Prueba SWM Varez 125: Nobleza obliga

Publicado el viernes 27 de diciembre de 2019
SWM Varez 125

Nobleza obliga es una expresión que significa que uno debe comportarse de manera acorde a su posición y reputación. SWM presenta la Varez 125 como su primera naked sport de "octavo de litro" y es una marca con un bagaje histórico importante. Así que ya sabe lo que le toca.

SWM se fundó en 1971. Permaneció activa hasta 1987, aunque en 1984 debieron hasta cambiar de nombre para capear los problemas económicos que sufrían. Como ves, no fueron muchos años de historia, aunque fue como la de las estrellas fugaces: corta, pero brillante. Fue siempre una marca más volcada en el off road. Tanto en motocross como, sobre todo, en enduro y trial, fueron campeones de varios países e incluso campeones del mundo de trial (con Gilles Burgat en 1981) y de Europa de enduro. Incluso algún campeonato europeo de karting adornó sus vitrinas.

SWM está en pleno proceso de renacimiento. Han regresado con motos de enduro, uno de sus segmentos históricos, pero no al trial - al menos, por ahora - y han abierto nuevos frentes como el de las motos retro, por cierto, aprovechando nombres y "look" propios de la época (la 440 Six Days, por ejemplo).




 

Ahora entran en el mercado de las naked sport de 125 cc. Lo hacen con una moto atractiva dotada de una parte ciclo pensada ya para, próximamente, albergar un motor de 400 cc para el carnet A2. En este caso, con el motor 125 "bialbero", han querido entrar por la puerta grande. Es una moto rápida, con prácticamente los 15 CV máximos que permite la ley para la convalidación del carnet de coche B y un equipamiento suficiente para enfrentarse a las mejores motos de su segmento. Como te digo, nobleza obliga: no podría ser de otra forma portando el histórico logo SWM en el depósito.

Llegan a un segmento que no es fácil. las KTM Duke 125 reinan desde hace tiempo, con motos muy efectivas. Yamaha, con la MT-125 recién renovada y mejorada, también reclama una posición importante. Y lo hacen también Suzuki con una ligerísima y rapidísima GSX-S o Kawasaki con su Z 125. Honda ofrece una preciosa CB 125 R no tan potente, pero sí igual de rápida. Por si fuera poco, Keeway también ofrece ya una naked sport de alta potencia y motor de agua, Aprilia tiene una efectiva Tuono, FB Mondial y Rieju lo hacen con motos de corte retro... En definitiva, no es fácil encontrar un hueco y hay que hacer las cosas muy bien para destacarse en este maremágnum. Encontramos horquilla invertida, dos discos de freno, monoamortiguador trasero, chasis multitubular, cuadro digital o luces LED en una moto que se monta en Italia, a pesar de que gran parte de los componentes procedan de China (el socio de SWM es Shineray), de forma que SWM puede presumir de mantener su fabricación italiana, manteniendo un nivel de precio que será una de sus grandes bazas en este saturado mercado.

CÓMO ES LA SWM VAREZ 125

Está bien pensada la SWM Varez 125. Es una moto con el equipamiento justo, el que esperas encontrar en una naked sport de gama alta, pero sin "juguetes" de los que encarecen y que sí, que son muy atractivos, pero en el fondo aportan poco. Se define como una moto inteligente en cuanto a chasis, suspensiones, motor y demás.



Empezando por el principio, quizá merezca la pena saber qué significa su nombre. Varez es, en dialecto italiano, el nombre de Varese, donde se ubica la fabrica que, te recuerdo, es la antigua factoría Husqvarna. Se pronuncia precisamente como dirías Varese, "Varés", más o menos. Siguiendo con temas más relevantes, el primer punto a resaltar es ese chasis multitubular pintado en rojo. Sobre él se dispone una horquilla invertida de 41mm de diámetro firmada por Fastace, una marca china que intenta hacerse un hueco en Europa y que cada día vemos en más motos. Detrás monta un monoamortiguador central regulable, con bieletas, sobre un basculante de aluminio. Emplea cubiertas Michelin de 17" y frenos de disco en ambas ruedas. No incorpora ABS, conformándose con un sistema combinado CBS. Es algo que abarata precio, por supuesto, pero también un detalle que la distancia de sus rivales más cercanas que sí suelen emplear este elemento.



El motor es el mismo que encontramos en la gama retro SWM de 125 cc. Es un propulsor "bialbero", como indica en el propio cárter izquierdo, lo que significa que lleva dos árboles de levas en cabeza. Mueven cuatro válvulas en la culata y, por supuesto, se refrigera por agua, con caja de cambios de 6 velocidades e inyección electrónica. Es de los más punteros de la categoría: consigue 14,75 CV a 10.500 rpm, con un par motor de 11 Nm a 8.000 rpm.



Descubres un asiento a doble altura, luces LED incluyendo el faro delantero y un cuadro digital no muy grande, con cuentavueltas alrededor de la esfera y la velocidad en el centro. Ofrece información de temperatura del agua y de nivel de gasolina, más los clásicos testigos alrededor. Echamos en falta un reloj horario, algo importante en una 125 que se va a usar, en muchos casos, a diario en ciudad. El asiento trasero se abre con facilidad para dejar debajo algunas herramientas y la documentación, mientras que los mandos y piñas tienen buen tacto y una apariencia correcta. Es una moto bien planteada: no defrauda en lo importante y ahorra en cosas menos necesarias... salvo en el ABS.

CÓMO VA LA SWM VAREZ 125

La SWM Varez 125 es una moto original en lo estético. Cuando la ves en directo llaman más la atención sus formas redondeadas y su decoración. Te subes y resulta muy alta: 820 mm de altura de asiento no son normales en una nave sport de 125 cc. Cuesta, además, subir la pierna, puesto que el asiento del pasajero queda aún más alta, pero una vez sobre ella no resulta demasiado ancha ni pesada. Tampoco la posición de conducción resulta cansada. Las manos van en buena posición y los pies algo retrasadlos y bajos, pero en general es una posición cómoda.



Arrancas y suena bien, potente y con ganas de subir de vueltas. La parte ciclo da confianza y puedes llevarla deprisa, pero vas sentado muy arriba. Tienes la sensación siempre de que parece mentira lo que estás tumbando... cuando en realidad no vas tan inclinado. Es el efectos de ir sentado tan arriba. El motor es potente y correctamente taradas y trabajan bien. Los frenos también tienen buen tacto, aunque el CBS que mete presión en el freno delantero cuando quieres frenar de atrás no ayuda a tener la precisión necesaria para conducir de forma deportiva. En ciudad es una moto agradable. Gira bastante, no es especialmente ancha, pasando bien por cualquier sitio. El motor también ayuda con esa respuesta desde abajo. Es capaz de llegar hasta el final del cuentavueltas con sensación de gran empuje.



De este modo se define como una buena naked deportiva que se mete en la lista de las 10 naked más rápidas por prestaciones y lo hace con un chasis que le da buen comportamiento y a un precio muy razonable. SWM regresa y lo hace como debe: nobleza obliga.

Todas las motos de 125 cc del mercado

ASÍ VEMOS LA SWM VAREZ 125

La SWM Varez 125 es una buena moto para uso diario, pero también para una utilización deportiva. Anda muy bien, acelera mucho y el desarrollo del cambio está perfectamente estudiado para aprovechar los casi 15 CV que ofrece. En carretera es divertida de llevar, con buenas prestaciones, buena capacidad de frenado y un comportamiento sano, al que hay que acostumbrarse a esa altura de asiento, algo excesiva para una moto así. En ciudad se lleva bien, sin ser demasiado grande o aparatosa. Gira lo suficiente y los mandos tienen buen tacto. Cómoda para el piloto, el pasajero va en ese "segundo piso", con las asas muy justas y con los reposapiés también muy altos, en una posición excesivamente "racing". En autovía, con una velocidad punta de 111 km/h reales, supera lo justo para hacer trayectos diarios con cierta comodidad.

Fotos: Fernando Herranz




 

Más información de la SWM Varez 125

 

0