Prueba Triumph Street Triple S 2020 A2: moto por partida doble

Publicado el lunes 30 de marzo de 2020
Triumph Street Triple S 2020

Renovada recientemente, la Triumph Street Triple S A2 2020 ha dado un paso hacia adelante en materia de diseño gracias a sus semejanzas con su hermana mayor, la Street Triple RS. En versión de 35 kW se postula como una moto con mayúsculas para los usuarios del A2.

¿Moto sin limitar o limitada? Es la eterna pregunta que se hacen todos y cada uno de los recién estrenados moteros poseedores del carné A2. La primera opción nos brinda monturas más dóciles y con las que vamos a tener un aprendizaje más escalonado, si bien es muy posible que más adelante se nos quedarán cortas de prestaciones y tendremos que recurrir a motos de mayor cilindrada o potencia. Estamos hablando, por ejemplo, de toda la horquilla de modelos de entre 250 y 500 cc.

No obstante, la segunda opción es perfectamente entendible y legítima. Para qué tener que pasar por la compra de dos motos si con una limitada puedo tener 'un dos en uno'. Son más potentes, más atractivas, pero también más técnicas. No solo por la potencia, sino también habitualmente por su peso. Así, de un aprendizaje, digamos, por capítulos, pasaremos a un intensivo. La decisión depende de cada uno.



Para los que se hayan decantado por la segunda opción, la nueva Triumph Street Triple S A2 2020 es una opción muy a tener en cuenta. Por prestaciones, estética, polivalencia y precio, es una moto ideal para los usuarios del A2. Aunque también hay que tener una serie de consideraciones si no se dispone de mucha experiencia encima de la moto.

Cómo es la Triumph Street Triple S A2 2020

Para saber de la primera Street Triple tenemos que remontarnos a 2007, junto a una filosofía que ofrecía una moto ligera, rápida, divertida y ágil. Unos atributos que se mantienen en esta versión 2020 y que se aderezan con una imagen en línea con lo que podemos ver en la Triumph Street Triple RS, el modelo más potente de la gama. Así, junto a esta estética más agresiva, la Triumph Street Triple S A2 2020 presume de un nuevo doble faro LED, una cúpula rediseñada y unos retrovisores que ahora presentan más posibilidades de ajuste.



En cuanto a la paleta de colores, solo está disponible en el color Crystal White con detalles en negro y Diablo Red, emblemas negros en el depósito y el subchasis en negro texturizado. El resultado es una moto muy atractiva que, sin duda, atraerá las miradas de todos los amantes de las dos ruedas.

En el plano mecánico, la Triumph Street Triple A2 2020 ya cuenta con la homologación Euro 5 y se diferencia de sus hermanas mayores en que está equipada con un propulsor de 660 cc -el resto es de 765 cc- que desarrolla una potencia de 47,6 CV -35 kW- y un par máximo de 60 Nm. Todo ello asociado a una caja de cambios de seis velocidades. Una vez adquirido el carné A, el propio concesionario restablecerá la potencia original: 95,2 CV y 66 Nm. Asimismo puede ligarse también a un 'quickshifter' que no requiere del embrague para cambiar, aunque nuestra unidad de pruebas no venía con él.



La parte ciclo de esta Triumph Street Triple S A2 2020 se compone de unas suspensiones firmadas por Showa, con una horquilla delantera SFF de 41 mm y 110 mm de recorrido y un monoamortiguador de 124 mm de recorrido. El equipo de frenos está compuesto por un doble disco delantero de 310 mm y pinzas Nissin de dos pistones; detrás, nos encontramos con un disco de 220 mm y una pinza Brembo mono piston. Ambos sistemas integran ABS desconectable.



Por último, la dotación de equipamiento es bastante amplia: cuadro de instrumentos analógico con pantalla LCD y diales LED para cambiar, acelerador electrónico, modos de conducción Road y Rain, unas llantas de aleación o unos neumáticos Pirelli Diablo Rosso III. Todo ello incide en su definición más Premium.

Precios, ofertas, fichas técnicas y fotos de todas las Triumph del mercado

Cómo va la Triumph Street Triple S A2 2020

Nada más girar la llave y hacer contacto, el tricilíndrico británico te da la bienvenida con un sonido más propio de un escape de competición que de serie, y eso ya nos esboza la primera sonrisa en esta toma de contacto. No te sientas acomplejado del apellido A2, esta moto impresiona desde el primer minuto. Por otro lado, subirse en ella es una tarea sencilla para moteros de baja estatura gracias a sus 810 mm de altura del asiento. No lo es tanto maniobrar con ella desde parado. No por su peso, de tan solo 168 kg, sino por el poco giro que presenta el manillar.



Durante los primeros metros ya adviertes que la postura combina deportividad y confort: no estamos demasiado inclinados pero tampoco muy erguidos. Las estriberas son muy cómodas y nos permiten apoyarnos en una estructura que tienen en la parte superior. Muy útil para cuando vayamos a tumbar, a lo que se suma un asiento de un mullido que hará que no nos duela el trasero si decidimos hacer muchos kilómetros. En la misma línea están los retrovisores, con una superficie que nos permite controlar lo que sucede detrás sin dificultad y que no vibran, independientemente de la velocidad que vayas. El control de sus botones es muy sencillo y no requiere de un manual para controlar todas las funciones de la moto. A los clásicos intermitentes, bocina, largas y "warning", se añade un botón para cambiar la información de la pantalla LCD y otro para elegir los modos de conducción Road y Rain.



Ya hemos recorrido los primeros metros tras salir del concesionario y es momento de testar el motor de 660 cc. Para nuestra sorpresa, notamos una aceleración hasta las 8.000 rpm que no es normal para ser una moto limitada. Y es que este modelo A2 está limitado de centralita y puño, pero entrega casi todo el par abajo como si fuera la versión libre -60 de los 66 Nm-. De ahí que la entrega de potencia sea tan abrupta. Para nosotros se erige como uno de los principales reclamos de este modelo. A partir de las 8.000 rpm, el propulsor desfallece anunciando que está entrando la limitación. Pero no importa porque en todo momento escuchamos el silbido de los tres cilindros de Triumph y un sonido de escape que hará que no queramos bajarnos de la moto. Son estos pequeños detalles, dedicados a hacernos disfrutar en cada kilómetro, los que decantan la balanza hacia la compra de esta moto.



¿Y qué hay de la caja de cambios? Esta presenta un funcionamiento bueno, donde es necesario marcar la bota en la palanca, seguido del traqueteo que anuncia la siguiente marcha. Con las misma cantidad de benefactores que detractores, es una manera que nos permite saber que la marcha está correctamente engranada.

Ciudad y carretera son dos escenarios igual de válidos para esta Triumph Street Triple S A2 2020. En el entorno urbano demuestra una gran agilidad entre el tráfico, si bien el limitado giro de su manillar puede complicar un poco las cosas. De motor va más que sobrada, mientras que las suspensiones presentan un tarado perfecto: ni muy duro ni muy blando. El equipo de frenos también está a la altura con un mordiente propio de modelos superiores y con una eficacia que hará que podamos responder con efectividad ante cualquier imprevisto. De semáforo a semáforo, es una moto realmente divertida, donde empalmar marchas y escuchar el rugido del motor será todo lo necesario para divertirnos. La única pega, que adolece en todo este segmento, es la escasa protección aerodinámica, por lo que no estaremos cómodos en autovías o autopistas.



En carretera, la Triumph Street Triple S A2 2020 también muestra un comportamiento exquisito. Los cerca de 48 CV que declara son suficientes para pasarlo bien trazando curvas aunque, pasado un tiempo con la moto, comenzaremos a echar en falta la potencia completa. Las gomas Pirelli Diablo Rosso III son las principales culpables de la gran respuesta de la moto de curva a curva y donde, instintivamente, sacaremos la rodilla para ver hasta dónde podemos llegar. Ni un solo susto, ni siquiera forzando un poco. Algo en lo que también ayudan las suspensiones. Asimismo, su ligereza ayuda a que el cambio de peso en las transiciones entre ápice y ápice sea muy fácil de hacer.

La Triumph Street Triple S A2 2020 es una moto que puede servir para recorrer los primeros kilómetros como usuario del A2 a través de un producto Premium, limitado pero prestacional y que tiene la ventaja de convertirse en una moto mucho más radical una vez desbloqueada su potencia original. Que no te engañe esta versión, porque esta Triumph Street Triple S A2 2020 es todo un lobo con piel de cordero, disponible en la red de concesionarios de la marca desde 8.500 euros.

FOTOS: Miguel Méndez
 

Más información de la Triumph Street Triple S 2020



Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Triumph.
Precios del Triumph Street Triple con ficha técnica y equipamiento completo.
0