Prueba SYM HD 300: Alta experiencia

Publicado el miércoles 26 de junio de 2019
Prueba SYM HD 300: Alta experiencia

SYM ya disponía de un gran desarrollo de modelos en el segmento de los rueda alta. Los Symphony, HD, HD2 o Citycom así lo han demostrado a lo largo de estos últimos años. Toda esa experiencia se ha volcado en el nuevo SYM HD 300, un scooter de rueda alta con acabados de primera línea y buen equipamiento, que quiere convencer a todos aquellos que buscan un scooter prestacional y con las ventajas en cuanto estabilidad y comportamiento de un buen rueda alta. Con la mecánica del Cruisym 300 completa una gama extensa y bien repartida, en una marca que poco a poco alcanza el lugar en España que por historia y capacidad le corresponde.

SYM, por si no lo sabías, pertenece a uno de los 10 fabricantes de motos más grandes del mundo. Pertenece al grupo Sanyang (no confundir con los coches SsangYong, que no tiene nada que ver), fundado en 1954, que ha fabricado desde camiones o vehículos militares hasta coches tan conocidos como el Honda Civic y que también ha colaborado en la fabricación de modelos de Hyundai o Kia. En motos fabricaron desde los años 60 bajo la marca Honda y a partir de 1995 con su propia marca, SYM. Ahora han alcanzado el hito del millón de motos fabricadas anualmente.



En España están representados por Motos Bordoy desde 2004, un grupo con mucha experiencia en el mundo de la moto que ha sido capaz de situar la marca entre las primeras en ventas. Modelos como el Symphony, el rueda alta de bajo precio (y la 5ª moto más vendida de nuestro mercado en lo que va de 2019) o los GT Joymax, ahora sustituidos por los Cruisym, han llevado a la marca actualmente a la 7ª posición del mercado en el acumulado en ventas de 2019, por encima de marcas como Suzuki o KTM.

SYM quiere seguir creciendo. Es la única marca que ofrece 5 años de garantía de serie sin coste adicional. Y esto no es solo una política comercial, sino el reflejo del convencimiento de la marca en la calidad del producto. Por supuesto, para conseguir estos objetivos de crecimiento emplean vigilan el mercado e intentan ofrecer un scooter para cada necesidad, para cada tipo de cliente. El HD 300 viene a completar ese hueco entre los rueda alta de cilindrada media, un segmento con pocos modelos hoy día, pero con rivales tan duros como el Honda SH 300 Scoopy o los Piaggio Beverly 300 y Beverly Sport Touring 350. El SYM HD 300 será más caro que el Beverly 300, pero en comportamiento y prestaciones se acerca al 350. No tiene el suelo plano del Scoopy, pero lleva un motor algo más potente a un precio inferior. Y siendo casi tan sport y divertido como el Beverly 350, es más barato. Tiene muchas bazas para triunfar y meterse entre los scooters mejor valorados de la gama SYM.



Se define como un scooter de líneas modernas y bien terminado, con un equipamiento completo y lógico, a un precio centrado entre sus rivales, que destaca por un comportamiento noble y divertido de llevar gracias a sus ruedas de 16" y al potente motor de 278 cc derivado del que emplea el Cruisym 300. Una apuesta segura, basada en la experiencia en este segmento de los rueda alta de una marca como SYM.

CÓMO ES EL SYM HD 300

El nuevo HD 300 es el resultado, como te digo, de la larga experiencia de SYM con scooters de rueda alta, pero también de sus últimas tecnologías. Han cogido parte de lo ya realizado hasta ahora para llevarlo a un nuevo vehículo que recoger esas ventajas probadas para acertar plenamente.

Así recupera un nombre conocido en la marca como es el de HD. Este sirvió durante años para nombrar los rueda alta de gama alta, por encima de los más conocidos Symphony, en las cilindradas de 125 y 200 cc. No tuvieron el éxito comercial del Symphony, desde luego, pero los que conocimos alguna de las versiones de aquellos HD y HD2 sí los recordamos como grandes scooters, tan buenos como los Symphony, pero más equipados y lujosos.

El chasis es nuevo, pero no sale de la nada, siendo una evolución del Citycom, otro de los scooters SYM menos conocidos en España. Era un rueda alta que apareció a principios de esta década, con carrocería similar a un maxiscooter GT y cúpula sobre el manillar. Desapareció pocos años después para regresar como Citycom S hace un par de temporadas hasta ahora, cuando ha sido sustituido por este nuevo HD, más ligero, deportivo y atractivo.



El motor también lo conocemos. Es el del Cruisym 300 que, a su vez, deriva del anterior 300 del Joymax. Cubica realmente 278,3 cc, un propulsor de estructura muy moderna con un solo árbol de levas para sus cuatro válvulas que declara una potencia máxima de 27 CV. Chasis más motor ahorran 15 kilos de peso sobre la anterior generación y detienen la báscula, con todos los llenos y en orden de marcha, en los 174 kg. Es ligero y, como veremos después, muy ágil en marcha.

La carrocería sí es completamente nueva, nada que ver con los anteriores HD ni Citycom ni ningún otro scooter. Ha ganado mucho en elegancia y entra por los ojos, sobre todo en la versión de color blanca, con puños y asiento en color beige. Los reposapiés del pasajero se integran plegados en la carrocería y el tapón de gasolina queda oculto bajo una tapa en el tabique central que se abre desde el contacto. El cuadro, muy completo y de buen diseño, incluye cuentavueltas, algo que no suelen llevar muchos rueda alta.



Cabe destacar que han desaparecido dos características clásicas en SYM, el cortacorrientes escondido y la apertura de asiento eléctrica desde el manillar, aunque este sí se abre de forma remota desde el contacto. Bajo el asiento tienes sitio para dejar un casco integral y deja hueco delante para otros objetos, incluso posiblemente para un casco jet de los pequeños o "quita multas". Otro punto discutible es que usa tecnología LED hasta en el faro principal, pero incomprensiblemente no en los intermitentes. Todo sea por reducir costes.

CÓMO VA EL SYM HD 300

El HD 300 tiene todas las trazas para continuar el camino de éxito de sus parientes Symphony y Cruisym. Además de ofrecer un estilo muy atractivo, cuando lo pruebas, convence. Anda mucho y lo hace bien en carretera. Es ligero y ágil en ciudad, y siempre resulta suave y agradable. Unido a un nivel de precio adecuado hará de él un duro rival para los rueda alta de su cilindrada, sin duda.

El asiento está a 800 mm de altura. Se llega bien y resulta cómodo de posición y de asiento. El manillar queda algo alto en comparación con otros scooters, pero te acostumbras rápido y no lo notas extraño en pocos kilómetros. No hay suelo plano, mientras que las plataformas para los pies no son muy grandes, pero puedes llevar los pies en una posición muy lógica y cómoda. Con el motor ya en marcha es silencioso y muy suave, y a baja velocidad ya notas que las ruedas de 16", en ambos trenes, le dan una estabilidad superior a un scooter normal, algo a lo que la posición de conducción, muy erguida, también ayuda. Es bastante estrecho de manillar y gira mucho. En la ciudad es muy ágil y capaz de meterse por cualquier sitio, necesitando poco más espacio para maniobrar que un 125 cc.



Pero es en carretera donde de verdad te diviertes con el HD 300. Es rápido. Resulta fácil verle pasar por bastante de la velocidad máxima permitida y el aire no molesta excesivamente gracias a ese manillar y faro elevado. Es algo perezoso de aceleración en el primer golpe de gas, algo que ya pasaba con el Cruisym y en muchos scooters Euro 4, más taponados a base de catalizadores que los anteriores, pero es suficientemente rápido también entre curvas. Es su lugar favorito gracias a una parte ciclo eficaz.

Frena muy bien, con buen tacto, y las suspensiones trabajan también de forma ideal, combinando comodidad con eficacia. El ABS solo actúa cuando debe. En conducción normal, sobre suelo seco, tan solo lo notarás suavemente en el tren trasero cuando te pasas tirando de la maneta.



Es fácil de llevar rápido. Llegas deprisa a la siguiente curva, calculas tu paso por curva, acaricias el freno, lo colocas y abres gas mirando al punto por donde quieres salir. Te deja, si lo necesitas, corregir esa salida sobre la marcha, y no se mueve incluso si encuentras algún bache ligero en la trazada. No notas, sobre buen asfalto, faltas de agarre. Es capaz de tumbar mucho y para el lado izquierdo llegas a rascar con el caballete en el asfalto, pero no, desde luego, yendo a ritmos normales, sino ya bastante elevados.



SYM ha logrado un scooter de rueda alta eficaz y atractivo, capaz en la carretera de viajar muy rápido y de un ritmo en conducción deportiva que no muchos scooters pueden seguir. Además es cómodo, muy ágil y agradable en la ciudad. Una gran combinación entre ambos mundos, bien equilibrado. El pasajero tiene suficiente espacio y bien delimitado, es cómodo tanto para el conductor como para dos personas, con un equipamiento adecuado, a pesar de que se echa en falta algunos detalles como los intermitentes en LED, ya que el resto de la iluminación lo es, así como un amortiguador de asiento para mantenerlo levantado o aquellos "gadgets" clásicos en SYM como el cortacorrientes o la apertura eléctrica del asiento. En autovía es suficientemente potente y rápido, además de cómodo, como para hacer los clásicos desplazamientos de medio radio que se esperan de un scooter así. Solo en los días de lluvia o si te pasas de velocidad máxima echarás en falta mayor protección aerodinámica.




Más información deL SYM HD 300

0