Cómo empezar a preparar tu moto nueva

Triumph Speed Twin y Breitling Top Time
Cómo empezar a preparar tu moto nueva
Nicolás Merino
Nicolás Merino
Comprar una moto siempre es especial y, sin entrar en costosas modificaciones, podemos elevar su rendimiento a través de simples mejoras. Aquí te dejamos algunos ejemplos.

El momento llegó por fin. Tienes la moto que tanto tiempo habías esperado y, tras recorrer los primeros kilómetros saliendo del concesionario, empiezas a juzgar objetivamente tu montura. Fuera del primer enamoramiento, te das cuenta de que algunos elementos de la moto son mejores que otros. Sí, la calidad general de la moto es fantástica, pero también sabes que cambiarías algunas cosas no sólo para mejorar la estética de la misma, sino también para mejorar su rendimiento.

A continuación encontrarás algunos consejos sobre qué elementos mejorar tras la compra de una moto nueva. Tranquilo, no vamos a entrar en costosas modificaciones (cambiar el escape entero es una de ellas), si no que nos vamos a centrar en accesorios asequibles pero más importantes.

Manetas regulables

manetas regulables

Debido al amplio mercado de componentes que existe, los fabricantes, incluso en los modelos pata negra, optan por montar unas manetas que nada tienen que ver con el resto de elementos de la moto. El principal problema de esto es que puede que no sean regulables (sobretodo el embrague). De este modo, aquellos pilotos con manos pequeñas tendrán que hacer un esfuerzo extra para poder alcanzar la maneta.

Esto se soluciona con un juego de manetas regulables. Su precio puede ir desde los 30 hasta los 300 euros y la mejora es notable. Además de un acabado deportivo en varios colores para combinar con el color de tu moto, podrás alejar o acercar la maneta para que se te haga más cómodo las acciones de frenar o agarrar el embrague. Incluso puedes hacerlo en marcha, aunque lo recomendable, por evidentes razones de seguridad, es hacerlo en parado.

Latiguillos metálicos

triumph-speed-twin-2021

Junto a la mejora anterior, uno de los primeros cambios que hay que hacerle a una moto nueva es la sustitución de los latiguillos de fábrica por unos metálicos. ¿Qué son los latiguillos? Se trata de la unión entre la bomba y la pinza del equipo de frenos. Es este elemento el que transmite la frenada, de ahí su importancia. Lo primero de todo es comprobar qué tipo lleva tu moto. Por ejemplo, la Aprilia RS 660 ya los lleva de serie.

Las mejoras en este sentido son más que notables: al llevar un recubrimiento de acero y no de materiales mixtos, se evita un abombamiento del propio latiguillo, por lo que podemos transmitir todo el poder de frenado a la bomba. En circuito es totalmente necesario para no perder potencia y en la calle es más que recomendable, ya que podremos reaccionar ante cualquier imprevisto de una forma mucho más eficaz. Además, existen varios colores, aunque para no tener problemas de cara a futuras ITV, nuestra recomendación es elegirlos en color negro.

Juego de protecciones

En la cabeza de ningún motero reside la idea de que se va a caer, pero es mejor prevenir que curar. En este sentido, hay una gran cantidad de especialistas que ofrecen juegos de protecciones para minimizar el daño en caso de caída. Consisten en unos tacos de goma que se colocan en varias zonas de la moto. Así, cuando la moto se va al suelo, lo primero que roza es el propio taco.

Especialmente si es una moto naked, otro elemento a considerar es una cúpula (o una cúpula más grande si la moto viene con una). Si bien los primeros días con la moto son de total enamoramiento, una pobre protección frente al viento es la dosis de realidad suficiente para decantarse por una cúpula. Como ocurre con las manetas, hay un montón de fabricantes y opciones, por lo que los precios son muy variados. Todo dependerá de los gustos del piloto.

Reglaje de suspensiones

SUSPENSIONES

Lo hemos dejado para el final porque es un procedimiento complicado. Lo mejor de todo es contar con la ayuda de un profesional. Como norma general, las motos nuevas salen de fábrica con unos reglajes que se adaptan al público general y, si bien durante los primeros meses con tu moto te parecerá que no puede ir mejor, con el tiempo te irás dando cuenta de que puede mejorar.

Todo depende de tu peso. No es lo mismo un piloto de 64 kg que otro de 108 kg. Evidentemente, aquí no entran las superdeportivas o supernaked con suspensión electrónica, sino motos más comunes. Por ello, ajustar la suspensión delantera y trasera es esencial para mejorar el comportamiento de nuestra moto. Por lo general, más dureza nos otorgará mejor respuesta en curva pero más inestabilidad en recta y altas velocidades. La clave está en lograr un cierto equilibrio jugando con la precarga, la compresión y la extensión.

En el mejor de los casos, puedes estar todo un día ajustando las suspensiones, ya que habrás dado en el clavo con la precarga y la compresión, pero te resulta molesta la respuesta en extensión del amortiguador trasero, por poner un ejemplo. Tendrás que armarte de paciencia pero, una vez hayas encontrado tu reglaje, tu moto experimentará una notable mejoría en el rendimiento dinámico.

Yendo un paso más allá, un mejora opcional para lograr un comportamiento mejorado en horquillas de fábrica (sin entrar en las costosos modelos de Öhlins, Showa o WP), es cambiar los muelles internos y el aceite de las botellas. Con unos muelles más duros, como ya te hemos comentado, mejorará el rendimiento.

 

0 Comentarios