La más deportiva entre las deportivas de 125.

Yamaha YZF-R 125

2 7 08 Yamaha R125 Detalles D2X2521
Yamaha YZF-R 125
Formulamoto
Formulamoto


El protagonismo de la YZF lo ha retomado ahora, momento en el que, una vez en la calle, las ventas acompañan.

Ocupa desde hace dos meses el primer puesto del ranking de las motos de marchas de 125 cc más vendidas en España. Cierto es que el segmento no pasa por su mejor momento.

Por ello, haber vendido 453 unidades en apenas tres meses debe ser motivo de satisfacción para la firma nipona, ya que su previsión inicial era vender 2.000 durante este año.

En su corta vida comercial ha arrasado frente a rivales consagrados de la talla de la Honda CBR o la Kymco Quannon.

La «pequeña R6» gusta y uno de los principales motivos es su radical estética basada en las grandes «R» de la marca, un gancho muy atractivo para los jóvenes y no tan jóvenes.

Reconozco que la primera vez que la vi en directo me sorprendió y no sólo por la deportividad de sus formas, sino por la calidad de acabados que exhibe.

A esto hay que sumarle un motor con refrigeración líquida e inyección electrónica muy vivo y eficiente y buenos componentes en su parte ciclo. Todo ello a un precio bastante razonable, así que las claves de su éxito están claras.

La lluvia que acompañó en todo momento en la presentación oficial impidió que se pudiera probar «como Dios manda», algo que hemos solucionado lo antes posible en esta prueba a fondo, donde la YZF-R 125 ha sacado lo mejor de sí tanto en ciudad como en carretera. Y esto es lo que ha pasado con la nueva reina del segmento.

El detalle

Minarelli a medida

La alianza Yamaha-minarelli ha desarrollado este motor aprovechando el lanzamiento de la YZF-R 125. Es un propulsor de 4T, con refrigeración líquida y 4 válvulas que desarrolla 15 CV a 9.000 rpm.

Cilindro y pistón son de aluminio con una carrera de 52 x 58,6 mm. Incorpora además un eje de balance para evitar las frecuentes vibraciones que producen los motores de este tipo; y damos fe de que funciona porque no vibra nada, ni cuando se llega a la zona roja del tacómetro.

El sistema de inyección de combustible es compacto y está alimentado mediante una cámara de aire de gran capacidad que, junto con las dos válvulas de admisión, proporcionan un excelente tacto del puño de gas.

Minarelli a medida

Equipamiento

Soporte de matrícula.

Tanto los intermitentes como el soporte de la matricula penden de una estructura muy minimalista que se prolonga de forma descendente, lo suficiente para que, en caso de lluvia, no te manches.

LED trasero.

La óptica trasera se reduce a la mínima expresión y se compone de LED de alta potencia para que sea visible incluso de día. Un detalle que remata una espectacular vista trasera.

Inspiración R6.

En la imagen, el escape y la estribera derecha de la R6, modelo que ha servido de inspiración para los ingenieros de Yamaha. El escape tiene dos catalizadores dobles y un sistema de inducción de aire para optimizar la combustión de gases y reducir las emisiones.

Amortiguador y basculante.

El primero no cuenta con regulación, a pesar de ello se muestra firme y apto para una conducción deportiva. El brazo basculante es de aluminio, el complemento ideal para un buen rendimiento del chasis Deltabox.

Chasis deltabox.

El doble viga de Yamaha es similar a los que usan las «R» de mayor cilindrada. Está desarrollado en acero. Aporta mucha rigidez al conjunto y posibilita una conducción deportiva en toda regla gracias también al buen hacer del basculante de aluminio y las suspensiones.

Panel de instrumentos.

Como el de las grandes deportivas, con el tacómetro de aguja y el resto de funciones en la pantalla digital donde marca la velocidad, el nivel de gasolina y los cuentakilómetros parcial y total.

Una mirada que intimida.

A la izquierda, la Yamaha YZF-R6, a la derecha la Yamaha YZF-R 125, ¿jugamos al juego de las diferencias? No creo que haga falta. La pequeña deportiva hereda de su hermana inmediatamente posterior la forma de las ópticas, la cúpula y en general los principales rasgos del frontal.

Accesorios opcionales.

Son cinco y todos enfocados a reforzar su caracter racing:

– cúpula. De doble burbuja y ahumada. 95,72 -.

– colín monoplaza. Disponible en cuatro colores: azul, negro, blanco y amarillo. 115 -.

– protector depósito. 28 -.

– protectores laterales. Roller Protector. 95 -.

– protector de carbono. 19,33 -.

Boquiabiertos nos quedamos al realizar las pruebas de consumo.

Los 3,02 l./100 km son más propios de un scooter ligero que de una deportiva. Y no sólo eso, con 13,8 litros de capacidad en el depósito se pueden llegar a recorrer 457 kilómetros sin repostar, teniendo en cuenta que está medido como consumo mixto, es decir, ciudad y carretera. Tanto las cifras de aceleración como la de velocidad punta son elevadas en relación con la competencia directa.

Frenos.

Como no podía ser de otra manera, los frenos los firma Brembo. Delante tiene un disco de gran diámetro con una pinza de doble pistón. Detrás, la pinza es de pistones contrapuestos. La frenada es muy potente y el buen tacto hace que sea precisa.

Datos oficiales

Equipamiento
Indicador nivel gasolina
Indicador temperatura
Estárter
Palanca de arranque
Pata de cabra
Portabultos
Hueco bajo el asiento
Reloj digital
Testigo reserva
Pantalla multifunción
Luces de emergencia
Asideras pasajero
Tacómetro
Caballete
Retrovisor derecho
Toma de datos 08 / 09
Prestaciones
0-50 m 5,3 seg
0-100 m 8,2 seg
0-200 m 12,8 seg
0-400 m 20,9 seg
0-1.000 m 42,5 seg
0-40 km/h 3,1 seg
0-100 km/h 25,1 seg
Velocidad máxima 113 km/h
Peso
Lleno 142,4 kg
Reparto del. / tras. 48,2 / 51,8 %
Consumo
Mixto 3,02 l./100 km
Autonomía 457,3 km
Ficha técnica
Motor 4T, 1 cilindro, agua
Cilindrada 124,6 cc
Alimentación Inyección electrónica
Distribución 4 válvulas
Suspensión del. Horquilla telescópica
Suspensión tras. Monoamortiguador
Freno del./tras. 1D. 292/D. 230 mm
Frenada combin. Deltabox de acero
Neumático del. 100/80-17
Neumático tras. 130/70-17
Long. máxima 2.015 mm
Dist. entre ejes 1.355 mm
Altura del asiento 818 mm
Cap. depósito 13,8 l.
Peso declarado 13,8 l.
Precio 3.799 e

Motor

El corazón de la YZF es uno de sus puntos clave. Es un motor hecho a medida y que le sienta realmente bien. Se ha optado por un desarrollo largo, es decir, estira mucho las marchas y se queda algo escasa de bajos, sobre todo en la arrancada desde parado. La caja de cambios engrana bien las marchas y el consumo de 3,02 l./100 km es uno de los más bajos del segmento marchas de 125 cc.

Equipamiento

El justo y necesario. Partimos de la base de que en las deportivas se suele eliminar lo superfluo y los elementos prácticos. El cuadro de mandos tiene las funciones básicas de funcionamiento a falta de la temperatura del motor. Otras ausencias son las luces de emergencia o la pata de arranque del motor. La cúpula es pequeña y tapa poco aunque a las velocidades en las que se mueve la YZF no hace falta mucho más.

Carga

El hueco del asiento del conductor, que se abre a través de la cerradura que hay en el propio asiento, es el único habitáculo del que dispone la YZF para guardar cosas. Dentro se encuentra una bolsa con herramientas, con lo que queda poco espacio más: la documentación y un teléfono móvil, por ejemplo. En este mismo sitio se encuentra la batería.

Confort

perro ladrador… Lo que se puede llegar a pensar al ver la YZF, es lo que luego, una vez encima, no es. Me explico, parece una deportiva incómoda y luego no lo es tanto. Los semimanillares van encima de la tija superior e impiden que vayan muy echado hacia adelante y se cargue peso en las muñecas. Es una moto muy adecuada para hacer curvas sin descartar su uso urbano, aunque ¡ojo! los que sois bajos porque el asiento queda a 818 mm del suelo.

Parte Ciclo

Los frenos son una de las partes clave de la moto, los firma Brembo y son potentes y eficaces. Las llantas son de aleación ligera y vienen con neumáticos Michelin Pilot Sport con 100 y 130 mm. Ni el amortiguador ni la horquilla, con barras de 33 mm, cuentan con regulación. El tarado es tirando a duro, aunque cuando vas deprisa en las frenadas la horquilla se hunde demasiado.

Colores

En Marcha

Deportiva, pero amable con el conductor. Un 10 en frenos.

Es innegable su carácter deportivo, aunque cuando llevas un rato encima no es tan incómoda como parece a primera vista. El asiento es alto, el manillar bajo y la estriberas retrasadas, es decir, la postura es deportiva, pero los semimanillares quedan por encima de la tija superior y eso hace que no sea demasiado agresiva y no se carguen mucho las muñecas al conducir en ciudad.

En carreteras de curvas reviradas se pueden pasar buenos ratos, el paso por curva lo hace con aplomo y adherencia, haciendo gala de un rígido chasis y un buen «calzado» (Michelin Pilot Sport).

Se puede ir rápido con la limitación de que las suspensiones son blandas y no cuentan con regulación; la horquilla se hunde demasiado en frenadas fuertes y cuidado porque frena muy bien, demasiado quizá.

El motor es muy utilizable en todos los regímenes, lleva un desarrollo largo que hace que haya que acelerar mucho para salir deprisa desde parado y también que la sexta velocidad sea larga, tanto que se queda sin apenas fuerza incluso llaneando.

Si eres de los que exprimen el tacómetro hay que andarse con ojo, ya que en mitad de la zona roja corta de golpe.

Así la vemos

Una retícula peculiar en la que destaca por encima de todos los parámetros el consumo ya que, después de la Yamaha YBR -que consume 2,98 l./100 km-, es la moto de 125 cc de marchas que menos consume de cuantas hemos probado.

Al uso en ciudad le damos un aprobado raspado porque a pesar de adoptar una postura deportiva no es todo lo incómoda que podía ser. En cambio en carretera es muy divertida, sobre todo en curvas, su hábitat natural y por donde se desenvuelve con total soltura.

Aunque hay que mencionar también que la velocidad punta de 113 km/h es algo escasa para salir a autovía y que la cúpula es pequeña y no protege mucho del aire a no ser que vayas con el casco pegado al depósito de gasolina. El quipamiento cuenta con lo imprescindible. Echamos de menos asas para el pasajero, regulación de suspensiones o pantalla más elevada, aunque no hay que olvidar que se trata de una deportiva de pro.

La foto lo dice todo. El pasajero va sentado encima del colín y no le queda otro remedio que agarrarse al depósito. Una postura no apta para acompañantes grandes. El mullido además es duro e incómodo.

Rivales

Hyosung GT125 R
Honda CBR125 R
La bicilíndrica de Hyosung es la más grande de todas. Los dos cilindros hacen que el consumo sea más elevado que la competencia.
La superventas de Honda cuenta ahora con motor de inyección. Es cómoda y polivalente para ciudad gracias a una postura de conducción acertada.
Peso declarado 166 kg
Altura asiento 780 mm
Consumo 5,96 l./100 km
Velocidad punta 110 km/h
Precio 2.999 e
Peso declarado 118,9 kg
Altura asiento 776 mm
Consumo 3,75 l./100 km
Velocidad punta 112 km/h
Precio 2.999 e
Kymco Quannon 125
Daelim Roadwin R
La alternativa de Kymco es muy recomendable y no sólo por su ajustado precio, sino por su buen funcionamiento general y rendimiento del motor.
La versión carenada de la popular Roadwin viene con motor de inyección y algo más de potencia que la versión naked. Una deportiva muy touring
Peso declarado 141 kg
Altura asiento n.d.
Consumo 3,86 l./100 km
Velocidad punta 116 km/h
Precio 2.499 e
Peso declarado 150 kg
Altura asiento 780 mm
Consumo 3,75 l./100 km
Velocidad punta 116 km/h
Precio 2.799 e

 

Yamaha YZF-R 125