Entrevista en profundidad

Un día en la vida de Maverick Viñales… cuando solo era una promesa

Un día en la vida de Maverick Viñales… cuando solo era una promesa
Acaba de ganar su primer Gran Premio en la máxima categoría del motociclismo. Ha sido el primero en la historia en ganar carreras en 125cc, Moto 3, Moto2 y MotoGP. Esta fue la entrevista que le hicimos cuando solo era una promesa del motociclismo.


Es un niño prodigio, un piloto virtuoso que ha vencido todos los campeonatos donde ha concurrido. Con apenas un año pilotó su primera moto, con dieciséis (2011) ganó su primer GP, fue «bronce» en 125 cc y «Rookie del año».

Llegó al Mundial con el palmarés del CEV y del Europeo como alentadora tarjeta de presentación, pero el ritmo del Campeonato del Mundo y los circuitos desconocidos eran factores a tener muy en cuenta para un debutante de dieciséis años recién cumplidos. Pasó la prueba con nota alta.

P- ¿Cómo veías tu debut mundial? ¿con qué ánimo fuiste a Qatar? ¿cómo tenías de revuelto el estómago?

R- Veía que se hacía realidad mi sueño de competir en el Mundial. Estaba un poco nervioso, eso está claro, pero no mucho. Estaba confiado que lo podía hacer bien y que podría dar guerra.

P- ¿Cuál era tu objetivo y perspectivas entonces?

R- El objetivo era ser «Rookie del año» e ir carrera a carrera sin ponerme nervioso, ni precipitarme, ni hacer tonterías. Un puesto en el «top ten» ya era bueno.

P- ¿Tuviste temor escénico por los circuitos desconocidos, los rivales de renombre?

R- No. Continué haciendo mi trabajo como siempre lo he hecho, con el mismo equipo y los técnicos que ya hace cuatro años estamos juntos. Nos conocemos muy bien y eso facilitó el trabajo.

P- Aprendes muy rápido los circuitos ¿usas la Play?

R- Bueno; eso es porque trabajamos mucho antes de llegar a los circuitos. Trabajamos con los datos de la telemetría: marchas, apertura de gas, frenadas… Sobre un plano del circuito apunto todos esos datos y me voy a pie a mirarlo sobre el terreno. Cuando sabes todo eso, la moto sola ya te lleva por la trazada. Con la play-station sólo aprendo el sentido de las curvas y nada más, porque lo que ves en pantalla y la realidad no tienen nada que ver.

P- ¿Qué te impresionó más del Mundial?

R- Que desde el primero al último iban todos muy rápido. Te despistas un poco y te mandan al veinte. Siempre hay que ir a fondo. En Qatar estaba entre los cinco primeros y a falta de diez minutos para el final del clasificatorio me mandaron a la cola. Tuve que poner neumáticos nuevos y esmerarme al máximo para situarme noveno. No puedes fallar en nada; en la carrera estaba con el grupo de delante, me colé un poco en una curva y también acabé noveno.

P- ¿Te defraudó ese debut?

R- No, al contrario. Tenía ganas de que llegara la próxima carrera. Me di cuenta que si ponía todas las ganas y trabajaba muchísimo podía llegar.

P- Aparte de Nico Terol ¿qué otros pilotos veías realmente rápidos?

R- Los delanteros: Zarco, Cortese, Faubel…

P- ¿Te sorprendió ganar en Le Mans?

R- ¡Mucho! No pensaba que pudiese seguir a Nico. Yo estaba tercero en parrilla pero a ocho décimas y eso en 125 cc es un mundo. En las dos primeras vueltas me cogió un segundo, pero tiré fuerte y lo fui pillando poco a poco. Entonces me dije: «desde aquí no parece tan rápido; voy a ver lo que pasa». Le fui siguiendo y entonces empezó a hacer un juego de «tira tú, tiro yo». Eso ya se lo había visto hacer con Márquez y con Pol (Espargaró) así que yo también se lo hice y le dije: pasa tú. Entonces se empezó a poner nervioso y no iba tan rápido. Eso hizo que yo estuviera todo el rato a su rueda.

P1050418

P- ¿Crees que al dejarle pasar de nuevo se sorprendió y le hizo pensar que no sería tan fácil y eso le hizo equivocarse?

R- Creo que se equivocó porque yo le puse mucha presión en las últimas curvas. Antes de que cometiera el error, ya le había metido la rueda tres o cuatro curvas antes y donde cometió el error le había puesto media moto y se tuvo que salir hacia fuera, al «piano», y en la otra frenada se fue un poco largo y lo pasé. Pero bueno, lo pasé rozando… Me dije: «lo pruebo; si me caigo, me caigo, me es igual, yo quiero ganar…» Me metí y abrí a tope; sino, no pasaba.  Fue instantáneo.

P- ¿Tenías previsto pasarle en la última vuelta?

R- No. Lo quería pasar mucho antes, pero él tiro muchísimo durante tres vueltas, me llevaba ahogado y además tenía el neumático muy gastado. Me costaba seguir su rueda, pero lo logré y llegamos juntos a la última curva, donde le pasé sin pensármelo ni un segundo… Me dije: ¡ya!

P- ¿Hubo un antes y un después de Le Mans?

R- Sí. El después fue que los otros pilotos me empezaron a mirar como un rival que ya estaba allí, no como un «rookie». Antes de Le Mans me podía enganchar a la rueda de cualquiera, pero después ya no me dejaban (risas).

P- ¿Y en tu vida diaria, en la escuela, en la calle, con los amigos?

R- Con los amigos no, pero un poco en la escuela y en la calle sí. Pero soy una persona  humilde, siempre soy igual. Entiendo que el público quiera acercarse a un deportista que gana y sale en la tele, pero eso no me hace cambiar.

P- ¿Cómo enfocaste las carreras siguientes, en qué estado de ánimo y estrategia?

R- Tenía muchas ganas de que llegara Montmeló; estaba animado y con ganas. La estrategia era la misma que en Le Mans: dejarme llevar por él (Terol) y que llevara la carrera hasta el final para intentar volver a meterle la rueda, pero aquella carrera, con la pista medio mojada, fue distinta y me puse primero, les metí tres segundos hasta que me quedé sin neumático. Se gastó antes de tiempo a causa de los reglajes.

P- En la segunda mitad del campeonato tuviste varios altibajos ¿qué sucedió?

R- Esto es el Mundial. El nivel es muy alto y si no logras que todo vaya a la milésima se escapan. También fue un poco mi culpa. Estaba obsesionado por estar delante fuese como fuese, como ya me había ocurrido en el CEV dos años antes, y en lugar de estar delante me iba hacia atrás. Después de Australia le di la vuelta al asunto y gané las dos últimas carreras.

P- ¿Qué hiciste para darle la vuelta?

R- Cambiar la dinámica de trabajo. Trabajaba principalmente con neumático blando y no siempre funcionaba. Desde Malasia trabajé todo el fin de semana con el neumático duro y ancho, incluida la carrera. En la recta corría un poco menos, pero me permitió guardar goma para el final y así pude ganar.

P- ¿Te sientes identificado con algún piloto? ¿tienes algún referente?

R- Mis referentes son Rossi y Pedrosa. Me gusta mucho como trabajan durante el fin de semana, y de Dani me encanta como levanta la moto al salir de curva en milésimas de segundo y eso a pesar del poco cuerpo que tiene. No sé como lo hace, pero es genial; impresiona ver como lo hace. Tendré que preguntarle-

P- En tu imaginario ¿cómo ha de ser el piloto ideal?

Que no se obsesione, que tenga muy claro lo que quiere hacer y que en pista piense; no basta con darle al gas.

P- ¿Qué tipo de piloto eres?

R- No tengo ningún estilo concreto. Depende de la curva. Si es de frenada fuerte soy agresivo al límite y abriendo gas tan pronto que la rueda me derrapa. Si es curva rápida, soy fino.

P- ¿Qué es lo que más te gusta del pilotaje?

R- Pasar una curva dudosa sin dejar el gas, pasarla a fondo cuando no lo tienes claro; de aquellas que casi cierras los ojos cuando te metes decidido a no cortar y la pasas.

P- ¿Cuál es tu defecto?

R- El paso por curva. He de mejorar eso. Quizás apuro demasiado la frenada y eso me impide tener mejor paso por la curva. He de trabajar este aspecto. Otro es que no me gusta ir detrás de un piloto; prefiero pasarlo enseguida para no perder el ritmo que me ha permitido llegar a su rebufo. Lo mejor es llegar, dar un hachazo y tirar.

P- Eres piloto seguro, te caes muy poco.

R- Sí. En todo 2011 sólo me caí una vez en carrera y un par en entrenamientos.

P- Como piloto has demostrado ser talentoso, rápido, luchador perseverante, listo, inteligente y trabajador ¿qué es lo más importante para ganar?

R- Yo cogería inteligente y trabajador. Creo que es lo más importante. Se ha de trabajar mucho para poner la moto a punto y hay que ser inteligente con la pizarra.

P- ¿Logras poner la moto a punto al 100% en cada carrera?

R- Es difícil conseguirlo en todas las carreras, pero ha habido tres o cuatro en que iba perfecta. En las otras siempre te surge alguna cosa que te da problemas. Acertar todos los reglajes a la perfección es realmente muy difícil en una 125.

125cc_maverick_terol_original

P- ¿No consideras que el talento también es determinante?

R- Sí, creo que sí, pero sin lo otro no es suficiente para ganar.

P- Y saber leer las carreras en la pista.

R- Sí, pero Ricard (Jové, su manager) me ayuda mucho «a leer las carreras». Él, las ve mejor desde fuera de la pista y me lo transmite todo en la pizarra.

P- Pero poco cabe en la pizarra…

R- Bueno, tenemos estrategias y puede decirme muchas cosas en poco espacio.

P- Si no ganas Moto3 este año, ¿repetirás o pasarás a Moto2?

R- No. Por mí no, pero también dependerá de lo que opine mi manager. Cuando llegue el momento nos sentaremos a hablar de ello.

P- Stoner ha dicho recientemente que estás haciendo muy buen trabajo con progreso constante ¿qué te parece eso?

R- No lo sabía, pero me gusta mucho que un doble campeón de MotoGP se haya fijado en mí y diga eso. Me llena de orgullo.

P- ¿Qué circuitos te han sido más fáciles y cuáles más difíciles?

R- Sachsenring y Le Mans han sido los más fáciles. ¿El más difícil-? Phillip Island, sobre todo por el viento. La curva de final de recta a 240 km/h con el fuerte viento racheado era muy complicado. Pero la pista me gustó. De los nuevos, el que más me ha gustado ha sido Malasia. Es una pista que requiere gran precisión de pilotaje, no puedes equivocarte en nada. El más complicado ha sido Indianápolis, a pesar del buen resultado obtenido.

P- ¿Sorprendido por haber ganado cuatro GP, hacer nueve podios, tres vueltas rápidas y tres poles en tu debut mundial?

R- Sí, mucho. Pero lo he logrado trabajando mucho. No ha sido nada fácil.

P- ¿Viste factible en algún momento ganar el título?

R- Sí, sobre todo después de ganar en Assen, donde Nico cayó y recorté muchos puntos. Pero luego tuve tres carreras malas. Mantenerse arriba es lo más difícil del Mundial.

P- ¿Cómo te planteas el 2012 en Moto3?

R- De la misma forma que el 2011. Salir a divertirme, hacer mi carrera, ser inteligente y hacer un buen trabajo.

P- ¿Pensando en el título?

R- No, en absoluto. Pensaré en el título cuando queden cuatro o cinco carreras, si es que eso es posible.

P- En relación a la 125 cc ¿qué te ha parecido la Moto3?

R- Es una moto menos potente y tiene menos nervio. Pienso que será una moto que quizás a pilotos de segunda línea les permitirá estar delante. Ya se verá. Por otra parte nos obligará a trabajar mucho y desde cero, porque las referencias de 125 no servirán.

P- ¿Qué rivales para el título te esperas?

R- Es difícil decirlo ahora. Es categoría nueva y hay varias motos distintas, una incógnita para todos; pero imagino que serán los mismos del año pasado- y alguno más.

P- Eres piloto profesional ¿te ganas bien la vida?

R- Considero que está bien.

P- Defínete como persona.

R- Soy una persona humilde y sincera. Desde que tengo once o doce años no he cambiado; he madurado pero siempre soy el mismo. No cambio para nada.

P- Los cambios te llegan de fuera, y son a mejor, como el reciente fichaje de Repsol. ¿Cómo analizas este acuerdo?

R- Me hace mucha ilusión defender esta temporada los colores de un patrocinador como Repsol, ya que hablar de Repsol es hablar de una historia de triunfos en el Mundial de Motociclismo. Muchos pilotos y muy buenos han llevado estos colores y ahora yo pasaré a formar parte de este grupo. Actualmente, los tres principales pilotos patrocinados por Repsol, Casey Stoner, Dani Pedrosa y Marc Márquez, son Campeones del Mundo, y ese es sin duda nuestro objetivo para este 2012.