Prueba Royal Enfield Scram 411: El gusto por hacer las cosas al revés

26 Prueba Royal Enfield Scram 411: El gusto por hacer las cosas al revés
Prueba Roya Enfield Scram 411
Daniel Navarro
Daniel Navarro

Es otra forma de llegar donde quieres. No se trata de una fórmula muy habitual, pero hay que reconocer que a Royal Enfield les ha salido muy bien. Las Scrambler han sido siempre motos de carretera pasada al campo. La Royal Enfield Scram 411, no.

Esta nueva Royal Enfield Scram 411 es una moto realizada a partir de una moto todavía más campera, modificando componentes para hacerla un poco más amiga del asfalto. Sobre todo, de la ciudad. Y el resultado es positivo, una moto original, diferente a todo, atractiva y agradable de llevar. Divertida si tienes claro que estamos hablando de un modelo de uso urbano y de corto radio. Son «solo» 24 CV para una moto que anda bien, pero a su ritmo, que exactamente coincide conn las velocidades legales.

La idea es original en sí misma. Partiendo de una Royal Enfield Himalayan, se reduce el tamaño de la rueda delantera, se quita peso y algo de una capacidad aventurera que históricamente ha demostrado con creces. Además se le añade una apariencia más moderna y actual, al tiempo que se mejora la ya de por sí buena manejabilidad y agilidad, detalles que aprecias en ese día a día urbano o cuando te adentras en una de esas carreteras bien retorcidas, con algún bache que otro, entre paisajes de película.

Royal Enfield Scram 411 4

Así, la Royal Enfield Scram 411 ha sido un tanto sorprendente. La Himalayan, aparecida en 2016, ha cumplido con sus objetivos más que de sobra. En estos pocos años se ha ganado una gran reputación: si de verdad quieres una trail «de siempre», una moto que puede rodar por carretera tan lejos como quieras, que en el campo no se arredre ante un paso un tanto complicado, dura y fiable, económica y fácil de reparar en casi cualquier sitio del mundo. Se ha vendido muy bien en Europa, bajo esa filosofía. En su país de origen, India, uno de los mercados más grandes del mundo, también.

Desde hace tiempo había rumores de una Himalayan de carretera. Y yo creo que casi todos nos imaginábamos algo más «naked». Pero bien visto, ¿no sería precisamente competencia de la Meteor? Sin embargo, con esta interpretación «Scrambler» se sitúa a medio camino entre las Meteor e Himalayan, dando una opción más al que se acerca a la marca. Aunque no te fíes, porque en Royal Enfield tienen dos centros de desarrollo e I+D (uno en Inglaterra y otro en Chenai, India) donde no paran de hacer «inventos» que en ocasiones, desde la vieja Europa, no se comprendan completamente. Ejemplo: ¿hacía falta un motor nuevo, monocilíndrico de 350 cc, de unos 20 CV, para la Meteor, teniendo disponible el 411 de Himalayan? Parece ser que sí, precisamente por ese mercado interno indio, donde deben tener un 350 cc sí o sí. Por tanto, que no te extrañe que acabemos viendo próximamente una Himalayan un paso más asfáltica que esta Scram 411, porque nos han prometido novedades sobre esta plataforma.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODAS LAS MOTOS ROYAL ENFIELD del mercado

De todas formas, por ahora disfrutemos de esta nueva Royal Enfield Scram 411: es la novedad y la moto merece la pena: como te digo es divertida y original y estoy seguro que a muchos de los que buscan una moto de uso diario puede convencerles.

Royal Enfield Scram 411 20

CÓMO ES LA ROYAL ENFIELD SCRAM 411

Lo cierto es que no hay grandes cambios ni se ha hecho un trabajo inmenso para obtener esta nueva Royal Enfield Scram 411, entendiendo que un cambio en la rueda delantera implica modificaciones de las geometrías y que eso vaya bien sí requiere de una puesta a punto específica. Eso nunca es fácil.

Se emplea el chasis, el motor y el depósito de la Himalayan. La llanta delantera pasa de 21″ a 19″ y pierde esa estructura de barras de protección delantera. En el soporte del chasis donde van ancladas estas se ha colocado una pequeña placa que le da parte de su original apariencia, además de conseguir que no haya que modificar los chasis originales para esta versión.

El cuadro se ha convertido en minimalista. No hay cuentavueltas, contando con un solo reloj cuentakilómetros, con pantalla digital en el centro, acompañada por la pantalla del sistema de navegación mediante app que en RE llaman Tripper. Toda esta parte delantera, con el faro, va rematada con una pieza en metal fundido como portafaros. Placas laterales, guardabarros y asiento son diferentes. Y, por supuesto, tampoco monta el portabultos trasero, dando una imagen general más liviana, aunque lo cierto es que no es mucho más ligera.

Royal Enfield Scram 411 3

En el motor no hay cambios y es el 411 cc conocido, desarrollado para la Himalayan, pero con una serie de decisiones técnicas detrás, cuando menos, originales. Es un propulsor de carrera larga, algo que hoy día se ve pocas veces, con culata de dos válvulas y un único árbol de levas arriba. Se ve que han buscado esa respuesta de mucho par, de muchos bajos, sin darle excesiva importancia a la búsqueda de CV, en un motor simple y fiable. Se nota mucho en su forma de andar, prefiriendo siempre una marcha más que no una mayor subida de vueltas si buscas acelerar. Emplea un cambio de cinco velocidades, suficiente en una moto así, si como es el caso, está bien escalonado. Entrega 24 CV a 6.500 rpm y un par de 32 Nm a 4.250 rpm.

En la parte ciclo no se ha modificado nada más que la rueda delantera. La nueva llanta de 19″ lleva además un neumático más ancho. En ambos trenes viene de serie con neumáticos CEAT con dibujo mixto y un correcto comportamiento. Las suspensiones trabajan bien y resultan cómodas, sujetando bien la moto. Pero, ante todo, se distinguen por su comodidad. La horquilla es una telescópica convencional con barras de 41 mm y fuelles de goma, acompañada detrás por un monoamortiguador montado sobre bieletas, al igual que en la Himalayan.

Royal Enfield Scram 411 2

PRECIOS Y RIVALES DE LA ROYAL ENFIELD SCRAM 411

Cuando te enfrentas a un modelotan original como la Royal Enfield Scram 411 no es difícil saber si es tu moto o no: no hay mucho donde elegir y las más parecidas tienen diferencias suficientes como para de un vistazo tener claro si te gustan más o menos. Porque no hay nada como la Scram 411.

Te proponemos cuatro motos con alguna similitud con esta Royal Enfield tan original, aunque como verás, ninguna de ellas es realmente una verdadera rival. La primera que te encuentras con ese estilo entre retro y trail es precisamente otra moto con el apellido Scrambler: la Fantic Caballero. Cuesta 6.990 € en su versión básica, de la que derivan múltiples ediciones. Rememora las formas de aquellas Fantic de Enduro de los años 70 y 80, con un motor monocilíndrico de 449 cc mucho más apretado, derivado precisamente de un motor de enduro de hace unos años. Entrega 43 CV y tiene un planteamiento mucho más off road, con ruedas de tacos que no son, precisamente, lo mejor en la ciudad.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODOS LOS MODELOS RETRO PARA EL CARNÉ A2 del mercado

Un paso entre medias, pero también en una moto más grande, es la Mash X-Ride 650. En este caso, la marca francesa no tiene historia suficiente detrás como para coger uno de sus antiguos modelos, así que toma todo un estilo: el de aquellas trail de los 80. Cuenta con un motor derivado de un antiguo propulsor Honda, en una moto que quiere parecerse estéticamente a las Yamaha XT 500 de los 70. Ofrece 40 CV y un comportamiento algo menos fino, pero con mayores prestaciones, a un precio de 5.799 €.

Royal Enfield Scram 411 17

Y parecida en planteamiento a la Fantic, encontramos otra marca italiana recuperada del pasado: SWM. La Six Days 500 esconde una filosofía más parecida a las RE, con un motor 500 “mono” de aire, de tan solo 27 CV, en una moto de cierto estilo retro. Carrocería y colores buscan con mayor ahínco esa imagen Vintage, en una moto que, por precio, también compite con la Scram: 4.995 €.

La última es la propia hermana de la Scram 411, una Royal Enfield Himalayan con la misma base mecánica y de chasis, más llanta delantera de 21″ para campo, con todos sus herrajes y atalajes de aventurera. Sale en 5.089 € mientras que la Scram 411 parte de 4.989 €. En ambos casos tienes opciones de decoración que aumentan algo el precio final.

Royal Enfield Scram 411 7

CÓMO VA LA ROYAL ENFIELD SCRAM 411

La Royal Enfield Scram 411 es una moto de 400 cc y 24 CV para un peso de más de 190 kg en orden de marcha. Si eres de esos que creen que con esos caballos vas justo, esta moto no es para ti. Ni siquiera lo es si tienes el A2 y lo primero que buscas es la cifra de potencia en la ficha técnica de cada modelo, a ver si llega a los 47 CV máximos reglamentarios. No. La Scram no es así.

Esta Royal Enfield Scram 411 no presume de ello, pero tampoco se avergüenza. Estéticamente es muy original. Exhibe algo de imagen retro pero no hay una sola pieza de ese estilo. Y los colores que la decoran más bien van al estilo actual que a recordar otros tiempos. Busca ser básicamente una moto urbanita diferente y divertida, y eso lo consigue muy sobradamente.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de TODAS LAS MOTOS RETRO del mercado

A la vista sí recuerda a la Himalayan. Tampoco oculta su origen: las formas del chasis, del depósito o el motor te lo confirman al primer vistazo. Sin embargo, al faltarle todo esa estructura metálica alrededor, visualmente se ve más ligera. La vista frontal, sin la cúpula, con el neumático más bajo y ancho y ese nuevo cubre faro, también le otorga un aspecto diferente. Es más fácil subirte que a la Himalayan, ya que es algo más baja de asiento (5 mm). Y una vez encima te encuentras muy cómodo, en una moto con una posición de conducción muy agradable y con un asiento mullido.

Royal Enfield Scram 411 10

Una vez en marcha, la moto sigue resultando agradable, porque no hay vibraciones, malos modos ni nada parecido. Es suave, también de mandos, y el sonido es el clásico que puedes esperar en un mono de 4T actual. Embrague y cambio son de lo mejor, suaves y precisos. Metes primera y sales, con un cambio algo largo. Según vas metiendo marchas te das cuenta que tiene un escalonamiento ideal: aprovecha el par, pero si quieres, sube bien de vueltas.

Ya te adelanto que acelera mejor si cambias antes, en la zona de par, que si le buscas la potencia máxima. Por ligereza y agilidad, además de por su comodidad, es una buena moto en ciudad. De hecho, ya te aseguro que puedes pasar los badenes de velocidad sin cortar demasiado: ventajas de partir de una trail auténtica, con suspensiones no muy duras.

En autovía, a 100 km/h va muy bien;, y a 120 km/h se acerca al tope. No es fácil llevarla más allá de los 130 km/h. Eso sí, sin una protesta ni excesivas vibraciones. Por descontado, a esa velocidad tampoco echas de menos mayor protección aerodinámica.

Royal Enfield Scram 411 5

Llegas a una zona de curvas y es una moto con la que te puedes divertir. Debes llevarla al estilo, digamos, monocilíndrica clásica: con un poco de gas y una marcha más, llegas a la curva, frenas, tiras la moto hacia dentro y das otra puntita de gas para subir una marcha más. El tren delantero da confianza si la llevas así y frena bien. Puedes intentar ir con muchas vueltas y con un pilotaje más agresivo, pero no creo que te lleves bien con la Royal Enfield Scram 411. Aquí hay que hacer las cosas al revés, como se hacían cuando veías aquellas enormes mono de 600 cc de enduro en la carretera. Así sí.

En el campo va aceptablemente bien. Los neumáticos CEAT, sin ser prodigiosos, tienen tracción. Las suspensiones blandas suelen facilitar la vida a los que no somos pilotos de enduro. Y no puedes desconectar el ABS como en la Himalayan normal. La rueda de 19″ tampoco supone un problema en esos pocos metros, pero desde luego, si vas a hacer campo, seguramente es más recomendable su hermana trail Himalayan.

Royal Enfield Scram 411 9

LO MEJOR

-Planteamiento original

-Divertida

-Estética

-Navegador

MEJORARÍA

-Cuadro demasiado escueto

-Prestaciones justas

Royal Enfield Scram 411 12

ASÍ VEMOS LA ROYAL ENFIELD SCRAM 411

En carretera: 3

En ciudad: 5

Pasajero: 3

Confort: 4

Equipamiento: 3

Autovía: 2

(Puntuación entre 1 y 5)

En un mundo donde las motos en general intentan ser cada día más polivalentes, extraña encontrarte con modelos tan especiales como esta Royal Enfield Scram 411, pensada para la ciudad, para salir a una carretera de curvas o meterte por un camino fácil. Es una moto que resulta divertida y muy eficaz si no sales de esa especialización. No puedes exigirle altas velocidades en la autovía ni una eficacia a prueba de RR como a una naked sport en una carretera de buen asfalto. Pero pasear con ella por esos sitios que le gustan es todo un placer. Cede un tanto (y acusa más la falta de potencia) si quieres ir a dúo. Y el equipamiento es justo. Dispone de luz trasera de LED, un cuadro justo y no tiene caballete central (sí como accesorio), pero luego te sorprende con una pantalla específica para la navegación. Una gran moto para el día a día ciudadano y salir a pasear a las carreteras comarcales en el fin de semana.

Royal Enfield Scram 411 14

Más información de la Royal Enfield Scram 411

 

0 Comentarios