Alumbrado y señalización

¡Hágase la luz!

XENON
Xenon
Formulamoto
Formulamoto


¡Hágase la luz!

Un error frecuente es olvidarnos de que existen, hasta que un amigo nos dice que llevamos una fundida. Y es que teniendo en cuenta la cantidad de horas que están funcionando y la paliza a la que están sometidas, fallan demasiado poco. Obligatorias para la circulación, ayudan a que los demás conductores nos vean, aunque no siempre surten efecto, pues para algunos coches parece que no existimos.

Puesto que la moto es un vehículo que ocupa poco espacio comparado con un coche, la luz siempre debe estar encendida para que se nos vea mejor. Hasta hace pocos años, todos los modelos disponían de un interruptor en la piña izquierda con el que encender o apagar la luz. El problema es que se nos podía olvidar accionarlo, o estropearse de tanto usarlo. Hoy día ese problema ya no existe, pues al arrancar, las luces se encienden automáticamente.

Para la luz trasera se suele recurrir a los leds, o a las bombillas de toda la vida. Quizá, una buena solución que redundaría en nuestra seguridad sería aplicar una luz de freno de intensidad variable (BFD en inglés -Brake Force Display-), ya utilizada en algunos coches.

Con ella, el conductor del vehículo que circula detrás de nosotros conoce la presión que ejercemos sobre el pedal del freno en cada momento y así, puede reaccionar adecuadamente. Por su parte, los intermitentes son vitales si nos movemos asiduamente por la ciudad, pues «no hay mejor señalización que la buena indicación».

Tipos

Xenon

– Incandescente: son las de toda la vida. Consta de un filamento de Tungsteno muy fino, encerrado en una ampolla de vidrio en la que se ha hecho el vacío o se ha rellenado con un gas inerte. Se completa con un casquillo metálico que contiene las conexiones eléctricas. Produce la luz mediante el calentamiento del filamento por el paso de la corriente.

– Halógena: contiene un filamento de Wolframio dentro de una cobertura de cristal de cuarzo con gas halógeno en su interior, que permite que el filamento pueda alcanzar altas temperaturas sin deteriorarse, produciendo mayor eficiencia y una luz más blanca que las bombillas comunes.

– Leds: un led (Light Emitting Diode) es un dispositivo semiconductor situado dentro de una cubierta de plástico (coloreado en rojo o naranja según la necesidad) más resistente que el cristal. Son prácticamente infundibles, baratos de fabricar y suelen emplearse en el faro trasero y en las luces de intermitencia. Producen una luz muy potente, pero apenas tienen alcance. En el mundillo tuning hay tapones de válvula de las ruedas con estas luces.

– Neón: conocidas vulgarmente como fluorescentes, estas lámparas contienen gas Neón a baja presión para funcionar. Se hace pasar por el tubo una pequeña corriente eléctrica, provocando que éste emita un brillo del color deseado.

– Xenón: proporciona mucha mayor visibilidad que las halógenas convencionales. Es el doble de potente, utiliza un 30% menos de energía y dura más. A diferencia de las luces convencionales, que actúan por calentamiento de un filamento, las luces de Xenón funcionan haciendo pasar la corriente eléctrica a través de una ampolla que contiene este tipo de gas. La reacción provoca una potente y brillante luz blanca que se asemeja a la luz natural. Se vende como accesorio extra para algunos modelos, puesto que ninguna marca lo equipa de serie debido a su alto coste.

Xenon

Fusibles

Lo primero que debes comprobar cuando un componente eléctrico, en este caso la luz, deja de funcionar es su fusible. Suelen estar situados en lugares fácilmente accesibles, debajo del asiento, ocultos tras alguna tapa de la carrocería o cerca de la batería. Un fusible fundido suele indicar que hay un cortocircuito o un componente eléctrico defectuoso, pero a veces se funden sin motivo aparente. Muchas veces suele haber una pegatina colocada en la propia tapa de fusibles en la que figura qué fusible se encarga de cada pieza.

Fusibles

Sustitución y ajustes

Ala hora de cambiar la bombilla, debemos asegurarnos de que esté fría, pues si lo hacemos recién bajados de la moto, podemos quemarnos debido a la alta temperatura que alcanzan. Lo ideal es no manchar el cristal al manipularla, limpiándolo con un trapo si hace falta.

La luz trasera y los intermitentes no suelen entrañar ningún problema, pues sólo hay que desatornillar las cubiertas de plástico y desenroscar las bombillas fundidas. La misma bombilla trasera incorpora un segundo filamento para ejercer la función de luz de freno. Después, se invierte el proceso y ya está.

El faro delantero es más engorroso, puesto que además de la bombilla, también contiene la parábola, que es muy aparatosa. Todo depende del modelo de scooter, y si éste está refrigerado por agua o por aire, pero en la mayoría de los casos hay que desmontar el escudo frontal.

Si la luz delantera no está bien ajustada, circulando de noche puedes deslumbrar a los usuarios que circulan en sentido contrario. Lo mismo pasa con la regulación de la óptica. Normalmente, cuando compras una moto es conveniente regularlos porque suelen venir algo bajos.

Sustitución y ajustes

Sustitución y ajustes Neones
El contraste de luz al entrar/salir de un túnel puede cegar nuestra vista algunos segundos. Los neones están prohibidos, aunque son frecuentes en el mundo tuning (en los bajos, los tapones de las válvulas, debajo del asiento…). Cambiar las bombillas es fácil, aunque dependiendo del modelo acarreará más o menos tiempo.

¿Legal o ilegal?

Leyendo el Manual de procedimiento de inspección de las estaciones ITV (Sección II, apartado 4: Alumbrado y Señalización), las conclusiones son las siguientes:

– Las luces de cruce, carretera, frenado y matrícula son obligatorias para todos los scooter. En el caso de los ciclomotores, la de carretera, las de dirección y la de matrícula son opcionales. El warning es siempre obligatorio.

– El color de dichas luces será blanco, salvo en el caso de vehículos antiguos homologados o matriculados con luces amarillas.

– En todos los casos, si el vehículo dispone de una sola luz deberá situarse en el plano

longitudinal medio del vehículo, y si son dos luces, simétricas con respecto al mismo plano.

A simple vista, no se pueden usar luces que no emitan blanco o naranja, pero siempre que estén homologadas (es decir, las que traen un código E grabado en la superficie) no habrá problema. Actualmente, los neones están prohibidos porque distraen al resto de conductores, siendo falta grave si vamos a la ITV con ellos. A pesar de esto, algunos scooters tuneados las montan como aditivo estético.

Reglamento General de Vehículos

Artículo 16. Dispositivos obligatorios de alumbrado y señalización óptica.

Los dispositivos obligatorios de alumbrado y señalización óptica que se regulan en la reglamentación que se recoge en los Anexos I y X para los vehículos de motor y remolcados son los que se especifican a continuación:

– Toda motocicleta deberá estar provista de:

Luz de cruce. Luz de carretera. Luz de frenado.

Luz de la placa posterior de matrícula.

Luz de posición delantera.

Luz de posición trasera.

Catadióptrico trasero no triangular.

– Toda motocicleta puede llevar:

Luz antiniebla delantera.

Luz antiniebla trasera.

Catadióptricos laterales no triangulares.

Luces indicadoras de dirección con señal de emergencia.Artículo 15. Condiciones técnicas de los dispositivos de alumbrado y señalización óptica.

1. Las luces y dispositivos reflectantes que, siendo dobles, tengan la misma finalidad, se corresponderán en color e intensidad y estarán situadas simétricamente, a ser posible, a la misma distancia de los bordes del vehículo.

2. Ninguna luz instalada en un vehículo será intermitente o de intensidad variable, a excepción de las indicadas en la reglamentación que se recoge en el Anexo I.

4. Todos los dispositivos de alumbrado y de señalización óptica de los vehículos de motor y remolcados deberán cumplir las exigencias especificadas en la reglamenta