• Compartir en WhatsApp
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en YouTube
  • Síguenos en Instagram
  • Contacta con formulamoto.es
  • RSS
Sucríbete a la newsletter Kiosco de revistas LUIKE

Prueba Rieju Tango 125i Scrambler: al revés

Publicado el domingo 17 de enero de 2021
Rieju Tango 125i Scrambler

¿Cómo se hace una Scrambler? Coges una moto de carretera, a ser posible de cierto estilo retro, le quitas unas piezas, refuerzas otras y modificas algunas más para que pueda ser utilizada en el campo. Pero, ¿y si partes de una moto moderna que ya es off road? La respuesta es la Rieju Tango 125i Scrambler.

Primero tendrás que darle un "lavado de cara" para obtener ese aire retro que el estilo requiere. Estamos hablando de una 125 para los carnés A1 o B. Asi, si somos puntillosos, lo cierto es que esas scrambler se utilizan más bien en ciudad, a pesar de su capacidad (a veces dudosa) de rodar fuera del asfalto. Por tanto, como partimos de una moto cuya capacidad campera está fuera de toda duda, lo que deberemos hacer es darle un mayor uso ciudadano, sobre el asfalto.

Me imagino que algo así han pensado en Rieju para hacer su nueva Tango 125i Scrambler. El tema es tan sencillo como coger la versátil y divertida Rieju Tango 125i, la Tango de última generación presentada hace poco más de un año, y darle ese aire scrambler del que ahora presume en su nombre esta versión. Y parece mentira, pero el simple cambio de ruedas ha modificado mucho el comportamiento de la moto.



Hay más novedades además de esas ruedas que han cambiado la forma en que percibes cómo va la Rieju Tango 125i Scrambler. Toda la decoración es nueva, cercana a la de la exitosa Century, la neo-retro de 15 CV de la marca catalana. También lleva nuevos frenos y algunos elementos estéticos, como la rejilla del faro, que refuerzan el estilo clásico. Con todo ello, esta Scrambler quiere ser una moto mucho más ciudadana sin haber perdido del todo, aunque sí reducido, su capacidad fuera de carretera.

Estéticamente la moto ha cambiado mucho. De los colores usualmente vivos y fuertes en que sueles ver las Tango estándar hemos pasado a este negro riguroso con detalles dorados. Los nuevos neumáticos han hecho que esa imagen semi-trial clásica de las Tango se aleje y se acerque más a una trail ligera. El resultado está a la vista: una moto original y diferente, que si bien si recuerda a lo retro en los colores y en detalles, en sus formas y líneas se va más bien a una moto muy moderna y campera, para un resultado, en el fondo, de uso ciudadano.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de todos los modelos RIEJU del mercado

Porque, en el fondo, las Rieju Tango 125 han sido motos que se han vendido bien, pero con una particularidad: sus matriculaciones se concentran en áreas rurales, siendo una moto con todo el sentido también en la ciudad, cómoda, divertida y muy ágil. No obstante no se ha percibido así por los posibles clientes, que se decantan por otro tipo de motos. Y últimamente entre las mejor vendidas en las ciudades están muchas de esas neo-retro básicas, muy bonitas, pero menos versátiles que esta Tango. Quizá, vestida así, ese éxito ciudadano ya no se le resista.



CÓMO ES LA RIEJU TANGO 125i SCRAMBLER

La Rieju Tango 125i Scrambler sigue siendo una Tango, no una de esas motos cuya carrocería y nombre camufla un chasis y una mecánica ya conocida. Aquí salta a la vista que estás ante una nueva versión de una moto ya existente. Emplea sin modificaciones el chasis nuevo de la Rieju Tango 125i (antes llamada 2.0) que no cambiaba en sus formas y geometrías, bien conseguidas, de la anterior Tango, pero sí el tipo de tubo con el que se hacía. Sigue montando la horquilla de 37 mm y el basculante trasero con un solo amortiguador central sin bieletas, de anclaje directo.



Los frenos son nuevos y los discos estándar se han sustituido por unidades onduladas, eso sí, de la misma medida. Mantiene también su inteligente sistema de frenada combinada, bastante más lógico y eficaz que el clásico. En una moto normal con sistemas de este tipo, es el pedal de freno el que asume el papel principal, es decir, si pisas el pedal la moto frena de atrás y de delante. La maneta solo refuerza la frenada delantera. En las Tango es justo al contrario. Cuando tiras de la maneta delantera, actúa el freno delantero y envía algo de presión detrás, y cuando pisas el pedal, sólo actúa el trasero. Es un sistema más adecuado: si piso fuerte el freno trasero no hay riesgo de bloquear el delantero. Y si freno como se debe, con los dos, el riesgo de bloquear, por exceso de presión, será únicamente en la rueda trasera.

Precios, ofertas, fichas técnicas e imágenes de todas las MOTOS DE 125 cc del mercado

Se equipa el mismo motor anterior de origen Zongshen. Es un propulsor básico, refrigerado por aire con culata de dos válvulas, dotado de inyección electrónica y cambio de cinco velocidades. La marca no declara datos de potencia ni par, pero con su rendimiento, para una moto que pesa 109 kg en seco, las prestaciones son más que suficientes para unas cifras razonables. El motor es suave y no tiene excesivas vibraciones ni ruidos, lo que ayuda a hacer de la Tango una moto agradable.



El equipamiento y carrocería tampoco ha cambiado demasiado. A la nueva rejilla de faro y la decoración en enero se le han añadido los logotipos del depósito (de 7,5 l., el mismo que en la Tango estándar) en dorado procedentes de la Century. Llevas el mismo manillar de estilo off road, el asiento largo y algo duro, y el cuadro digital bastante completo, con indicador de marcha engranada y la llave de contacto entre este y el manillar, en la tija superior. Detrás, el porta matrículas elevado de tipo puramente campero ha dado paso a uno de cierto estilo retro y urbano, enganchado en el eje de la rueda. La pata de cabra es de los elementos que menos convencen. Se sigue recurriendo a la de estilo off road, con un muelle la recoge cuando levantas la moto, lo que obliga a estar atento con tu pierna si la dejas en medio de su recorrido. Sustituirla por una mas urbanita, de las que la recoges tú empujándola con el pie, hubiese implicado montar un sistema de desconexión del motor en caso de estar extendida y que el sobreprecio de esta versión sobre la normal fuese superior, lógicamente.



CÓMO VA LA RIEJU TANGO 125i SCRAMBLER

Cambiar el color, los logos del depósito, el faro y el porta matriculas cambia poco (más bien nada) el comportamiento de una moto. Sin embargo un cambio de medidas de ruedas ya sí implica modificaciones más profundas.

La moto emplea ahora dos ruedas de 17" mientras que la Rieju Tango 125i estándar equipa 19" delante y 16" detrás, una combinación un tanto extraña pero similar, al menos en esa diferencia entre la delantera y la trasera, a una moto off road pura. Una enduro o una trial suelen emplear ruedas de 21" delantera y 18" trasera, tres pulgadas de margen entre ellas. Esa misma diferencia se mantiene en una Tango normal, con ruedas algo más pequeñas para mantener una altura de asiento cómoda para cualquiera. En la Rieju Tango 125i Scrambler se han sustituido por llantas de 17", más típicas de asfalto, con neumáticos más anchos y de dibujo mixto. No se han modificado geometrías del chasis y las suspensiones, sobre el papel, tampoco, aunque a mí me parecen más duras y firmes que lo que recuerdo de la estándar que probé hace un año. Esto sí ha modificado mucho el comportamiento de la moto.



En parado se siente muy similar. La rueda delantera es más baja, pero la trasera es más alta. Sin tener las dos motos al lado es difícil percibir si esta va más "atacada" de delante, pero yo diría que sí. Sobre el asiento, los 830 mm de altura siguen siendo los mismos y la moto, estrecha, no se aprecia excesivamente alta a pesar de que esa altura, comparada con otras motos, lo parezca. Gira bien y es ligera. Maniobrar con ella es muy fácil.

Los mandos son my suaves y tienen buen tacto. Cuando la pones en marcha no hay excesivas vibraciones, aunque se nota su origen campero, donde estas cosas tienen menos importancia. El sonido es contenido y sin ruidos feos. La relación de cambio tampoco parece haber cambiado. Una primera más bien corta es perfecta para las "trialeras" que a veces te encuentras también en la ciudad y el resto del escalonamiento es correcto, así como el tacto de la palanca y embrague.



Ya en marcha la moto es diferente a la Rieju Tango 125i. Esta estándar tiene una forma de andar muy noble y divertida. Es estable, con un manillar ancho que permite mucha palanca. Eso le da una sensación de control elevada y, a veces, cuando vas ya muy deprisa de cierto nerviosismo: la llanta de 19" con neumático estrecho le da ese comportamiento, clásico por otra parte, en motos de campo. Ahora eso ha cambiado. En la Scrambler, la llanta de 17" con neumático ancho hace que pise de otra forma, más "dura". Eso te da un tacto algo más impreciso, pero suficiente para ir a un ritmo normal. Lo curioso es que ese tacto mejora cuando vas algo más rápido, aunque necesitas confianza para tumbar la moto. Sigue frenando bien, como ya hacía y, de hecho, con los nuevos discos ondulados parece tener más aguante a ritmos elevados. En ciudad es cómoda y agradable; maniobrable y ligera, y eso siempre es importante en la urbe.

LO MEJOR

-Estética original

-Moto ágil en ciudad

MEJORARÍA CON

-Tacto neumáticos en asfalto

-Prestaciones justas en carretera



ASÍ VEMOS LA RIEJU TANGO 125i SCRAMBLER

En carretera: 3

En ciudad: 4

Pasajero: 3

Confort: 3

Equipamiento: 2

Autovía: 2

(Puntuación de 1 a 5)

La Rieju Tango 125i forma parte de lo que en Rieju llaman gama "Fun". La Rieju Tango 125i Scrambler pasa a formar parte de la serie "Street", junto con la Century y la Strada. Se han cambiado decoración y ruedas más algún elemento secundario para esta transformación de espíritu y con ello la moto se nota, en su conducción, muy diferente. En la carretera tiene mejores frenos que su hermana off road, pero los nuevos neumáticos le dan un tacto más extraño que la estándar, que resulta más divertida. En la ciudad, a baja velocidad, sigue siendo maniobrable, aunque ya no tienes ese tacto casi "trialero" que le da tanta personalidad a su hermana original. A cambio, tienes una estética más a la moda actual. En autopista, como antes, el cambio de cinco marchas la limita un poco. Anda bien y pasa con facilidad de los 100 km/h, pero a un elevado régimen de giro. El equipamiento es justo en una moto que acepta de buen grado a un pasajero, con una posición de conducción cómoda, aunque con el asiento algo duro si vas a pasar mucho tiempo sobre ella.

Fotos: Javier Ortega

Más información de la Rieju Tango 125i Scrambler

Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Rieju.
Precios del Rieju con ficha técnica y equipamiento completo.
0