• Compartir en WhatsApp
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en YouTube
  • Síguenos en Instagram
  • Contacta con formulamoto.es
  • RSS
Sucríbete a la newsletter Kiosco de revistas LUIKE

¿Estás usando la moto este invierno? No te olvides de lavarla con frecuencia

Publicado el miércoles 20 de enero de 2021
¿Estás usando la moto este invierno? No te olvides de lavarla con frecuencia

Tras las nevadas provocadas por el temporal Filomena, la sal ha sido una de las grandes aliadas para evitar que se forme hielo en las carreteras. Pero también actúa como agente corrosivo, llegando a dañar los componentes de nuestra moto. Lávala asiduamente.

Pese a que solo llevamos unos días de invierno, lo peor de esta estación se ha dejado caer tras el paso de Filomena y, varios días después, aún seguimos sufriendo sus consecuencias con una parte de las carreteras aún con nieve y hielo. En este sentido, la labor de las quitanieves, a parte de retirar la propia nieve, se ha centrado en esparcir grandes cantidades de sal para evitar que se formen placas de hielo ante las bajas temperaturas que estamos teniendo.

La sal es una gran aliada para evitar la formación de hielo en la carretera, pero también es una enemiga de los vehículos por su alto poder de corrosión. En el caso de los coches, al estar más protegidos en general, la sal no afecta tan negativamente, si bien, siempre es recomendable darle un buen lavado. Pero, ¿qué sucede con las motos?

En el caso de los vehículos de dos ruedas, el efecto corrosivo de la sal es mucho peor, dado que no hay tantos elementos que tapen o protejan. Por ejemplo, muchas partes del motor, especialmente en motos de tipo naked, quedan expuestas. Así, desde el propio motor, el chasis o toda la tornillería pueden adolecer de problemas de corrosión si no tenemos el suficiente cuidado.

Lava la moto regularmente



El principal consejo es que, después de cada salida, laves tu moto (con el programa de aclarado es suficiente), poniendo especial atención en las zonas que han tenido más contacto con la sal. No obstante, dada la facilidad de llegar a cada recoveco de la moto, es mejor hacer una limpieza a fondo. Con que lo hagas una vez a la semana es suficiente, aunque, como decimos, la moto no cuenta con tanta protección como un coche frente a la sal, por lo que es mejor lavarla más asiduamente. Lo dejamos a tu elección.

En el caso de la cadena, tenemos un completo artículo en el que te explicamos los pasos a seguir para mantenerla en perfectas condiciones. Una vez haya finalizado la temporada invernal, es recomendable llevar nuestra moto a un especialista para que lleve a cabo una limpieza a fondo o en zonas donde nosotros no podemos llegar. De este modo, evitaremos que la moto tenga problemas de corrosión a corto o medio plazo y la podremos disfrutar durante más tiempo.

 

0