TRIUMPH BONNEVILLE STREET TWIN: comienzan otros 60 años

Comentar Publicado el viernes 18 de diciembre de 2015
Triumph Bonneville

La Triumph Bonneville Street Twin forma parte de una de las gamas más históricas de cualquier fabricante europeo. 60 años componen un sabor retro idóneo para los tiempos que corren hoy día.

El nacimiento de la Triumph Bonneville data de 1958, cuando el modelo de serie se presentó en el Salón británico de Earls Court. Fue el resultado del desarrollo de la moto que batió dos años antes el récord del mundo de velocidad en el lago salado de Bonneville (EE.UU.) con un registro de 214.40 millas/hora (343 km/h) logrado por Johnny Allen. Aquella Triumph Bonneville incorporaba un carenado completo tipo "streamliner" con propulsor de dos cilindros de 650 cc sin turbo, fabricado por el preparador tejano Jack Wilson. Este reconocido especialista norteamericano tuvo que lidiar con las prestaciones de un motor con distribución por varillas y empujadores que solo debía contener componentes Triumph de serie y significa el germen de todas las preparaciones posteriores que han compuesto la gloria del sello Triumph Bonneville.

Triumph Bonneville como sinónimo de Rockers

La primera Triumph Bonneville T120 de 650 cc tenía una potencia de 46 CV. Era básicamente una versión con doble carburador de la Triumph Tiger T110 y pronto se convirtió en la referencia de su época al combinar unas prestaciones sobresalientes idóneas para competición (logró victorias en la categoría Production del TT de la Isla de Man) con una estética muy lograda. De hecho, las Triumph Bonnneville fueron las motos elegidas por los míticos Rockers británicos, imagen de la auténtica café racer por su sentido deportivo. Tal fue su relevancia que su imagen fue sinónimo del panorama londinense de los ´60 al mismo nivel que los autobuses de dos plantas, las minifaldas o el Mini.

En sus comienzos, la Triumph Bonneville T120 equipaba un sistema de distribución de único árbol de levas en cabeza OHV. Con sus 650 cc, de serie lograba alcanzar velocidades máximas entorno a los 180 km/h. En 1963 recibió una actualización que aportó aún mayores prestaciones. La evolución fue constante con el paso de los años, aumentado hasta los 750 cc con la Triumph Bonneville T140 a principios de los ´70. No obstante, siempre permaneció fiel a la imagen que la convirtió en un icono de la motocicleta británica.

Su imagen también evolucionó en el tiempo, desde los primeros modelos más delgados y estrechos hasta los diseños más clásicos de finales de los ´60 y principios de los ´70 y las líneas más angulosas de finales de los ´70 y comienzos de los ´80.

El propulsor OHV de dos cilindros en línea que servía de base a todas las versiones aumentó su cilindrada de 650 cc a 750 cc y se introdujeron componentes como frenos de disco, arranque eléctrico, llantas de aleación y culatas de ocho válvulas. Todo ello sirvió para convertir la explosiva deportiva original en una moto útil sinónimo de la bicilíndrica británica. Aún más, uno de las últimas Bonneville en salir de la cadena de montaje de la vieja factoría de Meriden fue una edición turismo denominada Executive, decorada con una pintura ahumada muy popular en su época y dotada de cupolino anclado al manillar más juego de maletas y baúl.

El renacimiento de las Triumph Bonneville

Cuando Triumph quebró, la fábrica de Meriden cerró en 1983 tras un período en el que la gestión en cooperativa de los trabajadores no hizo más que prolongar su agonía. El constructor británico John Bloor compró los terrenos para levantar casas, pero a finales de aquel mismo año, también adquirió los derechos de la marca. Esto dio origen a una nueva etapa de Triumph Motorcycles, con sede ahora en la localidad próxima de Hinckley.

Como propietario de los derechos, cedió la fabricación de la Triumph Bonneville T140 bajo licencia a la compañía Racing Spares de Les Harris, quien produjo unas 1.200 unidades entre 1985 y 1988. Cuando renació la marca en 1990 de la mano de Bloor, parecía que ya no había sitio en el catálogo de la marca para la Bonneville. Su nueva gama se basaba en modelos modernos, con sofisticados propulsores DOHC de tres y cuatro cilindros. Los motores de aire ya parecían ser historia. Pero la realidad no fue así.

En el Salón Intermot del año 2000 regresó la Triumph Bonneville. Con un motor de dos cilindros en línea de 790 cc, ocho válvulas, distribución DOHC con sistema mixto de cadena y engranajes, ofrecía 61 CV de potencia máxima y una estética clásica de los ´60 con detalles como llantas de radios. Fue todo un éxito entre jóvenes y veteranos, y en 2006 evolucionó hasta los 865 cc para aumentar la potencia hasta los 66 CV. La inyección electrónica se introdujo en 2008 y al año siguiente fue totalmente remodelada. Como homenaje a los ´70, recibió llantas de aleación. Y desde entonces constituye una gama básica en el catálogo británico, con versiones de muy distinto signo: Scrambler, T100, Thruxton, America o Speedmaster. En total, 141.000 unidades se han vendido de toda la serie Bonneville.

Triumph Bonnevile, moto de las estrellas

Las Triumph Bonneville de Hinckely han sido motos muy populares entre personajes famosos de los últimos 15 años. Así, estrellas de Hollywood como George Clooney, Nicolas Cage y Ewan McGregor o cantantes como Alanis Morrisette siguen una tradición que también tuvo su reflejo en décadas pasadas.

Ahora, con la remodelación completa de los nuevos modelos Triumph Bonneville equipados con propulsores refrigerados por agua de 900 y 1.200 cc, ABS, tracción de control y acelerador electrónico de serie, el modelo más icónico de la motocicleta británica se ha rejuvenecido y refrescado. Para las Boonneville, se abre una historia de, al menos, otros 60 años.

0
Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Triumph.
Precios del Triumph Bonneville Street Twin con ficha técnica y equipamiento completo.