PRIMERA PRUEBA
Suzuki Presentación Dinámica

Suzuki Inazuma 250, el cuarto elemento

El mercado entorno a los 250 cc se está animando.

Comentar Publicado el martes 18 de diciembre de 2012
Suzuki Inazuma 250, el cuarto elemento

Tenemos para elegir modelos fabricados fuera y dentro de nuestro país con uno y dos cilindros, e incluso algunos con motor en V. Entre las cuatro japonesas faltaba una representante de Suzuki, que ahora introduce una bicilíndrica bien equipada, con precio y filosofía de moto urbana y utilitaria.

Fiabilidad, eficacia y bajo coste»: Así de claro, con esos tres conceptos, presentaba Suzuki su nueva Inazuma. Una moto de buena presencia y con un nivel de equipamiento muy correcto que competirá por el mercado de las 250 básicas y que inicia «la partida» con muy buenas cartas: un precio muy contenido y un motor de dos cilindros paralelos, algo con lo que pocas competidoras cuentan hoy día. No parten de ninguna base conocida: la Inazuma monta un motor especialmente desarrollado para ella en un nuevo chasis, de cuna de acero desdoblado a la altura del cárter, con una parte ciclo también a la altura de sus intenciones populares. Sólo su estética, claramente basada en las B-King y GSR, y su nombre son «heredadas», aunque pocos recordarán aquella GSX 750 Inazuma que la marca comercializó entre 1998 y 2000.
 
Recuerdos de leyenda

La receta de moto básica para un uso eminentemente urbano equipada con un propulsor de dos cilindros, si llevas unos añitos en esto, te traerá a la memoria modelos como la ya casi legendaria Honda CB 250. La marca del ala empleó esta misma receta allá por los años 80 y aquella «básica bicilíndrica» se acabó convirtiendo en una de las motos mejor vendidas en la historia de nuestro país, preferida por los mensajeros y por todos aquellos que buscaban una moto ágil en ciudad, fiable, económica y capaz de salir a la carretera con un mínimo de prestaciones.
En el concepto, esta Inazuma se le parece. Es una moto de carácter básico, con una arquitectura de motor similar (ambas equipan motores paralelos de dos cilindros), fáciles de usar y que buscan ser fiables y económicas en la utilización diaria. Pero ahí terminan las semejanzas: aquella vieja y buena Honda es una moto concebida en los ´80 y esta Suzuki es una moto del siglo XXI, con inyección, agua... y mucho mejor de chasis y parte ciclo.
El motor emplea una configuración de cigüeñal a 180º. Monta un sistema de eje de balance y orificios de ventilación en la parte baja de los cilindros para minimizar la presión de los gases en los recorridos de bajada de los pistones. Consiguen con ello un motor muy equilibrado, con muy pocas vibraciones y menores rozamientos, lo que a su vez conllevará un consumo reducido y una buena fiabilidad. En el sistema de alimentación destaca el empleo de inyectores de 8 orificios y la presencia de una válvula ISC de ralentí que regula el caudal de mezcla al cortar el gas, lo que impide los tirones típicos al cerrar y abrir el gas a baja velocidad. Con distribución SOHC (un árbol de levas en la culata) y carrera larga, el motor Inazuma obtiene 24 CV a 8.500 rpm y un par motor de 22 Nm a 6500rpm.

El chasis es una cuna de acero que se desdobla bajo los escapes, a la altura donde los cilindros apoyan en el cárter. Horquilla y amortiguador proceden de Kayaba, sin «florituras», con una horquilla no invertida delante y el amortiguador (regulable en siete posiciones desde debajo del asiento) anclado directamente a un basculante de sección rectangular de acero. De los frenos se encargan dos discos, delante de 290 mm y de 240 detrás, con pinzas Nissin, de doble pistón en el caso del tren delantero. Y como «calzado» de serie, neumáticos marca IRC: no muy conocidos, pero una buena elección, según vimos en la prueba de la moto.

El equipamiento es bastante completo. Teniendo en cuenta los esfuerzos de la marca por ofrecer la moto a un precio muy interesante, por debajo de los 4.000€, la Inazuma monta componentes de calidad como suspensiones Kayaba o frenos Nissin, así como un cuadro bastante completo, muy parecido a los que se montan en el resto de la gama «grande». Cuenta con indicador de marcha engranada, dos parciales, reloj horario e incluso una luz de aviso en el cuentavueltas con dos opciones programables: normal y eco. En el primer modo se enciende en las 8.000 rpm (cerca del régimen de potencia máxima) y en el segundo a las 4.000 rpm, si buscas ahorrar gasolina. Y si no te gusta ninguno de los dos, te permite desconectarla. También incorpora un avisador de mantenimiento que se encenderá tras los primeros 1.000 km y luego cada 5.000 km (con posibilidad de cambiar este ajuste) para recordarte la revisión. Eso sí, se les ha «olvidado» poner un reloj de temperatura del agua, confiando esta importante información a un testigo de aviso.

Accesorios Inazuma

Como buena 250cc básica, la Suzuki es una moto polivalente que, una vez adquirida, puede ser personalizada para acercarla más a tus gustos o necesidades. Por ello, Suzuki ha preparado un amplio catálogo de accesorios, entre los que puedes encontrar una parrilla portabultos donde acoplar el top case, que también ofrece la marca, protectores de tija, depósito y algunas otras zonas en símil carbono, un deflector o mini-cúpula para montar sobre el faro, tapón del aceite y de cigüeñal cromados, y un muy interesante caballete para facilitar el mantenimiento o simplemente dejarla aparcada de forma más segura.

Competencia

Aunque hace unos años el segmento de las 250 cc tuvo su importancia, en los últimos tiempos parece que no ha vivido sus mejores momentos. Aún así, casi todas las marcas están presentes en él, aunque cada una de ellas lo ha «reinterpretado» y acercado a lo que les ha parecido mejor.

Kawasaki acaba de «dopar» su Ninja 250 cc (4.600 € en promoción actual) hasta los 300 cc,
aunque mantiene todavía en catálogo su 250. Sigue siendo una bicilíndrica paralela, verdadera «sport» con una posición de conducción muy cómoda y más turística de lo que a primera vista puede parecer. Más cara que la Suzuki, también es mucho más rápida y potente.

Honda también tiene en su catálogo una moto de «doble personalidad». Bajo las fibras deportivas de la CBR250 R (4.099€) se esconde una moto monocilíndrica, muy ligera, manejable y utilitaria, que también consigue «derrotar» por poco a la Suzuki en cuanto a potencia, aunque no en precio.
Yamaha exhibe uno de los modelos más veteranos de este grupo. Su YBR 250 (4.099 €
en promoción actual) es una naked como la Suzuki, pero más cara y con un sólo cilindro.
Hyosung, con su naked GT 250i ( 3.349€) y su versión sport GT 250Ri (3.749€) es la única en «vencer» el precio de la Suzuki. Un motor V2 algo más potente que el de Suzuki, pero con una parte ciclo no tan equilibrada como en la japonesa.

Nacida en una tormenta

Por si te lo estás preguntando, Inazuma quiere decir en japonés exactamente eso: «nacida en una tormenta». Y para hacer honor a su nombre, en la presentación nos cayó una buena «chupa» de agua, lo que lógicamente complicó bastante la prueba en carretera de la moto. Eso sí, los que albergábamos dudas sobre el comportamiento en mojado de los neumáticos japoneses IRC, salimos bastante convencidos de su efectividad.
La Inazuma es una moto bien diseñada en cuanto a ergonomía. No es un modelo muy grande; con una altura de asiento de 780 mm se llega bastante bien al suelo casi con cualquier talla. No es precisamente ligera. Sus 183 kg en orden de marcha no son pocos para una 250, pero sobre ella no hay grandes inercias en marcha y la acertada disposición del manillar y los reposapiés, con una posición de conducción muy turística y con el cuerpo erguido, ayudan mucho a controlar la situación a cualquier velocidad, incluso maniobrando. Menos acertado es el enorme pedal de freno, que hace que lo roces continuamente con el pie, pero no es un asunto importante. Sin embargo, sí que «a la vista» (sobre todo desde el frontal gracias a un enorme guardabarros delantero, o desde detrás, por sus dos salidas de escape) «da el pego» y parece una moto mayor de lo que es.

En marcha destaca por una suavidad por encima de la media. No hay vibraciones, el sonido que emite, muy contenido, es agradable y todos los mandos son suaves y precisos. La válvula de ralentí ICS se nota y no «tose» en ninguna circunstancia. De hecho, permite recuperar desde muy abajo sin protestar. Acelera bien, con suavidad hasta las 6.000 rpm y después da un «último empujoncito» hasta por encima de las 8.000 rpm. Se estira más allá, hasta las 10.000 rpm, pero no es muy útil llevarla hasta allí. Monta un desarrollo de transmisión bastante corto: a esas 8.000 rpm vas a unos 105 o 110 km/h, velocidad a la que llega rápidamente. Acertado para una moto destinada al uso urbano o a desplazamientos cortos en carretera.

Buen tacto de frenos, suspensiones cómodas y la «casi» certeza de que en condiciones más apropiadas puede ser una moto divertida en carreteras reviradas, algo que nos queda pendiente de probar, ya que las carreteras mojadas de la presentación nos impidieron llegar a ver hasta dónde llega la Inazuma. Aunque desde luego, la primera impresión ha sido muy buena.

Las llantas de tres palos son un ingrediente deportivo y el sistema de escape está compuesto por sendos silenciadores con salida por cada lateral. En la instrumentación destaca la inclusión de indicador de marcha engranada. El motor bicilíndrico tiene el cigüeñal calado a 180º.
El faro frontal y su máscara están inspirados directamente en la icónica B-King. Los intermitentes se incrustan en las aletas de los laterales del depósito, ofreciendo una imagen de modelo de muy superior cilindrada.
 
En conclusión

Suzuki trae con la nueva Inazuma una moto que puede llegar a ser todo un éxito. Para ello repite una fórmula que hace años ya funcionó bien (aunque a la competencia, con la CB250), modernizada y bien rematada. Además, cuenta con buen complemento en las motos que se venden bien: un precio muy razonable. Cuando casi toda la competencia se va por encima de los 4.000 €, Suzuki es capaz de ofrecer su Inazuma a 3.899 €. Para ello no ha recurrido a bajar calidades o quitar equipamientos importantes, sino a fabricarla en China, aunque con el mismo control estricto de calidad que se emplea en cualquier otra de sus motos.
Disponible desde ya en los concesionarios, podrás elegir entre colores negro o rojo oscuro, aunque por ahora sólo han llegado unidades en negro. 

 
Ficha técnica  
Motor 4T, 2 cil. en línea; agua
Cilindrada 248 cc
Potencia máx. decl. 24 CV a 8.500 rpm
Par máximo decl. 22 Nm a 6.500 rpm
Cambio/Trans. 6 velocidades/Cadena
Chasis Tubular acero
Suspensión del. Horquilla telescópica
Suspensión tras. Basc. acero, 1 amort.
Freno delantero 1D. 290 mm.
Freno trasero D. 240 mm
Neumáticos del. 110/80-17
Neumático tras. 140/70-17
Entre ejes 1.430 mm
Altura asiento 780 mm
Capacidad depósito 13,3 l.
 
0

Scooter 125

Cómo limpiar a fondo tu moto o scooter

No sólo es una cuestión de apariencia. Limpiar la moto adecuadamente es obligatorio para un...

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

Uno de los aspectos que más interesa a la hora de comprar un scooter nuevo de 125 cc es su...

10 razones para no abandonar el scooter en invierno

10 razones para no abandonar el scooter en invierno

Conducir un scooter en invierno no es siempre agradable, sobre todo por dos razones: llueve y hace...

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

Los scooter 125 cc más rápidos del mercado

La velocidad máxima de un scooter de 125 cc es un aspecto muy importante para decidir la compra de...

Novedades

BMW F 750 GS 2018: Review y primeras impresiones

El trabajo realizado en la nueva BMW F 750 GS es un desarrollo completo de toda la moto, volver a...

Las motos nuevas presentadas en el Salón ´Vive la Moto´ de Madrid

Las motos nuevas presentadas en el Salón ´Vive la Moto´ de Madrid

El Salón "Vive la Moto", que este fin de semana se está celebrando en el IFEMA de Madrid, nos ha...

Torrot Velocípedo: revolución eléctrica en tres ruedas

Torrot Velocípedo: revolución eléctrica en tres ruedas

Torrot sigue adelante con su evolución como marca centrada en la movilidad eléctrica y su próximo...

Macbor, la marca propia de Motos Bordoy, se presenta con seis modelos inéditos

Macbor, la marca propia de Motos Bordoy, se presenta con seis modelos inéditos

Macbor irrumpe en el mercado con modernos modelos de 125cc y 250cc de diseño propio para diversos...