• Compartir en WhatsApp
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en YouTube
  • Síguenos en Instagram
  • Contacta con formulamoto.es
  • RSS
Sucríbete a la newsletter Kiosco de revistas LUIKE

Prueba Suzuki Hayabusa 2021: el regreso del jefe

Publicado el miércoles 07 de abril de 2021
Suzuki Hayabusa 2021

Hay motos en el catálogo Suzuki con más historia, más deportivas, más lógicas, más vendidas, más... lo que tú quieras, excepto más rápidas. La Suzuki Hayabusa 2021 se impone como único límite una velocidad punta de 299 km/h para convertirse en el "master of the universe" como lo fue antes y lo seguirá siendo siempre.

Qué lejos quedan aquella "carrera armamentística" de antaño en la que las marcas japonesas se afanaban en construir modelos de calle capaces de sobrepasar los 300 km/h. El tema se fue un poco de las manos y entonces llegaron al "pacto de caballeros" de imponerse un límite de 299 km/h. ¿Necesitas más? Sobre todo en una época como la actual, donde explorar este territorio significa no tener reencarnaciones suficientes en la eternidad para cumplir años de cárcel ni para recuperar los puntos perdidos en el carné de conducir, estas versiones se antojan fuera de lugar.

Pero te podría decir que tan fuera de lugar como el placer de sentir el equilibrio dinámico que solo se puede experimentar a los mandos de un vehículo de dos ruedas y con un motor si nos tuviésemos que atener a la norma establecida por la mayoría en nuestra sociedad. Te estoy hablando de benditas locuras, de sensaciones que dan sentido a la vida con mayúsculas.



Porque tener la oportunidad de pilotar una moto como la Suzuki Hayabusa es hablar de vivir la vida en su plenitud. Los conceptos espacio y tiempo recogidos en las medidas de velocidad y, sobre todo, aceleración, hacen que tu visión del mundo se convierta en relativa después de haberla probado. Se debe inventar una nueva unidad de medida que relacione milímetros de recorrido del puño del gas con el sucesivo incremento de metros recorridos en cada segundo transcurrido.

Puras vivencias para tener cada día más ganas de despertarte y dar el máximo sentido a tu existencia. Y no es cuestión de rodar en carretera abierta invitando a destruir las velocidades legales. Quizá con la compra de una moto como la Suzuki Hayabusa deberías plantearte un viaje de placer a países con carreteras sin límite de velocidad como Alemania o la Isla de Man, pero también es una opción aprovechar una jornada en un circuito o una actividad especial en un entorno seguro para comprender hasta qué punto, eso de las motos ilógicas como esta es un mito.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODAS LAS SUZUKI del mercado

De todo esto va la nueva Suzuki Hayabusa 2021, una GSX 1300 RR que bebe directamente de la herencia de las versiones previas y que marca un golpe de timón en la firma japonesa. Han centrado el tiro en un segmento sin referencias en la actualidad y con un planteamiento técnico y de diseño que conjuga a la perfección lo mejor de su pasado con la más absoluta vanguardia.



CÓMO ES LA SUZUKI HAYABUSA 2021

En Suzuki están de cambio histórico de estrategia, al menos en los mercados occidentales. Su nueva apuesta radica casi exclusivamente en las motos de media y alta cilindrada, dejando al margen un mercado de scooters que hace años constituyó gran parte de su músculo. Sus presentaciones más recientes y las que se anuncian para el futuro más inmediato seguirán esta senda.

Otra derivada es el beneficio de referencias históricas para anclar sus modelos como exclusivos frente a la competencia. Fíjate en las últimas novedades de Suzuki. V-Strom, Katana y, ahora, Hayabusa, confirman que en Japón no están dispuestos a perder el plus que solo el privilegio de una insignia legendaria es capaz de ofrecer.

En esta línea se desarrolla la nueva Suzuki Hayabusa 2021. La ves y de inmediato tienes la referencia de las dos generaciones anteriores, de la inicial de 1999 y de la segunda evolución de 2008. De esta última mantiene sus 1.340 cc (1.298 cc la original). Los datos reflejados nos pueden conducir a engaño. Frente a los 197 CV a 9.500 rpm de la edición previa, la nueva 2021 reduce la cifra a 190 CV a 9.700 rpm, mientras el par pasa de 155 Nm a 7.200 rpm a 150 Nm a 7.000 rpm. ¿Quiere decir esto que estamos ante una Suzuki Hayabusa descafeinada? En absoluto.



Los avances en la aerodinámica, en la electrónica y, sobre todo, la mejor distribución de la curva en todo su recorrido permiten incluso superiores aceleraciones en la nueva edición. En la firma japonesa garantizan un registro de 3,2 seg de 0-100 m (3,4 seg en la generación previa) y de 6,8 seg de 0 – 200 m (6,9 seg en la anterior). Y por si esto fuera poco, con menor consumo de combustible, de 6,7 l/100 km a 5,7 l./100 km. En resumen: más bestial que antes además de más consciente de los nuevos tiempos. Para ello, la absoluta totalidad de sus componentes internos se ha rediseñado, desde la culata y las válvulas hasta los pistones, bielas, cigüeñal, cambio, embrague, sistema de refrigeración (un 54% más eficaz) o airbox más grande (de 10,3 l. a 11,5 l.).



Junto con la siempre imponente línea de diseño de las fibras de la Hayabusa, uno de los rasgos distintivos de la versión 2021 son sus dos enormes escapes. Repletos de catalizadores y sondas lambda para la superación de la normativa Euro 5, estos nuevos escapes logran, no obstante, un ahorro de 2.054 gr. Un detalle sorprendente es que varían su color con el uso. De este modo demuestran el tipo de conducción personal que hace cada piloto sobre ella. Si dices que has ido a tope, ahora podrás demostrar que no es una bravuconada. Además, su imagen atemorizando vista desde atrás me recuerda al de otros modelos míticos de Suzuki como la B-King y sus silenciadores saliendo diabólicos bajo el colín.

El chasis es el clásico esquema de doble viga con basculante de doble brazo, ambos de aluminio como desde la primera generación. El subchasis se ha modificado y ahorra 700 gr. En total se declara un peso con todos los llenos hechos de 264 kg, con una distribución de pesos del 50-50%. Las suspensiones son totalmente regulables y las firma Kayaba, con horquilla invertida de 43 mm y regulación total en ambos trenes. Lógicamente, dados los cambios en todos sus órdenes, han requerido de una puesta a punto específica respecto al modelo previo.



Más novedades en su parte ciclo radican en sus llantas de siete radios y en el montaje de serie de neumáticos Bridgestone Battlax Hypersport S22. La frenada es combinada, ya que con la maneta se accionan ambos ejes, dentro de un equipo compuesto por tren anterior Brembo (pinzas radiales monobloque, ahora con discos de 320 mm de diámetro frente a los 310 mm anteriores) y posterior Nissin. Presenta ABS válido para intervenir en curvas y cuando se realizan bruscas deceleraciones a partir de 55 km/h, todos los intermitentes se activan al unísono.

La línea de sus fibras es 100% Hayabusa. Presenta iluminación "full LED", con intermitentes integrados en las luces de posición sobre las tomas de aire SRAD y un espectacular diseño trasero, y destacan los alerones incorporados y un frontal netamente distinto respecto al pasado, pero manteniendo el detalle del icónico colín. En Suzuki están especialmente orgullosos del bajo coeficiente aerodinámico obtenido en este desarrollo. También se ha trabajado en profundidad para alejar el flujo de aire caliente del piloto, y respecto a su ergonomía, la posición de manillar se acerca al piloto 12 mm. Hasta qué punto llega la atención al detalle que los deflectores se han diseñado para que la corriente de aire no alcance la leva de freno, lo que podría suponer una ligera reducción de la velocidad.



Y, cómo no, para mantener la Suzuki Hayabusa en la cima de las "dream bikes" de serie, sus componentes de electrónica son de última generación. Incorpora una centralita inercial IMU de seis ejes Bosch y se recogen en lo que Suzuki denomina SIRS o Sistema de Conducción Inteligente. Se añaden tres modos de conducción denominados Suzuki Drive Mode Selector Alpha (SDMS-a) con tres opciones preconfiguradas (Active, Basic y Confort) y tres personalizables (User 1, 2 y 3). Cada uno de ellos exhibe niveles concretos de intervención de control de tracción y "anti-wheelie" (cada uno de ellos regulable en diez pasos) y de freno motor (desconectable). Incluye cambio semiautomático "quickshifter" para subir y bajar marchas en dos opciones de respuesta, para uso deportivo o más turístico. También incorpora tres modos de respuesta de motor, que gestionan tanto la potencia máxima como la entrega, sumándose un limitador de velocidad activo (tú indicas una velocidad que no quieres superar, una novedad mundial entre las motos de serie) y un sistema de salidas regulable en tres niveles, además de los ya habituales sistemas de ayudas en el arranque Easy Start System y Low RPM Assist. Por supuesto, también integra control de crucero y sistema de ayuda para salidas en pendientes o de frenada cuesta abajo como el presente en la Suzuki V-Strom 1050 XT. La totalidad de este equipo electrónico se visualiza mediante una pantalla TFT en color en la que no faltan cuatro esferas analógicas al modo más clásico para velocímetro, cuentavueltas, nivel de combustible y temperatura del agua.



Las alternativas de visualización son múltiples, dependiendo si se prefiere optar por la configuración del sistema SDMS-a o de datos activos como el ángulo de inclinación (que retiene el ángulo máximo alcanzado), la presión ejercida sobre los frenos delantero y trasero, la tasa de aceleración al abrir/cerrar y la posición del acelerador en cada momento.

La Suzuki Hayabusa 2021 está disponible en tres colores. blanco/azul, negro/oro y plata/rojo, con un PVP de 21.995 €. Las primeras 25 unidades se ofrecen a un precio especial de 19.595 € dentro de la celebración del 100 Aniversario de Suzuki.



CÓMO VA LA SUZUKI HAYABUSA 2021

Para tomar conciencia de lo que realmente es capaz de ofrecerte la Suzuki Hayabusa, te repito que debes llevarla en un entorno adaptado a su potencial. En su presentación oficial en España, Suzuki organizó una sesión de pruebas de estilo "drag race" en la pista de un aeródromo. ¡Qué experiencia! Pero no acabaron aquí las sorpresas. A la presentación se añadió un experto cetrero con tres halcones peregrinos para completar el auténtico sentido de la Hayabusa, "halcón" en japonés, un ave rapaz capaz de alcanzar en los 300 km/h. Sus ojos no dejaban de observar a la imponente Suzuki aparcada frente a ellas. ¿Quizá la estaban retando? El primer contacto visual con la Suzuki Hayabusa es de "flash back". La conexión con el modelo original es perfecta y no hay ninguna otra moto en el mundo que se pueda confundir con ella. Las dos combinaciones de color presentes, negro/oro y plata/rojo son deslumbrantes, la primera más cercana a la tradición del "halcón" pero la segunda con un componente innovador extraordinario.



Colocas a tu gusto los retrovisores y tienes una buena visión a través de ellos. Su radio de giro es de verdadera deportiva, lo que penalizará las maniobras a muy baja velocidad en ciudad. La altura de asiento de 800 mm la hace muy accesible a todas las tallas. El asiento deja mucho espacio para posicionarte como desees y tanto la colocación del manillar como de las estriberas configuran una ergonomía muy deportiva. Durante la prueba tuve ocasión de subirme a una Suzuki GSX-R 1000 R y no creas que te sientes muy diferente sobre ambas. Así tienes perfecta visión de su instrumentación. Para estar pendiente de los datos de velocidad y rpm, la claridad de información que recibes de un sistema analógico es difícilmente alcanzable con uno digital. No obstante, la pantalla digital, con un diseño de estilo 3D, ofrece su completa información de opciones electrónicas de forma muy clara y legible.



Poner o quitar la pata de cabra es muy sencillo. Aprietas el botón de arranque con una única pulsación (qué gran solución de Suzuki) y los escapes emiten un sonido grave pero apagado. Parece mentira que escondan las sensaciones que luego te regalarán en marcha. La primera entra con suavidad, como es norma en los motores de la marca japonesa, al igual que el resto de relaciones y con el accionamiento de un "quickshifter" de gran nivel. Es difícil comentar el diseño de las relaciones de cambio con un motor que es capaz adaptarse a tus peticiones en cada marcha y que puede convertir en videojuego cada tramo de asfalto. Hasta 6.000 rpm todo sucede con un confort extremo; a partir de ahí, también te sugiere explorar otras realidades.

Su funcionamiento es de finura exquisita. No hay la más mínima vibración a cualquier régimen, y este "cualquier" es eso, desde la primera vuelta del motor hasta la última. Porque ahí radica la receta mágica de la Hayabusa. Cuando tienes espacio por delante para acelerar, tus sentidos descubren nuevas referencias. No es el empuje de un gran bicilíndrico que parece que te impulsa por la espalda, sino una fuerza que tira de ti como un mecanismo invisible desde delante, como una cuadriga de casi 200 CV.



En una pista a modo de "drag race" de 402 m de distancia (el famoso cuarto de milla de los norteamericanos), todo está a tu disposición para convertir una realidad paralela en humana. El accionamiento del embrague, del cambio y la intervención de la electrónica te convierten en superhéroe. Quizá tus registros estén a años-luz de la capacidad extrema de la Suzuki Hayabusa, pero es tu momento de gloria, de sensaciones irrepetibles. Hoy día hay maxinaked y superbikes en el mercado con más cifras de CV que la Hayabusa, pero te garantizo que la sensación atravesar el espacio en modo "Halcón Milenario" no está al alcance de ningún otro modelo actual. Puedes alcanzar los 250 km/h casi en un abrir y cerrar de ojos, pero es que hay aún más esperándote antes del próximo pestañeo. En marchas cortas, hasta 4.000 es dócil, hasta 6.000 rpm apasionante, hasta 9.000 rpm inconmensurable y hasta la línea roja en 11.000 rpm estratosférica. A medida que subes marchas, multiplica exponencialmente datos y sensaciones.



Pero no todo puede ser una pista cerrada para disfrutar de la Suzuki Hayabusa. En carretera, la posición de conducción no implica esfuerzo alguno como sí te puede suponer en una RR, sobre todo para cuello y brazos. Las suspensiones resultan muy confortables sin penalizar un correcto comportamiento "buscándole las cosquillas" en zonas sinuosas. Destaca que, en fuertes aceleraciones, no se descompone por este motivo en ningún momento.

En autovía, a 4.000 rpm rodando a 120 km/h, es un lujo total. En zonas reviradas, a pesar de sus dimensiones (da la sensación de haber mucha distancia entre el manillar y la rueda delantera o desde el asiento hasta el final del colín), los kilos quedan ocultos de forma idónea, dejándose llevar de un lado a otro con agrado. El diseño de sus Bridgestone S22 ayudan a su buena cintura, aunque no nos engañemos, mejor llegar a cada curva con el trabajo previo ya bien hecho. Para ello cuentas con unos frenos increíbles. En concreto el tacto y la potencia de las pinzas Brembo Stylema delanteras son asombrosos. También es notable la acción de su frenada combinada, lo que la ayuda a asentarse y te facilita mucho la conducción en zonas reviradas. En cambio, sus retenciones no son nada feroces con su modo de gestión específico anulado, lo que agradeces para tener todo bajo control. Por supuesto que corre mucho, pero también frena una barbaridad.

Y siempre con sensación plena de seguridad. La estabilidad en línea recta es perfecta y no cesas de agradecer las bondades de su aerodinámica, aunque no quedes acoplado al 100% tras su pantalla. No recibir el impacto del viento ni su sonido gracias a su diseño, junto con el empuje infinito de su cuatro en línea y la ausencia total de vibraciones, te instalan en un estado emocional que requiere una cabeza muy bien amueblada para mantener la sangre fría.



LO MEJOR

-Sensaciones de motor infinito

-Suavidad

-Electrónica

-Diseño atemporal

MEJORARÍA CON

-Llave inteligente

-Menor radio de giro para uso en ciudad

ASÍ VEMOS LA SUZUKI HAYABUSA

En carretera: 4

En ciudad: 3

Pasajero: 3

Confort: 4

Equipamiento: 4

Autovía: 5

(Puntuación de 1 a 5)

No puedo dejar de destacar su finura de funcionamiento y lo fácil que te permite hacer todo lo que te propones. Es lo que la hace tan accesible, casi a modo de "canto de sirenas" antes de ser capaz de devorarte en cifras de km/h o m/s2. Pero para eso estás tú, para conocer dónde están tus límites. Sabes que tienes a tu alcance sensaciones infinitas. Aprovéchalas en un entorno seguro y entonces verás cómo la Suzuki Hayabusa te traslada a una nueva dimensión.

Más información de la Suzuki Hayabusa

 

Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Suzuki.
Precios del Suzuki con ficha técnica y equipamiento completo.
0