Come, reza y conduce: turismo sobre ruedas para todos los gustos en el corazón del Matarraña

Publicado el martes 10 de marzo de 2020
Come, reza y conduce: turismo sobre ruedas para todos los gustos en el corazón del Matarraña

Durante la Semana Santa, la localidad turolense de Valderrobres se convierte en un hervidero de visitantes en busca de alternativas al turismo de playa o ciudad.

La Semana Santa se acerca y los más viajeros ya andan en busca de la escapada ideal para descansar y desconectar de la rutina. Quedarse en la ciudad durante esos días ya no es una opción, y cada vez son más los que optan por el turismo rural para conocer el potencial de los pueblos que tienen a su alrededor. De hecho, según el portal de reservas Casasrurales.net, este tipo de turismo alcanzó un 77,8% de ocupación durante la Semana Santa de 2019.

De acuerdo con el Observatorio de Turismo Rural, entre los motivos más frecuentes por los que los viajeros optan por una escapada rural se encuentran disfrutar de experiencias gastronómicas, vivir de cerca determinadas celebraciones tradicionales o estar en contacto con la naturaleza.



Precisamente esto último es lo que atrae a miles de visitantes hasta la localidad de Valderrobres, la joya medieval de la comarca turolense del Matarraña. Ya hay quienes conocen a esta zona como 'la Toscana Española', un título bien merecido por sus paisajes salpicados pueblos de piedra, pozas de aguas turquesas y sendas verdes. Escenarios que invitan a la calma y la desconexión y en los que lo importante no es solo el destino, sino también el propio viaje. La filosofía propia del 'slow driving' encaja a la perfección con esta tierra, cuyas carreteras no pasan desapercibidas para ningún amante de las dos ruedas. Dejarse llevar conduciendo una moto por parajes repletos de olivos y almendros, que con un poco de suerte, todavía mantendrán sus flores, es el plan ideal para una escapada primaveral.

De hecho, tal interés despierta la capital del Matarraña en el mundo del motor, que el año pasado se convirtió en el escenario de la última prueba del Campeonato de España de Trial, título con el que se hizo el multicampeón mundial Toni Bou.

Para conocer todos los encantos de la zona, Aragón Slow Driving propone la ruta 'La Toscana aragonesa', que discurre por decenas de localidades pintorescas, recorriendo un total de 179,5 kilómetros con un tiempo estimado sin paradas de 4 horas y 21 minutos. Dividido en cuatro etapas, la primera de ellas parte de Calaceite y llega hasta Valderrobres, declarado Conjunto Histórico Artístico e integrado en la asociación de 'Los pueblos más bonitos de España'. Después parte hasta Beceite, La Cerollera y Aguaviva, donde se pone fin a una aventura sin duda inolvidable para todos los que la viven.

 

0