Triumph Thruxton Presentación mundial

Prueba Triumph Bonneville Thruxton 2016: La herencia

Comentar Publicado el miércoles 30 de marzo de 2016
Prueba Triumph Bonneville Thruxton 2016: La herencia

La nueva Triumph Bonneville Thruxton 2016 va aún más lejos que cualquier otra bicilíndrica retro producida por la marca inglesa, por estilo y por prestaciones. Créeme.

La renovada Triumph Thruxton 2016 nos llega en dos versiones, una estándar y otra más agresiva R, ambas rindiendo tributo a uno de los modelos más míticos de la firma británica. La original Triumph Thruxton nació en la década de los 60 y la edición anterior a esta última saga 2016 lo constituían la Thruxton 900. Una de sus novedades más sobresalientes lo supone el propulsor de 1.200 cc refrigerado por agua compartido con la versión base Triumph Bonneville T 120, de cuyo propulsor denominado "High Torque" (elevado par) se desmarca con su especificación "High Power" (elevada potencia), con 96 CV a 6.750 rpm frente a los 79 CV a 6.550 rpm, aunque también el par-motor es superior, con 112 Nm frente a 105 Nm. Y todo ello, frente a la Thruxton anterior, con menos consumo para más prestaciones.



Triumph Bonneville Thruxton 2016: la más potente de la historia

Por tanto, las nuevas Thruxton son las Bonneville con luces y matrícula más potentes jamás fabricadas por Triumph. Frente a la actual T120, sus prestaciones aumentan gracias a un cigüeñal más ligero, superior relación de compresión (11:1 vs. 10:1), airbox más grande y ECU Keihin revisada. El acelerador electrónico permite que esta centralita cuente con tres opciones de "mapping" frente a las dos de la T 120, añadiendo a las alternativas Road y Rain de ésta un modo Sport. Se cambia de uno a otro mediante el pulsador M situado en la piña izquierda y para arrancarla debes tener presionada la maneta del embrague, por cierto, con sistema antibloqueo. En ambas, control de tracción y ABS, desconectables, son equipo de serie.

Todos los modos ofrecen la misma cifra de potencia máxima, pero con distinta intensidad en su entrega. Esto se agradece en un primer día de pruebas como el que tuve en la costa portuguesa en las carreteras al norte de Lisboa. La lluvia invitaba al empleo del modo Rain y el resultado es muy aconsejable.

Esta sesión y la del día siguiente en seco se realizaron a lomos de la versión Triumph Bonneville Thruxton R, con sus discos frontales Brembo de 320 mm y pinzas de cuatro pistones monobloque radiales y bomba radial también Brembo en lugar del equipo Nissin de doble pistón y discos Sunstar de la misma medida. Asimismo es diferente la horquilla. En la R se trata de una invertida Showa BPF multirregulable de 43 mm en lugar de una Kayaba sin regulación de 41 mm en la estándar que no añade pinzas radiales. Detrás, la R equipa sendos amortiguadores Öhlins con depósito de gas independiente regulables en todas las vías frente a los KYB de la estándar solo regulables en precarga. En ambas, el basculante es de aluminio (solo cromado en la R), en acero en la T 120. Y otras peculiaridades de la R radican en los escapes cepillados y no cromados, tapa de colín o banda sobre el depósito.

Una moto bien nacida

La Triumph Bonneville Thruxton R es una moto muy bien nacida. Nada más sentarte en ella ya surge la primera sonrisa de tus labios y la postura de conducción no resulta cansada como pude comprobar en el recorrido de 160 km de la segunda jornada sobre seco. Es deportiva, pero no te rompe la espalda. Te permite una posición aerodinámica pero no extrema, agresiva aunque práctica, y que te facilita tumbarte sobre el depósito gracias a un asiento sobre el que te puedes mover con libertad. Éste es estrecho por su parte delantera para llegar bien con los pies al suelo.

El depósito tiene una línea muy adecuada y acoge muy bien tus rodillas. Los retrovisores de imagen retro ofrecen buena visión y no vibran. Por otro lado, el asiento es 5 mm más alto que en la versión estándar debido a los amortiguadores Öhlins. También cambian ligeramente las geometrías, un poco más agresivas en la R con un lanzamiento de 22,8º y un avance de 92 mm, aunque comparten una distancia entre ejes de 1.415 mm.

Su espíritu Vintage no tiene nada que ver con sus prestaciones. Supera la normativa Euro 4, a pesar de lo cual es sonido de su escape es notable. Como tiene embrague antibloqueo, no hace falta que aceleres en vacío cuando reduces marchas, pero acabas haciéndolo solo por escuchar su rugido. Gracias al perfecto equilibrado de su cigüeñal a 270º y su doble eje de balance, no vibra a ningún régimen. El par es sustancial, pero también le gusta subir de vueltas con su ligero cigüeñal.

Al contrario que en la T120, cuya amplia curva de par hace que prácticamente dé igual en qué marcha vas, en la Thruxton sí te empleas a fondo con su cambio de seis relaciones para mantenerlo por encima de los 4.000 rpm. El corte de encendido se encuentra a las 7.500 rpm y entra en acción de forma bastante brusca para tratarse de un acelerador electrónico.

En cualquier caso, la respuesta es musculosa a partir de 3.500 rpm. Da gusto rodar en tercera en una sección de curvas aprovechando su empuje y sin apreciar ninguna acritud en las transiciones entre gas cerrado y gas abierto. Se puede definir como una moto muy agradable a la que le gusta que la piloten rápido, tanto que hasta sería bienvenido un cambio semiautomático.

Yo prefiero el modo Sport

En el modo Sport, la respuesta del acelerador es más brusca, pero siempre controlable. Es un placer la respuesta en cualquier medio y fue mi opción elegida para la mayoría del recorrido, incluso en ciudad. El modo Road me parece superfluo, y lo que no me gusta es que la moto vuelve al este modo Road cada vez que arrancas de nuevo. Es una moto con 96 CV de potencia máxima, este "sistema de seguridad" creo que está de más. Algo similar ocurre con la información que eliges en la instrumentación, porque cada vez que arrancas regresa a un modo estándar. ¿No puedo dejar siempre puesto el reloj horario...? No.

Como en el caso de las novedades 2016 Triumph Bonneville T 120 y Triumph Bonneville Street Twin 900, las suspensiones están muy bien puestas a punto. Y el detalle visual de esconder el radiador del agua o el equipo de inyección como clásicos carburadores es todo un plus. Por otra parte, toques de plena actualidad son los LED tanto frontales como traseros o la toma USB en la tija de dirección.

En autovía, la estabilidad y manejabilidad es excepcional, incluso sobre baches. También en la ciudad, donde es reseñable la facilidad de accionamiento de su embrague. Su dirección es ligera y ágil y los frenos Brembo funcionan bien, con mucho tacto y progresividad ya sea para detenerse o para reducir un poco de velocidad a la entrada de una curva. Muy agradables.

Un catálogo de 160 accesorios oficiales permiten que puedas convertir la Triumph Bonneville Thruxton en una moto casi única. Esta nueva británica se define como una café racer de estilo retro y con prestaciones de moto totalmente actual gracias a una tecnología de última generación tanto en motor como en parte ciclo. En resumen, con lo mejor de ayer y de hoy. Una clásica moderna de pleno derecho, sí señor.

0

Scooter 125

Cómo limpiar a fondo tu moto o scooter

No sólo es una cuestión de apariencia. Limpiar la moto adecuadamente es obligatorio para un...

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

Uno de los aspectos que más interesa a la hora de comprar un scooter nuevo de 125 cc es su...

10 razones para no abandonar el scooter en invierno

10 razones para no abandonar el scooter en invierno

Conducir un scooter en invierno no es siempre agradable, sobre todo por dos razones: llueve y hace...

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

La velocidad máxima de un scooter de 125 cc es un aspecto muy importante para decidir la compra de...

Novedades

BMW F 750 GS 2018: Review y primeras impresiones

El trabajo realizado en la nueva BMW F 750 GS es un desarrollo completo de toda la moto, volver a...

Las motos nuevas presentadas en el Salón ´Vive la Moto´ de Madrid

Las motos nuevas presentadas en el Salón ´Vive la Moto´ de Madrid

El Salón "Vive la Moto", que este fin de semana se está celebrando en el IFEMA de Madrid, nos ha...

Torrot Velocípedo: revolución eléctrica en tres ruedas

Torrot Velocípedo: revolución eléctrica en tres ruedas

Torrot sigue adelante con su evolución como marca centrada en la movilidad eléctrica y su próximo...

Macbor, la marca propia de Motos Bordoy, se presenta con seis modelos inéditos

Macbor, la marca propia de Motos Bordoy, se presenta con seis modelos inéditos

Macbor irrumpe en el mercado con modernos modelos de 125cc y 250cc de diseño propio para diversos...

Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Triumph.
Precios del Triumph Thruxton con ficha técnica y equipamiento completo.