0
Competición Entrevista Manuel González

Manugas: La clave del éxito

Publicado el miércoles 07 de agosto de 2019
Manugas

Con tan solo 17 años, Manuel González, más conocido en el paddock como Manugas, ya conoce lo que es estar al frente de una competición internacional, pues actualmente es líder de la categoría Supersport 300 en el WSBK. Todo ello es herencia de su padre, quien fue piloto amateur y que le acompañó desde bien pequeño a los circuitos.

Manuel González está siendo la sensación esta temporada en el Campeonato del Mundo de Supersport 300. El piloto madrileño es el actual líder, con victoria en tres de las primeras cuatro carreras. A pesar de que queda mucho campeonato por delante, es uno de los claros favoritos para llevarse el título".

En formulamoto.es le hemos acompañado en una de sus sesiones de entrenamiento con las que se prepara para cada carrera y, de paso, aprovechado para charlar con él sobre su pasado, presente y futuro dentro y fuera del motociclismo.



Todas las noticias de MotoGP

¿De dónde te viene la pasión por las motos?

"Todo empezó por mis padres. Desde que estaba en la barriga de mi madre ya iba a los circuitos y escuchaba el ruido de las motos. Cuando nací, crecí viendo a mi padre correr en Albacete o el Jarama y siempre quería trepar a las motos, sentir lo que era estar encima de ellas. He roto muchos calentadores y palancas de cambio porque siempre me quería subir a la moto de mi padre. Con tres años tuve mi primera experiencia con una moto y ya me enganché del todo".

¿Cómo fueron tus inicios? ¿Cómo estaba por aquel entonces la federación de Madrid con las minimotos?

"Mi primera toma de contacto con la competición fue en minimotos con cinco años en el circuito de La Princesa en Móstoles, Sakkara en Torrejón de Ardoz y alguno que otro más que no recuerdo. Más adelante se hicieron los circuitos de La Higuera en Segovia y DR7 en Tarancón, por lo que pude seguir entrenando cerca de casa".

"Fuí Campeón de Madrid de Minimotos, pero para seguir progresando, si querías competir tenías que ir a los campeonatos de Valencia, en Albaida, Villena u Oliva".

2011 fue el salto a los circuitos de verdad. ¿Cómo fue la adaptación a la Mini GP en la Cuna de Campeones? ¿Y con la 80 cc?

"Cuando pasé a MiniGP todavía rodaba en circuitos de karting. La adaptación a las motos grandes fue escalonada: primero con una MiniGP de 50 cc monomarcha y, más adelante, con una de 90 cc con embrague y cuatro marchas. En mi primer campeonato en la Cuna de Campeones rodé con una moto de 110 cc en el que quedé segundo".

"La llegada a los circuitos de velocidad grandes llegó cuando dejo MiniGP y me meto en el Campeonato de 80 cc. Esa fue mi primera experiencia en los circuitos de velocidad que todos conocemos. Esta categoría es en la que más he aprendido y en la que más me he formado como piloto".



2016 ya en el CEV en Moto3 y la Rookies Cup. ¿Cómo es la diferencia de pasar de una moto de 2T a una 4T? ¿Fue fácil llegar hasta aquí?

"Yo creo que la principal diferencia es que con una moto de dos tiempos importan mucho más las revoluciones y las marchas para hacer correr la moto y aprovechar toda la pista. Con una cuatro tiempos no es necesario estar tan atento de la marcha y no necesitas estar tan pendiente de la trazada. Además, su motor te permite no ser tan fino: te puedes colar, salir en una marcha que no es y no perder tanto tiempo".

"En la Red Bull Rookies Cup no me fue del todo mal. Llegué con 13 años, era muy pequeño y venía del campeonato Pre-Moto3. Aquí ya iba a pilotar una Moto3 auténtica y a competir contra pilotos de 16-17 años. Todo estaba muy igualado. En la Rookies Cup aprendí a defenderme bien en el cuerpo a cuerpo, algo que me ha venido muy bien ahora en SSP300".

En 2017 te proclamas campeón de la European Talent Cup pero desembocaste en SBK, en SSP 300 y no en Moto3 dentro de MotoGP. ¿Por qué? ¿Hasta qué punto es un freno para un piloto con talento la cuestión económica?

"Cuando gané la European Talent Cup yo esperaba poder dar el salto al Mundial de Moto3, o por lo menos al FIM CEV. Pero lo cierto es que es una categoría donde el dinero es lo que más importa. El talento también se tiene en cuenta, pero si llega otro piloto con mucho dinero, independientemente de su nivel, lo van a seleccionar antes que a ti. Te llegan a pedir entre 100.000 y 150.000 euros por temporada. Varios equipos me hicieron ofertas muy buenas por haber ganado la Eurpean Talent Cup, pero había que aportar una cantidad de dinero que no teníamos".



¿Cuál es tu experiencia en esta categoría de SSP 300¿Cómo fue con la Yamaha? ¿Y con la Kawa? Me tienes que contar cómo un equipo puede llegar a contactar contigo a través de Instagram.

"La primera vez que vi la moto dije: ¿y esto qué es? Pero en cuanto me subí me dí cuenta de que era una moto bastante ágil. La evolución de estas motos ha sido muy rápida. Por ejemplo, en Jerez solo estamos a unos 5-6 segundos de los tiempos de Moto3. No tienen mucha potencia, lo que hace que esta categoría sea muy igualada. El peso lastra mucho, así que el rebufo es realmente importante. Es muy difícil escaparse, por lo que un piloto aquí tiene que destacar en la lucha cuerpo a cuerpo. A diferencia de Moto3, no necesitas ser el más rápido, sino el que mejor controle y se adapte a las situaciones de carrera".

"Me sorprendió llegar a este campeonato. Tuve mi primera carrera en 2017 y la verdad es que disfruté mucho del nivel y de la competitividad que había. El año pasado acabé sexto con tres podios y también tres ceros en mi cuenta personal".

"Con la Yamaha tuve sensaciones enfrentadas. Cuando sacaron la R3 me gustó mucho la potencia y velocidad punta que tenía, pero cuando nos comparábamos con las Kawasaki y las KTM en los test, estábamos por debajo en términos de potencia. Pensé que las limitarían cuando llegase la primera carrera, pero no fue así. Con la Yamaha siempre tenía que ir al límite y me caí varias veces. Aun así, fue un año en el que aprendí muchísimo de cara al control de la moto y dónde estaba mi límite. Cuando dí el salto a Kawasaki me avisaron de que iba muy bien en recta pero no tanto en curva. Me subí a ella y me dí cuenta de que iba mucho mejor en curva. Al final no hay grandes diferencias entre todas las motos y cuenta mucho más la destreza del piloto".

"Sí, dos equipos me contactaron por Instagram y uno de ellos fue el ParkingGo Team, que es en el que milito ahora. Me sorprendió mucho pero a ellos les debo ahora mismo estar donde estoy".

"El Kawasaki ParkinGO Team vino a por mi talento, no por el dinero. Es un equipo con grandes medios técnicos y humanos. Se está volcando conmigo y yo tengo que darles el 200% de mi por esta gran oportunidad que me han dado".

"Este año cuento también con el apoyo de LG España. Esto es un gran orgullo para mi, porque LG me dijo desde el principio: "te apoyamos por tus valores como deportista y como persona. Sigue por ese camino".



Estás teniendo una temporada realmente buena. ¿Te ves como futuro campeón del mundo? En el caso de conseguirlo, ¿cuál será el siguiente paso? ¿Tienes propuestas en firme?

"Esperemos que sí. He empezado muy bien con tres victorias en cuatro carreras e intentaré seguir en esta línea. Ganar en SSP 300 es muy difícil, por lo que hay que estar siempre atento, ir carrera a carrera".

"SSP 300 no es una categoría para estar varios años. El siguiente paso lógico sería subir a Supersport 600. Mi equipo está estudiando esa posibilidad, aunque todavía no hay nada claro. No estamos ni en la mitad del campeonato, por lo que habrá que valorar mi futuro más adelante".



A diferencia del pasado, ser piloto de competición requiere una plena dedicación, pero tú compaginas la competición con los estudios. ¿Hasta qué punto esto te limita con respecto a tus rivales? Si tuvieras que dejar de correr, ¿a qué te dedicarías?

"Ahora estoy cursando 1º de Bachillerato y ningún año me había resultado tan complicado compaginar las carreras y los estudios como este. Subo de categoría en las motos y en el instituto, pero intento siempre entrenar y estudiar todo lo que puedo. Todo depende de cómo te organices. Yo creo que se puede hacer todo".

"Si dejara las motos haría todo lo posible por trabajar en algo que estuviera relacionado directa o indirectamente con ellas. No me importaría ser técnico de algún equipo o "coach" de algún piloto".

La preparación mental y física es muy importante. ¿Cómo te preparas para cada carrera? ¿Sigues teniendo interés en ir al Mundial de Motociclismo?

"Para preparar cada carrera, vengo al gimnasio dos días a la semana y en mi casa tengo una bicicleta estática para entrenar la resistencia. Para la preparación mental cuento con la ayuda de Javier Bonilla. Es mi psicólogo deportivo y me ayuda a prepararme en términos de concentración".

"También entreno con motos de motocross y velocidad en circuitos próximos a mi lugar de residencia con mis padres, porque mi equipo tiene la sede en Italia. A pesar de la distancia, la comunicación es muy buena y no hay problemas. Comunico a Fabian Foret (ndr: Campeón del Mundo de Supersport en 2002) todos mis entrenamientos, los planes de comidas, etc".



¿Cómo te consideras? ¿Un piloto agresivo o conservador? ¿Qué aspectos destacarías de tu pilotaje? ¿Qué aspectos tienes que mejorar?

"No me considero un piloto especialmente agresivo. Al final, en una carrera de SSP 300 tienes que estar muy atento a lo que pueda pasar. Siempre he sido muy fino a la hora de establecer una vuelta rápida, pero también sé bregarme en carrera. Siendo sincero, me considero una mezcla de ambos".

"Qué aspectos a mejorar es una pregunta que he respondido varias veces. Yo no lo sé. Eso me lo tienen que decir desde fuera, bien mi equipo o bien mis padres. Por ejemplo, en la carrera de Jerez, Foret me dijo las áreas en las que tenía que mejorar y me puse de inmediato a trabajar en ellas. Siempre me tomo bien los consejos".

¿Cómo de importantes son tus padres en tu trayectoria deportiva?

"Mis padres lo han sido todo. Siempre han estado ahí ayudándome. También ha habido otras personas importantes, pero los principales actores que han motivado que esté donde estoy son mis padres. Siempre agradezco que estén en cada carrera".

¿Qué le dirías a algún chaval que quisiera ser piloto profesional de motociclismo?

"Le diría que disfrutara de cualquier día de entrenamiento o carrera porque, al final, se va haciendo todo tan profesional que se te olvida cuál es tu pasión, que es ser piloto de motociclismo. Que aproveche todos y cada uno de los momentos que te regala la práctica de este deporte".



 

Nuestros vídeos en

Las 10 principales novedaes de 2018
Estas son las mejores novedades desveladas en el pasado Salón de Milán

Especial MotoGP