Seguridad Propuesta de PONS Seguridad Vial

Aprovechar los pasos de cebra para aparcar motos

Comentar Publicado el miércoles 07 de marzo de 2018
Aparcar moto

Pons Seguridad Vial, consultora de movilidad, ha publicado una nueva propuesta para el aparcamiento de motos en Madrid. Se basa en la idea de reservar la plaza anterior al paso de cebra de cada calle, en el sentido de la circulación, para aparcar motos en batería. ¿Funcionaría?

La proliferación de las motocicletas (motos y scooter) en las grandes ciudades ha sido resultado de la necesidad de movilidad en estas urbes, un objetivo para el que los vehículos a motor de dos ruedas resultan una de las soluciones más eficientes y eficaces. Sin embargo, también son evidentes algunos efectos secundarios, como la problemática de estacionamiento. La utilización de las aceras choca en ocasiones con los peatones, usuarios naturales de este territorio, aunque si se sigue escrupulosamente la normativa vigente, la convivencia no debe tener consecuencias negativas.

Lo cierto es que se echan de menos soluciones innovadoras para reducir este impacto de las motocicletas en lo que respecto al uso de las aceras para aparcar. Una propuesta novedosa la ha planteado la Fundación Pons Seguridad Vial. Consiste en el aprovechamiento de los pasos de cebra para utilizar los espacios inmediatamente anteriores en el sentido del tráfico como estacionamiento para motos y scooter. Esta medida permitiría que los que nos movemos en moto tengamos siempre un sitio cercano para aparcar y al tiempo despejar las aceras un 20% más.



PONS calcula que en esa plaza, actualmente de coche, caben cinco motos en paralelo, una afirmación, por cierto, un tanto optimista. Esta medida aporta varios beneficios, como la certeza para el motorista de dónde aparcar, recuperación de espacio para los peatones en las aceras y ocupación del "espacio natural" de la moto en la calzada. Este último aspecto se denomina "jerarquización eficiente del espacio reservado al transporte privado", y básicamente quiere decir que hay que darle facilidades a la moto, ya que es más eficiente en el transporte de personas que el coche al alcanzar una media de 1 persona por vehículo, lo que significa al menos un 50% de utilización que se eleva al 100% con pasajero.

Por otro lado, un beneficio evidente radica en la mejora de la visibilidad de los peatones a la hora de cruzar. Al no tener un coche en el límite del paso de cebra, el control del tráfico es superior, una medida especialmente positiva cuando se atraviesa el paso de cebra con un carrito de niño o en el caso de personas mayores. En sentido inverso, esta mejor visibilidad también se incrementa para los conductores, lo que redundaría en un descenso de accidentes por este motivo.

Apostar por la moto como solución de movilidad urbana

Es obvia la necesidad de regular de forma eficiente este tema, ya que está previsto que el parque de motocicletas aumente en los próximos años. Actualmente, el número de unidades que circulan en la Comunidad de Madrid es de 347. 000 motocicletas y 97.000 ciclomotores, y cada año se matriculan en la Comunidad de Madrid entre 15.000 y 20.000 unidades. De ellas, cerca del 60 % corresponden a cilindradas de 125 cc o menores. Apenas el 15% de esta cifra son las bajas que se producen, luego el incremento del parque es evidente.



Por ello, según Ramón Ledesma, asesor de PONS, "cada vez más se accede a la ciudad con estos vehículos, y su estacionamiento resulta necesario. Esta situación está provocando un debate generalizado sobre la posición en la vía de la motocicleta y el ciclomotor, ya que la acera debe ser un espacio reservado al peatón". Para PONS, además, este hecho del crecimiento del parque es un factor positivo, porque las motos tienen ventajas obvias: son más baratas de comprar y mantener que el coche, evitan las congestiones del tráfico, emiten menos emisiones contaminantes, son más fáciles de aparcar y no tienen restricciones de aparcamiento o circulación€ por ahora.

Tan importante como la propuesta en sí es que se trata de una medida que viene a mostrar que existen soluciones alternativas a la simple tarea de prohibición de la que se hace gala en numerosas ocasiones cuando se abordan problemáticas de tráfico. Se trata de una alternativa que se adelanta a lo que ocurrirá tarde o temprano: si el parque de la moto crece, poco a poco habrá que ir adjudicando más espacios para las motos, seguramente en detrimento de los coches. Esta medida ya va en esa dirección. Además, protege la seguridad física de la moto: actualmente está permitido aparcar en una plaza de coche sin necesidad de pagar el importe del estacionamiento regulado. Si los usuarios de la moto no lo hacemos es por miedo a recibir un golpe cuando un coche realiza las maniobras de aparcamiento. Con esta medida, se evita también esta situación.

Es obvio que esta medida no soluciona en su totalidad el problema vigente en nuestras ciudades. Por ejemplo, en zonas de alta densidad de motocicletas (proximidad de edificios de oficinas, etc), o en situaciones extremas como la presente en la ciudad de Barcelona, esta propuesta queda bastante limitada. Pero sí sería viable en zonas residenciales de Madrid. En cualquier caso, bienvenida sea como iniciativa innovadora que apuesta por el protagonismo positivo de la moto en la ciudad.




0
Nuestros vídeos en

Las 10 principales novedaes de 2018
Estas son las mejores novedades desveladas en el pasado Salón de Milán

Especial MotoGP