El TMAX se renueva para seguir siendo referencia entre los maxiscooter.

Yamaha TMam 530

BJN96108
Yamaha TMam 530
Formulamoto
Formulamoto
Cuatro son ya las versiones que Yamaha ha presentado de su icono TMAX.Lanzado en 2001, modificado en cuanto a frenos y otros detalles en 2004 y remodelado por completo con nuevo chasis en aluminio y fibras en 2008, el japonés ha conseguido a lo largo de estos años ser la referencia de cómo debe ser un maxiscooter.


Rápido, cómodo, muy estable y noble, es, además, divertido de conducir, ágil y muy versátil.

Da lo mismo que quieras utilizarlo por ciudad a diario, que emprendas viajes como con una moto de carretera o disfrutes haciendo curvas en tu puerto de montaña preferido.

Sirve para todo y todo lo hace bien. Sus cifras de ventas refrendan que es el mejor -mega- del mercado y, hasta 2011, sin competencia.

Pero esa posición de líder y referente está ahora en riesgo. Otras marcas quieren su trozo de pastel y ya tienen preparados sus modelos para discutir ese puesto al TMAX.

Obviamente, en Yamaha no se iban a estar parados y han realizado el mejor TMAX hasta la fecha: el 530.
Lo mejor
· El mejor scooter en conducción deportiva

· Muy versátil y polivalente

· Acabados y equipamiento de primer nivel
Mejoraría con…
· Hueco para dos integrales

· Aspecto de instrumentación menos -de juguete-
Nueva cilindrada

Se ha trabajado profundamente en el nuevo motor. Ahora, con un diámetro de pistones de 2 mm (pasando de 66 a 68 mm), se obtiene una cilindrada de 530 cc.

Con la nueva cilindrada se han modificado también los conductos de refrigeración, se ha variado la inyección (similar a la de la R6, con inyectores de 12 orificios) y se monta una culata con nuevos árboles de levas y válvulas de admisión mayores.

En el cárter, nuevos orificios de aireación para eliminar la presión interior y diferente sistema de equilibrado, con componentes en aluminio, más ligeros.

Los colectores de admisión son ahora en resina plástica, la bomba de agua es también de plástico y cerámica.

Todo ello consigue que el motor 530 pese medio kilo menos que el anterior 500.

La transmisión también se ha modificado: embrague con más discos, nueva correa y nuevas poleas del variador.

Pero el cambio más importante en este aspecto es la transmisión del motor a la rueda: antes por cadena (metida en la carcasa del lado izquierdo y oculta a la vista), ahora sigue un esquema por correa dentada con el piñón de ataque concéntrico al eje del basculante, de forma que la tensión de la misma no varía con el funcionamiento de la suspensión trasera.

Con todos estos cambios no se persigue aumentar sin más la potencia del TMAX. Aunque aumenta 3 CV, hasta los 46,5 CV, más importante ha sido mejorar la respuesta del motor y el par.

Ahora alcanza los 52,3 Nm y además baja el régimen hasta las 5.250 rpm, contra los 46,1 Nm a

6.500 rpm del anterior. En el chasis también hay revisión.

Se ha reducido el peso y se ha reforzado en algunos puntos, al igual que el subchasis. Por su lado, las llantas, el alternador o la pata de cabra (ahora de aluminio) se han aligerado.

Por supuesto, el nuevo basculante de aluminio es una de las estrellas de este trabajo cuyo resultado ha sido dejar el peso declarado en 200 kg justos en seco.

También nos encontramos con nuevo manillar con torretas más altas y más plano, consiguiéndose una mayor maniobrabilidad y mejorando un tacto más firme del tren delantero.

También se nota en este aspecto el nuevo reparto de pesos, más cargado hacia delante.

Y para cerrar la parte ciclo, un nuevo freno trasero con un disco más grande, de 282 mm, para mejorar su capacidad de detención.

La nueva carrocería mantiene las líneas que lo definen como TMAX, aunque el 530 es más deportivo y afilado.

Se han cambiado las guanteras delanteras: la derecha lleva llave y es perfecta para llevar dentro, por ejemplo, un botellín de agua, y la izquierda, más pequeña, es un práctico -vacía-bolsillos- que se abre saliendo hacia ti, como un pequeño cajón.

Se ha mejorado el flujo de aire para evitar los incómodos vacíos de presión que -tiran- del piloto hacia delante con una nueva cúpula, la cual con sólo dos tornillos puedes montar más alta o baja.

Por último, un nuevo cuadro de dos esferas con pantalla LCD central, con mucha información: consumos, kilometrajes, temperatura ambiente y demás.

Es mucho más práctico que el anterior, que era seguramente más elegante, pero que se leía bastante peor.
Gama de colores

El nuevo TMAX 530 se vende en una gama de cuatro colores que refuerzan su imagen deportiva, aunque dentro del look elegante que un maxiscooter de esta categoría debe mantener.

Así, al blanco -Competition White- que ves en las fotos, se une un gris oscuro que la marca denomina -Sonic Grey-, el socorrido y siempre bien vendido negro -Midnight Black- y un gris plata elegante y sobrio -High Tech Silver-
Cómo es Maxiscooter Yamaha TMax 530

La transmisión desde el variador a la rueda es ahora por correa dentada y a la vista.

El piñón de salida es concéntrico al eje del basculante, minimizando así interferencias

No ha cambiado el hueco para el casco. Un casco integral y poco más es su capacidad.

Toda la carrocería se ha afilado, con un look más deportivo y moderno. El piloto trasero de leds es buena muestra de ello.

El escape ha cambiado su posición; ahora va más levantado, paralelo a las líneas traseras de la carrocería.

Dos guanteras delanteras, ésta con forma de bandeja y una profunda en el lado derecho.

A simple vista, el cambio del manillar no resulta obvio, pero ahora lleva las torretas mucho más altas con un manillar más plano, parecido a uno de cross.

Contribuye a mejorar el tacto del tren delantero.

Todo el frontal es nuevo y en el destaca la nueva pantalla. Puedes montarla en dos posiciones, más alta o más baja.

Se ha estudiado para eliminar los incómodos -rebufos- tras ella.

Motor

El motor bicilíndrico ha ganado 2 mm en diámetro de pistones para así alcanzar los 530 cc.

También trabajos en la culata, distribución y transmisión han servido para aumentar la respuesta del motor desde abajo.
Equipamiento

Desde siempre, el TMAX mantiene un nivel de equipamiento muy alto. Incorpora freno de aparcamiento en el puño izquierdo, amortiguadores para levantar el asiento, pata de cabra y caballete, etc.

El cuadro de relojes, ahora con dos esferas analógicas, es mucho más legible.
Carga

No hay grandes cambios en este apartado y el TMAX, simplemente, aprueba.

Puedes llevar un casco integral y algo más, es muy cuadrado y no muy profundo.

Comparado con los enormes maleteros de algunos maxiscooters, es poco, pero teniendo en cuenta las limitaciones impuestas por la fantástica parte ciclo del Yamaha, suficiente.

Confort
Sigue siendo un scooter muy cómodo, con un asiento bien diseñado en sus formas y bien mullido sobre el que pasar muchas horas sin notarlo.

La plataforma ha perdido los remates en aluminio, ahora más discretas en plástico negro, pero continúa teniendo mucho sitio para los pies.

El nuevo manillar afecta más al tacto del tren delantero que a tu forma de colocarte a sus mandos.
Parte ciclo

Hay un nuevo basculante de aluminio (el mismo material que se emplea para el chasis desde su versió anterior) y un nuevo disco de freno trasero, más grande. Las pinzas son más ligeras.

Así lo vemos

El TMAX 530 es referencia absoluta entre los maxiscooter. En carretera no sólo por prestaciones, sino que por estabilidad y comportamiento es capaz de ritmos inalcanzables para otros scooter.

En ciudad es suficientemente contenido en tamaño como para ser buen utilitario, aunque, por supuesto, no es un ligero 125. Muy cómodo, tiene el centro de gravedad muy bajo, buen asiento y mucho espacio para pilotos de cualquier tamaño.

Un equipamiento muy completo y bien terminado; sólo el espacio bajo el asiento debería haber sido objeto

de una profunda remodelación.

En marcha

No hay muchas diferencias con el TMAX anterior cuando te subes y lo arrancas, salvo los cambios que quedan a la vista.

El tamaño y la posición de conducción son similares, suave, sin vibraciones y cómodo.

Pero en cuanto abres gas, las diferencias se hacen obvias. Sigue siendo buen scooter para ciudad, pero se nota el aumento de potencia y par con una respuesta más contundente al acelerar.

En carretera, el nuevo reparto de pesos y los trabajos en el tren delantero (el manillar se nota más de lo que crees), con un tacto todavía más firme y directo, hace que sea un placer meterte en curvas de cualquier radio con confianza.

Asimismo, es rápido a la hora de cambiar de dirección y notas enseguida todo lo que ocurre bajo las ruedas.

Muy bueno a la hora de hacer conducción deportiva, el TMAX permite tumbar a placer y acelerar pronto.

Frena bien (ya lo hacía), puedes llegar -pasado-, frenar fuerte, tirarte a la curva con decisión y abrir pronto el gas.

Además, la nueva transmisión ayuda a suavizar la respuesta del gas, un detalle que ya era bastante dulce.

En general, todos los cambios contribuyen también a una mejor conexión del acelerador con la rueda trasera.

Rivales del Yamaha TMAX 530
 
· BMW C600 Sport

· Honda Integra 700

· Aprilia SRV 850
 Datos Oficiales
Ficha técnica

Maxiscooter Yamaha TMax 530
Motor 4T, 2 cil. en línea; agua
Cilindrada 530 cc
Pot./Par máx. decl. 46,5 CV/52,3 Nm
Alimentación/Distribución Inyección electrónica DOHC, 4 válvulas
Suspensión del. Horq. telescópica
Suspensión tras. Basc. alum., 1 amort.
Freno del./tras. 2 D. 267 mm/ D. 282 mm
Frenada comb.
Neumático del. 120/70-15
Neumático tras. 160/60-15
Long. máxima 2.200 mm
Dist. entre ejes 1.580 mm
Altura del asiento 800 mm
Cap. depósito 15 l.
Peso declarado 217 kg (en orden de marcha)
Precio 10.20 –
 

Equipamiento

Maxiscooter Yamaha TMax 530
Indicador nivel gasolina
Indicador temperatura
Toma de corriente
Inmovilizador electrónico
Guantera
Portabultos  
Respaldo piloto
Reloj digital
Suelo plano  
Doble óptica/halógena
Ilum. hueco casco
1 casco
2 cascos  
1 jet
Opción ABS