Prueba Bonneville Bobber Black: belleza negra

Comentar Publicado el miércoles 03 de enero de 2018
Prueba Bonneville Bobber Black: belleza negra

El catálogo de motos retro de Triumph es uno de los más "cool" del mercado actual. Con la llegada de la nueva Triumph Bonneville Bobber Black, a ver quién se atreve a discutir que todavía mucho más.

Bendito problema para Triumph. Las ventas en todo el mundo de la original Triumph Bonneville Bobber han sido más del doble de lo planificado en un primer momento. Con el lanzamiento de la nueva Triumph Bonneville Bobber Black, les tocará trabajar aún más...

Esta versión "evo" va dirigida a los que buscan una personalidad aún más norteamericana de una moto ya de por sí muy "yankee". La "negra" que se lanzó en el Salón de Milán 2017 llegará a los concesionarios oficiales Triumph a principios de 2018 con un estilo aún más auténtico y duro que la primera Bobber. Y como en el caso de los Ford T, la puedes elegir en cualquier color, ¡siempre que éste sea negro!

Los componentes cromados de la edición original se decoran aquí en riguroso negro, desde los colectores y silenciadores, hasta las tapas de motor, faro o llantas, pasan do por las estriberas, pedales y manitas o las torretas del manillar. ¡Y eso es mucho negro!



El tren delantero ha cambiado sustancialmente. Recibe un segundo disco Sunsat frontal de 310 mm. La pinza Nissin de la primera Bobber se sustituye ahora por unidades Brembo. Lo mismo ocurre con la horquilla, en la que la KYB de 43 mm original deja paso a una Showa de 47 mm, ambas no regulables, pero con el mismo recorrido de 90 mm. En el tren trasero se utiliza idéntico monoamortiguador regulable en precarga de muelle.



El segundo disco frontal resuelve uno de los principales problemas de la Triumph Bonneville Bobber original, una moto que pesa 22 8 kg y que necesita más fuerza de frenado que la ofrecida por su único disco delantero. Esta parte delantera cambia radicalmente en la nueva Triumph Bonneville Bobber Black, sobre todo para aproximarse en mayor medida a esas motos "bobber" minimalistas de los años inmediatamente posteriores a la II Guerra Mundial. Básicamente se ha tratado de montar un neumático trasero en el tren delantero. El original de 19" de la estándar se convierte aquí en uno de 16", un Avon Cobra AV71 en medida 130/90, con un 150/80-16 trasero. El peso aumenta hasta los 237,5 kg desde los 228 kg de la original debido a sus nuevos componentes, así como el precio, de 13.200 € a 14.350 €.

Con la Triumph Bonneville Bobber Black en acción

La presentación internacional de la Triumph Bonneville Bobber Black se produjo en las incomparables carreteras malagueñas que unen Marbella con Ronda. No se me ocurre mejor territorio para descubrir las posibilidades dinámicas de una moto tanto de motor como de parte ciclo. Y la Bobber supera el examen con nota.

El aspecto retro-custom está muy logrado en la Triumph Bonneville Bobber Black, una moto minimalista, de presencia musculosa y tan personal como solo puede serlo una moto monoplaza. El asiento de 690 mm es accesible a pilotos de cualquier estatura y se puede regular hacia delante en un rango de 30 mm con el empleo de herramientas. Yo opté por la posición más adelantada, porque así tienes más espacio para las piernas aunque estés más cerca del manillar. Resulta muy confortable y la instrumentación permite regular fácilmente su ángulo de visión para adaptarse a cualquier posición de asiento.




Las estriberas están más retrasadas de lo habitual en una moto de estilo custom, pero para mi estatura de 1,80 m en ningún momento me sentí encajado. El ancho manillar apoya una posición relajada. Es una moto agradable de pilotar, tanto para descubrir el paisaje como para disfrutar de las curvas, y con una calidad notable como todas las Bonneville, motos fabricadas en la factoría de Triumph en Tailandia.

Aunque la horquilla Showa no regulable ofrece unos limitados 90 mm de recorrido, complementados por solo 77 mm en el KYB trasero, el confort en marcha es correcto, aunque no excepcional. A primera vista parece que dispone de un sistema de suspensión trasera rígida, sin suspensión, hasta que descubres un amortiguador escondido en horizontal bajo el asiento y accionado por su basculante en un sistema similar a un "cantilever". No obstante, incorpora una bieleta escondida abajo que otorga un buen control del movimiento de la rueda trasera. Además, el neumático radial Avon Cobra ofrece cierto grado de suspensión mediante la flexión de sus hombros, un efecto que sientes perfectamente cuando pasas por los típicos resaltes que reducen la velocidad en las calles.



Su distancia entre ejes de 1.510 mm también apoya un correcto comportamiento cuando se pilota sobre baches en una moto con un recorrido de suspensión tan reducido. Se siente a gusto cuando se rueda en carreteras de curvas de tercera llevándose de un lado a otro, mientras que su amplia distancia entre ejes hace que sea superestable a cualquier velocidad. El bajo centro de gravedad también permite pilotar con naturalidad en zonas bacheadas, pero lo más sorprendente es lo bien que se maneja en curvas cerradas de carreteras o en las esquinas de la ciudad. ¡Parece increíble que tenga un neumático anterior tan ancho!

No me preguntes porqué

Las geometrías de dirección no cambian respecto a la original Bobber dotada de un 100/90-19 delantero. Se mantienen los 25,8º de lanzamiento y los 87,9 mm de avance, pero la Black parece manejarse tan bien como la estándar. Y no me preguntes porqué, porque no lo sé. Quizá debido a que el diámetro de rodadura de ambos neumáticos es esencialmente el mismo en ambas a pesar de sus diferentes medidas. Tan solo debes aplicar un poco más de esfuerzo en el manillar de la Black para cambiarla de dirección muy rápidamente. Por lo demás, no hay diferencias entre ambas en cómo entrar o en su velocidad de paso en curvas.

Personalmente creo que la gran experiencia de los responsables de Avon tiene algo que ver en la increíblemente buena manejabilidad de la Bobber Black. Por ejemplo, una Moto Guzzi V7 Bobber dispone de la misma medida delante, pero con neumático Continental, y en la italiana no eres capaz de saber exactamente qué hace el neumático frontal porque no transmiten nada de información al piloto. En la británica también suma el buen reglaje de la horquilla Showa, lo que te da mucha confianza en el agarre delantero en curvas. En este caso no ha sido cuestión de premiar el estilo sobre el comportamiento, sino de un gran trabajo de puesta a punto. Estos Avon ofrecen mucha confianza, excelente agarre y una conducción relajada, pero dejan en evidencia la distancia libre al suelo de las estriberas, porque acabarás llevándola como si fuera una deportiva.



El motor de la Triumph Bonneville Bobber Black es el mismo High Torque de las versiones Triumph Bonneville T120, un bicilíndrico en línea de 1.197 cc (97,6x80 mm) con cigüeñal calado a 270º y reglado para ofrecer un 10% más de par que el T120 convencional. La inyección Keihin con cuerpos de 44 mm de diámetro ofrecen la imagen de carburadores clásicos y equipa de un sistema diferente de doble airbox para obtener una curva de par ultra-plana que hace casi irrelevante en qué marcha de las seis disponibles en la Black te encuentras en cada momento. Habría bastado con una caja de cuatro. Puedes abrir en sexta a tope desde solo 2.300 rpm que responderá sin la más mínima queja de transmisión. Ten en cuenta que dispone ya de 103 Nm a solo 3.000 rpm, cuando el máximo es 106 Nm solo 1.000 rpm más arriba. Cuando entra el corte de encendido, a 7.000 rpm, baja esta cifra a 76 Nm, por lo que no tiene ningún sentido experimentarlo. Mejor hacer cambios rápidos y cortos hasta llegar a sexta y rodar como si estuvieras surfeando.

Enormemente fácil de llevar

La centralita electrónica Keihin permite dos modos de respuesta de motor, Road y Rain, ambos con la misma potencia máxima de 76 CV a 6.100 rpm pero con diferente respuesta en función de cada mapa. La Triumph Bonneville Bobber Black te pide llevarla entre las 3.000 rpm y las 5.000 rpm, con el respaldo de un control de tracción (desconectable) para mantener toda situación bajo control. A estos regímenes, disfrutarás del rugido de sus escapes, con silenciadores recortados y el catalizador por debajo del cambio. Otra de las características propias de la Black es su sencillo pulsador para el control de crucero, muy fácil de usar.

Las reservas de prestaciones del motor T120 de la Black son considerables, incluso cuando ruedas a 2.500 rpm a unos 100 km/h en sexta, una cifra que asciende a 160 km/h cuando la subes a 4.200 rpm. Se siente suave, con una entrega de potencia lineal y sin vibraciones a cualquier rango de vueltas gracias a sus ejes de equilibrado. Es una moto que te perdona todo y enormemente fácil de llevar, sobre todo ahora que cuenta con un segundo disco delantero. Ya no tienes que utilizar el trasero tanto como en la Bobber estándar, teniendo en cuenta que también ayuda la retención del freno motor y su sistema de embrague antibloqueo.



El embrague es muy fácil de accionar y hace que circular en ciudad no suponga cansancio en tu mano izquierda. No en vano, será el medio donde más se utilice esta "bobber". Además, su depósito de solo 9,1 l. de capacidad hace que el chivato de entrada de la reserve se encienda cuando llevas solo 160 km recorridos.

La instrumentación dispone de un velocímetro analógico al que se añade una pantalla digital cuya información se gestiona mediante un pulsador situado en la piña izquierda. Incluye indicador de marcha engranada, tacómetro, odómetro con doble parcial, nivel de combustible, distancia a recorrer con la gasolina restante, consumo medio e instantáneo, reloj horario, anuncio de revisión e indicadores de modo motor seleccionado y control de tracción. No incluye temperatura ambiente, una pena, pero sí LED de posición frontal e intermientes y faro trasero también de LED. Por otro lado, añade más de 150 accesorios en el catálogo oficial de la marca, como manillar tipo "ape-hanger" o estriberas adelantadas.

Si la primera Triumph Bonneville Bobber ha sido "un problema" de ventas para la firma británica, la nueva Black no la va a ir a la zaga. Bendito problema.



0

Scooter 125

Cómo limpiar a fondo tu moto o scooter

No sólo es una cuestión de apariencia. Limpiar la moto adecuadamente es obligatorio para un...

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

Uno de los aspectos que más interesa a la hora de comprar un scooter nuevo de 125 cc es su...

10 razones para no abandonar el scooter en invierno

10 razones para no abandonar el scooter en invierno

Conducir un scooter en invierno no es siempre agradable, sobre todo por dos razones: llueve y hace...

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

La velocidad máxima de un scooter de 125 cc es un aspecto muy importante para decidir la compra de...

Novedades

BMW F 750 GS 2018: Review y primeras impresiones

El trabajo realizado en la nueva BMW F 750 GS es un desarrollo completo de toda la moto, volver a...

Las motos nuevas presentadas en el Salón ´Vive la Moto´ de Madrid

Las motos nuevas presentadas en el Salón ´Vive la Moto´ de Madrid

El Salón "Vive la Moto", que este fin de semana se está celebrando en el IFEMA de Madrid, nos ha...

Torrot Velocípedo: revolución eléctrica en tres ruedas

Torrot Velocípedo: revolución eléctrica en tres ruedas

Torrot sigue adelante con su evolución como marca centrada en la movilidad eléctrica y su próximo...

Macbor, la marca propia de Motos Bordoy, se presenta con seis modelos inéditos

Macbor, la marca propia de Motos Bordoy, se presenta con seis modelos inéditos

Macbor irrumpe en el mercado con modernos modelos de 125cc y 250cc de diseño propio para diversos...

Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Triumph.
Precios del Triumph Bonneville Bobber con ficha técnica y equipamiento completo.