Tanto la Fundación Repsol como el Dr. Xavier Mir ya se han puesto manos a la obra en una de las actividades humanitarias que también están detrás del Dakar 2012.

El Dakar solidario de la Fundación Repsol

repsol02
El Dakar solidario de la Fundación Repsol
Formulamoto
Formulamoto


repsol

Con todo el material sanitario ya en Perú, la caravana liderada por el Dr. Xavier Mir y la Fundación Repsol se pondrá en marcha el próximo lunes para emprender una nueva acción solidaria aprovechando el marco de operaciones del Dakar. La iniciativa de este año engloba dos puntos de acción; el primero en Lima, para ayudar a la lucha contra la tuberculosis, y el segundo para colaborar en la recuperación de la zona del Pacífico devastada por un terremoto en 2007.

En el Cerro de San Cosme, uno de los barrios más necesitados de la capital peruana, en el que viven 20.000 habitantes en apenas tres km2, tendrá lugar la primera acción. En su Centro de Salud se harán entrega de aparatos para conservar las vacunas contra la tuberculosis y, entre otras cosas, un esterilizador del material quirúrgico que se utiliza para tratar a los pacientes. El índice de tuberculosis en esta zona es uno de los más altos del mundo.

La segunda acción se repartirá en tres diferentes hospitales de Chincha, Cañete y Pisco, localidades situadas en la costa afectada por el terremoto, que según previsiones del propio gobierno aún tardará 20 años para recuperar la normalidad. Las consecuencias del seísmo provocaron un aumento de enfermedades y para ayudar a combatirlas se trasladan esterilizadoras, dopler fetal, pantoscopio y otros aparatos médicos. Todos los aparatos que se distribuirán son nuevos y la instalación y mantenimiento por 5 años corre a cargo de Ahseco, la empresa distribuidora de Matachana.

-Para la Fundación Repsol es muy importante recuperar la filosofía que durante años tuvimos en África-

Al frente de numerosas acciones solidarias en los últimos años, Javier Inclán como parte de la Fundación Repsol, y el Doctor Xavier Mir han puesto en marcha una nueva acción solidaria en Perú, aprovechando nuevamente el paso de la caravana del Dakar, esta vez, por el país andino. Si antes fue en África, ahora ha llegado el momento de ser solidarios con Perú y sus gentes.

¿Por qué ahora Perú?

-Porque para la Fundación Repsol es muy importante recuperar la filosofía que durante años tuvimos en África, un continente tan necesitado de ayuda. Continuamos ahora con la acción solidaria iniciada en África aprovechando el paso del Dakar por Perú. Las necesidades de este país son distintas de las de los países africanos, pero sabemos que podemos ayudar igualmente y que nuestra ayuda será bienvenida.-

¿Quiénes están detrás de esta nueva acción?

-Este proyecto representa una nueva colaboración entre la Fundación Repsol y el Doctor Xavier Mir, con el que ya hemos colaborado en el pasado y tiene una gran experiencia en este tipo de acciones humanitarias. Contamos con su liderazgo para tirar adelante toda la acción en Perú, y juntos hemos puesto en marcha de nuevo los resortes para llevar a cabo acciones humanitarias como las que estuvimos desarrollando varios años en África.

¿Qué necesidades puede tener Perú?

-Perú es un país de actuación preferente respecto a los otros que visita el Dakar, y se ajusta más a nuestros valores en cuanto a las ayudas que nosotros, la Fundación Repsol y el Doctor Xavier Mir, podemos aportar. A pesar de que el país tiene un desarrollo importante, hay algunas carencias en necesidades sanitarias y ahí es donde nosotros podemos ofrecerles nuestra ayuda. El Doctor Xavier Mir coordina esta acción y se apoya en empresas colaboradoras, como Matachana, Medcomtech y Prisma Mpa, con el fin de atender entre todos las necesidades médicas -principalmente de material- que tienen los hospitales peruanos. Pero tiene una parte de su población necesitada y a la que merece la pena ayudar.-

¿Cuentan con la ayuda del Dakar?

-En África siempre tuvimos mucha ayuda de la ASO, de los pilotos y de todas las personas vinculadas a esta carrera. Para nosotros es muy importante recuperar esa filosofía que ya existía en África, un movimiento importante y solidario reflejado por la organización, los pilotos y toda la gente que trabajaba en el Dakar. Al llegar a Sudamérica la prueba se ha convertido en un evento más deportivo, porque no son las mismas las necesidades de este continente respecto a las de África. Desde la Fundación Repsol no nos olvidamos de África y de todo lo que aprendimos allí ayudando, así que ahora lo queremos trasladar al continente sudamericano.-