Seguridad También en moto

Qué medicamentos son peligrosos para conducir

Publicado el miércoles 13 de mayo de 2020
Qué medicamentos son peligrosos para conducir

Casi el 20% de los conductores españoles ingieren algún tipo de fármaco. Según la DGT, el 5% de los accidentes de tráfico en nuestro país están relacionados con el consumo de medicamentos. Te contamos qué debes tener en cuenta al tomarlos.

La gripe, los resfriados y los catarros dificultan una conducción adecuada debido a síntomas como dolor de cabeza, lagrimeo, estornudos -si lo haces tres veces a 120 km/h recorrerás unos 100 metros casi a ciegas- o fiebre -pérdida de atención y reflejos-.

Aunque los medicamentos para frenar sus efectos no requieren receta médica, no significa que sean inocuos: por ello, la DGT recomienda "no conducir o hacerlo con gran precaución" en caso de consumirlos y advierte de que algunos pueden reducir los reflejos al volante hasta en un 42%. Antes de tomar cualquier medicación, consulta siempre con tu médico o farmacéutico. Y es que, según datos del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, el 76% de los pacientes a los que se receta algún tipo de medicamento afirman no haber sido informados sobre sus posibles efectos al ponerse al volante.



¿Cuáles tomar y evitar con gripe o catarro?

Los medicamentos para esta afección son una combinación de varios principios activos: si la tos es seca, lo mejor son los 'caramelos' con propoleo -la codeína y el dextrometorfano pueden dar sueño-; en caso de tos con flemas, lo mejor es tomar acetilcisteína -casi inocua-, mientras que el dextrometorfano y la codeína producen somnolencia. Si hay estornudos o 'llora' la nariz, productos como la ebastina -presente en Rino-ebastel- dan menos somnolencia que otros como la clorfenamina y la difenhidramina. De entre los fármacos de este tipo más vendidos en España, abajo mostramos algunos de los más y menos peligrosos para conducir.

Los medicamentos más peligrosos


Nombre comercial Principios activos que afectan a la conducción Probabilidad de producir algún efecto de riesgo
Bisolvón antitusivo (jarabe) Difenhidramina, dextrometorfano Alto
Frenadol Complex (sobres) Clorfenamina, dextrometorfano Alto
Aspirina Complex (sobres) Clorfenamina, fenilefrina Moderado
Vincigrip (sobres) Clorfenamina, pseudoefedrina Moderado
Couldina (comprimidos efervescentes) Clorfenamina Moderado


Los medicamentos menos peligrosos


Nombre comercial Principios activos que afectan a la coducción Probabilidad de producir algún efecto de riesgo
Rino-ebastel (cápsulas) Ebastina, pseudoefedrina Bajo
Inistón antitusivo (jarabe) Dextrometorfano, pseudoefedrina Bajo
Cortafriol-C (sobres) Pseudoefedrina Muy bajo
Coryzalia (comprimidos) No contiene (producto homeopático) Ninguno
Invergriphi Compositum (comprimidos) No contiene (producto homeopático) Ninguno


Busca el símbolo de alerta

Desde el año 2007, los envases de los medicamentos que afectan a la conducción incluyen un triángulo rojo con un coche negro en su interior sobre fondo blanco, con la leyenda "Conducción: ver prospecto". Aparece en aprox. el 25% de los fármacos que se venden en nuestro país y, aunque no está prohibido conducir al tomarlos, la DGT recomienda consultar los riesgos con el médico o el farmacéutico, leer con atención el prospecto, evitar ponerse al volante durante los primeros días de tratamiento y dejar de conducir al notar cualquier síntoma -como somnolencia-. Ninguno de los medicamentos que alivian los síntomas de gripes y resfriados lo incluyen, pero el que no lo tengan no quiere decir que no pueda producir efectos en la conducción en personas sensibles a ellos.

Y en primavera...

Según la Sociedad Española de Alergología, utilizar un antihistamínico inadecuado puede ser similar a conducir con una tasa de alcohol de entre 0,5 y 0,6 g/L en sangre -equivalente a un positivo por alcoholemia-, por ello es especialmente recomendable consultar con tu médico cuál tomar y en qué dosis. Además, estos medicamentos pueden provocar somnolencia o reducir la capacidad de reacción -aunque tampoco incluyen símbolo de advertencia para la conducción-: los que más riesgos presentan son los de primera generación, porque son más antiguos y, además de sueño, según la persona, pueden producir otros efectos secundarios como estados de ansiedad o confusión -Benadryl, Frinova, Polaramine...-, mientras que los de segunda tienen menos -Alavert, Ebastel, Allegra, Clarinex, Clarityne...-. Ten especial precaución durante los primeros días -cuando los efectos secundarios suelen ser mayores-, ya que puedes sufrir una pérdida de reflejos considerable y lentitud en la toma de decisiones.



¿Cuáles son los medicamentos más peligrosos al conducir?

En el año 2016 se creó en España un grupo de trabajo sobre fármacos y conducción de vehículos. Un total de 19 especialistas médicos y de movilidad elaboraron un documento de consenso para informar a la población sobre los medicamentos y sus efectos al volante -puedes consultarlo en aquí-. Los que más riesgos conllevan para la conducción son los antidepresivos, los ansiolíticos, los hipnóticos y los antipsicóticos, ya que todos ellos alteran el sistema nervioso central. En la lista de los que más interfieren en la conducción también se incluyen muchos analgésicos -para el dolor- y colirios -para alergias o afecciones oculares-.

Tipo de medicamento Efectos sobre la conducción
Hipnóticos –somníferos Somnolencia, disminución de la atención y disminución de la capacidad de reacción
Ansiolíticos Somnolencia, disminución de la atención y disminución de la capacidad de reacción
Antidepresivos Nerviosismo, ansiedad, somnolencia, alteración de la coordinación, visión borrosa
Antipsicóticos Somnolencia, mareo, agitación, cansancio
Afecciones oculares Visión borrosa (algunos colirios)
Analgésicos opiodes Somnolencia, disminución de la capacidad de concentración y de reacción, mareo

Y si no tienes más remedio que tomarlos

Si te ves obligado a conducir mientras tomas algún fármaco, el Ministerio de Sanidad aconseja prestar especial atención a los síntomas al iniciar el tratamiento o si se modifica la dosis. Asimismo, es recomendable preguntar al médico por la posibilidad de tomar otro que afecte en menor medida a la conducción. Una vez al volante, la Fundación CNAE -Confederación Nacional de Autoescuelas- aconseja reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad debido al previsible aumento del tiempo de reacción.



¡Ojo con los controles antidroga

En España, casi el 20% de los conductores que se someten a un control antidrogas dan positivo y el 2% lo hace tras haber ingerido medicamentos. La Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial indica que está prohibido ponerse al volante con la presencia de drogas en el organismo, salvo aquellas sustancias con prescripción facultativa.

Según un estudio publicado por la DGT en su revista Tráfico y Seguridad Vial, el 30% de la población se automedica, una práctica que puede conllevar serios riesgos, especialmente al volante. Por ello, si das positivo es imprescindible contar con la receta del producto: en caso contrario, podría conllevar una pena de entre 3 y 6 meses de cárcel y la retirada del carnet entre 1 y 4 años si los agentes consideran que afecta a tu capacidad para conducir -1.000 euros y 6 puntos del carnet si no afecta-.

Sabías que... Según alerta la Asociación Automovilista Europeos Asociados -AEA-, algunos medicamentos comunes -como el Ibuprofeno- podrían dar falsos positivos, ya que tienen una estructura parecida a la de otras sustancias ilegales.

 

Especial MotoGP2020
0