Prueba Triumph Street Triple S A2: Una Moto2 para el carné A2

Comentar Publicado el martes 23 de enero de 2018
Prueba Triumph Street Triple S A2: Una Moto2 para el carné A2

Triumph ha renovado su modelo naked más exitoso adaptándolo a la EURO4 con un nuevo motor, de mayor cilindrada que el anterior, y con esta versión específica para el carné A2.

Como no podía ser de otro modo, la Triumph Street Triple, uno de los modelos más importantes del catálogo de la marca británica, se ha renovado en este 2017. La EURO4 obligaba a revisar las emisiones y, de paso, se ha rediseñado el motor, que amplía su cilindrada desde los 675 cc del modelo anterior a los 765cc de la actual. Aunque este aumento de cilindrada obedezca simplemente a un incremento de la cota de carrera desde 49,6 mm a 53,4 mm, solo el 10% de los elementos internos del motor de la 675 se han mantenido idénticos en la nueva 765, lo que significa que se han renovado nada menos que 80 componentes, entre ellos un nuevo cigüeñal, pistones y cilindros revestidos de Nikasil.

Además, como ya habrás leído en nuestra web www.formulamoto.es, este nuevo motor propulsará las motos de la categoría Moto2 de MotoGP a partir de la temporada 2019, por lo que se podría decir que eres poseedor de una Moto2 para tu carné A2. ¿A que mola?

Esta nueva Street Triple viene diferenciada en tres versiones: Street Triple S (113 CV), Street Triple R (118 CV) y Street Triple RS (123CV). Aparte de estas versiones, la gama se desdobla para no dejar a los conductores del carné A2 al margen. Para eso llega la Triumph Street Triple S A2, dedicada concretamente a los conductores con este permiso que la necesiten limitar. Se diferencia de la Street Triple S estándar en su motor más "pequeño", de 660 cc, también tricilíndrico, que desarrolla originalmente 95 CV y, por tanto, puede ser limitado a los 35 kW de potencia reglamentarios del A2. Del resto de actualizaciones, comparte todas ellas con su hermana deslimitada.



Esta prueba la hemos realizado con esta versión para el carnéA2. Lo primero que hay que tener en cuenta es que cuesta 8.825 euros, casi 800 euros menos que la versión S de 113 CV. El precio de la moto, visto con la perspectiva de su segmento, es realmente atractivo. Se trata de una moto tricilíndrica en línea, un signo de distinción, que ofrece todo lo bueno de las "bi" a bajas revoluciones y de las "tetra" arriba, y un nivel de acabados y tecnología superiores. Además, estás comprando una moto que te permite conducirla con tu carné A2 hasta que consigas la experiencia y el desempeño suficientes como para disfrutarla "full power". Y créeme, mucha experiencia tienes que tener para que esta Street Triple limitable se te vaya a quedar pequeña en algún momento.



Al margen del motor, la parte ciclo también ha mejorado. La Street Triple S es capaz de frenar su imponente nuevo conjunto gracias a unas pinzas Nissin en el tren delantero y una pinza Brembo monopistón en la rueda trasera; y sin olvidar sus deportivos neumáticos Pirelli Diablo Rosso Corsa de serie. Equipa una amortiguación compuesta por horquilla invertida Showa de 41 mm de diámetro y 110 mm de recorrido y un monoamortiguador trasero con depósito independiente y precarga ajustable. Las nuevas Street Triple son 2 kilos más ligeras que la anterior generación, afianzándose como una de las motos más livianas de su segmento.

Pero también se ha renovado estéticamente. Tiene una presencia más musculosa y afilada, inspirada en su hermana mayor, la Triumph Speed Triple. La nueva carrocería es completamente nueva (se mantienen los faros delanteros rasgados en contraste con los legendarios redondos de las primeras generaciones), junto a la cúpula, protectores de radiador y la admisión de aire integrada. Además, el asiento se ha rediseñado por completo para lograr un biplaza más deportivo sin sacrificar la comodidad del conductor, aunque sigue siendo pequeño para el acompañante Cuenta con una instrumentación LCD renovada, también importada de la Speed. Permite al piloto cambiar de modo de conducción, ya sea en marcha o en parado, y acceder a la información clave del ordenador de a bordo: velocímetro, tacómetro, odómetro, indicador de nivel de combustible, cuentakilómetros parcial y distancia recorrida en ruta. Los mencionados modos de conducción, Road y Rain, en este modelo, se cambian muy fácilmente desde la piña izquierda.

Triumph Street Triple S A2: En marcha

La Street es una moto cómoda para el piloto. Lo descubres en cuanto te sientas y buscas tu posición ideal para la conducción. No es difícil. La escasa altura desde el suelo y su asiento estrecho facilita bastante maniobrar en parado, y la buena posición de su manillar, que no está excesivamente retirado desde el asiento, facilita circular con comodidad sin exigir demasiado a las muñecas, a pesar de la indudable ergonomía naked deportiva que posee. La pantalla se visualiza correctamente aún con el sol en la posición más alta y el tacómetro aporta el aspecto racing que necesita una moto así. Los retrovisores, con forma triangular y puntiaguada, salvaguardan perfectamente la estética del resto de la moto y reflejan correctamente los vehículos que vas dejando atrás.

EN CIUDAD

Pero lo realmente especial que tiene la Street Triple una vez que estás subido, es el sonido silbado proveniente de la admisión cuando arrancas su motor tricilíndrico en línea. Es el típico sonido que puedes escuchar una sola vez y no olvidar el resto de tu vida. Es tan seña de identidad como su doble faro delantero. Ese silbido de la admisión te acompañará durante el primer recorrido del tacómetro hasta que notes cómo se funde con el procedente del escape (3 en 1) en una combinación épica.

Es muy fácil llevarla a baja velocidad con sucesivas y pequeñas aperturas de gas en ciudad o en un atasco, resultando su respuesta progresiva y controlable sin dejar de ser inmediata desde el primer milímetro de recorrido del acelerador en cualquier marcha. La primera y segunda marcha se han acortado un poco para ganar en aceleración. El tamaño compacto de la moto, su baja altura y la reducción de su peso permiten que sea una moto fácil de llevar por ciudad.



EN CARRETERA

Aquí es donde la Street Triple explota todas las virtudes de su remozado y vigoroso motor tricilíndrico. Su inyección es tu mejor herramienta para extraer lo mejor de sí, con un motor con tanto par. Sale con mucha fuerza y total suavidad desde solo 2.500 rpm y vuelve a tomar brío a 6.000 rpm con un extra de patada que se mantiene hasta el corte situado a 11.000 rpm, siendo mucho mejor tanto en aceleraciones como a altas vueltas que el anterior 675 cc. A la salida de las curvas alcanzas la máxima aceleración de forma absolutamente suave, pudiendo explorar sus enormes dosis de par y potencia a medio régimen. No te preocupes si llegas un poco pasado a la curva siguiente, su equipo de frenos detendrá la moto con absoluta facilidad. Sus modos de conducción, Road y Rain se diferencian, básicamente, en la respuesta del motor al abrir gas, un poco más comedida en la segunda opción. Es en autopista cuando pierde toda su esencia y se vuelve una naked más. Además, la nueva cúpula, situada un poco más baja que en el modelo anterior, no ayuda en esta tarea.

Triumph Street Triple S A2: Así la vemos

La Street Triple se renueva para seguir siendo un referente dentro de su segmento. Mejora en todas sus cualidades y tiene un precio coherente para lo que ofrece, uno de los mejores motores de la categoría, excelente parte ciclo y un concepto de moto pensado para el largo plazo, desde los primeros pasos del A2 hasta los mejor dotados del carné A.

Es una moto a la que dar uso, cómoda para el día a día de la ciudad por su buena posición de conducción y porque no tiene una potencia desmedida. Encuentra el equilibrio perfecto en las escapadas de fin de semana por carreteras secundarias como escenario perfecto. Si tienes que hacer algún viaje, de potencia va sobrada por lo que no sufrirá, pero si quieres una moto para viajar quizás debería mirar en otro segmento del catálogo inglés, ya que las motos naked no están pensadas para esto.



La Triumph Street Triple S A2 puede salir del concesionario ya limitada para el carné A2. Al obtener el carné A, el conductor puede acudir a un concesionario oficial para que deslimiten la moto y pueda rendir a su máxima potencia, 95CV. Por supuesto, mantiene detalles tecnológicos como el control de tracción o los dos modos de conducción.

CON PASAJERO

Guarda un espacio muy reducido para el pasajero. Aunque se ha rediseñado para que sea más amplio, el acompañante no irá cómodo en trayectos excesivamente largos. No obstante, la enorme entrega de par a cualquier régimen permite llevar pasajero en cualquier uso, ya que por respuesta de motor y de suspensiones no le afecta en exceso.

FICHA TÉCNICA

Motor

4T, 3 cil. en línea, agua

Cilindrada

660 cc

Potencia máxima

95 CV a 6.500 rpm

Par máximo

60 Nm a 6.000 rpm

Suspensión del.

Horquilla invert., 41 mm

Suspensión tras.

 Basc. alum., 1 amort.

Freno del./tras.

2D. 310 mm/D. 220 mm

Chasis.

Doble viga aluminio

Neumático del.

120/70-17

Neumático tras.

180/55-17

Long. máxima

2.065 mm

Entre ejes

1.410 mm

Altura asiento

810 mm

Cap. depósito

17,1 l.

Peso declarado

166 kg

PRECIO

8.225 €


0
Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Triumph.
Precios del Triumph Street Triple con ficha técnica y equipamiento completo.