Conducir en moto por carretera: cómo aprovechar el asfalto de forma segura

conduccion moto carretera apertura
Conducir en moto por carretera: cómo aprovechar el asfalto de forma segura
Santiago Herrero
Santiago Herrero
Cuando conduces tu moto por carretera, fuera de la ciudad, ¿cómo te posicionas en la vía? Tal vez no aproveches el asfalto en curvas para describir una trazada limpia y correcta. Hacerlo es muy fácil… con voluntad y ciertas dotes de pilotaje.

El hecho de rodar en moto por ciudad es, aparte de una necesidad para muchos, un noble arte para aquel que lo consigue saliendo indemne. Pero no vamos a tratar aquí sobre ello, sino cómo practicar una conducción placentera y agradable por carretera abierta, allá donde la moto más se disfruta, respirando a pleno pulmón y lejos de los agobios de la urbe.

No hay más que comprobar cómo nos gusta rodar por la zona izquierda de la calzada… que es justo lo que deberemos evitar en la medida de lo posible. En vías de doble carril por sentido, como autopistas y autovías, muchos prefieren conducir por el carril izquierdo o central, encontrándose libre el de la derecha. Es precisamente este el que deberemos ocupar siempre que se encuentre libre, a no ser que en breve nos encontremos con una salida de la vía que se encuentre a nuestra izquierda, momento en el que abandonamos el carril más pegado a la derecha de manera progresiva, no antes de comprobar que hay «pista libre» e indicar la maniobra con la intermitencia correspondiente.

Todo esto, que parece una conducción de parvulario, no siempre se prodiga por nuestras carreteras. Una cosa es localizar entre la maraña de calles de la ciudad la que estamos buscando y que sabemos se encuentra a nuestra izquierda a pocos metros, y otra bien distinta es cubrir largas distancias por un carril preparado para realizar adelantamientos en carretera abierta, es decir, rodar por él cuando el de la derecha se encuentre ocupado y debamos rebasar al vehículo que tengamos enfrente. ¿Uso indebido de la vía con una ocupación incorrecta de la misma? Evítalo siempre que puedas.

conduccion moto carretera duo

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODOS LOS MODELOS DE MOTOS Y SCOOTERS del mercado

Conducir una moto en autopistas y carreteras convencionales

La teoría indica que debemos rodar lo más pegado a nuestra derecha. Es un hecho. Por tanto, los que vamos en moto deberemos hacerlo tendiendo a acercarnos a la línea del arcén. Con ello conseguimos dos cosas: la primera es que mostramos una visión más amplia al vehículo que tenemos a nuestra espalda y que, en un momento dado, puede iniciar la maniobra de adelantamiento para rebasarnos. Cualquier información para él de lo que tengamos delante de nosotros le resultará decisiva a la hora de iniciar la maniobra, o tal vez esperar a una mejor ocasión.

Una vez abandonamos la ciudad, lo más fácil es seguir la norma circulando sobre el carril de la derecha, más cerca a la línea del arcén que a la divisoria del carril. De nuevo damos más facilidades a los vehículos que nos preceden, ya que aportamos no solo visión, sino también espacio para evitar cualquier tipo de contacto con otro vehículo que se acerque por el carril de nuestra izquierda (podría ser un vehículo pesado, ancho y con espejos retrovisores a la altura de un indeseable “capón” en nuestro casco).

Por supuesto, todo cambio de carril debe ser indicado con la intermitencia, no sin antes comprobar mediante los retrovisores que el carril que vamos a ocupar se encuentra libre. Pero si no es necesario, deberemos mantener una conducción fluida y lineal por el carril libre situado a nuestra derecha.

conduccion moto carretera autopista

Conducción en carreteras de doble sentido

Cuando toca abandonar las vías más amplias y anchas para ocupar otras más estrechas y, en gran parte por eso, más peligrosas con un solo carril por cada sentido, la situación cambia… pero lo esencial debe mantenerse, a saber: deberemos rodar lo más pegados que podamos al margen derecho de nuestro carril. En este caso, además de proporcionar espacio y visibilidad a los que nos preceden, nos distanciamos lo máximo posible del carril que circula en sentido contrario. No descubro nada si te digo que se pueden evitar muchos accidentes por alcances frontales debido a que el conductor del coche con el que nos cruzamos, invade de manera parcial nuestro carril mientras está contestando un mensaje de texto en su teléfono… Como se suele decir, por desgracia “basado en hechos reales”.

Por tanto, resulta necesario e imprescindible circular tendiendo a acercarnos a la línea derecha de la calzada. Un detalle que, dicho sea de paso, nos servirá para situarnos sobre el asfalto para dibujar la línea correcta en curvas de izquierdas. El procedimiento será el siguiente: al tiempo que nos aproximamos al ángulo, adecuamos la velocidad de la moto en función de la tipología de la curva (en caso de no poder ver el dibujo de la misma al completo, guárdate un margen superior de corrección al que estableces con visibilidad total), frenando y reduciendo marchas si fuera necesario y, acto seguido, inicias la inclinación hacia la izquierda aprovechando la anchura de tu propio carril. Lógicamente, la aproximación hacia la línea que divide ambos carriles deberá ser en función del tráfico que ocupe el contrario. Una vez más la experiencia manda: no serías el primero ni el único en que el espejo retrovisor de un coche (o incluso de una moto que traza ligeramente “pasado” en su curva de derechas) intente aplastar la pantalla de tu casco o inestabilice, de un violento impacto, el extremo izquierdo de tu manillar.

conduccion moto carretera

Recapitulemos: vamos a afrontar una curva a izquierdas en una carretera de doble sentido, por lo que una vez adaptada la velocidad de la moto a las condiciones de la vía, iniciamos la inclinación desde el extremo derecho del carril hacia el izquierdo, dejando cierta distancia a la línea divisoria de ambos carriles y sentidos por lo que pudiera acercarse de frente. Una vez situado en el punto de contacto interior, una suave apertura de gas nos llevará de nuevo hacia el exterior del carril, situándonos en el lugar adecuado para continuar la marcha. ¿Qué sucedería en las curvas a derechas? Rodaríamos del mismo modo pero a la inversa, esto es, desde fuera del carril (cerca de la línea central divisoria) hacia dentro de manera progresiva y buscando el punto de contacto casi sobre la línea del arcén derecho para, una vez divisamos la salida del ángulo, dirigirnos abriendo gas hacia el centro de nuestro carril o ligeramente hacia la izquierda; superada la curva, ocuparemos de nuevo nuestra posición cercana a la línea derecha del arcén rodando en tramos rectos.

Como ves, todo ello no es nada más que una cuestión de costumbre, educación vial y tener una visión de conjunto sobre lo que sucede sobre el asfalto en el que nos encontramos rodando con nuestra moto. El hecho de pensar en uno mismo es hacerlo también en los demás, porque a fin de cuentas todos ocupamos la misma superficie, pero distintos espacios que deberán ser respetados para evitar posibles conflictos en los que, nada más y nada menos, nos jugamos la vida.

conduccion moto carretera accion tras

 

0 Comentarios