corre mucho más de lo que te crees. Es capaz de rozar los 170 km/h –a 169 km/h corta el encendido- y si encuentras donde probarlo sin saltarte los límites de velocidad lo podrás comprobar, porque es fácil llegar al corte de encendido sin esperar a una enorme cuesta abajo. Acelera además muy bien, pero no es un motor que requiera llevarlo siempre "a mango", porque tiene unos medios muy agradables y utilizables. Dispone de dos modos de potencia cuya diferencia más evidente está precisamente en ese medio régimen: si sales desde cero a tope, en cualquiera de los dos corre más o menos igual. Y solo a tope, en la zona roja del cuentavueltas notas vibraciones sustanciales en los reposapiés, si bien no llegan a ser molestas.

Frena bien, excepción hecha de esta unidad y su freno trasero, pero aun así es suficiente con el delantero. Con suspensiones firmes y buen agarre de los neumáticos CST, se puede llevar deprisa por curvas y es divertida. En la ciudad también es agradable de llevar. No excesivamente alta ni pesada, con buen tacto y con el manillar elevado, la Zontes pasa bien por cualquier sitio y con buen radio de giro. Es cómoda, además, de asiento y posición. Ni en un día entero por la ciudad o en un viaje es cansada.



En campo es donde tiene más "doble cara". El buen agarre de los neumáticos, la manejabilidad por su poco peso y tamaño contenido, junto con su protección en caso de caídas, son una gran baza. Lo que menos convence es que el tarado de las suspensiones se ha hecho pensando en el asfalto y resulta algo duro y seco en zonas bacheadas. Con una suspensión con un primer recorrido capaz de absorber algo más sería un trail muy convincente también en el fuera carretera.

La Zontes T2-310 es básicamente la misma moto que la T-310 estándar, con un color diferente, llantas de radios y pantalla TFT en lugar de la LCD. Ninguna de estos cambios -tampoco las llantas- influyen en el buen comportamiento de una moto que destaca por su relación precio–calidad-equipamiento. En la carretera sorprende no solo por ser una 300 con una elevada velocidad punnta, sino porque además lo hace muy bien, con buenos frenos y un comportamiento sano y divertido.



En la ciudad no es grande y se lleva bien, con comodidad. Y en vías rápidas resulta una moto capaz de mantener muy sobradamente la velocidad de crucero legal, sobrando mucho para adelantar sin problemas, algo, con una cilindrada de 310 cc, nada común. En el campo va bien, se maneja con facilidad y tiene buen agarre con los neumáticos de serie. Solo una suspensión perfecta en carretera pero dura aquí hacen que tengas que andar con ojo en zonas muy bacheadas o resbaladizas, donde se requiere que la suspensión trabaje. Una moto cómoda, equipada, divertida y a precio atractivo.

Más información de la Zontes T2-310

0