0

Prueba Triumph Scrambler 1200 XC: Grandes recuerdos

Publicado el miércoles 28 de agosto de 2019
Prueba Triumph Scrambler 1200 XC: Grandes recuerdos

¿Recuerdas aquellas carreras off road de los años 50 y 60? Cuando a las carreras llegaban los pilotos sobre su propia moto que habían modificado con lo necesario para meterla en campo. No si te sucede como a mí, que no había nacido todavía. Menos mal que está esta Triumph Scrambler 1200 XC para descubrirme cómo eran las cosas entonces.

Más que recordar cómo eran estas pruebas, lo que hace la nueva Triumph Scrambler 1200 XC es reinterpretar lo que aquello debió ser. Es una reinterpretación en clave siglo XXI, con toda la tecnología actual, incluso con detalles exclusivos en el mercado actual. Como puedes ver, la Triumph Scrambler 1200 XC recurre a la estética de épocas pretéritas y a innumerables detalles de terminación inspirados en aquel momento, pero en la parte técnica no solo es una moto absolutamente actual como corresponde a una buena retro actual, sino que es una trail con ventajas muy contundentes. Se puede definir como una moto que no solo atraerá la atención del que busque una neo-retro de líneas scrambler, porque es una gran trail muy efectiva en el campo, cómoda y agradable en la carretera, y divertida y más rápida de lo que te crees en zonas de curvas. Una moto muy completa que pone una guinda de especial sabor retro sobre todas sus ventajas.



No hace mucho probábamos también la Triumph Street Scrambler. Dio la casualidad que ambas llevaban la misma terminación en pintura con esa base verde, de lo más inglesa y de lo más off road, de forma que ambas motos no pueden negar sus parecidos. La "pequeña" 900 convencía por su polivalencia, por su capacidad real off road, su comodidad en ciudad, la suavidad del motor y la precisión de su parte ciclo que, si bien no la convertían en una rapidísima deportiva, sí hacían que en asfalto sea muy divertida. La 1200 es similar, pero más. Más en todo.



El motor, el 1200, es bastante más potente que el 900. Si en aquel nos conformábamos con 60 CV, en esta aumenta la cifra un 50%, hasta los 90 CV, pero manteniendo la filosofía de alto nivel de par, que también crece, de los 80 Nm a unos impresionantes 110 Nm. Aunque no alcanza los 95 CV, Triumph no propone un kit de limitación para el carné A2, porque considera que no es una moto dirigida a los que comienzan a pilotar "motos grandes". Para eso ya está la 900. En cuanto a las suspensiones, con unos espectaculares Öhlins traseros no solo hay más recorrido que en la 900, sino que también resultan más sofisticadas. Por supuesto, el nivel tecnológico de esta 1200 está al nivel de las mejores motos trail de nuestros días.

Todos estos aspectos se aprecian mucho en marcha. Y Triumph, una vez más, ha sabido hacer muy bien las cosas. Las sensaciones sobre cualquier tipo de terreno con la 900 son fantásticas para cualquiera. Las sensaciones de la 1200 son todavía mejores, pero sí se nota que requiere más experiencia. La primera es buena hasta para los que nunca han cogido una moto grande, siendo divertida para los que sí lo hemos hecho. Con esta 1200 repites parte de esas sensaciones, pero sin límites de potencia o capacidad.



No te recordarán cómo eran las cosas en los 50 y 60, algo probablemente solo habrás visto en el cine. Pero fíjate que sí me ha recordado al gran Steve McQueen y sus Triumph off road. A lo mejor a él sí le recordaba a aquellas motos, pero seguramente hubiese preferido esta...

Las motos retro del mercado

CÓMO ES LA TRIUMPH SCRAMBLER 1200 XC

Modelos scrambler de Triumph ha habido casi siempre, como las que puedes encontrar en fotos de Steve McQueen y otros pilotos de la época, o en tiempos modernos, desde hace ya muchos años, con la serie Bonneville Scrambler. Esta es y ha sido una Bonneville con los escapes elevados y cierto aspecto off road, una neoretro que tiraba de un estilo más de lo clásico.



La nueva gama Scrambler 1200 de Triumph ha ido un paso más allá. Estas motos tienen una mayor capacidad off road. Si la 900 ya lo demostraba, la 1200XC lo certifica con nota. Y si quieres más, Triumph dispone de la versión XE, aún más armada y más preparada para rodar por el campo. Pueden, perfectamente, codearse con las mejores trail del mercado, a pesar de que en su estructura básica siguen basándose en las Bonneville.

A pesar de la similitud con otras Bonneville, las Scrambler 1200 llevan un chasis específico, diseñado para ellas, con sus consideraciones off road en mente. Las suspensiones, por supuesto, también son específicas. Emplea una horquilla Showa de 200 mm de recorrido ajustable y dos espectaculares amortiguadores traseros mulitrregulables diseñados específicamente por Öhlins para ella. Lleva un espectacular y alargado basculante, y llama la atención ver el anclaje de amortiguadores sobre él, al final del basculante abajo y muy adelantados arriba, de forma que van bastante tumbados. Cuenta con discos de freno delanteros Brembo de 320 mm con pinzas Monobloc M50, ayudados por un trasero de 255 mm y un ABS desconectable, con tres modos de intervención. El conjunto se completa con una llanta delantera de 21" de radios que dan idea de la intención "TT" de la moto, mientras que detrás se monta una de 17".



El motor es el 1200 ya conocido de las Bonneville T120, Thruxton o Speed Twin, con cigüeñal calado a 270º para una mejor respuesta. Se ha trabajado en una puesta a punto específica para este uso y su resultado es de 90 CV a 7.400 rpm y un par de 110 Nm a tan solo 3.950 rpm. Por supuesto, cuenta con acelerador electrónico, lo que posibilita que equipe control de tracción y modos de conducción. Asimismo encontramos la refrigeración por agua "escondida" que también emplean las otras 1200 de la marca. Un embrague antirrebote con función de asistencia explica la suavidad de este mando y su capacidad de retención sin perder la compostura.

Suma cinco modos de conducción (Road, Rain, Sport, Off Road y Rider) capaces de acercar el comportamiento de los diversos sistemas al uso que le estas dando a la moto en ese momento. Se beneficia de una nueva pantalla TFT por cuadro, con dos visualizaciones principales, modo noche, ordenador de abordo y todas las funciones que se te ocurra pedir. Toda la iluminación de la moto es LED, incluyendo la retroiluminación de las piñas, y porta arranque sin llave, control de velocidad y conectividad, incluyendo la posibilidad de navegación a través del teléfono y la "Triumph app" e incluso control de la GoPro también a través del Bluetooth de la moto, desde los mandos del manillar y el cuadro. Es, como ves, una moto más que equipada. Ahora bien, el bloqueo de la dirección desplegando el llavín del mando de proximidad para meterlo en una cerradura donde debería estar la del contacto en lugar de un sistema electrónico, como llevan otras motos, desmerece un poco tanta tecnología.



Los motos trail del mercado

CÓMO VA LA TRIUMPH SCRAMBLER 1200 XC

Quizás seas de esos que piensan que las motos deben ser o de carretera o de campo, pero los experimentos tipo trail "con gaseosa". Probablemente no hayas tenido ocasión de subirte a muchas de las nuevas trail de última generación. Por otro lado está el tema de tu altura. Por ejemplo, con mis 1,65 m "raspados" no es divertido subirte en una moto con 940 mm de altura de asiento y 240 kg. Cuando pisas donde no debes y aquello se inclina, se convierte irremediablemente en una especie de repetición del hundimiento del Titanic, esta vez en seco. Eso no me ocurre con ligeras enduro de 100 kg o con motos de 800 mm de altura de asiento, claro, lo cual me determina ciertas preferencias, lo reconozco. Tampoco me ha pasado con los 840 mm de la Triumph, aunque sí se me ha ido al suelo una vez, lo confieso...



Estábamos haciendo la sesión de fotos. Había que demostrar que lo que te digo de la capacidad off road de la Scrambler es real. Había probado antes, por supuesto, a meterme por pistas, cada vez algo más complicadas, pero sin pasarme. Había probado la misma zona y estaba resbaladiza por las hojas secas en el suelo, aunque traccionaba y se agarraba bien en modo off road. Empezamos a hacer fotos y lo más complejo era hacer el giro para volver a pasar delante de la cámara, con algo de cuesta, esas hojas en el suelo y fuera del sendero. Por ahora todo bien. La moto pasa sin problemas. Pero sufro un exceso de confianza y, al girar una de las veces en primera, casi al ralentí "trialeando", con el motor ya con temperatura y el electro ventilador disparado, se cala al abrir gas por llevar la mano sin coger el embrague. Casi la recupero, pero no, al final apoyó el manillar. Sin consecuencias ninguna, por fortuna.

Sirva esta experiencia para afirmar que es bastante más trail que muchas motos que presumen de ello en sus nombres. Pero me he adelantado en mis conclusiones. Subirte no es difícil. No es tan alta como parece y yo llego, de puntillas, pero llego. El contacto y el arranque están en la misma tecla de la piña derecha: tocas, pones el contacto, un "clic" más de la tecla y se pone en marcha.



El sonido es ronco, agradable, y los mandos muy suaves y precisos. El cambio también lo es; avisa que ha entrado primera, tanto con un sonido seco y profundo, que denota exactitud en el cambio como con la indicación correspondiente en el cuadro. Sueltas el embrague y la moto se pone en marcha con muy buenos bajos. La relación del cambio está muy bien calculada. Esa primera te saca del semáforo correctamente, a buena velocidad, pero también permite esa trialera que te contaba, aunque mejor hazla con dos dedos sobre el embrague, como se debe. Gira bastante bien y en ciudad, al ser algo más alta de manillar, pasa bien entre coches.

En carretera la moto es muy agradable. Sorprende con gran agilidad a la hora de cambiar de dirección rápido. Lo hace bien, no tanto como una Thruxton, evidentemente, o como una Speed Twin, diseñadas ex profeso para ese uso, pero sí mejor que muchas trail grandes. Es divertida de llevar, frena muy bien y las ayudas electrónicas ayudan a configurar la forma de rodar de la moto según su uso. Las suspensiones, regulables, vienen bien taradas para todo uso aunque en este tipo de moto tan polivalente eso va a gustos de cada uno: yo no la tocaría para un uso mixto o en carretera, aunque si fuese a hacer mucho campo soltaría un poco de todo, pero poco.

En autovía la moto es agradable. Rueda bien, corre más de lo que necesitas y acelera desde abajo con mucha contundencia. No obstante, no hay protección aerodinámica apenas y eso, si quieres pasar de la velocidad legal, lo acabarás sufriendo. En este ambiente se agradece el control de velocidad que monta de serie. Ya te he dicho que es una retro con mucho estilo y aún más tecnología.

Fotos Miguel Méndez



Más información de la Yamaha MT-07

Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Triumph.
Precios del Triumph Scrambler con ficha técnica y equipamiento completo.