• Compartir en WhatsApp
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en YouTube
  • Síguenos en Instagram
  • Contacta con formulamoto.es
  • RSS
Sucríbete a la newsletter Kiosco de revistas LUIKE

Prueba Zontes Z2 125: Deportes urbanos

Publicado el lunes 12 de abril de 2021

Están de moda. Esos deportes que practicas en el centro de la ciudad, como el skate, BMX o el espectacular parkour. Pero lógicamente incluir algo relacionado con la moto en estos deportes es complicado. Aunque sea una moto de corte urbano, pero con casi los 15 CV.

No me parece lógico, aunque seguro que a alguno os parece divertido, meter una moto en una pista de skate o de BMX. Tampoco parece prudente inventar una especie de "freestyle parkour" en moto por medio de una ciudad, ¿verdad? Pero sí que resulta interesante una moto urbana, que te sirva para desplazarte con todas las ventajas de esas motos ciudadanas pero con equipamiento superior y, sobre todo, con un motor prácticamente de deportiva de 125, metido en una parte ciclo eficaz. Es decir, mezclar esos conceptos: moto urbana, ciudadana por un lado, naked sport, con algo de "streetfighter" por otro, en la misma moto.

Algo así es esta Z2 de Zontes. Fíjate en ella y verás un asiento largo y cómodo, un manillar plano y algo elevado y reposapiés centrados. Incluso una enorme parrilla portabultos detrás y unos protectores anticaídas bastante exagerados: no son, estéticamente, lo más acertado, pero sí indudablemente útiles en la "vida ciudadana" de una moto. Es, y se nota, una moto de esas que llamamos "urbanitas".






Pero mira también su ficha técnica: 14,4 CV, con un par motor por encima de la media, corta entre ejes, ABS de Bosch. Mira el equipamiento: cuadro digital, iluminación full LED, horquilla invertida... le falta muy poquito para medirse de tú a tú con las naked sport más evolucionadas del mercado.

Como ves, la Z2 tiene un poco de cada uno de esos dos mundos, en principio, contrapuestos. Pero han sido capaces, además, de mantener un precio por debajo de los 3.000€: está poco por encima de las motos urbanas de marcas más "premium" y muy por debajo del de las naked deportivas de 15 CV. Y con ello se convierte en una moto interesante. Impensable hace unos años una moto así. Pero aquí está.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de todas las Zontes del mercado

En el fondo, tampoco nos sorprende a los que ya conocemos la marca. En sus pocos años de vida sí sorprendió con las primeras 310 que llegaron: potentes, rápidas, muy equipadas y baratas, y la llegada de las nuevas 125 ha seguido este camino. Esta es la cuarta de las 125 que llegan, completando una gama curiosa, con una scrambler (G1 125), una extraña pero convincente trail-naked (U1- 125), una naked sport pura (U125) y ahora esta nueva Z2 que prácticamente (y como han hecho sus hermanas de gama) inventa su propio segmento de mercado, ofreciendo cosas diferentes al resto de modelos que puedes encontrar hoy día.

Cómo es la Zontes Z2 125



Si has leído alguna de nuestras pruebas de las Zontes, ya sabes lo que te vas a encontrar. Zontes hace las cosas a su manera: sí, son una marca china. Pero tiene poco que ver con ninguna otra. Por si no sabes la historia que hay detrás, permíteme que te la resuma. Zontes es una marca de Tayo Industries. Esta macroempresa, que fabrica motos (como otros tantos competidores chinos) en cifras estratosféricas para todo el mundo, se planteó hacer toda una gama específica para el mercado occidental (que será también una marca premium en otros mercados).

Debía ser muy equipada, potente, destacable y con niveles de calidad muy elevados y equiparables a los rivales que se iban a encontrar. A esa gama le pusieron ese nombre de Zontes y, como te decía, sorprendieron al mundo con aquella primera 310 presentada. Entre otras cosas llaman la atención sus componentes: todas las marcas suelen recurrir en un porcentaje elevado a proveedores e industria auxiliar para muchos componentes: frenos, suspensiones, plásticos, espejos, cuadro, manetas... suelen ser de proveedores de mas o menos nombre. En Zontes no: salvo neumáticos y componentes de inyección y ABS, prácticamente todo lo demás, está "hecho en casa".

Emplea el mismo motor de sus hermanas de gama: un motor potente, de concepción muy moderna, con un cilindro de agua, culata multiválvulas DOHC y seis marchas, que monta un embrague antirrebote muy poco visto en la categoría. La inyección está firmada por Bosch y dispone de dos mapas de conducción seleccionables mediante la piña derecha, "Eco" y "Sport". Alcanza 14,4 CV a 9.000rpm, con un par de 13 Nm a 7.000 rpm. El chasis es un bastidor de acero sin mucho que reseñar, salvo su eficacia, cosa que veremos en marcha, con un basculante (hecho en aluminio fundido) con refuerzos exteriores. Las suspensiones, una horquilla invertida y un monoamortigudor trasero, regulable en precarga, funcionan correctamente y su aspecto es tan llamativo como ves.



Lleva dos discos de freno: el delantero de 300mm y el trasero de 230mm. Están fabricados por la propia marca y equipan un ABS de Bosch que permite montar frenos independientes en ambas ruedas. Los neumáticos son CST, una marca china bastante conocida que ha mejorado espectacularmente en los últimos años y que en seco tienen buen agarre. Van sobre unas espectaculares llantas de palos con los cantos pulidos, de 17". Así, la moto pesa 160 kg, una cifra importante, pero que mueve bastante bien gracias a ese motor.

Pero una vez más es el equipamiento el gran protagonista de la Zontes: toda la iluminación es de LED, lleva un cuadro digital completo, con lectura de marcha engranada e indicación de esos dos mapas disponibles. No lleva la famosa llave de proximidad que algunas de ellas (todas las 310 y las U125 y U1 125), pero sí una cerradura que permite abrir el asiento desde aquí y bloquear el ojo de la llave, para evitar "sabotajes". Tiene las preciosas piñas retroiluminadas, de calidad y muy cómodas de usar, batería de gel de serie, toma USB y manetas regulables. Más llamativos son la parrilla portabultos trasera, algo exagerada de tamaño en nuestra opinión y esas enormes barras de protección anticaídas en los lados, que a buen seguro encantarán a los propietarios de autoescuelas, pero que a nosotros nos han parecido también algo excesivas: ten cuidado al pasar entre los postes de las aceras, al aparcar la moto.

Cómo va la Zontes Z2 125



Cuarta vez que pruebo este motor de 125. Y una vez más, las conclusiones de sus hermanas son válidas: una moto muy equipada, con un acabado impecable y cuidado, con un motor que corre mucho y una parte ciclo más que suficiente para mantener una conducción divertida sin mayores problemas. Sigue convenciendo la Zontes 125 en esta "cuarta reencarnación" conocida como Z2.

Es una moto agradable en general a la vista. No voy a insistir en el portabultos o en las barras laterales (se pueden desmontar, por cierto, con bastante facilidad). Y quitando esos dos detalles, el resto, convence. No es una moto muy grande pero tampoco es pequeña: es de esas 125 que al que no está metido en este mundo le llaman la atención, porque pasan por una cilindrada mayor. A pesar de ello y de un asiento a unos anunciados 830mm, la moto no se siente excesiva: se llega bien al suelo, con un pie en mi caso (1,65m) y se nota ligera. Tiene un radio de giro suficiente y parece ágil: es bastante corta entre ejes y la posición de conducción, muy natural y erguida ayuda a maniobrar a baja velocidad con mucha facilidad.

Así, en ciudad, es una moto muy agradable: el motor es todo suavidad, ni hace ruidos y el sonido del escape central es discreto. No tienes gran diferencia entre los dos mapas de potencia en cuanto a respuesta, pero sí que en aperturas medias del acelerador notas que en modo "Sport" acelera antes. Frenos eficaces, con buen tacto, que mejoran con la posibilidad de ajustar la distancia de la maneta a tu gusto; suspensiones cómodas, con un primer recorrido blando pero que endurece cuando llegan a su primer tercio de recorrido.



En la carretera es divertida: corre bastante y el motor no protesta si "le das". Sube de vueltas muy bien y se notan los casi 15 CV. El desarrollo del cambio, sin embargo, y como ya habíamos notado en las otras 125, es mejorable: es fácil meter la primera en corte de encendido hasta saliendo cuesta arriba y en sexta sin embargo es casi imposible acercar el cuentavueltas a la zona roja. Esto lógicamente es muy positivo si buscas bajar consumos, pero limita su capacidad de alcanzar alta velocidad máxima, algo importante en una 125 de 15 CV.

Por ejemplo: en una bajada larga, con piloto tumbado, se pasa con facilidad de los 120 km/h (y hasta la acercas a los 130). En llano, sin embargo, ni tumbado mantienes la 6ª mucho tiempo y tienes que recurrir a la 5ª si quieres mantenerla en torno a los 110 km/h. Por chasis, desde luego, aguanta bien el ritmo, puedes frenar fuerte, tumbar a placer y abrir gas y sacarla: en marchas intermedias sale muy bien y resulta una moto divertida.

LO MEJOR

-Motor potente
-Equipamiento completo
-Precio

MEJORARÍA CON

-Portabultos y protecciones exageradas
-Relación del cambio

ASÍ VEMOS LA ZONTES Z2 125

En carretera: 3
En ciudad: 3
Pasajero: 3
Confort: 4
Equipamiento: 5
Autovía: 3

(Puntuación entre 1 y 5)



Todas las Zontes son motos interesantes de conocer. Tienen planteamientos originales que no encontrarás en otras marcas, equipamientos espectaculares a precios asequibles y una línea de diseño agresiva, pero muy original y llamativa. A eso súmale en esta versión esa extrañas mezcla entre utilidad y deportividad: 15 CV, un comportamiento deportivo destacado y un portabultos trasero y una posición de conducción de moto básica y ciudadana. Es divertida en al carretera, rápida en la autovía (a pesar de un desarrollo de cambio poco acertado) y cómoda en la ciudad. Todo ello a un precio por debajo de los 3.000€. Una moto que merece la pena considerar.

Más información de la Zontes Z2 125

 

Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Zontes.
Precios del Zontes 125 con ficha técnica y equipamiento completo.
0