Cómo revisar el estado de los neumáticos de tu moto o scooter

Publicado el jueves 18 de junio de 2020
Neumáticos moto

Es muy probable que si no trabajas con ella ni la utilices a diario, tu moto o scooter haya permanecido sin moverse durante muchos días consecutivos. Al igual que ocurre con otros componentes, a los neumáticos no les viene nada bien haber estado parados. No se desgastan, pero hay que revisar otros detalles.

Es obvio que en períodos prolongados de inactividad, como por ejemplo el sufrido por el estado de alarma por coronavirus, el nivel de las presiones se haya perdido. Ante todo habrá que comprobarlo y volver a ponerlas a su presión adecuada antes de circular. Pero, además, neumáticos ya con años de montaje pueden haber comenzado a cristalizarse e incluso en motos grandes que se hayan quedado sobre la pata de cabra en lugar de sobre caballetes, pueden haberse deformado. No será fácil, en tan solo unas pocas semanas, que esto ocurra en neumáticos que estaban perfectos, pero si eres de los que, por ejemplo, en invierno no ha montado en moto, ya hablamos de varios meses de parón y estos efectos sí son posibles.

Por supuesto, comprueba que el desgaste está dentro de lo permitido, es decir, que los testigos de desgaste que hay en la rueda estén todavía por aparecer. Y comprueba que no tienes deformaciones en ninguna de las dos ruedas causadas antes de ese período de inmovilidad. Ante la duda de cómo están las ruedas, vete a tu taller de confianza y cambia esos neumáticos. Hay casos flagrantes. Así, cuando ya sea posible moverse con libertad en moto por el final del estado de alarma, reconócelo, vas a salir a montar en moto como si tuvieses que recuperar los kilómetros perdidos. Y qué mejor forma de disfrutar de la moto que con unos neumáticos nuevos, con agarre perfecto, en estos meses de primavera, verano y otoño que nos quedan por delante. En cualquier caso, insisto, es importante que los revises y pongas a presión. Y si observas alguno de estos defectos, cámbialos.





Neumáticos desgastados


Es el motivo más común y por el que acabamos cambiando los neumáticos. También es cierto que hay muchos que esperan al inicio de la temporada y este año les pilla con ese inicio truncado por la crisis del coronavirus. En cualquier caso, si estabas esperando, este es el momento de cambiarlos. Suele decirse que el desgaste es total cuando quedan 1,6 mm de dibujo, pero no hace falta que vayas con la regla a medir tus neumáticos. Estos disponen de unos testigos de desgaste que están dentro del surco del neumático. Son unos líneas que forma la propia goma del neumático hacia afuera, de forma que cuando el dibujo se ha desgastado se ven a ras del neumático. Para ayudarte a ver dónde está ese testigo, en el flanco tienes grabada en pequeño la marca "TWI" o el Bibendum (el famoso muñeco del logo) en el caso de neumáticos Michelin. No esperes a que los testigos salgan del todo. Cuando ya se ven claramente a pocos milímetros de la superficie, depende de qué moto lleves y la dureza del neumático, es posible que tengas lo justo para una salida larga o un viaje, no más.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de todas las motos y scooters del mercado

Neumáticos deformados


Muchos neumáticos acaban en la basura (bueno, en el reciclaje hoy día) porque se han deformado. Poco frecuente en los coches, en las motos, por sus geometrías, por el uso de gomas más blandas y por sus peculiaridades al girar, frenar y acelerar, es más común este fenómeno. Neumáticos que se han usado durante muchos kilómetros con mucha presión se deforman por el centro, aplanando la curva que precisan. Neumáticos que han rodado con poca presión se deforman por los hombros y la moto costará meterla en las curvas. También sufren por acelerones o frenazos bruscos; la activación continua del ABS también puede deformarlos y la conducción agresiva. Incluso, como te decía antes, en parado si se queda la moto siempre en la misma posición sobre los neumáticos, se acabarán deformando.





Neumáticos rotos, rajados en los flancos o pinchazos


Cuidado si has pisado un bordillo un poco más rápido de lo debido, al igual que baches o cortes del asfalto. Estas circunstancias pueden rajar un neumático o al menos marcarlo lo suficiente para que sea delicado de utilizar. Acércate a un taller de neumáticos si te ha ocurrido algo así y que los comprueben desmontándolos. Incluso ante un pinchazo importante puede ser aconsejable cambiarlo. Los neumáticos sin cámara se reparan cuando han tenido un pinchazo con esas "setas" que se meten por dentro. Si el pinchazo es grande, esa seta puede no taparlo por completo y empezar a deformar el neumático por ahí. Por supuesto si está reparado con los famosos "gusanos" de los kit repara-pinchazos, lo aconsejable es ir al taller y que por dentro lo retoquen y aseguren o lo cambien por la seta. Son seguros unos kilómetros, pero están pensados como solución provisional y no definitiva.




Neumáticos endurecidos o cristalizados


La goma de un neumático tiene propiedades que duran años, pero no es eterna. Con el tiempo, con su continuo calentamiento y enfriamiento, pierde propiedades y empiezan a endurecerse. Cuando esto ocurre se pierde agarre también y aumenta el riesgo de deformaciones e incluso de reventones. Si tus neumáticos han estado parados mucho tiempo o, simplemente, llevas muchos años sin cambiarlas (cinco años para mí ya son bastantes, aunque se suele hablar de unos pocos más), puede ser un momento perfecto para hacerlo.



Especial MotoGP2020
0