Consejos para evitar provocar una accidente de moto cuando vamos en coche

Publicado el jueves 22 de agosto de 2019
Consejos para evitar provocar una accidente de moto cuando vamos en coche

Un gran porcentaje de los accidentes que sufren los motoristas siguen relacionados con las imprudencias que realizan los conductores de otros vehículos más que con los despistes o las infracciones de los motoristas. Por ello, te traemos una serie de consejos para que desde el volante puedes disminuir este tipo de accidentes que pueden terminar en tragedia.

Según el Estudio "Radiografía del motorista en España", realizado por Midas, un 65% de los motoristas afirma no sentirse respetados por los automovilistas mientras conducen, aunque un 30% se considera menos prudente que otros conductores.

Para evitar este tipo de accidentes, hemos recopilado varios consejos para que los conductores de coches extremen las precauciones a la hora de viajar y eviten colisiones o accidentes con motos:

  • Mucha precaución en los cruces: las colisiones laterales entre motos y coches en cruces donde los automóviles tienen que girar a la izquierda son más frecuentes de lo que parece. En este tipo de situación, los conductores no suelen tener buena visibilidad, por lo que es necesario revisar con precisión a nuestro alrededor antes de realizar el giro y sobre todo indicar nuestras intenciones con los intermitentes con la mayor antelación posible.
  • Evita frenazos bruscos: cuando circules en el mismo carril que una moto, sé precavido a la hora de frenar o de realizar determinadas maniobras y no lo hagas nunca de forma brusca. No es lo mismo un "frenazo" en un coche que un "frenazo" en moto, ya que el tiempo de reacción es menor y, si llevamos una moto detrás, una maniobra brusca puede llegar a desestabilizarles y bloquear su reacción provocando una caída. Algo parecido ocurre cuando circulamos con una moto por delante. Si no guardamos la distancia de seguridad necesaria podemos llegar a "embestirles" por detrás haciendo que el motorista sufra una caída.



  • Deja suficiente espacio a la hora de adelantar: tanto en ciudad como en carreteras u otros viales donde la velocidad suele ser más alta, los conductores tienen que ser precavidos a la hora de adelantar a las motos o a otros coches, cuando circulan motos a su alrededor, principalmente en zonas con poca visibilidad como curvas, carreteras de doble sentido... Muchas veces los conductores no perciben correctamente la velocidad de los motoristas o estos se sitúan en los ángulos muertos del retrovisor y, sin quererlo, les obligan a realizar maniobras bruscas como frenazos, cambios de carril etc€ que pueden llegar a desestabilizarles y provocar un accidente.
  • Respeta los STOP y Ceda el Paso: Ten en cuenta todas las señales de tráfico, pero sobre todo los STOP y Ceda el Paso. Muchas veces, en este tipo de intersecciones la visibilidad es realmente reducida y un frenazo brusco por parte de un motorista puede suponer un grave accidente para ellos. Ocurre lo mismo en las rotondas, respeta siempre las señales de preferencia y cuidado a la hora de cambiar de carril si tenemos una moto a nuestro alrededor.
  • Nunca abras la puerta sin mirar: Este es un clásico en las ciudades. Nunca abras una puerta sin cerciorarte totalmente de que no circulan motos por el carril y, sobre todo, fíjate en aquellas motos que intentan avanzar entre los coches. Un golpe con una puerta de un coche es muy difícil de esquivar y las consecuencias pueden ser graves para un motorista.

Por otra parte, la actitud de los motoristas es clave también a la hora de evitar este tipo de accidentes en carretera, por lo que deben seguir una serie de consejos básicos a la hora de circular como:

  • Recordar las técnicas de visión: Mirar hacia lados y observar los espejos regularmente, cada 5-10 segundos en vías urbanas o interurbanas con tráfico denso, nos permite anticiparnos y evitar frenazos y acelerones bruscos. En vías interurbanas y autopistas o autovías se recomienda hacerlo siempre cada 10-15 segundos. Cuando vayamos a hacer una maniobra, no debemos olvidar nuestro ángulo muerto.
  • Reforzar las técnicas de anticipación: Se debe prever los movimientos de los demás para adelantarse a las situaciones imprevistas y disponer de espacio suficiente para evitar riesgos. Desconfía de las posibles reacciones de los demás usuarios, adapta la forma de conducir a las circunstancias.



  • Aplicar las técnicas de gestión del espacio: Respecto al espacio delantero, hay que mantener una distancia de seguridad que permita detenerse en caso de frenada brusca del tráfico. Si el vehículo que nos sigue está demasiado cerca, debemos aumentar la distancia de seguridad con el vehículo delantero y señalizar con mayor antelación las maniobras. Por último, debemos dejar un margen al adelantar proporcional a la velocidad y características de la calzada.
  • Conducir de forma defensiva en vías urbanas: En las ciudades se producen más situaciones conflictivas y se comparte la vía con peatones y otros usuarios. Por eso, Midas recomienda estar más concentrados y realizar una conducción defensiva en este tipo de vías. Asegurarnos de que el resto de los conductores nos ve en todo momento y tener especial precaución en las intersecciones.
  • Saber cómo actuar en caso de caída: Soltar la motocicleta inmediatamente para evitar ser arrastrado por ella. Una vez en el suelo hay que relajarse y deslizarse (no rodar) hasta la detención total. No intentar levantarse antes de que el cuerpo se haya detenido para no caerse de nuevo.


Nuestros vídeos en

Las 10 principales novedaes de 2018
Estas son las mejores novedades desveladas en el pasado Salón de Milán

Especial MotoGP
0